Marvel Héroes. Panini Cómics. Cable & Masacre 1. Si las miradas matasen.

Festejamos el día de Fabian Nicieza reseñando una de sus colecciones más recordadas y divertidas.

Por
0
2393
 

Edición original:Cable & Deadpool 1-25 USA.
Edición nacional/ España:Panini Comics.
Guión:Fabian Nicieza.
Dibujo:Patrich Zircher, Lan Medina, Mark Brooks.
Formato:Tomo en tapa dura, 600 páginas.
Precio:44,95€.

 

Cable & Masacre, Masacre & Cable. El Mercenario Bocazas y el Hijo de Askani, o Agente X. El primero, es el hijo biológico venido del futuro de Scott Summers, a.k.a. Cíclope, y Madelyne Prior, clon de Jane Grey, provisto de un brazo tecnoorgánico y de un ojo biónico, así como de increíbles poderes y muy mala baba que lo llevan a hacer lo que sea necesario con tal de convertir el mundo en un lugar mejor, aunque ello incluya asesinar a quien se le ponga por delante. El segundo, llamado Wade Wilson según su carné de identidad (si es que alguna vez tuvo uno), es el resultado de un experimento similar a Arma X, con el que se gestó a Lobezno, provisto de un factor curativo, células cancerígenas que se van regenerando a sí mismas a la par que se deterioran, una cara más marcada que un mapa físico de la Cordillera más accidentada del mundo y un sentido del humor que acaba con la paciencia de cualquiera que lo tenga delante, ya sea el villano que se enfrenta al fuego de sus pistolas o al filo de sus katanas, o el lector, a quien Deadpool (como prefiero llamarlo personalmente) no deja respirar, rompiendo la cuarta pared constantemente.

Estamos por tanto ante dos personajes que nada tienen en común, ni quizás deberían haberlo tenido nunca. Sin embargo, sea como fuere, la realidad es que la colección que hasta entonces tenía Cable en solitario, guionizada por el controvertido Jeph Loeb había sido cancelada, por lo que Marvel decidió “salvar el expediente” uniendo el destino del Agente X al de Masacre, en una alocada idea que como todas las alocadas ideas, podría haber salido muy mal o podría haber salido muy bien. Afortunadamente, para acometer tamaño proyecto Marvel contaba con la efectiva prosa de Fabian Nicieza, quien ya conocía a los personajes de antemano y que tenía mucha habilidad a la hora de escribir las historias de tipos duros, y en este caso, o mejor dicho, en el de Deadpool, graciosetes y cargantes, en el buen sentido de la palabra. Puros hijos de los 90, sabiendo Fabian Nicieza coger lo mejor de aquella pésima etapa para el cómic de superhéroes, en una obra que no deja de ser una constante sátira y crítica al género. A los lápices, se encontraba Patrick Zircher, un habilidoso dibujante que era capaz de representar todo tipo de escenas: Dramáticas cuando el guión de Nicieza se preocupaba más por Cable y sus aspiraciones, frenéticas cuando la acción era la que inundaba todo, o incluso propias al dibujo animado cuando los protagonistas eran las ensoñaciones y delirios de los protagonistas que, aunque carentes de sentido, resultaban siempre deliciosamente divertidos. Y todo ello por no hablar de la constante casquería. Y es que, si estamos ante un cómic coprotagonizado por Deadpool, no puede faltar la sangre ni los chistes a costa de las visceras y los desmembramientos.

La realidad es que por supuesto, no estamos ante el primer intento de unir a dos personajes que aparentemente no tienen nada en común y que no deberían funcionar como dúo, sobre todo porque se odian, pero de una forma u otra, están obligados a convivir. Este recurso, llamado en el mundo cinematográfico el de “La Extraña Pareja” es precisamente aquel por el que la tensión y disparidad de dos personajes se pone en común en una película, o en este caso en un cómic, pensando siempre que el conflicto al que dan lugar dará mejores resultados que el posible caos que suponga juntar a tan distintas idiosincrasias. Quizás, el primer ejemplo de este recurso (salvo equivocación por mi parte, debido a mi escaso conocimiento del séptimo arte) sea el de las muchas y divertidas películas que Walter Mathau y Jack Lemmon llevaron a cabo bajo la ácida y profesional batuta del Director Billy Wilder, o incluso el del Cine Mundo del Gordo y el Flaco, anterior al dúo de “En Bandeja de Plata”, pero desde entonces han sido muchos los dúos supuestamente contrarios cuya unión ha dado cohesión y divertimento a la historia que protagonizaban, siendo quizás el más reciente y popular el de Brian y Stewie en la teleserie de animación para adultos “Padre de Familia”.

Terminada esta breve digresión empleada para comprender mejor el cómic ante el que el lector se enfrenta, no podemos celebrar el día de Fabian Nicieza sin explicar en qué consistió su trabajo en esta colección, la cual ha servido de empuje e inspiración principal para la película Deadpool 2 que se estrena hoy mismo en las pantallas de todos los cines de España. Pues bien, la historia nos sitúa en un momento determinado en el que Cable y Deadpool están obligados a compartir espacio merced a un fallo en el mecanismo de teleportación de ambos que los lleva a aparecerse el uno delante del otro siempre que necesitan huir de cualquier lugar merced a dicho ingenio. Con esta excusa, Nicieza configura una historia cuyo punto de partida no es otro que el complejo de Mesías del Hijo de Askani, algo que siempre había estado presente en mayor o menor medida siempre que Cable aparecía en algún cómic y que aquí se eleva a la enésima potencia, al colocar Cable a su nave Greymalking sobre Providence, y tratar de mejorar el mundo desde su propia ciudadela estado voladora.

Evidentemente, esto no contará con el beneplácito de los distintos gobiernos, ni desde luego de los X-Men o de SHIELD, lo que llevará a que las distintas organizaciones traten de enfrentarse a Cable, supuesto que justifica la constante entrada en escena del Mercenario Bocazas, quien aunque forzado por las circunstancias, profesa cierto cariño y lealtad hacia Cable, a pesar de que éste último no lo puede ni aguantar (como es lógico) por lo que no va a permitir que éste sufra ningún daño, sobre todo si de camino puede divertirse disparando y rajando a todo lo que se le cruce por delante.

Así comienza una mítica colección que Panini recopila por fin en uno de sus tomos Marvel Héroes, de considerables páginas y magnífica edición que reúne un total de 25 números, restando la otra mitad para el siguiente volumen. Sin duda, una gran oportunidad para hacerse con esta colección si nunca habéis tenido la oportunidad de poseerla, o para leerla por primera vez si queréis algo fresco, nuevo y original, como sólo la prosa de Fabian Nicieza es capaz de conseguir.

  Edición original:Cable & Deadpool 1-25 USA. Edición nacional/ España:Panini Comics. Guión:Fabian Nicieza. Dibujo:Patrich Zircher, Lan Medina, Mark Brooks. Formato:Tomo en tapa dura, 600 páginas. Precio:44,95€.   Cable & Masacre, Masacre & Cable. El Mercenario Bocazas y el Hijo de Askani, o Agente X. El primero, es el hijo biológico…
Guión - 9
Dibujo - 8.5
Interés - 8

8.5

HIlarante

Festejamos el día de Fabian Nicieza reseñando una de sus colecciones más recordadas y divertidas.

Vosotros puntuáis: 8.68 ( 4 votos)

Déjanos un comentario

Please Login to comment
  Subscribe  
Notifícame