Joan Boix, dibujante del Team Fantomen… entre muchas otras cosas

Por
0
367

Joan BoixComo os decíamos ayer, a raiz de la publicación hoy de las primeras aventuras del Hombre Enmascarado en el coleccionable de El País, os ofrecemos una entrevista con uno de los dibujantes españoles del Team Fantomen: Joan Boix.
Se diría que, en nuestro país, a Joan Boix (Badalona, 1945) las luces del estrellato sólo le han rozado en alguna que otra ocasión. Con sus historietas de terror y suspense publicadas en “Dossier Negro”. Con la creación de su personaje de más éxito, “Robny, el vagabundo”. O con las historias eróticas para Zona 84 y Comix Internacional. Inmerecidamente, a buen seguro, porque es un dibujante excepcional que domina con facilidad técnicas de entintado y coloreado bien diversas. A la vez que tiene en su haber guiones de gran calidad como, por poner sólo un ejemplo, Réquiem para una figura (Comix Internacional 22). Pero eso es sólo en nuestro país, no nos engañemos, como les pasa a tantos otros autores patrios desconocidos aquí y valorados allende de nuestros límites. Robny ha sido publicado en unos 10 países. Y otras creaciones suyas son de publicación frecuente en los Países escandinavos, Australia o Italia o han aparecido en países tan diversos como Inglaterra, Escocia, Holanda, Grecia, Turquia… Y por eso ya quizás lo mejor es que, sin más dilación, a él le cedamos la palabra.

Toni Boix: ¿Cuándo y cómo empiezas a trabajar para Suecia con el personaje del Hombre Enmascarado?
Joan Boix: En 1993 llega a mis oídos que la editorial sueca SEMIC Press está pendiente de seleccionar a algún dibujante español para que entre a formar parte del Team Fantomen. Según se me dice, pretenden seleccionar a un dibujante de cada país y la plaza española ha quedado vacante. Paso el proceso de selección y me escogen a mí. Supongo que también influyo el hecho de que ya había realizado algún trabajo para ellos: Kerry Drake y Lefty Drake.
TB: ¿Qué supone para tu carrera esta selección?
JB: Supone algo muy importante, un gran salto. El Hombre Enmascarado era un personaje que yo ya miraba de pequeño. Me gustaba especialmente la versión de Sy Barry. Cuando me seleccionaron, cogí el trabajo con muchas ganas.

TB: ¿Qué tono tienen las historias que dibujas? ¿Tienes alguna participación en el guión?
JB: En el Hombre Enmascarado no. Había hecho algún guión para Kerry Drake y Lefty Drake, pero en el caso de Phantom ya hay un equipo de guionistas que se encarga de ese cometido. Ahora suelo trabajar con Claes Reimerti. De cada 10 historias que dibujo, 9 suelen ser a partir de guiones suyos. Me da mayor libertad creativa que otros guionistas y yo lo prefiero. Expresé mi preferencia por trabajar con él y se me ha ido respetando en gran medida, a pesar de que otros trabajos que he realizado con otros guionistas han quedado en muy buena posición en el ranking de las mejores historias del Fantasma que se vota cada año. Como es el caso de la historia The Link que realice a partir de un guión de Ben Raab, que quedó en segunda posición de entre las 26 historias anuales que se publican del Fantasma que camina. Tony de Paul y Harry Bishop son guionistas con los que también he colaborado.

TB: A pesar de ser un trabajo sumamente de encargo, ¿ha habido alguna historia donde tanto tú como los guionistas hayáis puesto una especial ambición artística?
JB: En lo que a mí respecta, me gusta dibujar. Es mi trabajo. Y procuro hacerlo bien. Cuidar los detalles. Mantener un nivel de calidad. Con el Fantasma he estado trabajando tanto en historias de unas 32 páginas como en una serialización, The Heart of Darkness, que llegó a las 300 páginas y pico y que se publicaba al final de las distintas revistas escandinavas del grupo Egmont dedicadas al personaje. En lo que respecta a los guionistas, no tengo relación alguna con ellos. No sé qué nivel de implicación ponen en sus guiones, aunque supongo que deben esforzarse para hacerlo lo mejor posible porque a todos nos interesa que nuestro trabajo tenga éxito.

TB: ¿Qué trabajos y momentos de tu carrera como autor de cómics destacarías?
JB: Hacia 1975, después de haber estado durante 10 años haciendo por agencia historias románticas para publicaciones británicas, decidí encerrarme en mi estudio y me puse a hacer historias de terror. Con vocación de producir un trabajo de autor y no ya de encargo. De esa época es también Robny, el vagabundo, uno de mis mejores trabajos del momento. Ya antes cabe decir que había hecho como autor completo La tierra del futuro para Edic. Galaor, pero era una obra de menor importancia. Además, entonces aún las editoriales quedaban como las propietarias de la obra. Las que firmaban en el copyright. No conservo ningún original de esa obra. Si no me equivoco, diría que yo, junto con Carlos Giménez y Fernando Fernández, fuimos los primeros en luchar para mantener los derechos de autor de nuestras creaciones y para que apareciera el copyright de esas historias a nuestro favor. En aquel entonces, en lugar de llevar los originales a las editoriales, les llevábamos fotocopias de los mismos.

Jonathan StruppyTB: ¿A partir de qué momento y por qué motivos optaste por alternar tu trabajo para Suecia con la autoedición de otras creaciones tuyas más personales, como Jonathan Struppy, el condenado del faro?
JB: Como dibujante que soy, me gusta realizarme a través de lo que hago, ser creativo. Incluso como autor completo. Haciendo incluso el rotulado manual, que ya no se lleva pero que yo prefiero. Por eso, para no agobiarme del Hombre Enmascarado, de vez en cuando paro y hago algunas páginas de Struppy.

TB: Sé que el primer álbum de Struppy fue de confección dilatada. Se aprecia un diferente acabado en las primeras historias respecto de las siguientes. ¿A qué es debido?
JB: En 1982 quise crear un nuevo personaje. Llegué a hacer un primer episodio y cinco planchas del segundo. Pero tenía mucho trabajo de encargo y tuve que archivarlo. Después, en 1988, pude acabar esa segunda historia. La tercera, El holandés errante, es ya de 1993. Mi cliente de Escandinavia, para el cual hago Phantom, estuvo en mi casa. Trabajando como trabaja en el mundo de la historieta, quiso ver los otros trabajos que yo hacía. Le enseñé las planchas de Struppy y se encaprichó con ellas. Dijo que quería aquellas historias para publicarlas en las revistas escandinavas de Phantom. Le dije que no, que no tenía el tiempo suficiente como para encargarme del Hombre Enmascarado y del Condenado del faro en según que cadencia. Me dijo, bromeando, que lo podría hacer si dejaba de dormir. Pero me acabó ofreciendo un acuerdo económico interesante y lo intenté. La verdad es que no pude cumplirlo. Pretendía que hiciese 6 historias de Struppy al año más el trabajo en The Phantom. Lo he acabado haciendo cuando he podido. Igual pasa un año de una historia a otra, porque me gusta dedicarme en extremo a cada plancha de esta serie. Por suerte mi cliente lo ha aceptado así.

TB: ¿Y qué acogida ha tenido la serie entre el público sueco?
JB: No lo sé. Todo está en sueco en esas revistas y yo no lo entiendo. Pero no nos engañemos, la gente compra esas revistas por el Hombre Enmascarado. Él ocupa la cabecera y es el que hace que se venda la revista. Aún así, Struppy también se está publicando en Italia, en la revista Lanciostory, y se publicó parcialmente en Portugal, en una revista de gran factura que acabo cerrando. Por ahora no lo he ofrecido a ningún otro país por falta de tiempo.

TB: ¿De qué manera podrían acceder los lectores españoles a tus cómics, tanto a los del Hombre Enmascarado como al resto?
JB: Bueno, Struppy puede conseguirse en las librerías especializadas. O también poniéndose en contacto conmigo a través del apartado de correos 124 de Cardedeu (08440). Por otra parte, en lo que respecta a mis historias para Phantom, estoy en conversaciones con un pequeño editor patrio para que se editen aquí en álbumes de 64 páginas, con dos aventuras en cada una. Pero es sólo un proyecto, una posibilidad.

TB: ¿Cómo valoras la situación del cómic en España?
JB: No es lo que era, claro. Hemos pasado del tebeo al cómic. Nos hemos vuelto muy americanos. Ha habido una gran irrupción del comic-book y, sobretodo, del manga, que está empezando a dominar el mercado. Las revistas de comics han acabado desapareciendo, con el Vibora cerrando al marchar. Y el cómic de autor europeo ha acabado quedando recluido en álbumes de precio elevado que resultan poco asequibles para el público joven, que siempre tendrán más tirada hacia el producto barato que representan los manga y el cómic americano.

TB: ¿Cómo te sientes al ver que uno de tus alumnos, Ruben Pellejero, se ha convertido en uno de los mejores dibujantes de cómics de la actualidad?
JB: Encantadísimo. Ruben empezó conmigo a sus 16 años y estuvo trabajando 15 años junto a mí hasta que entró a trabajar para Norma. Se ha formado integramente a mi lado, primero como alumno y luego profesionalmente, como todos mis alumnos que despuntan a un determinado nivel. No sólo él ha acabado convertido en un gran artista, pero la mayoría de los demás han acabado por abandonar el cómic en pos de otros campos como la pintura o el diseño gráfico. Me alegro mucho por todo el reconocimiento que Ruben está recibiendo a través de todos los premios que consigue.

TB: ¿Algún deseo en especial?
JB: Que tanto en España como a nivel internacional volviese a imponerse la línea de calidad que había en el cómic de los setenta y los ochenta. Con un tipo de dibujo realista e historias para adultos. Que ya no deben leer porque andan ocupados en otras cosas. Ojalá que el cómic adulto volviese a venderse con fuerza y que también pudieran comprarlo los jóvenes del mismo modo que compran un comic-book o un manga, con unos precios que se lo facilitan.

TB: Pues muchas gracias por todo.
JB: A vosotros.

Fantomen 10/2000-Egmont/Boix Fantomen 01/2002- Egmont/Boix

En Tajmahalcomics podréis encontrar una pequeña cronología artística de este fecundo autor.

Y en vista del éxito de nuestro reto de ayer 🙁 , sin perder la esperanza, volvemos a poneros en aprietos. Resulta que el responsable principal de Zona Negativa, Raul López, tiene un más que razonable parecido con el malo maloso que aparecía en la película que sobre el Hombre Enmascarado protagonizara Billy Zane hace ahora unos años. Al primero que acierte el nombre de ese actor le enviaremos una foto de Raul en compañía de Cris Claremont. La suerte está echada.

Artículo anteriorLiefeld entrevistado por Millar
Artículo siguientePixar se sube al carro de los tebeos
“Me llamo Toni Boix y soy un DC-Adicto”. A pesar de que mi niñez esté inundada de Sal Buscema y mi adolescencia de Spirit, Metropol, Cimoc y Zona 84. Porque Zinco me devuelve al redil. Zinco y Wolfman y Perez y Moore y Totleben y Gibbons y Miller y Bolland y García López. Después, el ansía. La escasez. La falta absoluta de alegrías. Mueren las revistas de cómics y Zinco vegeta. Mi ilusión se marcha a hacer las Américas. Suerte del Previews… y de los cómics que se malvenden. Le pido a Raúl López que me deje escribir una reseña en Zona Negativa promocionando Fallen Angel… y el resto es esta historia.

Déjanos un comentario

Please Login to comment
  Subscribe  
Notifícame