The Phantom. 1961-1963. El hombre enmascarado

La llegada en 1961 de un nuevo dibujante, Sy Barry, a la strip supone el detonante para una importante renovación en el plano argumental. Lee Falk, creador y guionista de la serie The Phantom, moderniza un personaje con dos décadas y media de historia a sus espaldas.

Por
6
3008
 

Edición nacional/ España:The Phantom. El hombre enmascarado. 1961-1963. Colección Sin Fronteras. Dolmen Editorial. Marzo, 2018
Guion:Lee Falk
Dibujo:Sy Barry y ayudantes
Formato:Cartoné, 200 páginas
Precio:29’90€

 

La strip The Phantom, creada por el guionista Lee Falk, llevaba 25 años años publicándose en los periódicos norteamericanos cuando Sy Barry asumió los lápices y/o las tintas. Este relevo se produjo por la muerte de Wilson McCoy, anterior dibujante, por ello Barry mantuvo durante la primera aventura un estilo más parecido al de su predecesor; de trazo grueso y figuras redondeadas.
Ya en las aventuras posteriores, el menor de los hermanos Barry fue afianzándose en la franquicia e impuso su forma de dibujar, fuertemente influenciada por su hermano mayor al que había estado ayudando en las tiras diarias de Flash Gordon y en otros trabajos anteriores. La serie adquirió un ritmo más ágil, unos personajes secundarios más definidos y unas escenas de acción mucho más espectaculares.
Sin embargo, el auténtico cambio se produjo en la faceta argumental. Falk aprovechó el relevo de dibujante para dotar al personaje de un entorno más acorde con la época en que se publicaba y también para suprimir ciertos anacronismos que convertían esta serie en un producto rancio y con ciertos toques racistas.

El personaje central se mantiene. Es la historia del hombre que dedica su existencia a combatir el crimen y la injusticia, completamente enmascarado, siguiendo el juramento de un antepasado que fue atacado por los piratas y que naufragó en la costa africana. Este familiar jura ante la calavera del corsario que asesinó a su padre que: “… dedicaré toda mi vida a destruir la piratería, la codicia, la crueldad y la injusticia en todas sus formas y juro también que mis hijos y los hijos de mis hijos seguirán mi tarea”. Y es la segunda parte del juramento la que acaba conformando la leyenda de The Phantom ya que, a ojos de criminales y habitantes de la región, el justiciero es inmortal. Para conseguir sus fines, esta dinastía de vigilantes adopta un llamativo uniforme, con antifaz incluido, que pasa de padres a hijos, se refugia en una recóndita cueva en medio de un bosque profundo y extiende todo tipo de leyendas para insuflar el terror en el corazón de los criminales. El actual es el número 21 de la estirpe y lucha contra los criminales con dos pistolas, acompañado de un perro lobo llamado Satán y de un caballo blanco que responde al nombre de Héroe. Cuando muere el progenitor su hijo asume la tarea, renovando el juramento y perpetuando la leyenda de The Phantom, el Duende que Camina.

Primera sunday de la serie de 28 de mayo de 1939, dibujo de Ray Moore

Con estas premisas Lee Falk elabora a mediados de la década de los 30 una serie de argumentos folletinescos donde combina aventura y exotismo que serán la base de lo que más tarde sería el género de los superhéroes. Su strip destaca por la teatralidad de las situaciones, por contar con personajes femeninos audaces y desinhibidos y por los dibujos originales y sugerentes de Ray Moore.
Tras la II Guerra Mundial, Moore no puede seguir con el trabajo debido a las secuelas físicas y psicológicas del conflicto y es substituido por Wilson McCoy un artista más limitado y convencional. Paralelamente los argumentos de Falk se vuelven repetitivos y anacrónicos manteniendo una visión colonialista del mundo y cayendo a menudo en un cierto racismo trasnochado.
Sin embargo, la serie se vende de manera excelente y su difusión alcanza varios centenares de periódicos estadounidenses y se expande al comic book tanto en Norteamérica como en países como Australia, Suecia, Nueva Zelanda, India, Italia, Yugoslavia y muchos más.
Es en este contexto que al inicio de la década de los 60, Falk ve la necesidad de darle un giro a la franquicia y renovar superficialmente su aspecto para potenciar su impacto.
Para hacerlo abandona el aspecto colonial del escenario y transforma el reino de Bengalla en un país moderno, donde la industria erosiona la jungla y donde la sociedad ha adoptado la forma de vida occidental. Las aventureras que rodeaban al personaje principal – especialmente su prometida Diana – se convierten en mujeres con trabajos socialmente “relevantes”, como enfermeras de la ONU u ocupaciones similares y el gobierno de la región ya no lo ejercen patriarcas blancos militarizados si no hombres negros que se enfrentan desde posturas ideológicas distintas. Desde los que abrazan la dictadura hasta los que defienden la democracia parlamentaria. Un representante de esta última corriente ideológica, el doctor Luaga, acabará gobernando la región con el beneplácito de Naciones Unidas y por supuesto el apoyo de nuestro “Duende que Camina”.

Es la activa participación de Naciones Unidas en las tramas uno de los aspectos que más sorprenden en este nuevo enfoque de la strip. Cuando se desencadena una epidemia en Bengalla y sus regiones cercanas, es la ONU quien envía a una dotación médica para atajarla y no los Estados Unidos como solía ser habitual en las ficciones norteamericanas y cuando el presidente elegido por el Congreso del país africano es derrocado por un militar golpista, es este organismo multilateral quien encarga a The Phantom que solucione el conflicto. Toda una sorpresa.
Y es que Falk, siempre atento a los vaivenes sociales emergentes, aprecia en la ciudadanía norteamericana un cierto aire de multilateralismo, un cierto cansancio del imperialismo dominante que le resulta muy interesante para explotar en una serie que se exporta a países de todo el mundo. Sin embargo, esta tendencia a la apertura de la sociedad norteamericana será abruptamente frenada cuando una bala atraviesa el cráneo de su presidente en la ciudad de Dallas en 1963.
Para ilustrar la endeble profundidad de los cambios ejercidos por Falk, es muy elocuente la forma en que resuelve el conflicto político entre las dos facciones aspirantes a gobernar la República de Bengalla. Literalmente con una lucha entre los dos líderes rivales a pecho descubierto y con las manos desnudas. Esto sí bajo la atenta supervisión del representante de la ONU, nuestro Fantasma, y los jefes de las diferentes tribus de la selva.

Esta renovación será más acusada en el aspecto gráfico-narrativo. Sy Barry realiza un importante lavado de cara de la serie y la convierte en un producto atractivo para el lector de los sesenta. Su estilo, deudor del de su hermano Dan, potencia la narrativa ágil y clara, los personajes carismáticos y un acabado muy convencional. Sy Barry ejerce de director y supervisor pero en el transcurso de las aventuras recibe la ayuda de numerosos artistas no acreditados. Entre ellos Carmine Infantino, Joe Giella, Andre LeBlanc o Bob Forgione. En las tiras diarias este equipo artístico se esmera en darle cuerpo a un entorno renovado, en dotar de personalidad a los oponentes del vigilante enmascarado y a consolidar un elenco de personajes secundarios que irán adquiriendo protagonismo con el paso de las décadas. Barry permanecerá en la serie hasta 1994 cuando otro de sus ayudantes, George Olesen, tomará el relevo y Lee Falk hasta su muerte en 1999. La strip sigue presente en el mercado ahora más orientada al formato digital y con numerosas cabeceras de revistas en todo el mundo.

Ejemplo de tira diaria de Ray Moore (04 de agosto de 1937)
Ejemplo de tira diaria de Wilson McCoy (05 de agosto de 1960)
Ejemplo de tira diaria de Sy Barry (25 de febrero de 1977)

Tras la muerte de Falk la serie es continuada por dos guionistas europeos Tony DePaul y Claes Reimerthi, provenientes de la revista sueca Fantomen que escriben las tiras y las sundays respectivamente hasta que DePaul toma las riendas de toda la strip. Al dibujo van sucediéndose una multitud de dibujantes entre los que destacan Fred Fredericks, Graham Nolan, Paul Ryan o Terry Beaty. Este baile de artistas contribuye a estancar la serie anclándola en fórmulas repetitivas y convencionales.
Es indudable pero, que a pesar de los convencionalismos, a pesar de este aire siempre políticamente correcto y a pesar de la fluctuante falta de ambición artística la fórmula está funcionando puesto que la franquicia sigue su rumbo en una posición razonablemente satisfactoria.

La edición que Dolmen Editorial nos presenta dentro de su Colección Sin Fronteras se centra en las tiras diarias comprendidas entre el 21 de agosto de 1961 a 01 de junio de 1963. Es una etapa poco conocida por el lector en castellano y es un punto de partida atractivo que seguramente interesará tanto al aficionado veterano como al más joven y curioso. La reproducción es más que correcta, el papel bueno y el diseño de la colección sigue las mismas pautas que el de Johnny Hazard. El precio no es popular pero tampoco abusivo.

Estamos ante un estreno interesante que viene a certificar el buen momento que está pasando la edición de clásicos de prensa norteamericanos en España. Esperemos que la tendencia se consolide, que este producto se afiance y surjan nuevas colecciones con series que los aficionados llevamos esperando toda una vida.

Salut!

  Edición nacional/ España:The Phantom. El hombre enmascarado. 1961-1963. Colección Sin Fronteras. Dolmen Editorial. Marzo, 2018 Guion:Lee Falk Dibujo:Sy Barry y ayudantes Formato:Cartoné, 200 páginas Precio:29'90€   La strip The Phantom, creada por el guionista Lee Falk, llevaba 25 años años publicándose en los periódicos norteamericanos cuando Sy Barry asumió…
Guión - 7.5
Dibujo - 7.5
Interés - 8

7.7

Satisfactoria

Una strip clásica en período de renovación

Vosotros puntuáis: 7.7 ( 7 votos)

6
Déjanos un comentario

Please Login to comment
5 Comment threads
1 Thread replies
1 Followers
 
Most reacted comment
Hottest comment thread
6 Comment authors
Jose ManuelsibaixdigodiegoAlbierZotTristan Cardona Recent comment authors
  Subscribe  
Recientes Antiguos
Notifícame
Argonas
Lector
Argonas

Una pequeña obra maestra. Ahora que Kraken nos dejo huérfanos de Caniff bienvenida sea esta colección, pero, y es un pero remolón y feliz, me gustaría dentro del riesgo que es editar una trip americana algo más de arrojo. Aún no hay una edición en condiciones de cosas como Annie, que se continúe con Julieta Jones o que por fin se edite en castellano la maravillosa Mary Perkins on The Stage
Además alguien nos tiene que terminar Steve Canyon (sin cobrarnos dos veces por la misma cosa).
Y ya que estoy pidiendo por si alguien lo lee integral de Kelly Green de Drake y Starr Ya. Vaya equipazo.

AlbierZot
Lector
AlbierZot

Maravilla de maravillas para un tebeo magnético.
El Flash Gordon de Dan Barry sería un bombazo, una strip ‘jaw dropper’ como pocas. Yo me conformaría con eso y la edición de la etapa primera de El Hombre Enmascarado, que las tiras de Ray Moore tiene una pinta increíble.

digodiego
Lector
digodiego

Ay… el juramento del Fantasma siempre me pone los pelos como escarpias. *-*

sibaix
Lector
sibaix

Que clase tiene este cómic, absolutamente imprescindible, aunque yo veo la impresión algo pálida parece que falte negro o es una impresión mía, nadie lo ha notado.

Jose Manuel
Lector
Jose Manuel

Una edición decente de Terry y los piratas y continuar con Steve Canyon, donde lo dejo Kraken.