Jeremiah 2

El Hermann guionista se acerca al tremendo nivel del Hermann dibujante.

4
1248
 

Edición original:Jeremiah. L’intégrale Volume 2, Dupuis
Edición nacional/ España:Planeta Cómic
Guión:Hermann
Dibujo:Hermann
Color:Fraymond
Formato:Cartoné, 152 Páginas
Precio:22 €

 

¡Ha dicho que lo haría usted y nadie más! Porque usted es su amigo…

Planeta Cómic reeditó en Junio el segundo integral de Jeremiah que publicó originalmente en el 2012. Pero la buena noticia es que el cuarto aparecerá después de verano, retomando la colección cuando parecía que ya no había esperanzas de verla publicada. Estamos ante la la serie más longeva de Hermann Huppen ya que la comenzó en 1979, en septiembre del 2017 Dupuis publicó el álbum numero 35 en el mercado francobelga. El integral agrupa de los números 4 al 6 de la colección, titulados originalmente Les yeux de fer rouge (1980), Un cobaye pour l’éternité (1981) y La secte (1982).

Hermann Huppen es uno de los historietistas más prolíficos y talentosos de la historia, nacido en 1938 en Bélgica. Un autor que siempre ha buscado nuevos retos y ha evitado acomodarse. En Zona Negativa hemos reseñado varias obras suyas como: Comanche. El prisionero, Jeremiah 1, Las torres de Bois-Maury, Estación 16 o su última serie publicada en nuestro país Duke.

Como todos los álbumes de la serie hasta el momento, cada uno de los tres que componen el integral es autoconclusivo aunque los protagonistas tengan una evolución constante. Lo mismo sucede con el mundo en el que viven, del que en cada álbum descubrimos un poco más. Como siempre Hermann no repite la estructura de los álbumes haciendo que nunca se tenga la sensación de rutina, algo que sucede con otras series clásicas de la BD que tiende a la repetición de argumentos y estructuras. En las historias que incluye el integral se va alejando del western para introducir elementos de ciencia-ficción y terror.

Los ojos de fuego es una continuación de lo ofrecido en el anterior integral, un western apocalíptico en que la influencia de Greg es todavía muy evidente, aunque la visión de Hermann de los indios ya nos da una pista de que Jeremiah no está destinado a ser un western clásico. Es un anuncio de lo que nos espera en los siguientes álbumes y es que Hermann juega con el lector construyendo una historia extraña donde aparecen elementos fantásticos y en la que empieza a manejar subtramas en sus historias que se resuelven al final del álbum. Algo que se convertirá en una de las señas de identidad de la serie. Este álbum sirve para cerrar tramas que se arrastraban desde el primer número de la serie e iniciar un nuevo rumbo. Gráficamente es el álbum más espectacular del integral.

Un cobaya para la eternidad supone un cambio de dirección en la serie y inicia un nuevo ciclo que tendrá como resultado historias más adultas, donde la crítica a la sociedad actual será cada vez más habitual, pero sin perder de vista la acción. Descubrimos que el mundo que habitan Jeremiah y Kurdy no está tan atrasado como parecía, algo que hace que las historias que pueda contar se alejen del western y acepten temas más diversos. En esta historia el protagonismo recae en Kurdy. La historia se bifurca en dos tramas que caminan de manera paralela, cada una protagonizada por uno de los dos protagonistas, pero se produce un cambio de papeles entre ellos ya que Jeremiah se convierte en el rescatador. La historia que se podría considerar más de ciencia-ficción que western, le sirve a Hermann para criticar el mal uso de la ciencia y la excesiva importancia que la sociedad otorga a la apariencia. Sin duda el mejor álbum del integral y de lo que va de serie.

La secta es el álbum que cierra el integral, una historia que en principio recuerda a los western clásicos con persecuciones en diligencia pero que da paso a una historia con muchos toques de terror y en el que la ciencia-ficción no está presente. Esta historia es un crítica a las religiones, a las que otorgamos demasiado poder y que son capaces de llevar a cabo actos terribles, además de fabricar monstruos. Es una historia donde de nuevo, Hermann no da toda la información al lector ya que le gusta ir siempre por delante de él y sorprenderle. Es la historia donde más se puede observar el dominio del guion que Hermann ya posee, sobre todo en los personajes secundarios que están perfectamente caracterizados.

El segundo integral de Jeremiah sigue narrándonos el viaje iniciático de Jeremiah y Kurdy, el auténtico motor de la serie, pero aquí vemos cómo los dos han cambiado por la influencia del otro. Jeremiah ya no es tan ingenuo aunque siga siendo un boy-scout y Kurdy ya no es tan egoísta aunque siga siendo un cínico. Kurdy cada vez adquiere más protagonismo, lo más lógico es que la serie hubiera hecho lo mismo que paso con Valerian y se pasase a llamar Jeremiah y Kurdy. Ahora la serie empieza a adquirir algunos secundarios con más peso y vemos a personajes que ya aparecieron en otros álbumes. Estos personajes son creíbles y están muy bien construidos por un Hermann que los retrata alejados de las posiciones tan maniqueas de la BD clásica.

Hay dos constantes en la obra de Hermann que aquí también aparecen. La primera es el abuso del poder de los fuertes contra los débiles o los menos afortunados. Este abuso se pude disfrazar de religión, ciencia u orden pero siempre es igual de dañino y violento. La otra gran constante de su obra es la violencia deshumanizadora que el ser humano es capaz de infligir a sus semejantes. Siempre la muestra pero nunca se recrea en ella, ni juzga a quienes la practican.

En el apartado gráfico, Hermann ha consolidado el entintado a rotring que había probado por primera vez en el tercer número de la colección. Con este nuevo entintado, el dibujo gana en claridad y realismo, que permite unos fondo más trabajados dando como resultado alguna de la mejores páginas de su carrera. En estos números demuestra que es el maestro del realismo sucio, con sus personajes feos pero tremendamente expresivos y con personalidad propia. Sus paisajes nos transportan al mundo tan polvoriento y duro en el que se desarrollan las historias. Su dominio de la narrativa, el tempo y los encuadres convierten los finales de Los ojos de fuego y Un cobaya para la eternidad en unas de las secuencias mejor narradas que recuerdo. El color del catalán Fraymond, con una paleta de colores cálidos, sirve para potenciar el realismo y crudeza de los relatos y brilla especialmente en las secuencias nocturnas.

La edición de Planeta Cómics es igual al anterior, con todos las pegas que ya nombramos en la reseña del primer Integral. Aunque en este no hay casi errores ortográficos como pasaba en el anterior. Además de pequeñas explicaciones de Hermann sobre la idea detrás de cada álbum también incluye una cita manuscrita de Roman Polanski acerca de la obra de Hermann.

Jeremiah es la obra clave de la evolución de uno de los mejores autores del medio, en ella vemos evolucionar a sus personajes a la vez que evoluciona su trabajo tanto en guion como en dibujo. Una de las primeras series que se desarrolla en un futuro postapocalíptico y la única que ha sobrevivido enterrando a todas las que surgieron a su rebufo, gracias a la capacidad de Hermann para reinventarse y no repetirse. Una obra que merece estar en todas la comitecas y más este segundo integral que sienta las bases de los números posteriores.

  Edición original:Jeremiah. L'intégrale Volume 2, Dupuis Edición nacional/ España:Planeta Cómic Guión:Hermann Dibujo:Hermann Color:Fraymond Formato:Cartoné, 152 Páginas Precio:22 €   ¡Ha dicho que lo haría usted y nadie más! Porque usted es su amigo... Planeta Cómic reeditó en Junio el segundo integral de Jeremiah que publicó originalmente en el 2012.…
Guión - 9.5
Dibujo - 9.5
Interés - 9.5

9.5

Obra maestra

Las tramas se vuelven más complejas y adultas a medida que Hermann se alejada del western y se adentra en otros géneros.

Vosotros puntuáis: 9.06 ( 4 votos)
Artículo anteriorGanadores premios Eisners 2018
Artículo siguienteSDCC 2018 – Conferencia Batman y Justice League
Nacido en Barakaldo en 1977 donde sigo viviendo. Descubrí los cómics en una librería de barrio con Tintin, Asterix, SuperLopez y los personajes de Ibáñez. En 1989 descubrí los superheroes de la mano de Stern y Buscema con el numero 73 de la edición de Forum de Los Vengadores. A estas lecturas se fueron incorporando la novela gráfica y el manga, de los cuales, a diferencia de los superheroes, nunca me cansé. Todavía sueño con ser agente Espacio-Temporal y de Planetary, con visitar mundos de fantasía con el señor T., Philemon, Lord Morfeo, Arale y Thor. Viajar con Reed, Ben, Susan y Johnny al futuro y pasear por el cuartel de la Legión. Recorrer la antigua Roma con Alix y una cantimplora de poción mágica. Buscar Mú, perderme en un viaje al corazón de la tormenta, contemplar el Olmo del Cáucaso mientras paseo por un Barrio Lejano leyendo El almanaque de mi padre. Conseguir beber la sangre del Fénix. Leer, al fin, algún articulo de Tintín y de Fantasio sin que me molesten los absurdos inventos de Gastón. Perderme por las murallas de Samaris, mientras de la pirámide flotante de los inmortales cae John Difool. Enamorado de la chica de los ojos rojos y de Adele. Y cabalgar hacia el amanecer con Buddy Longway, Red Dust y el teniente Blueberry. Con un poco de humo azul en los labios...

4
Déjanos un comentario

Please Login to comment
2 Comment threads
2 Thread replies
0 Followers
 
Most reacted comment
Hottest comment thread
3 Comment authors
magostoDiego García Roucosibaix Recent comment authors
  Subscribe  
Recientes Antiguos
Notifícame
sibaix
Lector
sibaix

Pues si una joyita con Hermann en lo más alto, lastima que con el tiempo cambio el estilo y para mi perdió en detalle y gano en suciedad.

magosto
Lector
magosto

Buena reseña, obra maestra total ,que mantiene la misma frescura que el primer día que se publicó.
Me encanta el color tan chillón que le aplica Fraymon , le da en muchas ocasiones un toque post- apocalíptico total que casa mucho con la serie.
También me gusta, como bien dices ,que no se estancara su evolución de dibujo y se pasara a la acuarela , dando acabados diferentes a su dibujo sin perder un ápice de calidad , demostrando su pasión por buscar nuevas vías de expresión.
Es la obra de la vida de Hermann , lo que no sé es si tiene planificado un final para ella o la seguirá hasta dejarla inconclusa, espero que le quede cuerda para rato y nos regale más joyas .