Inception y The king’s speech, empate a 4 Oscar

Por
64
156

Poca emoción en los Oscars 2011, con un plantel de premios cantado de antemano –no por ello dejan muchos de estar bien otorgados- salvo la sorpresiva (aunque muy técnica) victoria de Inception. Cuatro Oscars para el film de un relegado Christopher Nolan (Efectos visuales, Edición de sonido, Mezcla de sonido y Fotografía) y otros cuatro para The King’s speech, que se lleva los grandes, Película, Director y Actor, además de Guión original, aunque seguro que a sus responsables les queda una sensación agridulce porque competían por doce premios.

El patito nada feo que se convirtió en cisne bicolor, Natalie Portman, puso las lágrimas a la noche tras ganar Mejor Actriz y ofrecer la única estatuilla de la noche a Black Swan. “Jesuchristian” Bale –por las barbas que se ha dejado- se lleva a casa mejor actor de reparto y Melissa Leo la contrapartida femenina, ambos por The Fighter y ambos con “palabrotas”.

Las que no cumplieron las expectativas fueron The social network (Música, Guión adaptado y Montaje sobre ocho candidaturas), True grit, el western de los Coen (cero de diez nominaciones) y 127 hours (cero de seis). No obstante, la publicidad sobre lo reñido que estaba este año el panorama y la alta calidad de los contendientes en general ha incrementado sin duda su taquilla y despertado el interés de muchos.

Apenas nada más que decir porque fue una gala muy muy sosa, aburrida, con un humor casi del todo blanco y correctísimo, tan nocivo como el de un anuncio de champán en Navidad, la antítesis de Ricky Gervais en los Globos de Oro. James Franco estuvo de adorno junto a una cuasimaravillosa Anne Hathaway, preciosa y en ocasiones ingeniosa. Cabe señalr, no obstante, que la presentación de los actores en competencia, por parte de Sandra Bullock, destiló más frescura y atrevimiento que todas las intervenciones del dúo protagonista.

Aquí todos los premiados.

64 Comments
Antiguos
Recientes
Inline Feedbacks
View all comments
Dicker
Dicker
Lector
28 febrero, 2011 8:48

Bueno, tal vez no sepa mucho o nada de cine, pero las películas de este año y las del anterior me han parecido de lo más corrientuchas, tanto como para dejar los premios desiertos.
¿Es La red social una gran película? ¿Lo es El discurso del rey? ¿Y la paranoia de Cisne de negro?
 
Para mí no pasan de películas buenas , tirando a corrientitas, y alguna incluso mala. Cisne Negro me pareció mála (opinión personal), El discurso del Rey me pareció como coger my fair lady, darle la vuelta, poner peores actores y añadirle una gran dosis de frivolidad que pasa desapercibida (creo yo).
La red social, quizás por ritmo de peli me pareciño la mejor llevada, pero para oscar, vamos , ni de coña, todas están a ños luz de Slumdog Millionaire, por ejemplo, o son peores, en mi opinión, que Toy Story 3 u Origen.
 

AriKuroi
AriKuroi
28 febrero, 2011 9:05

Toy Story 3 se tendría que haber llevado el oscar a mejor película, porque sin duda es la mejor de este año.

Huckleberry
Huckleberry
28 febrero, 2011 9:22

Hombre, Dicker, a mí me parece que el folletín de colorines de Slumdog Millonaire no es ni de coña digno de Oscar, y que Origen no deja de ser fuego de artificio, muy pintona, sí, pero de calado cero… Y no entiendo que se hable tan mal de la calidad de las pelis este año. Si lo comparamos con el anterior (donde la cosa estaba entre Avatar y En tierra hostil), pues la verdad es que no parece mala cosecha la del 2011. Yo que sé: puede que no hubiera una ultraobramaestra que nos volviera la cabeza del revés (¿cuantas hay así?), pero todas las nominadas eran, al menos, buenas y decentes películas (menos Cisne Negro, que aún no la he visto y no me mojo).
Eso sí: darle el Oscar a El discurso del rey dice mucho de la mojigateria de los yankis. O sea: que tiene huevos premiar a ese telefilm blandenge antes que al ritmo brutal de la Red Social, o a la sonrisa que te dura tres días que te deja Toy Story 3.
En fin. Menos mal que sólo son los Oscars y voy a dormir igual de tranquilo esta noche… 🙂
 

Walnais
Walnais
Lector
28 febrero, 2011 9:36

Para mí, lo mejor del año está entre Toy Story 3 y Valor de ley. Toy Story 3 por supuesto que está muy por delante que la otra, pero dado que la academia hollywoodiense no se atreve nunca a premiar un film de animacion, se lo habría dado a Valor de ley, que es lo más decente de este año.
 
La verdad es que me parece lamentable lo de la animación, si  no se lo dieron el año pasado a Up, que viendo el resto de peliculas nominadas, era la mejor sin lugar a dudas, ni este año a TS3, que lo mismo… No creo que premien la animación nunca.

Dicker
Dicker
Lector
28 febrero, 2011 9:39

Huckleberry, ya digo que yo de cine no se mucho, pero a mi Slumdog Millionaire me emocionó, me mantuvo en vilo, me pareció que tiene un muy buen ritmo de película y un mensaje treméndamente optimista, que me da igual que fuera pesimista, pero que te enganche, y a mi lo hizo.
 
Últimamente sólo me ha pasado con El secreto de sus ojos y con Buscando a Eric.
 
El premio a Colin Firth y a Natalie Portman me parece justo (no hay nada más), pero como película las tres más aclamadas no consiguieron que me centrara en ellas, me daba igual MArk Zuckerberg y los gemelos, y Justin Timberlake; no me creía el personaje del foniatra de El Discurso del Rey (dejando lo ya dicho, que me parece un My fair lady con una dosis de frivolidad espectacular), y Cisne Negro se me hizo soporífera, ni los rifirafes lesbicos de la Portman, ni Vincent Cassell…
 
Ya se que Origen no es más que artificio (¿y cual no lo es?), que es una mezcla de mil películas y comics ¿y cual es original del todo?), pero para mi gusto cuenta una historia que a mi me interesa, basándose en una efectos especiales que a mi me gustan, y en el fondo, no deja de ser otra historia de amor, como tantas, y que a mi me gusta.
Incluso Toy Story 3 me parece más digna de un Oscar que cualquiera de las premiadas (disculpen lo de “incluso” suena mal).

Dicker
Dicker
Lector
28 febrero, 2011 9:46

De hecho, ayer a la noche me terminé la tercera temporada de Torchwood, y me gustó mucho, pero mucho más.
 

reecom
reecom
28 febrero, 2011 9:54

Por segundo año consecutivo la mejor pelicula (con diferencia) era de animacion y por segundo año acaban dandosela a una pelicula del normalita.
 
Una pena.

Armin Tamzarian
Autor
28 febrero, 2011 10:05

“Mi quiniela de los permios gordos, que esta noche no puedo estar. Película: La Red Social Director: David Fincher Actor: Colin Firth Actriz: Natalie Portman Actor secundario: Christian Bale Actriz secundaria: Melissa Leo Guión adaptado: La Red Social Guión original: El Discurso del Rey Pues eso, que no me convence el palmarés, pero me lo espero más o menos así. Mañana ya entraré en el tema sobre la gala y la comentaré con ustedes.”
 
Qué ojo tengo cojones, y las dos que he fallado me alegro, La Red Social es una buena película, pero ni de lejos la joya que muchos dicen.
 
Y creía que Inception se iba de vació, me alegro mucho del reconocimiento a su acabado técnico, que es impecable.

Alfeizar
Alfeizar
28 febrero, 2011 10:44

Papelon de Bale haciendo de Yonki en the fighter
 
Ahora me costará mucho volver a verlo como Batman.
 
 

Daniel Gavilán
Autor
28 febrero, 2011 12:05

Me sumo a la opinión de que 2011 ha sido un buen año de cine y la dispersión de los galardones entregados una buena muestra de ello. Tanto El Cisne Negro como La Red Social, Valor de Ley, Toy Story 3, Inception, 127 Horas o El Discurso del Rey me parecen muy dignas muestras de cine cada una a su manera. Eso si, rebajar la reciente ganadora a mejor película a “telefilm” creo que es tener muy poca consideración al cine de “época”, aunque por mi parte veía más justas la de Fincher o sobre todo la de Aronofsky por ser películas innovadoras y a la vez hechas para perdurar. Pero no estuvo mal el resultado, pese a que lo mejor de la gala fuera un impagable Douglas.

 

 

Luis Javier Capote Pérez
Autor
28 febrero, 2011 12:31

Gran noticia el hecho de que Aaron Sorkin se lleve un -merecidísimo- oscar al mejor guión. De las películas mentadas, la que menos me ha gustado (por desagradable y por recordarme demasiado a El Imperio contra paca) la del cisne de cuello negro.

Walnais
Walnais
Lector
28 febrero, 2011 12:37

Me he estado leyendo el post de los óscars en indirecto y me ha saltado más de una carcajada. Gracias.

Mr. Bats
Mr. Bats
Lector
28 febrero, 2011 13:18

Está mal alegrarse por las desgracias de otros, pero qué sonrisa se me ha quedado al saber lo mal que le ha ido a La Red Social. Todavía no entiendo qué le ve la gente a un relato soporífero con personajes planos a más no poder, adolescentes inaguantables intentando demostrar quién es el más guay, continuamente hablando con frases estereotipadas e imposibles… Coño, que estoy especialmente disgustado con esta peli, porque Fincher es un director al que idolatraba (e idolatro, a pesar de todo) por Seven y El Club de la Lucha, y esta peli me hizo perder dos horas, seis euros y el buen humor de aquel día.
 
Y el maltrato a Nolan es, en mi opinión, de vergüenza. No he visto El Discurso del Rey, pero Inception es, de lejos, la mejor película que he visto en el cine en 2010 (Cisne Negro la he visto ya en 2011, aunque creo que tampoco la superaría) y El Caballero Oscuro era muy pero que muy superior a la estupidez adolescente infumable que ganó en 2008, Slumdog Millonaire. Justicia para Nolan, hombre ya! 🙂
 

jorgenexo
jorgenexo
28 febrero, 2011 13:35

En mi opinión, la mejor película a concurso (de entre las que he visto, que son bastantes pero no todas) era Cisne Negro. Original, cuidada al esmero, con grandes interpretaciones y una carga metafórica potente pero perfectamente accesible. Y se ha llevado lo que creía que se iba a llevar, basicamente porque el Oscar para la Portman era sún más impepinable que el de Firt.
Toy Story 3 está de puta madre pero, como dicen por ahí, si no premiaron a Up (con la mejor secuencia que hemos podido ver en el cine desde… hace décadas), difícil lo tenía ésta.
Ciertamente, cualquier certamen en el que participara Avatar como mejor película y/o director es mejorable, así que sólo por eso este año la calidad global era superior al anterior. El Avatar de este año, salvando las distancias, ha sido Inception (ojo, siendo esta muy superior a aquella en todos los sentidos), y se ha llevado justo lo que se tenía que llevar, ni más ni menos.
La pena ha sido lo de Valor de Ley, una buena peli que se ha quedado en tierra de nadie, que merecía bastante más y que personalmente me ha servido para reconciliarme con los Coen. Y Winter´s bone también se meracía algo, aunque difícil era que tuviera reconocimiento con un reflejo tan despiadado de parte de las sociedad yankee.
No he seguido la ceremonía, nunca lo hago: me gusta conocer la lista de nominados y saber quién de ha llevado las estatuillas, pero la cremonia en sí, como que me la trae el pairo, la verdad.
Mañana iré a ver Kids are all right, aunque no asl tengo todas conmigo (respecto a que me termine o no gustando).

Luis Javier Capote Pérez
Autor
28 febrero, 2011 14:13

Curioso, don Jorgenexo, a mí Cisne Negro me parece una película que falla en todo cuanto usted destaca 🙂  ¡cosas de las opiniones! En cuanto a Valor de ley, no hay que olvidar que es una nueva versión, que Jeff Bridges ya pilló cacho dorado el año pasado y que tampoco era menester enmendarle la plana al mítico y difunto Juan Vaina.

Sputnik
Sputnik
Lector
28 febrero, 2011 15:27

“Jesuchristian” Bale –por las barbas que se ha dejado”
 
Y por esto: http://www.imdb.com/title/tt0214930/
Y que si: qué aburridiña la gala. No hubo ni declaraciones problemáticas ni entradas al trapo ni ná de ná. Y esto son los “nuevos y rejuvenecidos Oscars”. Buff.

JARVIS (I.A)
JARVIS (I.A)
28 febrero, 2011 15:52

Ciertamente, creo que tanto Colin firth como Natalie portman han echo un gran trabajo en ambas peliculas en donde ambos son los protagonistas indiscutibles, sobre James Franco esperamos que siga con si carrera de actor, ya que como presentador fue eclipsado por la bella Anne Hathaway. En otro orden de cosas, claro que Toy Story 3 es una gran pelicula que cierra una gran trilogia, pero me temo que aun habra que esperar bastante hasta que las peliculas 3D reciban mas de un oscar. Sobre Inception, el problema que tiene es que es demasiado compleja y abstracta, a mi entender matrix no resultaba dificil seguirle el hilo.

Dicker
Dicker
Lector
28 febrero, 2011 16:11

¿Pero de verdad considerais a alguna peli de las de este año digna de un Oscar?
Esto es como los premios Planeta o los Nobel, que más de una vez deberían quedar desiertos.

Daniel Gavilán
Autor
28 febrero, 2011 16:20

Hombre Dicker, si los Oscars se entregasen cada vez que saliera una nueva “Citizen Kane” no la hay, pero no convirtamos a los Oscars en algo que no lo son. Se premia a lo mejor de lo que haya salido ese año, y lo mejor es siempre algo relativo, no hay un “tope” que haya que superar. Y aunque se que me repito, para mi muchas de las de este año son mejores que otras que hemos visto premiadas y con creces. Bajo mi punto de vista de hecho, El Cisne Negro lo tenía todo para ser la gran película de estos Oscars y de esta nueva década. Más cuando lo de Heath Ledger está tan reciente, o sobre todo por eso.

 

 

jorgenexo
jorgenexo
28 febrero, 2011 16:52

Cisne Negro es una “película arriesgada”. Es, con diferencia, lo mejor de entre todas las pelis nominadas (salvo quizás Toy Story III), original, cuidada al mínimo detalle, sensible y dura a partes iguales, con una inmensa carga metafórica pero sin entrar en lo lynchiano, perfectamente aprehensible, y con unas interpretaciones como hacía tiempo no se habían visto. La película del año. Y eso que no me gusta el ballet… Se merecía más, mucho más, y no sólo a nivel de premios, incluso de nominaciones. Pero me temo que hay mucho académico que no le ha perdonado tovadía a Aronofsky lo de la doble penetración anal con la Connelly de por medio (bueno, más que por medio, en uno de los dos extremos)…

zape
Lector
28 febrero, 2011 17:01

Cisne negro puede ser muchas cosas y tiene un puñado de virtudes innegables…pero ninguna de ellas es la de la originalidad.
 

jorgenexo
jorgenexo
28 febrero, 2011 17:06

Si nos ponemos puristas, Zape, ni siquiera el primer bostezo de un recién nacido puede calificarse de original. La obsesión destructiva con un papel no es una temática nueva, lo sé; la forma de abordarla en Cisne Negro, sí. Y no me la compares con Showgirls o alguna hostiez semejante, que la tenemos. 

jorgenexo
jorgenexo
28 febrero, 2011 17:14

Y, ojo, que entiendo perfectamente que haya a quien no le guste, a quien le parezca forzada, pretenciosa, y todas esas zarandajas. Pero es una peli en la que se nota, de principio a fín, desde las cámaras al hombro hasta la trasformación final,que el tío que la ha hecho es un perfecccionista, laguien que le gusta hacer las cosas bien. Y, en mi opinión, lo consigue.
Vamos, como en Valor de Ley, una peli de hechura casi artesanal. Sólo que, cosas de la vida, yo en el personaje del Bridges más que a John Wayne veía, en numerosas escenas, al bisabuelo del El Nota ¿que no? y no terminé de tomármela muy en serio…

jorgenexo
jorgenexo
28 febrero, 2011 17:19

Mi escritura disléxica cada día me tiene más mosqueado…

zape
Lector
28 febrero, 2011 17:21

Solo te diré una cosa: Perfect Blue

nenoskoda
nenoskoda
Lector
28 febrero, 2011 17:29

¿Pero de verdad considerais a alguna peli de las de este año digna de un Oscar?
Sí. A muchas.

Daniel Gavilán
Autor
28 febrero, 2011 17:35

Zape!: Solo te diré una cosa: Perfect Blue

Ahh amigo. Pero es que Aronofski ha declarado más de una vez su inspiración en la obra de Satoshi Kon. De hecho, en sus obras anteriores puede verse más de un homenaje a la película que citas. Sin embargo, yo considero que pese a tener varios puntos en común ambas obras tienen suficiente ideosincracia propia como para separar la “inspiración” de la “falta de originalidad”. Como se decía por ahí, toda historia, incluso las más únicas, vienen de algo que otro ha hecho antes.
zape
Lector
28 febrero, 2011 17:39

Uno puede defneder perfectamente la no-originalidad de Cisne negro (de igual modo que se puede defender la de Origen) pero lo que es imposible es ensalzar su originalidad. En la película de Aronofski hay muchas otras anteriores y de una manera terriblemente obvia, desde Carrie a Polanski, desde Suspiria a Cronenberg… y así. Repito que es un film con sus valores, pero ese no se cuenta entre ellos.
 

jorgenexo
jorgenexo
28 febrero, 2011 17:53

Ummmm, no tan terriblemente obvia. Pero entiendo tu posicionamiento. Mira, citando a De Palma, veo bastante más influencia de El fantasma en el paraíso que de Carrie, mucha más.
Pero eso no obvia que, objetivamente, nadie se había acercado así al mundo del ballet, y que la integración de la realidad percibida por Nina en el discurrir de la historia es excelente, en tempo y forma, casi perfecta.
Aunque lo que realmente no obvia es lo que personalmente disfruté de la peli.

zape
Lector
28 febrero, 2011 18:06

Al fantasma del paraiso, una obra maestra, por cierto, se hubiera acercado más con un mayor grado de locura y descontrol. NO creo que Aronofski lo pretendiera por ahí. Este es, más bien, su Repulsión, pero sin esa viscosidad, esa ambigüedad tortuosa que tan bien se la da a Polanski.
Black Swan resulta terriblemente asfixiante por su formalismo más que por otra cosa y hay grandes bloques del film donde no se avanza en ningún sentido, solo se reitera lo expuesto. Aparte del moralismo machacón del director (sin llegar a los extremos de Requiem, claro), un conservadurismo que me resulta especialemente molesto por enmascarado.

Daniel Gavilán
Autor
28 febrero, 2011 18:07

Yo citaría además Repulsión de Polanski, Mulholland Drive de David Lynch e incluso la propia The Wrestler del mismo Aronosky, pero como ya digo, considero que se desmarca lo suficiente de estas como para construir un camino propio y suficientemente nítido como para darle empaque propio a la película. Coña, que si nos ponemos a jugar al “¿dónde he visto esto antes?” entramos en un círculo en el que no sobrevivirían no las obras más rompedoras XDD

 

 

Daniel Gavilán
Autor
28 febrero, 2011 18:12

Hmm ¿Conservadurismo? Pues oye, no me había parado a pensarlo. Desde luego esta interesante el debate pero aunque en Requiem por un Sueño quizás pudiera achacarsele, no creo que este sea el caso, Zape

Aviso de Spoiler

Es decir, en aquella todos acababan como el rosario de la aurora por las drogas, pero en esta, al igual que The Wrestler, el final es triste y ensalzador a la vez. Es decir, Nina muere pero a la vez alcanza la perfección que tanto ansiaba. Es más una contraposición de sentimientos enfrentados, pasión y represión desbocadas que un mensaje moralista que nos adoctrine a no dejarnos llevar

jorgenexo
jorgenexo
28 febrero, 2011 18:16

Vamos, que tú tampoco le perdonas su homenaje a Dentro del Laberinto…

jorgenexo
jorgenexo
28 febrero, 2011 18:17

¿Diríais que Requiem va, realmente, de que “las drogas son malas”?

zape
Lector
28 febrero, 2011 18:21

Hombre el cisne negro, la parte malvada, se encuentra asociada aquí a la homosexualidad contemplada como vicio. evidentemente nos podemos escudar en que esa es la visión subjetiva de Nina, lo cual no deja de ser cierto.
El final es exacto en todos los sentidos al de

Aviso de Spoiler

El Luchador, y por momentos se diría que Black Swan es un remake fantastificado de ella. Además ambas trana temas muy tópicos con similar gravedad, y ambas se benefician de la entrega de sus protagonistas, aunque en mi opinión Portman no está aquí tan sublime como se ha dicho, a excepción de la escena en la cual se desmaquilla ante el espejo abusa un tanto del mohín.
De Lynch no creo que esta película tenga absolutamente nada. Si mucho de Cronenberg y su cine-cuerpo, pero la capacida expositiva del canadiense, esa frieldad fascinante es muy, muy superior. Amén de ser un autor más complejo y verdaderamente arriesgado, en todos los sentidos.

jorgenexo
jorgenexo
28 febrero, 2011 18:36

Yo tampoco veo a Lynch por ninguna parte, creo que en el Cisne Negro lo imaginario y lo real quedan perfectamente diferenciados una vez van sucediéndose las secuencias. Yo aún sigo sin pillar plenamente la relación entre Corazón Slavaje y El mago de Oz, y mira que Wild at heart es de las facilitas y que, por motivos sentimentales, veo (o intento ver, algun año he fallado) todos los diecinueves de mayo desde principios de los noventa…
La equiparación de finales que estableces no ha lugar, Zape: ya te lo he leido antes, pero ambos desenlaces tienen motivaciones radicalmente diferentes.
Y el Sr. Cronenberg, siendo como es digno de todo mi respeto y admiración, habría estado encantadísimo de firmar como suyas Requiem por un sueño, este Cisne Negro y, sobre todo, Pi (que si aún no la has visto, estás tardando: aunque me temo que su visionado sólo va a servir para calificar a Darren como un director malogrado tan un ilusionante comienzo…).
 
 

jorgenexo
jorgenexo
28 febrero, 2011 18:42

Y por cierto, que lo de Repulsión, con el tema uñas (si es a lo que vamos), puede ser cierto, pero creo que es más anecdótico que otra cosa. Llamémosle homenaje.

jorgenexo
jorgenexo
28 febrero, 2011 18:53

Mmmmm… Joder, me habéis hecho pensar demasiado en Repulsión; tengo que volver a verla, ciertamente puede haber más parelelismos, sobre todo en lo relativo al tema sexual. ¿El personaje de la Denueve era un tanto “paradico”, no?
Y yo no veo en el Cisne Negro una

Aviso de Spoiler

asociación de la “homosexualidad contemplada como vicio”, tío.
 Creo que el cisne negro representa el mundo alejado de la sobreprotección de la madre, la sexualidad a nivel general, pero también la independencia y la libertad, tanto en términos vitales como expresivos, una libertad que impide a Nina alcanzar las cotas artísitcas a las que aspira y a las que le impide llegar su obsesión por la perfección formal. El cisne negro representa todo lo que no tiene por la vida que ha construido su madre para ella, porque Nina, al fin y al cabo, no es más que lo que su madre nunca llegó a ser, pero se ve a sí misma como una bailarina netamente superior. ¿Que dentro de esa libertad, ese lado salvaje, pasional e institivo, tiene cabida la homsexualidad?

Puede ser, pero no creo que sea un elemento destacable en las motivaciones y derivaciones de Nina.

jorgenexo
jorgenexo
28 febrero, 2011 18:54

Mierda, que alguien me edite un sopiler en todo el segundo párrafo, por favor, que he fracasado en spoilear.

Daniel Gavilán
Autor
28 febrero, 2011 19:02

Con el tema de la tendencia sexual de la protagonista de El Cisne Negro

Aviso de Spoiler

yo nunca describiría lo suyo como homosexualidad, sino más bien onanismo. De hecho, Aronofsky cierra la primera puerta cuando el personaje de Mila Kunis bromea al respecto de la idea de que Natalie Portman fantasee con ella. Ya en el primer encuentro la usa como catarsis masturbatoria, y en los posteriores delirios de Nina nunca vemos a su competidora como un deseo sexual, sino como rival y aspiración dentro de su anhelo de completarse a si misma

zape
Lector
28 febrero, 2011 19:06

Bueno jorge tanto Cisne como Repulsión van  en un nivel muy básico, sobre dos mujeres que necesitan follar deseperadamente y a las que la sola idea de es intimidad física las aterra por diferentes motivos hasta desequilibrarlas totalmente. Lo que pasa en que Polanski tinen un sentido perverso de las cosas del cual el otro carece.
En cuanto a lo de Cronenberg y Aronofsky…dudo que el canadiense firmara cualquiera de sus películas.
 

jorgenexo
jorgenexo
28 febrero, 2011 19:08

Me gusta tu punto de vista, G. Aunque yo no recuerdo haber tenido sueños eróticos

Aviso de Spoiler

con tíos. Ni en mis fantasías onanistas el único tío presente siempre he sido yo. Un tío conservador, va a resultar al final que soy. Pero sí, el personaje de la Kunis sólo tiene cabida como reflejo oscuro de la misma Nina, no lo veo como un objeto de deseo real

Daniel Gavilán
Autor
28 febrero, 2011 19:11

Por cierto, que respecto a Lynch, cierto es que esta cinta de Aronofsky tiene los pies en el suelo (con todos sus pros y sus contras) mucho más que cualquier obra de Lynch que no sea El Hombre Elefante o Una Historia Verdadera, pero veo bastantes paralelismos tanto en el discurso inicial de El Cisne Negro y Mulholland Drive, como, sobre todo en

Aviso de Spoiler

el enfermizo juego de identidades entre los personajes de Naomi Watts y Laura Helena Erring con respecto al juego de espejos entre Nina-Lily-Nina teniendo ambos parte de fábula sobre el triunfo y la caída. Quizás sea más casual que premeditado, pero no pude evitar pensar en la de Lynch con la reciente obra del director de PI

 

 

jorgenexo
jorgenexo
28 febrero, 2011 19:15

Insisto, y espero que no me salga por aquí ningún fanático del psicoanálisis,

Aviso de Spoiler

que en Black Swan lo sexual es anecdótico, mientras que en Repulsión es central. Si le damos la vuelta, es como si me dijeras que la motivación de la Denueve, la base argumental de la peli, fuera hacer la manicura perfecta. Ambos personajes se parecen, te lo reconozco, en cierto grado de inmadurez, pero no me compares el del personaje de la Denueve con el de la Portman. Y sus carencias, lo que buscan, es muy diferente. De hecho, ¿sabía la de la peli de Polanski lo que quería, realmente? No lo recuerdo. Pero en Nina es transparente: quiere hacer el personaje del cisne negro tan bien como el del cisne blanco, y apra eso tiene que cambiar como persona. Es más, lo sexual no deja de ser accesorio para su objetivo.

Daniel Gavilán
Autor
28 febrero, 2011 19:18

En cuanto a lo de Cronenberg y Aronofsky…dudo que el canadiense firmara cualquiera de sus películas.

¿De las suyas propias o de las de Aronofsky? Porque mira que si yo hiciera algo como Crash también me lo pensaría dos veces antes de ponerle firma 😆

Jorge, la diferencia es que Nina

Aviso de Spoiler

no puede soltarse las alas sola. Necesita una catarsis externa para “tocarse”, alguien a quien culpar para no sentirse mal consigo misma y el personaje de Cassel prácticamente la empuja a buscarlo en Lilly. Coña, si no hay más que ver que desde el principio, al cruzarse con otras mujeres no ve objetos de deseo, sino a su propio lado “oscuro” merodeándola. Nina tiene miedo y a la vez desea ser atacada por si misma. Es la obra maestra de Leroy (¿homenaje a Fama? :lol:) esperando a eclosionar de su huevo para el disfrute del publico y su propia destrucción redentora  

 

zape
Lector
28 febrero, 2011 19:25

Hombre Crash es una obra maestra, a la altura de su muy perturbador origen literario. eso si que es cine arriesgado.
Tanto Nina como la Deneuve de Repulasión con mujeres-niña con sexualidades/personalidades inmaduras que condicionan desde dentro su percepción del mundo exterior. El conflicto, el drama, es lo accesorio, la psicología es lo sustancial.
Vuelvo en un rato. Ruego sigan sin mi que esto está muy interesante.

José Torralba
28 febrero, 2011 19:28

Mmmm, más allá del trasfondo psicoanalítico, efectivamente yo no veo una gran originalidad en Cisne Negro, y eso a pesar de que le veo muchas más virtudes como película que zape, aquí presente, para el que es un giallo malo y encubierto con tendencia al subrayado narrativo (en esto último estoy de acuerdo, por cierto). Se ha hablado de Perfect Blue (de la que Aronosfky tiene los derechos), se ha hablado del De Palma de Fascinación, se ha hablado del Polanski de Repulsión e incluso añadiría El quimérico inquilino… y yo no renuncio a poner otros dos referentes sobre la mesa: El Doble de Dostoyevski y, muy especialmente, el William Wilson de Poe, de la que es casi una adaptación encubierta.
 
Y ojo: la carencia de originalidad ni es mala per se ni tiene que hacer referencia, como sugieren jorgenexo o Daniel, a un remake o fusilamiento completo de la base subtextual de las referencias. Simplemente Cisne Negro “se parece” bastante a en su propuesta y su núcleo argumental a otras obras de ficción, aunque Aronofsky construya un filme con indudables valores intrínsecos.

José Torralba
28 febrero, 2011 19:44

Respecto al moralismo, puede que sí, puede que no. Indudablemente la película se estructura como una “bajada a los infiernos”, pero lo que hay que ver es desde dónde y por qué. El personaje de la Portman antes de esa bajada no se expone como un paradigma del equilibrio psicológico: es inmadura emocional y sexualmente, dependiente, lábil, desestructurada, frágil, compulsiva, con tendencias a autolesionarse… claramente no es una persona adulta, y no lo es porque una burbuja le ha impedido serlo. Y cuando necesita madurar para afrontar una determinada meta (porque hasta la “bajada a los infiernos” la realiza desde una perspectiva utilitarista) no lo hace poco a poco, como es natural, sino en un torrente caótico que la lleva a lo que la lleva. Si alguna moraleja tiene la película es la del in medium virtus a través de la exposición de una evolución personal pendular de extremo a extremo. O en otras palabras: las ruinas de unas catarsis explosivas (en este caso implosivas) que sólo son posibles por un estado anómalo previo.

Daniel Gavilán
Autor
28 febrero, 2011 20:15

Gente, estaba buscando unas declaraciones del propio Aronofsky y me he encontrado en la wiki unos párrafos bastante interesantes sobre la concepción de la misma que hacen ver que estamos bastante encaminados con lo que comentamos. Traduciendo como buenamente puedo:

Darren Aronofsky se interesó en un principio en el ballet cuando su hermana estudió danza en la Escuela Superior de Artes ¿Escénicas? (Performing Arts) en Nueva York. La idea básica para la película comenzo cuando contrató a varios guionistas para rehacer un guión llamado The Understudy, el cual se centraba en actores off-Broadway  y exploraba el concepto de ser merodeados por un doble. Aronofsky dijo que el guión tenía elementos de Eva al Desnudo, El Quimérico Inquilino de Polanski y la novela de Fyodor Dostoyevsky El Doble. El director vería a su vez numerosas interpretaciones del Lago de los Cisnes conectando la dualidad del Cisne Blanco y el Cisne Negro con su guión. Cuando buscaba productores para su película, encontraría que el ballet es un mundo muy hermético cuyos bailarines no estaban demasiado “impresionados por el cine”. Sin embargo, conseguiría por activa y por pasiva que compartieran sus experiencias con él, acudiendo incluso a backstage para contemplar al Ballet Bolshoi preparar una obra en el Centro Lincoln.

Aronofsky describiría El Cisne Negro como un engranaje de su anterior película The Wrestler, en función de uno de sus primeros proyectos en que pretendía narrar la historia de amor entre un luchador de wrestling y una bailarina. Sin embargo, ambas ideas se separarían eventrualmente al considerar que ambos mundos eran demasiado para abarcarlos en una sola obra. Comparando ambas películas añadiría que mientras que el Wrestling es considerado como el más bajo de los artes -si se pudiera llamar arte-, el ballet es considerado como uno de los más altos. Sin embargo, es sorprendente lo mucho que se asemejan los prácticantes de ambos espectáculos y como logran un increíble uso de sus cuerpos para expresarse.

Sobre la naturaleza psicológica del Cisne Negro, Natalie Portman la compara con La Semilla del Diablo de Roman Polaski mientras que Aronofsky cita a Repulsion y El Quimerico Inquilino del mismo director. Reconociendo tener numerosas influencias, el actor Vincent Cassel completa el origen de las fuentes citando los trabajos iniciaticos de Polanski y David Cronnenberg.

En 2010, Aronofsky reconocería las similitudes entre Perfect Blue y El Cisne Negro aludiendo que no estuvo entre sus influencias.

Y aun hay más, sobre la relación entre las dos bailarinas rivales, Portman añade: “Pensé que era muy interesante porque esta película es en muchos niveles tanto una exploración del ego del artista como de ese narcisista sentimiento de atracción y repulsión hacia si mismo” Por lo demás, se describe como el tiempo pasado desde que ambos se comprometieron con el proyecto y su realización final este pudo ir madurando en sus mentes hasta el resultado final. Ya en curso desde que Aronofsky puso en marcha The Wrestler, el artículo añade que varias de las similitudes entre ambas, incluidas el método de grabación, comprenden un nexo deliberado como reflejo del germen original de ambas cintas.

Fuente: La wiki con sus respectivos enlaces para constatar la información.

jorgenexo
jorgenexo
28 febrero, 2011 20:38

Coño, Torralba, es que si nos tiramos al mito del doppelgänger cuestionamos la originalidad de Poe y Dostoyevski, y hasta ahí no vamos a llegar ¿no? O a Stevenson. Hasta a Shakespeare, que ni siquiera habría oído hablar del término.
Pero sí, tienes razón, en William Wilson nos encontramos con bastantes elementos de Cisne Negro:

Aviso de Spoiler

los espejos, el apuñalamiento…

. Muy bueno, T.
Para mí, el interés de la historia reside (la de Cisne Negro) en buena medida no en la exigencia de un afán de superación (que a Nina le sobra)

Aviso de Spoiler

sino en la obligación de trascender el orden, las normas, el dogmatismo, para alcanzar la belleza, incluso a costa de pagar el precio máximo (vaya, ahora veo Rompiendo las olas, vamos bien con mi tesis de la originalidad). Porque Nina es una bailarina formalmente perfecta, y el director (interpretado por el hombre más afortunado de la Tierra) así se lo hace saber. Pero  eso no es suficiente, y ahí es donde la prota tiene que  realizar su personal descenso a los infiernos, transgredir su yo y metamorfosearse negando, en primer lugar, a su madre y aceptando que con lo que ha aprendido hasta el momento, con la persona y la bailarina que es, no puede alcanzar su objetivo. Pero su objetivo es representar el cisne negro como debe de ser representado, como una criatura de la oscuridad cuando ella es sólo luz, brillante pero fría, no follar 

No veo que sea una peli con moraleja, al menos no una moraleja al uso, sino una forma de contarnos que ser perfecto, a veces, no es suficiente.

jorgenexo
jorgenexo
28 febrero, 2011 20:40

Vamos, que por lo que cuenta Gavilán no estamos sino debatiendo obviedades… 

zape
Lector
28 febrero, 2011 21:52

Cuanto hubiera ganado esta película con una puesta en escena suntuosa, acariciante y operística. Argentoniana o depalmiana, a fin de cuentas totalmente enloquecida, totalmente devoradora o en su lado contario con la fria mirada de entomólogo de un Cronenberg…
Encuanto a la claridad con la que hemos referido aquí todos esos múltiples orígenes de Cisne, pues…son fáciles de ver poque están todos en la superficie.

Daniel Gavilán
Autor
28 febrero, 2011 22:03

Cuanto hubiera ganado esta película con una puesta en escena suntuosa, acariciante y operística. Argentoniana o depalmiana, a fin de cuentas totalmente enloquecida, totalmente devoradora o en su lado contario con la fria mirada de entomólogo de un Cronenberg…

Y entonces la película se hubiera traicionado a sí misma, Zape. Porque como dice el propio Cassel, la historia va tanto del control como de perderlo. Por lo que no puede existir una cara sin la otra. Abocarse a una sola hubiera sido negar la otra y por tanto, una historia que no tendría nada que ver con lo que Aronofsky narra

zape
Lector
28 febrero, 2011 22:10

Francamente, no creo que eso lo expresen ni el cogote de Natalie Portman, ni los golpes de efecto histéricos. Los gemelos Mantle viajan al centro mismo de la locura sin variación estilística aparente y Jessica Harper descubre un mundo que no es de este mundo entre colores imposibles. Ambas son inmersiones psicológicas y propuestas subjetivas muchísmo más elaboradas, profundas y sugerentes que Cisne Negro, variante mojigata de las fantasías retorcidas de, por ejemplo, Todos los colores de la oscuridad.

Armin Tamzarian
Autor
28 febrero, 2011 23:53

Estoy con Joergenexo y Gavilán.
 
El Cisne Negro no es una película original (a día de hoy pocos estrenos lo son), pero sí es una obra valiente, interesante y con una psicología muy interesante. Si la historia tiene un trasfondo conservador o no, me da igual, mientras la propuesta sea hasta cierto punto enriquecedora eso para mí es irrelevante. Yo veo momentos brillantes y el sello de un autor no sólo se centra en la forma (como sí parecía en sus primeras obras) sino que trata que haya algo dentro del cine que rueda sea de la índole que sea.
 
Aronofsky es un gran artista, me gusta su visión y su cine, pero Cronenberg es otra cosa y juega en otra liga. El canadiense es casi un genero en sí mismo, la manera que tiene de analizar al escalpelo la psicología y fisicaidad humana no tiene comparación (en eso se parece a Buñuel y puede que por ello sean mis directores favoritos de todos los tiempos) pero su estilo es distinto al de Aranofsky yo no compararía las obras de uno y el otro aunque compartan puntos en común como en El Cisne Negro. Cronenberg viaja a la locura desde sus inicios, pero sí bien en sus inicios era más físico ahora lo hace por medio de la introspección de sus personajes. Aronofsky es más epidérmico, esa bajada a los infiernos es más física que psíquica, pero en El Cisne Negro yo sí veo una nueva tendencia por su parte a desentrañar la pscología de sus personajes.
 
Por último, sí, Crash es una obra maestra y una película arriesgadísima de cojones, no, yo no veo el viaje a la locura de Jessica Harper en la magnífica Suspiria más elaborado (si hablamos del plano mental) que el de la Portman en la de Aronofsky. a Argento le puede tanto el esteticismo sobrecargado que el mismo lo devora todo a su alrededor y habla un fan irredento de su cine y su muy irregular carrera y sí Inseparables desde cualquier punto de vista se caga en El Cisne Negro, pero en esa y en otras muchas. Para terminar, Requiem Por Un Sueño (una de las películas de mi vida) más que dar un toque de atención sobre las drogas lo hace sobre las adicciones en general, recordemos que aunque luego tome pastillas a lo que Ellen Burstyn es adicta en esa película es a la televisión basura, que no es una droga, en el sentido literal de la palabra.

Luis Javier Capote Pérez
Autor
1 marzo, 2011 1:07

Es en estos momentos en los que me siento muy marciano, porque “Cisne de cuello negro” me ha parecido un collage de todo tipo de películas, donde precisamente se juega con la frontera entre realidad y “cuelgue” de una manera paupérrima. Es una mezcla entre “El lago de los cisnes” propiamente dicho y la caída al lado oscuro de Anakin Skywalker, a lo que hay que sumar un momento “gallina Caponata”. En fin, será que a mí la peña estilo David Lynch y compañía siempre me han parecido unos vendehumos de cuidado… y lo mejor que ha dado Italia al cine son Terence Hill y Bud Spencer. 😉

jorgenexo
jorgenexo
1 marzo, 2011 10:00

Humo vs puñetazos craneales dobles y/o sarta de sopapos a hipervelocidad. Nada que objetar en cuanto a contundencia expresiva. Incluso emotiva.
La broma infinita vs Los Hollister y la casa encantada.
Vale, de todo tiene que haber.
Pero, desde el respeto, Capote ¿quiénes conforman, según tú, “la compañía” de David Lynch? Porque que duda cabe que, en cuanto a nivel referencial, has dejado el listón alto de cojones para argumentar tu opinión de lo paupérrimo de la propuesta de mi primo Darren.
 

luisfernandogcruz
luisfernandogcruz
1 marzo, 2011 11:31

Estoy con el señor Zape, apesar de ser una pelicula buena, elcisne engro no eslagran cosa, quitas a portman, y se le vael encanto a al pelicula…… entre tanto tributo  llega el momento que pierde su encanto…….

Luis Javier Capote Pérez
Autor
1 marzo, 2011 11:42

Don Jorgenexo: a riesgo de que me condenen los cinéforos culturetales, a Lynch lo pongo al nivel de ilustres somníferos como Ingmar Bergman o Werner Herzog en cuanto al grado de aburrimiento que me generan. Como venta de humo al por mayor, los hermanitos de Matrix son otro ejemplo de cómo vender como “una nueva filosofía” una película que bien podrían haber protagonizado Bruce Li y Bruce Le.

jorgenexo
jorgenexo
1 marzo, 2011 12:16

No sé, Capote. Personalmente el hecho de que me encanten El manantial y la doncella, Fitzcarraldo o Terciopelo Azul (o el Hombre elefante, ¿a quién no le gusta El hombre elefante, por diso?) no impide que disfrute como un enano con La jungla de cristal o El secreto de la pirámide. No entiendo muy bien ni el desprecio de lo comercial por los adalides del cine de autor ni la postura opuesta. Creo que ambas posturas se pierden mucho y bueno, unos por no molestarse siquiera en prestar atención a una peli en la que no se estampe un coche o se tirotee o golpee  a alguien cada dos minutos, otros por no hacer el esfuerzo de ver qué tiene el agua para que la bendigan. Es una postura, de todas formas, que no sólo se da con las pelis, con la literatura ocurre tres cuartos de lo mismo. Y con el comic: rechazar de plano a Clowes porque nadie acostumbre a atravesar robots gigantes propulsado por sus propias capacidades es perderse unos muy buenos tebeos. Open your mind, my friend.

Luis Javier Capote Pérez
Autor
1 marzo, 2011 12:29

Como dijo Terry Pratchett, ¿por qué cada vez que alguien me pide que abra la mente es para que la llene de cachivaches? Bromas aparte, no es una cuestión de imponer lo comercial sobre lo gafapasta o viceversa, sino de asumir que el cine es todo ello, al igual que la literatura o los tebeos. Cuestión distinta es cuando se sitúa en una especie de altar a autores que, hagan lo que hagan, siempre pueden ser justificados. En este caso, añadiría para Cisne negro, la distinción es casi artificial, en la medida en la que, aunque no haya tiros y explosiones, sigue siendo cine comercial. Su mayor o menor presencia en los premios es casi anecdótica, si tenemos en cuenta que está siendo un éxito, pero con todo ha tenido más suerte que otros títulos que, en mi opinión, resultan más interesantes y aportan sin hacer trampa. Por citar tres, antes que con el cisne me quedo con An education, El escritor o La llave de Sarah.

juan-man
juan-man
Lector
1 marzo, 2011 14:00

juan-man se recuesta tranquilamente para seguir disfrutando del debate.

Daniel Gavilán
Autor
1 marzo, 2011 17:20

An Education es del año anterior, Luis 😛 Es interesante además, pero sobre todo por Carey Mulligan. Ghost Writer (no, no la de Nicholas Cage) fue sin embargo una película que me resultó bastante cargante. Si es que al final los gustos son como los culos! cada uno tenemos el nuestro y queremos restregárselos en la cara a todo el mundo.

En coalición a El Cisne Negro lo que me pregunto es si no estamos poniéndole la zancadailla al mismo cine que ensalsamos solo porque nos ha pillado en un momento en el que ya estamos “resabiados”. Criticamos a la película por sus fuentes de inspiración o porque no haya llegado a la altura de los mejores Cronnenberg o Polanski. Yo me pregunto si denostando a uno de los pocos directores que parece seguir dicho estilo con su propio enfoque y aportes estamos condenando a los pocos herederos de este estilo de cine o si los citados recibieron las mismas críticas en su día porque “querían ser como Hitchcock sin ser Hitchcock“.

Yo la verdad, solo porque se sigan haciendo obras de este estilo me doy con un canto en los dientes, más en un caso en el que la obra aprovecha de forma bastante interesante su juego entre realidad y ficción o que aprovecha francamente bien el trasfondo de un arte caracterizado por la imposición reiterada de posturas y movimientos antinaturales.

 

 

Luis Javier Capote Pérez
Autor
1 marzo, 2011 17:36

Pues imagina, Daniel, lo bien que está el cine en Tenerife, que la vimos el año pasado en unos Renoir que tienen que dar las películas dobladas. En cuanto a mi crítica a Cisne negro, viene dada por el hecho de que, esperando la película con mucho interés, quizá no haya cubierto mis expectativas, pero no la veo ni arriesgada, ni novedosa, ni original. Pero como dices, doctores tiene la Iglesia y opiniones tienen los culos… o algo así 🙂