Especial BAFF: GARAM HAWA, de M.S. SATHYU

Por
0
94

Como alguno de vosotros sabréis, durante esta semana se está celebrando en Barcelona el BAFF, Barcelona Asian Film Festival. Este es un festival que lleva 8 años creciendo de forma ininterrumpida, y en el que he visto películas que de otra forma habría sido muy díficil verlas. Por suerte, no solo tratan al cine oriental más conocido en Europa, sino que cuando hablan de cine asiático también se refieren a países como Afganistán, Tailandia, etc Y este año el país invitado es Índia. Eso significa mucho Bollywood, pero también la oportunidad de ver perlas como algunas de las que reseñaré de forma breve aquí. Por cuestiones de trabajo no he podido asistir a todas las proyecciones que me han parecido interesantes, pero me lo tomo como un calentamiento de cara al Festival Internacional de Cinema de Sitges, cita ineludible para mí junto con el Saló del Còmic. Así pues, dejandoós la web oficial por si queréis más información, www.baff-bcn.org , empezamos:

GARAM HAWA, de M.S. SATHYU

 

GARAM HAWA, India, 1973, drama, 146 minutos, urdu. También conocida como HOT WINDS Basada en un relato inédito de Ismat Chugtai.
Dirección:M.S. SATHYU(nacido en 1930)
Guión: Kaifi Azmi
Reparto:Balraj Sahni, Farooq Shaikh, Gita Siddharth
Música:Aziz Ahmed
Premios:National Award for National Integration en 1973
Nota final:7

 

Sinopsis: “Mirza Salim es un zapatero de Agra que lleva generaciones en el negocio del cuero. Pero la partición de la Índoa no sólo destroza su floreciente negocio, sino también su familia. Siguiendo el éxodo de muchos de sus colegas, el hermano de Salim emigra a Pakistán con su mujer e hijo. Como su casa está a nombre de su hijo mayor, les evacúan y ésta pasa a manos de un refugiado shindhi. Salim busca desesperadamente dinero para reflotar el negocio o irse a Pakistán. Su hijo está comprometido con Amina, pero tiene que irse a Pakistán a ayudar al hermano de Salim. Cuando vuelve de forma ilegal y lo expulsan, Amina decide hacer caso a las proposiciones de otro pretendiente. Cuando descubre que éste también la abandona, decide acabar con todo. Estas desgracias, junto con el ocaso del negocio de unos zapatos demasiado lujosos y de levantamientos populares, harán que Mirza esté a punto de abandonar el país, pero la visión de los jóvenes manifestándose por sus derechos, mejores trabajos y educación hará qeu cambie de idea, uniéndose el mismo a la reivindicaciones”.

Valoración: Censurada durante 8 meses por su polémica trama política, Garam Hawa es considerada una de las películas que mejor ha descrito el problema de desmembración de la Índia, con emigraciones masivas a Pakistán, en ese momento considerado el paraíso. Se desmarca también claramente del cine hindi más comercial de la época. Pese a narrar unos hechos dolorosos para la gente hindú, la cinta fue un éxito total en el momento en que se estrenó. La historia no sólo se fija en los que emigraron a la vecina Pakistán, sino también en los que se quedaron. El zapatero es un ejemplo de ello: la recién estrenada democracia llevaba consigo paro y pobreza, y la minoría de hindús musulmanes que se quedaron en la Índia se vieron como extranjeros en su propio país, la gente no les entendía o incluso los rechazaba.

La dirección no puede decirse que sea una maravilla, funcional sin más, siendo generosos y poníendonos en su lugar y su tiempo. Pero algo curioso de la realización es lo siguiente: el director usa el recurso de poner el sonido de una escena que nunca veremos junto con la imagen de una consecuencia de esta. Por ejemplo, cuando el primer novio de Amina se va a Pakistán, la vemos a ella desconsolada con un ruido de tren abandonando la estación de fondo. Es una tontería, pero son esos detallitos que hacen que mantengas el interés. Otro detalle curioso es que todos los personajes que representan poderes fácticos en la película, básicamente banqueros o prestamistas, aparecen como cámara subjetiva. Vamos, que Salim habla con la cámara. ¿Miedo en esa época a que no gustase como salen estos personajes y que censurasen aún más la película?¿O quizás en la primera versión sí salían y se tubieron que quitar por ser representados como hienas insensibles?

Pero el tiempo pasa, la percepción se diluye con los años y este mismo éxito de los 70 enseñado ahora a un público occidental de 2006, que consume cine de todos los puntos del planeta, que acude a cines de arte y ensayo, receptivo pero mayoritariamente ignorante de la historia de Índia puede hacerle perder muchos puntos. La copia de la cinta tampoco ayuda. Una proyección sucia, con contínuos cambios de color dentro de una misma escena, saltos bruscos entre escenas y en los diálogos, y una sensación global que te hace pensar “anda, donde me he metido, me quedan 140 minutos de rollo” no presagian nada bueno. Pero curiosamente, la historia, incluso para los que la vemos muy lejana, y de que esté narrada de forma simple, consigue que no levantes tus aposentos de la silla. El tempo es pausado, pero no lento o aburrido. Algo hay que te hacer seguir las viscisitudes de la família, no será la calidad de los actores, excepto el conocido actor local Balraj Sahni, muchos de ellos eventuales o gente de la calle, pero si un ritmo algo extraño que hace que la historia avance y te acabes preguntando como acabará todo eso.

Desde luego no dudo que en el momento y lugar apropiado, esta película fuese un bombazo. Varios temas hay polémicos, y puestos en la piel de esa gente debió ser chocante ver un suicidio en primer plano y sin cortes (no es ninguna broma macabra). Pero a mediados de 2006, con probablemente la única copia visible (es un decir) que tira para atrás, un tema que nos queda muy lejos y una realización ampliamente superada, junto con un subtitulado hecho claramente por un nativo con pocos conocimientos de inglés, hacen que malfiemos de los textos de propaganda del Festival. No todas las proyecciones pueden ser tan buenas como ellos lo pintan (lógico, no dirán que es mala), tampoco vamos a descubrir la sopa de ajo ahora. Y con todo esto aún es meritorio para la película que casi nadie se fuera de la sala, formada básicamente por immigrantes de la Índia o Pakistán y mujeres de cierta edad claramente gafapastas asiduas de salas de autor. Es de esas historias que si no las ves hoy, nunca más tendrás la posibilidad de verlas. Por desgracia, a no todo el cine asiático se le trata por igual (ya dentro del grupo minoritario de géneros en el poco espacio que deja Hollywood en Europa y EEUU), dominado claramente por propuestas con protagonistas de ojos rasgados (Japón, China, las dos Coreas), que sí es posible que lleguen hasta aquí por otros medios, ya sean Festivales, estrenos en cine o DVD. Habrá algun RINGU hindú o pakistanés dispuesto a abrir una nueva vía?

Lo mejor: El personaje principal interpretado por Balraj Sahni.
Lo peor: que no veamos más los problemas del país, relegados al final de la cinta como detonante final al intento de emigración de lo que queda de la família.
Curiosidades: Balraj Sahni quedó tan marcado por su papel que cuando acabó el rodaje organizó una huelga en contra de los fabricantes de zapatos de la misma localidad

Artículo anteriorNN: Saure, Dolmen, Ivrea
Artículo siguienteRon Garney exclusivo
Nací en Barcelona durante el régimen anterior, por pocos meses. Los primeros cómics que cayeron en mis manos fueron Mortadelos, Tintins (lloré mucho por tener Las Joyas de la Castafiore en castellano y no catalán), Asterix desde la biblioteca del pueblo, revistas de Bruguera...hasta que llegó el manga, con su "sexo y violencia" primero y su diversidad de historias después. Bye bye superhéroes. Cómic europeo, español e independiente USA, cuando se ha podido. En 2006 Toni Boix me llamó a filas en ZN,y por aquí sigo. Siempre digo que no sé escribir pero es #postureo. En realidad soy un crack ^^
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments