Entrevista a Mark Russell

Hablamos sobre sus cómics pero también de los Eisner, Trump, política penitenciaria, Robocop, un refugiado de medio oriente ¡y mucho más!

17
1650

Hace un año Mark Russell podía necesitar presentación, pero en 2019, tras la publicación a finales del año pasado de Los Picapiedra , es un autor ya conocido para la gran mayoría de los lectores de tebeos.
Su reconocimiento aun no ha logrado que sus obras sean publicadas al castellano salvo excepciones – recientemente Ecc ha anunciado que va a publicar su miniserie nominada al Eisner 2019-, pero no dudamos que próximamente las diferentes editoriales de este país comenzarán a publicar sus interesantes tebeos.

Con Russell hablamos sobre sus títulos en DC, IDW, Dynamite y Ahoy Comics , pero también de los Eisner, de Trump, de política penitenciaria, de Robocop, de alambres de púas, de cómicos, de lealtad, ” de un refugiado de medio oriente” ¡ y muchas cosas más!

No puedo finalizar sin agradecer la amabilidad y la generosidad de Russell hacia Zona Negativa y sus lectores, pues como vais a comprobar en un momento, no solo accedió a realizar una extensa entrevista, sino que en ella no eludió ninguna cuestión y respondió de manera valiente y honesta.

Zona Negativa:Hace un año tuve el placer de poder hablar contigo, un año después ¿cómo ves el mundo? ¿Mejor, peor, igual?

Mark Russell: Peor, porque ha sido un año más en dirección hacia el fascismo global y de negación de los problemas reales que nos afectan como especie. El cambio climático está provocando desastres en el círculo Ártico que no esperábamos ver hasta 2090, y estamos fallando al no prepararnos para las olas de refugiados y desastres naturales. La ironía detrás de todo esto es que nuestra respuesta al fracaso de nuestras naciones ha sido aumentar nuestro nacionalismo, que es como acelerar nuestro declive. Es casi como si el agua de nuestra pecera estuviera envenenándose y todo lo que hiciéramos fuera esperar dentro del pequeño castillo que hay en su interior.

Z.N.:¿Estamos cerca de repetir momentos históricos de hace un siglo? ¿Ves a los ciudadanos con ese miedo?

M. R.: Espero que no. Cada guerra desde la Primera Guerra Mundial ha sido un desastre tanto para el vencedor como para el vencido. Puedes pensar que cien años son suficientes para aprender esa lección, incluso que ganar una guerra es tirar billones si no trillones de los dólares de tu nación a la basura en un momento en el que necesitamos todos los recursos que estén disponibles para mitigar nuestro impacto en el medio ambiente y protegernos de las consecuencias del daño que hemos causado.
Desafortunadamente, la herramienta más grande y costosa que los estados-nación tienen para enfrentar las crisis son sus fuerzas armadas, por lo que probablemente se contentarán con luchar por los recursos cada vez más escasos de un mundo moribundo en lugar de hacer lo necesario para salvarlo.
Más allá de la ideología, la gente parece entender que el final de nuestra forma de vida está llegando. Se diferencian en las soluciones que proponen. La izquierda parece favorecer un acercamiento global, o al menos compartido, a estos conflictos, mientras que la derecha parecer preferir que todas las naciones vayan a su aíre, encerrándose en un bunker y confiando en que sobreviva el más fuerte.

Z.N.:¿Y dentro de los guionistas y artistas de cómic?

M. R.: Pienso que los escritores y artistas tendemos a ser más sensitivos a los cambios que otras personas. O, por lo menos, tenemos una manera de expresar nuestras esperanzas y miedos al mundo. No sufrimos en silencio.
Puedo ver un montón de está angustia global en los comics. El sentimiento general es que el mundo está deslizándose al borde un precipicio y que hemos elegido líderes que solo parecen interesados en presidir sobre el abismo, o en negar que el abismo existe. Creo que esta es la razón por la que vemos tantas historias post-apocalípticas o distópicas en los comics, televisión y cine. Al final, la ciencia ficción trata sobre el mundo en el que vivimos.

Z.N.:Profesionalmente ¿el 2019 mejor que el 2018?

M. R.: ¿Para mí? Mejor. Ahora tengo la oportunidad de trabajar en muchos títulos interesantes. Second Coming, mi historia sobre Jesucristo volviendo a la tierra en la era de los superhéroes, sale en menos de un mes. Red Sonja me está permitiendo contar una historia de fantasía de larga duración, lo cual era algo que siempre había querido hacer.
Ha sido muy divertido escribir Wonder Twins, ya quee permite escribir un título para jóvenes que explora algunas cuestiones profundas acerca de la justicia.
Así que por lo menos me estoy divirtiendo mientras el mundo se tambalea al borde del abismo.

Z.N.:Lo que no ha cambiado es tu nominación al Esiner; el año pasado The Flintstones y este Exit Stage Left: The Snagglepuss Chronicles

M. R.: Gracias. Estoy muy feliz por cómo han sido recibidos Los Picapiedras y Exit Stage Left: The Snagglepuss Chronicles. Y francamente aun me sorprende el estar escribiendo los cómics como yo quiero.

Z.N.:¿Sientes que este año tienes mas posibilidades o lo ves complicado ante tebeos como Mister Miracle o Batman: White Knight?

M. R.: Tengo asumido que seré arrollado por uno de esos títulos o por Eternity Girl. Y estará bien. Son tiempos interesantes para estar en los comics. Que haya tanta gente haciendo tan tan buenos cómics es bueno para todos.

Z.N.:Yo adoro esos tebeos de King, Gerads y Murphy, pero sentiría una gran satisfacción si el Eisner lo obtuviesen dos miniseries menos conocidas pero muy intersantes como son Exit Stage Left: The Snagglepuss Chronicles y Eternity Girl ¿Has leído el comic de Visaggio y Liew?

M. R.: Sí. Es un gran cómic y sin duda es merecedora de ganar el Eisner

Z.N.:¿Cuáles son los cómics con los que mas disfrutaste este año?

M. R.: Además de los mencionados anteriormente, he disfrutado mucho con War of the Realms, Ice Cream Man, Friendo y Die. También me encanta lo que Brian Michael Bendis está haciendo con Superman.

Z.N.:Desde la entrevista del año pasado, has seguido escribiendo cómics para DC, pero también para Dynamite e IDW.
Empecemos el repaso a este año con Judge Dredd: Under Siege cuyo primer número se publicó en mayo del 2018 . ¿Como surgió ese proyecto? ¿Desde el principio estaba pensado como miniserie?

M. R.: Sí, desde el principio iba a ser una miniserie de cuatro números.
Quería hacer una serie del Juez Dredd porque me encanta el mundo construido alrededor de Mega City Uno. Parece como de otro mundo, y a la vez muy creible. Un mundo donde todo es un desierto excepto por unas pocas mega-ciudades donde los últimos remanentes de la especie humana viven bajo el yugo de un puño de hierro.
Me encantó la película de 2015, pero quería contar una historia donde el Juez Dredd necesitase la ayuda de la gente cuya vida generalmente desprecia. Quería contar una historia en la que los residentes de Mega City Uno tuvieran la oportunidad de ser héroes.

Z.N.:¿Habías sido lector de los comics de Wagner y Ezquerra?

M. R.: Si, me encantan. También me gustaron mucho las historias de Grant Morrison.

Z.N.:Una de tus habilidades es escribir historias sobre las que el lector puede reflexionar sobre la realidad que vive, pero no desde un punto de vista elitista, sino cercano al lector y sin huir del humor. En este caso lo tenemos con el nombre del edificio donde se desarrolla la historia, Pratrick Swayze.
¿A principios del s.XXI pensamos que vivimos en una Paraíso, y la realidad, como se ha demostrado, era muy diferente?

M. R.: Es un paraíso para algunas personas. Y ciertas cosas, como la tecnología y la proliferación del entretenimiento, ayudan a aminorar el dolor incluso cuando la desigualdad creciente y la erosión de nuestras instituciones públicas hacen de nuestras vidas algo mucho peor. Así que es complicado conseguir que la gente se de cuenta de que vive en una distopía, o al menos en el principio de una.

Z.N.:En el primer número se pude leer el siguiente dialogo entre Tiger y Dredd: “”¿Y por qué deberíamos recibir órdenes tuyas? / Yo soy la ley / Nunca te había visto antes. Por aquí. Tú no eres la ley. Eres un turista.”
¿La ley es ciega o imparcial, o sigue en propiedad del poder?

M. R.: El asunto es que si la ley ignora a la gente y no sirve a sus intereses, entonces no puedes esperar que el pueblo respete la ley solo porque se presente un día y enseñe una placa. En el contrato social, el respeto por la ley tiene que ir acompañado por el respeto de la ley.

Z.N.: El segundo número comienza con escenas de acción, pero sobre ellas tenemos el primer discurso del robot sacerdote, “Fear of dying”. ¿Tendríamos una mejor sociedad en ausencia de ese miedo, o es inevitable?

M. R.: Creo que la sociedad sería mucho mejor si la gente fuera honesta acerca de lo que está haciendo. La fe es lo que te cuentas a ti mismo para convencerte de que tu vida importa. No puede convertirse en una excusa para deshumanizar a quienes no la comparten. No tengo ningún problema con la religión como forma de automedicación, pero desprecio el fundamentalismo, que es la creencia en que todo el mundo necesita tomar la misma medicación que tú.

Z.N.:En ese número presentas la idea de “Kidney Hut” ¿Los sueldos son tan bajos que hacen que solo pensemos en el presente? ¿Los poderes económicos solo ven a las personas como mercancía, como fuerza de producción?

M. R.: Es una metáfora de lo que es el trabajo realmente: ofrecemos tiempo de nuestra vida a cambio de elementos necesarios para vivir.

Z.N.:Por cierto, es algo muy presente en el mundo del cómic, donde muchos autores han de trabajar toda la vida para poder vivir. ¿Cómo es posible?

M. R.: Escribir comic-books era un negocio rentable antes de Uber o TaskRabbit. No había beneficios, ni derechos y todo el mundo era prescindible. Creo que hay un compromiso tácito, en América particularmente, por el cuál si haces algo que la mayoría de la gente amaría hacer no deberías querer cobrar por ello.

Z.N.:El cuarto número termina con un discurso honesto y real: “Las cosas no ocurren por una razón. Nosotros somos la razón de que las cosas pasen. Así que, si queremos volver a casa, tenemos que conseguirlo por nosotros mismos” ¿Por qué no lo ponemos en practica? ¿Es siempre mas fácil culpar a los demás o exclamar la imposibilidad de cambiar las cosas? ¿Ha desaparecido el sentimiento de fraternidad?
M. R.: Creo que la cuestión central de la civilización es que la sociedad cambia más rápido que sus instituciones. Como resultado, las instituciones siempre están desfasadas, siempre fracasan a la hora de proporcionar aquello que la gente que está evolucionando necesita. El discurso de El Alcalde es un recordatorio de que la gente no debería confiar en sus instituciones. Estas deberían ser capaces de cambiar. Existen para servir al pueblo y no al contrario.

Z.N.:Para Dynamite trabajas en The Lone Ranger ¿Propuesta tuya a Dynamite?

M. R.: Sí. Quería escribir un western y ese era el western que tenían disponible.

Z.N.: En su momento los lectores entendimos que era un relanzamiento de la colección -el vol.3- pero al final quedó en una miniserie de 5 números ¿Así estuvo pensada desde el inicio? ¿Te hubiese gustado contar mas aventuras de The Lone Ranger?

M. R.: No, siempre había sido concebida como miniserie. Quizás hubiera estado bien que hubiese tenido seis números en vez de cinco, pero esa es la forma en la que siempre había imaginado a la serie. No quería hacer una serie regular ni nada por el estilo.

Z.N.: Karl Polanyi en The Great Transformation, hablaba sobre los “las transformaciones de los campos abiertos y las tierras de cultivo en tierras de pasto durante la época de losTudor en Inglaterra””. En The Lone Ranger una de las cuestiones que planteas es la propiedad de las tierras y su delimitación a tarvés de alambre de espino. Con la particularidad de que en EE.UU las tierras han sido robadas a los indios.

M. R.: Sí, el alambre de púas y el ferrocarril transformaron la agricultura y la sociedad estadounidense, particularmente en el oeste, de la misma manera que los cercados transformaron a Inglaterra. Ya sea en la agricultura, en la economía, en la información o en cualquier momento de gran auge, llega un momento en el que aquellos con capital descubren cómo tomar algo de lo que todos disfrutaban más o menos gratis y hacer que sirva a sus intereses y solo a los suyos. Por lo general, esto es lo que queremos decir cuando nos referimos a “eras” o “períodos” en la historia. Nos referimos al largo período de estancamiento que se produce después de que las estructuras de poder tradicionales descubren cómo asimilar una revolución, no a la revolución generalmente breve en sí misma.

Z.N.: La colección se llama The Longer Ranger, pero si he de quedarme con dos personajes, el primero es Tonto.
Muy interesante su flashback jugando al fútbol ¿Seguimos queriendo atacar al buffalo de frente?

M. R.: Es una decisión táctica. A veces tienes que enfrentarte a las estructuras de poder de forma frontal, porque necesitan saber que no estás contento y que tienes los medios para demostrarlo. Pero a veces, obtienes mejores resultados de una jugada engañosa, esta los toma por sorpresa y te permite anotar antes de que se den cuenta de lo que está sucediendo.

Z.N.: El otro personaje es Lemuel Connor. ¿Podría decirse que es el primer gran villano que has creado?

M.R..: Quizás. Me encantó la idea de un villano que contiene tantas contradicciones. Una especie de metáfora de la mitología del Viejo Oeste que hemos creado para nosotros mismos. Él es a la vez refinado y educado, pero también es un caníbal codicioso.

Z.N.: Un tema que tratas – y que también incorporaras a Red Sonja – es lo frágil que es la lealtad cuando esta sustentada solo con dinero.

M.R..: El poder de la gente y las instituciones solo reside en un lugar, y ese lugar es la verdad, o la falta de ella. Cuanto más frágil es la verdad, más frágil es la persona o la institución que ostenta el poder.

Z.N.: En el último trimestre del año 2018 escribes Green Lantern/ Huckleberry Hound, donde vuelves a trabajar con Leonardi, quien realiza un trabajo excelente.
Con el personaje de Huckleberry Hound tratas los limites del humor o como en la comedia vale todo salvo meterte con el presidente ¿Un gobierno que no permite la comedia o hacer chistes sobre sus políticos es un gobierno con miedo, sin futuro?

M.R..: En muchos sentidos, Huckleberry Hound siendo un comediante en la era del Watergate es regalo para un escritor de cómics en la era de Trump. ¿Cómo no puedes escribir sobre esto? ¿Cómo puedes ignorar la corrupción cuando se te echa en la cara? ¿Volver a contar chistes inocentes y no políticos no es como una forma de cobardía moral en este momento?

Z.N.: Yo disfrute mucho de Bill Hicks ¿qué cómicos son actualmente tus favoritos?

M.R..: Bill Hicks es genial. Mis favoritos probablemente son Richard Pryor y George Carlin. Más recientemente, Hannah Gadsby me ha volado la cabeza con su especial Nanette en Netflix. Me gustan los cómicos que no hacen comedia como un fin en sí mismo, si no como una manera de “arreglar” el mundo.

Z.N.:En el comic el personaje protagonista es John Stewart, y la trama toca el tema del racismo ¿No es una locura que aun en EE.UU, que ha tenido un presidente a Afro-American, siga siendo uno de sus principales problemas?

M.R..: Totalmente. El racismo es un problema fundamental en los Estados Unidos, no solo porque el prejuicio institucionalizado ha creado un estado policial para millones de nuestros ciudadanos, sino también porque el prejuicio racial y el miedo al “otro” son aprovechados por los medios y los políticos de derechas como un modo de conseguir que la gente vote a favor de sus propios intereses.

Z.N.: En el comic aparece Prez Rickard, quien lanza un impactante dardo: ““Una nación que no puede confiar en sus gobernantes no puede confiar en sí misma”. ¿Nuestros presidentes dicen mucho acerca del país en el que vivimos?

M.R..: No veo cómo el funcionario electo más poderoso de una nación no puede ser de algún modo el reflejo de esa nación.

Z.N.: ¿Ves posible un futuro segundo mandato de Trump?

M.R..: Sin duda es posible.

Z.N.:Por cierto, ya que hablamos de Prez y de presidentes ¿Veremos algún día la continuación de Prez?

M.R..: No. Pienso que ese barco ya ha zarpado. No pasa nada, hay un montón de historias por contar.

Z.N.:Ese año también escribes una historia de 10 páginas para el anual The Terrifics, donde realizas una radiografía perfecta sobre quien es y que debe sentir Java ¿Hay muchos Javas en la actualidad?

M.R..: Siento que todos somos Javas. Somos cazadores/recolectores atrapados en los cuerpos de perosnas que viven en una civilización que no se parece en nada al mundo para el que estábamos preparados para vivir . Así que todos nos sentimos constreñidos hasta cierto punto. Para Java es más fácil gestionar esos sentimientos de alienación porque recuerda sus orígenes prehistóricos.

Z.N.:Una de las virtudes es como logras que empaticemos con el personaje, y no es la primera que tratas que un villano no nace, sino más bien se convierte en ello por las circunstancias.

M.R..: Los personajes de los comics de superhéroes, los villanos particularmente, normalmente son gente cuyas vidas han descarrilado en algún momento. Usan su poder para recuperar algo que sienten que les ha sido robado, o para obtener algo que imaginan que será el remedio para su dolor. Son, en esencia, figuras trágicas y sus historias se vuelven más reales cuando te tomas su tragedia seriamente.

Z.N.: Otra virtud es el arte de Doc Shanner

M.R..: Totalmente. Es uno de los mejores. Acepté hacer la historia de Java en el momento en el que supe que Doc Shanner iba a hacer el arte. Aunque, obviamente, el hombre de las cavernas ya tenía un lugar en mi corazón.

Z.N.: Con la entrada del 2019 te ocupas de la mini serie Wonder Twins para DC y la colección regular de Red Sonja para Dynamite.
Empecemos por la primera de ellas ¿Cómo llegas a la iniciativa Wonder Comics ideada por Bendis? ¿Los Wonder Twins fueron las únicas opciones o pensaste en algún otro héroe de DC?

M.R..: Bendis me pidió que escribiese los Wonder Twins después de un panel que hicimos juntos en una convención. Creo que pensó que era una buena opción porque tengo un historial de rehabilitación de personajes que la industria ha dejado por muertos. Pero estaba eufórico. Me encantaban los Wonder Twins de los viejos dibujos animados de Super Friends. Me interesan porque, aunque son superhéroes, también son niños, y por ello se les permite tener problemas y cometer errores de una manera que a Superman o Wonder Woman no se les permite. Y esa es, en última instancia, la historia que quería contar. La historia de alguien que fue arrojado a este planeta y se le dijo que lo arreglara, pero que no está seguro de lo que eso implica.

Z.N.: Al arte se encuentra Stephen Byrne quien logra trasmitir perfectamente un ambiente juvenil y desenfadado.

M.R..: Fenomenal. Consigue capturar perfectamente la tragedia y el conflicto interno de estos protagonistas, sin que su arte deje de ser accesible. Hace equilibrios entre la deconstrucción superheroica y la comedia adolescente, que era justo lo que perseguíamos.

Z.N.: Pero la colección es más de lo que parece y el primer indicio se ve cuando Zan habla de Exxor y sobre lo que ocurre cuando hay Thunderstorm ¿Algún día la sexualidad dejará de ser tabú, especialmente para los adultos?

M.R..: La pubertad y el despertar sexual es algo bonito por el que todo adolescente tiene que pasar. Así que para mí es raro que alguien se ofenda o se sorprenda por tratar estos temas.

Z.N.: En el número #2 presentas a League of Annoyance, una liga de perdedores ¿sus integrantes son idea tuya o en conjunto con Byrne?

M.R..: Se me ocurrieron los nombres y el concepto general de los villanos. Stephen hizo los diseños.

Z.N.: Son el aspecto cómico, pero ya se percibe que The Scrumble es diferente al resto y sobre él, el villano es Luthor. En este cómic presentas un tema de especial importancia también en España: la gran cantidad de presos y la inexistente rehabilitación. Pero das un paso más: cárceles gestionadas por empresas ¿Existe tal cosa en EE.UU? Aunque es cierto que en s.XX si alguien hubiese hablado de algo como Blackwater no sé lo hubiese creído.

M.R..: Existe y es un problema espantoso porque ahora hay funcionarios públicos que trabajan para estas compañías, redactando leyes y aceptando dinero de los políticos que las aprobarán. Cada vez más, nuestro sistema de justicia penal está siendo impulsado, no por preocupaciones de seguridad pública, o intentos de rehabilitar a los delincuentes, sino para mantener la rentabilidad de estas empresas. Hace unos diez años hubo un gran escándalo (el escándalo de Kids for Cash) en el que un juez fue condenado a 18 años de prisión por sentenciar a niños a un centro de detención privado, por delitos menores, a cambio de sobornos. Hoy en día, gran parte de nuestro sistema penal funciona básicamente con el mismo principio, y lo hace con impunidad. Nuestro compromiso con la encarcelación en masa y la fundamentación monetaria para encerrar a las personas solo nos parece normal porque nos hemos acostumbrado. Quiero pensar que cualquier otra persona que venga aquí, verá en acción el sistema por primera vez y le parecerá completamente enfermizo.

Z.N.:¿Ves posible recuperar las políticas públicas en sanidad y educación o es una quimera en EE.UU?

M.R..: Siempre es posible, pero primero necesitamos podar las hojas de la corrupción que mantienen el sistema actual y evitan cualquier intento de reforma: los lobbyes, la manipulación de las circunscripciones electorales, la desigualdad sanitaria masiva.. desafortunadamente, son hojas con raíces muy profundas.

Z.N.: En el número 3 presentas a Filo Math, ganador del Premio Nobel. ¿Es otra guerra perdida que las grandes mentes trabajen para las grandes empresas?

M.R..: Filo Math es un ejemplo de cómo se reparten las cartas, incluso para las personas con grandes habilidades. Si bien deberíamos querer un sistema que funcione para todos, sin importar si son un genios o no, hay un mito persistente en los Estados Unidos de que mientras seas inteligente y trabajador, puedes ascender a la cima. E incluso para personas realmente notables como Filo Math, es una mentira. Lo más probable es que pasen la vida creando la propiedad intelectual de la élite dominante, además de una víctima de prejuicios raciales.
Todo esto se convierte en el detonante para su hija, quien decide que si incluso un físico ganador del Premio Nobel no puede ser tratado de manera justa, “entonces, ¿qué posibilidades tenemos el resto de nosotros?”

Z.N.: En el número cuatro, por un lado hablas de temas serios como el funcionamiento de internet y sus consecuencias, y por otro ofreces tu vertiente más cómica con la cita, el cóctel de villanos o la referencia a la importancia de las escenas post créditos.
Por cierto, ¿ves películas de superhéroes? ¿Cuál es tu favorita?

M.R..: ¿Robocop cuenta como una película de superhéroes? Si es así, entonces esa es mi favorita. Funciona, no solo como una película de acción, sino también como una sátira sobre la privatización y como una meditación sobre las consecuencias deshumanizantes de la tecnología. También me encantó Logan, que trata sobre cómo lidiar con tu propia existencia obsoleta y lo que significa tu vida una vez que el “super” ha desaparecido del “superhéroe”.

Z.N.:El último número publicado es mi favorito de la colección, con la trama de Filo, Polly, Silvia y The Scrumble. Y unos días después se anunció que la colección tendrá 12 ejemplares. ¿Consideraste esa posibilidad desde el principio?

M.R..: Tenía esperanza de que fuesen doce números, pero realmente solo tenía planeado seis.
Estoy muy contento de que podamos hacer doce. Hay muchas ideas que no pude meter en los seis primeros números.

Z.N.: En febrero llegó a las tiendas el número #1 de Red Sonja para Dynamite ¿Cómo llegas a ese proyecto?

M.R..: Red Sonja me atrajo mucho por un par de razones. Primero, realmente quería escribir un título fantasía que pudiera ser algo más que un título de fantasía, algo arraigado en la historia antigua, la cual me fascina. También quería escribir una historia más larga de lo que se me ha permitido hasta ahora. Permitir que una historia fluya y los personajes se vayan desarrollando con el tiempo. Y Red Sonja me dejaban hacer todo eso.

Z.N.: ¿Cuántos números tenéis en mente?

M.R..: Tengo pensados veinticinco números para esta historia.

Z.N.: Para muchos y tras leer sus cinco primeros números, Red Sonja es una de las grandes colecciones del 2019, convirtiéndose en una de tus grandes obras junto a The Flintstones y Exit Stage Left, gracias a la sobresaliente narración de Mirko Colak, Bob Q, Dearbhla Kelly y Hassan Otsmane Elhaou ¿Sientes lo mismo que los lectores, que Red Sonja está siendo una sobresaliente colección?

M.R..: Estoy muy complacido por como la gente está reaccionando a Red Sonja. No puedo decir dónde se encuentra Red Sonja en el panteón de todos los cómics que se están creando en este momento, en parte porque soy parcial y en parte porque no he leído la mayoría de los demás, pero siento que estoy vertiendo tanto de mí mismo en este cómic como cualquier cosa que haya hecho, y eso es la única manera en la que un artista puede medir su propio trabajo.

Z.N.: ¿Son muy detallados tus guiones o dejas a Colak mucha libertad?

M.R..: Intento que sean ambas cosas.

Guion de la segunda página de Red Sonja#1
Página dos de Red Sonja#1 a cargo de Colak, Kelly, Otsmane-Elhaou, Cosby

Z.N.: Uno de los personajes principales es Dragan The Magnificent,Emperor of Zamora,Ruler of Kings and divinely ordained Master of the World ¿Cuánto más títulos tiene un gobernante menos seguridad en si mismo y más posibilidades de ofrecer un gobierno de terror?

M.R..:Creo que en general, esos títulos y todas los adornos de poder con las que se rodean Dragan y los emperadores, son como lamparas para los niños. Existen para convencerse de su propia seguridad y su legitimidad, pero en realidad no tienen ningún significado. Intentan autoconvercerse que su poder no es un juego de trileros

Z.N.: En el número #3 presentas el enfrentamiento entre las tropas de Vorgon y The Barrens ¿El hombre sigue sintiéndose superior a las mujeres y más aún en las fuerzas armadas? ¿Crees que poco a poco se van dando pasos hacia una igualdad real?

M.R..: Se trata de la percepción errónea de Vorgon (y la nuestra) de que el músculo y la masculinidad se traducen en fuerza militar. Pero no es así como se libran las guerras desde la llegada de las falanges. Para un comandante es mejor tener un cuerpo de soldados disciplinados y mentalmente fuertes que conocen sus armas y el plan de batalla, que un grupo de machos que podrían ser perfectamente buenos en una pelea de bar, pero carecen de la disciplina para luchar como parte de una unidad.

Z.N.: El número #5 es por ahora mi número favorito de la colección. Comienza de manera sobresaliente con el relato oficial de la victoria de Dragan ¡antes de que ocurra! ¿Es algo que ves que ocurre de manera habitual? ¿Nos hemos acostumbrado a las noticias falsas? ¿incluso que quienes crean Noticias falsas digan que las noticias reales son falsas?

M.R..: Sucedió con los Estados Unidos en Irak. Los Estados Unidos otorgaron a esa guerra una Misión Cumplida y comenzaron los desfiles antes de la planificación del futuro, incluso antes de tener el control del país. La mayoría de los imperios mueren de arrogancia.

Z.N.: Con dos colecciones en curso, en DC te vas a ocupar de dos one shot del event Year of Villain protagonizados por Sinestro y Riddler. ¿Qué podemos esperar de esos cómics?

M.R..: Quizás son un poco más reflexivos y existenciales que los otros cómics de Year of the Villain… o eso espero. Se trata de villanos que se enfrentan a su papel en el universo y se dan cuenta de realidades muy diferentes acerca de quiénes son y a dónde pertenecen.

Z.N.: Y en julio lanzas junto a Richard Pace, Second Coming. La colección inicialmente iba a ser publicada por Vértigo, posteriormente iba a formar parte de Black Label y finalmente salió de DC y lo va a publicar Ahoy Comics ¿La presión llegó a ser tan grande, que lo mejor para el comic era salir de DC?

M.R..: Hubo un gran cambio de ejecutivos en las altas instancias de DC y mucha incertidumbre respecto Vértigo, por lo que tenía muy sentido ir a otro lugar en el que pudiéramos contar el cómic como pretendíamos. En retrospectiva, es realmente bueno que saliéramos cuando lo hicimos. El equipo editorial de Vértigo fue increíble, pero AHOY, sin tener las mismas realidades corporativas que DC, es capaz de tomar decisiones arriesgadas que DC simplemente no puede tomar.

Z.N.: Algo que extrañó es que fuera de DC, Second Coming fuese a ser publicada por Ahoy Cómic, donde ya estabas colaborando ¿Fue tu única opción? ¿No pensaste en otros sellos o estos no lo quisieron?

M.R..: No. Teníamos algunos otros pretendientes, pero sentía que AHOY era el lugar más apropiado, ya que se especializan en humor negro y su personal está formado principalmente por exiliados de Vértigo, al igual que nosotros.

Z.N.: ¿En Ahoy Comics, Second Comics va a tener absoluta libertad?

M.R..: Representa la libertad, pero también nos permite trabajar bajo la guía de Tom Peyer, quien ha editado Doom Patrol y Sandman, y entiende lo que se necesita para hacer el tipo de cómic que queremos hacer.

Z.N.: Lo más curioso -y de ello hablábamos antes- es que desde sectores católicos se ha criticado un cómic ¡que aún no ha leído!

M.R..: Creo que eso es porque una vez que salga el cómic y ya no puedan controlarlo, será mucho más difícil para ellos sentirse indignados por ello sin parecer tontos. Aunque también es cierto que una petición global para echar abajo un cómic que nadie ha leído aún ya es bastante tonto por si.

Z.N.: Y más aún cuando vas a reflejar a Jesucristo como se proclama que era. ¿Lo que ofende es mostrar como han modificado el mensaje de aquel que adoran?

M.R..: Eso es. Me tomo algunas libertades con la historia de Cristo en este cómic, pero nada comparado con las que han realizado ellos con sus enseñanzas. La idea de que un refugiado del Medio Oriente que fue ejecutado injustamente pueda convertirse en la mascota de los imperios y los xenófobos nacionalistas de todo el mundo es una de las grandes ironías de nuestro mundo.

Z.N.: ¿Cuántos números tienes planeados?

M.R..: He escrito seis, pero en últimamente estoy pensando que me gustaría hacer entre 18 y 24 números de Second Coming.

Z.N.: Muchas gracias, Mark, por el tiempo que nos has dedicado. Deseamos que puedas estar pronto en España y que comics como Exit Stage Left: The Snagglepuss Chronicles, Judge Dredd: Under Siege, The Lone Ranger, Wonder Twins, Red Sonja y Second Coming se publiquen en España.

M.R..: Gracias. El gusto es mío.

17
Déjanos un comentario

Please Login to comment
8 Comment threads
9 Thread replies
1 Followers
 
Most reacted comment
Hottest comment thread
11 Comment authors
StapleDrury WalkerRasputin33Johnny99ParkerLewis Recent comment authors
  Subscribe  
Recientes Antiguos
Notifícame
Japacore
Lector

¡Me ha encantado la entrevista! Grande Mark, uno de mis autores favoritos actualmente.
Enhorabuena por la entrevista a Pedro y Pablo (no los políticos, sino los entrevistadores ;P)

Pablo Menendez
Autor

Muchas gracias por el comentario, Japacore. Que se encarguen de una entrevista al guionista de Los Picapiedra un Pedro y un Pablo es una de esas ironías del universo XD

Pau
Lector
Pau

Muy buena entrevista. Y todavia me gusto mas la primera que le hicisteis , no por nada, sino porque no lo conocia y me sorprendio mas. Que le den el eisner , sera la mejor forma de que sus obras llegen por aqui.

Matches_Malone
Lector
Matches_Malone

Qué grande.
Russell es exactamente la clase de autor que interesa; no por ideología, que también, si no porque además dota a sus historias de una base enciclopédica de actualidad, reflexión y humanidad aunque luego solo sea para contarnos una comedia, aventura o lo que le apetezca.
Te cuenta su historia y tú tienes que descubrir el resto, bravo Mark, ¡así es como se hace!

Raku
Lector
Raku

De Russell no pude leer nada todavía, aunque llevo tiempo queriendo hincarle el diente. Después de leer esta entrevista, me demuestra que es de esos autores que vale la pena seguir.

ParkerLewis
Lector
ParkerLewis

Otro personaje de extrema izquierda que nos quiere dar lecciones de moral sin hacer autocrítica. El comunismo sigue existiendo haciendo la vida imposible a millones de personas pero el gran problema de la humanidad es el “fascismo global”. Me imaginaba por dónde respiraba este pájaro pero esta entrevista me lo ha confirmado. Por cierto, no me gustó que se censurara la serie de Second Coming pero me gustaría que alguna vez estos progres hicieran series con Mahoma de protagonista. Como diría el padre de Manolo Caracol “esos cojones, en Despeñaperros”.

Matches_Malone
Lector
Matches_Malone

Buenos días ParkerLewis,

Menuda gilipollez.

Saludos cordiales.

Johnny99
Lector
Johnny99

ahí, claro y conciso.

Rasputin33
Lector
Rasputin33

Bravo, Parker Lewis! Bien dicho!

Staple
Lector
Staple

Joer me has sacado las palabras de la mente. Excelente comentario Imperdible ParkerLewis y sí, se le ha visto bien el plumero al señor Russel.

Drury Walker
Lector
Drury Walker

Una entrevista muy fácil de leer. Eso es por ir a hacerla con una buena preparación y por una accesibilidad muy poco frecuente por parte del entrevistado. Yo de Russell he leido muy poco como para calificarlo, una historia de la cosa del pantano muy normalita y ya. El tiempo lo irá poniendo en su sitio. Pero sus planteamientos y ambiciones se apartan de lo estandar en su industria y eso ya es de agradecer, al margen de resultados.

Y a Parkerlewis, que da una opinión que puede suscribirse, formulada de otra forma -o no- por más personas… le apuntaría lo siguiente. Primero. Dentro de los limites de una entrevista se puede presumir que Russell se muestra más próximo a un pensamiento de izquierdas, pero no soy capaz de ver donde esta lo extremo ciñendome al texto. Segundo. Esto no es un documental, son comics. Historias de ficción para entretener y a veces pensar, como una novela, una pelicula o una serie. Tercero. Está bien consumir historias con otras formas de pensar u otras formas de vivir a propias, porque pensar no es un acto de autoafirmacion constante, y con este ejercicio puedes tener visiones mas amplias y desarrollar más empatia (hablo en general, no me refiero a ti en concreto ni digo que te haga falta porque no te conozco). Cuarto. El mayor pecado que se le puede achacar a Russell en sus comentarios es que es americano, no le gusta Trump y habla de lo que vive y le preocupa. en ese aspecto es lógico que critique la politica que no le guste, se preocupe por como se maneja la inmigración, los problemas raciales, el sistema penitenciario, la guerra, el sueño americano o la religión dominante en su entorno, porque es lo que vive, conoce y le preocupa. Si fuera francés hablaria de otra cosa y si fuera de otro pais no podria hablar. No se si hay que ser valiente o cobarde para publicar una obra como “Second coming” en USA pero por lo pronto estaba anunciada para ser publicada por su editorial y al final la descartan para publicarse en una editorial de mucha menor visibilidad. Dale el valor que quieras.

Staple
Lector
Staple

Se ve claro que Russel habla desde la Torre de Marfil que le da su posición de artista/creativo de grandes corporaciones como Disney/Marvel y WB/DC más algunos extras en editoriales más pequeñas. Desde esas atalayas es fácil se progre. Y cuanto más famoso se haga y más viva del mundo del show bussiness más alejado de la realidad estará. Pero bueno, eso le pasa en mayor medida a muchis actores, actrices, directores, guionistas, creativos y gente del gremio “del arte”.

Matches_Malone
Lector
Matches_Malone

Entonces: si en mayor medida los artistas son progres, digamos, ¿los militares son, en mayor medida, conservadores?
Deberíamos tratar de distinguir entre las generalizaciones y nuestras impresiones personales; si podemos, porque entiendo que todos los que escribimos aquí somos, sin duda, unos frikis en el sentido peyorativo de la palabra.

Staple
Lector
Staple

Matches_Malone tú no has visto ninguna gala de los Oscar o los Goya en los últimos 10-15 años ¿verdad?

Matches_Malone
Lector
Matches_Malone

Está bien consumir historias con otras formas de pensar u otras formas de vivir a propias, porque pensar no es un acto de autoafirmacion constante.
(Aplausos).

Matches_Malone
Lector
Matches_Malone

De ningún modo podría decirse que se le vea el plumero a Russell, esto es, la claridad de sus respuestas no deja nada a la intuición.
Linces.