El murciélago sale a por birras

Un cómic refrescante como un buena birra.

Por
1
1092

Edición original:Astiberri Ediciones
Autor:Álvaro Ortiz
Formato:Rústica, 128 Páginas
Precio:10€

Y aunque como justiciero nocturno tengo que velar por la seguridas de la ciudá como ser humano lo que quiero es churrarme

El murciélago sale a por birras es el webcómic que Álvaro Ortiz (Zaragoza, 1983) dibujó durante el reciente confinamiento y que acabó convertido en todo un fenómeno en redes sociales. Es una parodia sobre el icónico personaje del cómic americano que nos proporcionó un momento de alegría y muchas carcajadas en unos momentos realmente duros. Solo por eso deberíamos estar agradecidos a su autor, así que muchos recibimos con alegría la noticia de su inminente aparición en formato libro. En parte porque es una forma de que Álvaro Ortiz obtenga unos merecidos beneficios por su trabajo y pero también por la oportunidad de poder releerlo en formato papel.

El cómic nos cuenta las desventuras que le suceden al Murciélago, un superhéroe cuyos padres fueron asesinados por unos quinquis, cuando se le acaba la cerveza durante la cuarentena. Así que decide saltarse las recomendaciones y comienza una odisea para conseguirla. En su cruzada cervecil se deberá enfrentar con las autoridades, las balconazis y con unos misteriosos asesinatos que están sembrado el terror en su ciudad. Pero en su búsqueda no está solo ya que cuenta con la colaboración, más o menos, de su criado Alfredo, su ayudante juvenil el Rúben, el comisario Pérez, la Gata y el SuperMotivao.

Álvaro Ortiz tiene dos caras, por un lado, está el autor de novelas gráficas como Cenizas, Rituales o Murderabilia que son algunas de las más interesantes que se han publicado en los últimos años en España y por el otro lado tenemos al Álvaro Ortiz de las redes sociales que nos ha narrado sus últimas crisis creativas con un sentido del humor muy particular. Es en esta segunda vertiente donde podemos situar El murciélago sale a por birras, que mezcla ese humor con la situación actual. Estamos ante un cómic que está concebido como un puro divertimento lleno de espontaneidad y que se desarrolla sin un gran plan fijado, aunque el final estaba planeado desde el principio, algo que dota a la historia de frescura, pero también hace que avance a tirones y tengo muchos altibajos. Tal y como explica el autor maño en una entrevista a El País la idea original del cómic era contar el día a día de un señor vestido de murciélago en su cueva en plena cuarentena, hacienda videollamadas con otros superhéroes para pasar el rato, pero acabo desechándola cuando se le ocurrió que se saltara el confinamiento para ir a buscar cerveza.

El murciélago sale a por birras es un tebeo sin mayor pretensión que hacer pasar un buen raro a cualquiera que se acerque a él. Y es algo que consigue sin ningún problema, con una enorme cantidad de chistes de lo más divertidos y descacharrantes. En sus páginas podemos leer desde chistes zafios sobre pitos, alcohol y drogas, violencia gratuita, sexo y desnudos, acción e intriga creando una mezcla que garantiza la diversión. Pero junto a todo eso podemos leer algunas reflexiones sobre la actualidad reciente y una secuencia memorable sobre el test de Bechdel en un ejercicio de metacómic que demuestra que estamos ante mucho más que una simple parodia. Una nuestra más de la genialidad de Álvaro Ortiz. Desde el respecto por el personaje y su mitología, el autor maño consigue una sátira genial de las convenciones del género de superhéroes y del personaje de DC en particular. Entre las páginas del tebeo también vemos varios homenajes a alguna de las obras más destacadas del medio (La broma asesina, El retorno del caballero oscuro, Wachtmen o Año uno entre otras) y sus adaptaciones audiovisuales (Superman vs Batman, aunque es este caso es más bien un crítica a alguno de sus momentos más sonrojantes).

El apartado gráfico no tiene el acabado que acostumbramos a ver en otras obras del autor que está pensadas y diseñadas milimétricamente, pero hay que tener en cuenta una obra hecha a la carrera, así que no tenía tiempo material para seguir su método habitual de trabajo. No hay que olvidar que entre el 6 de abril y el 1 de mayo, pudimos leer en entregas de 4 páginas las 126 que la componen. A pesar de esas prisas, hay que destacar lo bien narrada que está y el tremendo ritmo que tiene la historia, además Álvaro Ortiz hace un fantástico uso de los cliffhangers que nos mantuvieron un mes enganchados a la trama. Pero lo que más llama la atención es la facilidad con la que consigue retratar a unos personajes icónicos con uno pocos trazos y que sean reconocibles, aunque no siempre guarden las proporciones correctas o sean iguales que en las viñetas anteriores.

La edición en papel realizada por ¡Caramba!, el sello especializada en un humor de la editorial Astiberri, cuenta con un diseño muy chulo y un precio realmente competitivo. En esta edición Álvaro Ortiz ha añadido tramas y puntos de tinta para dar un aspecto más cercano al cómic popular de superhéroes. Tiene un gran mérito que la hayan podido sacar en tan poco tiempo.

El murciélago va a por birras es un tebeo realmente divertido, de esos que consigue que te rías a carcajadas, así que poco más se puede pedir. Una nueva nuestra de la capacidad de uno de nuestros autores más interesantes. Ojalá que no sea necesaria una nueva pandemia para disfrutar de sus nuevos trabajos en su vertiente más seria.

Edición original:Astiberri Ediciones Autor:Álvaro Ortiz Formato:Rústica, 128 Páginas Precio:10€ Y aunque como justiciero nocturno tengo que velar por la seguridas de la ciudá como ser humano lo que quiero es churrarme El murciélago sale a por birras es el webcómic que Álvaro Ortiz (Zaragoza, 1983) dibujó durante el reciente confinamiento…
Guión - 8
Dibujo - 7.5
Interés - 9

8.2

Humor

Un tebeo divertido como pocos creado en plena pandemia.

Vosotros puntuáis: 9.36 ( 12 votos)
Artículo anteriorNovedades ECC Ediciones julio 2020
Artículo siguienteXENON, el guerrero heavy metal, de KANZAKI Masaomi
Nacido en Barakaldo en 1977 donde sigo viviendo. Descubrí los cómics en una librería de barrio con Tintin, Asterix, SuperLopez y los personajes de Ibáñez. En 1989 descubrí los superheroes de la mano de Stern y Buscema con el numero 73 de la edición de Forum de Los Vengadores. A estas lecturas se fueron incorporando la novela gráfica y el manga, de los cuales, a diferencia de los superheroes, nunca me cansé. Todavía sueño con ser agente Espacio-Temporal y de Planetary, con visitar mundos de fantasía con el señor T., Philemon, Lord Morfeo, Arale y Thor. Viajar con Reed, Ben, Susan y Johnny al futuro y pasear por el cuartel de la Legión. Recorrer la antigua Roma con Alix y una cantimplora de poción mágica. Buscar Mú, perderme en un viaje al corazón de la tormenta, contemplar el Olmo del Cáucaso mientras paseo por un Barrio Lejano leyendo El almanaque de mi padre. Conseguir beber la sangre del Fénix. Leer, al fin, algún articulo de Tintín y de Fantasio sin que me molesten los absurdos inventos de Gastón. Perderme por las murallas de Samaris, mientras de la pirámide flotante de los inmortales cae John Difool. Enamorado de la chica de los ojos rojos y de Adele. Y cabalgar hacia el amanecer con Buddy Longway, Red Dust y el teniente Blueberry. Con un poco de humo azul en los labios...
1 Comment
Antiguos
Recientes
Inline Feedbacks
View all comments
Linkin Boy
Linkin Boy
Lector
12 junio, 2020 10:24

¡Lo seguí en IG y es divertidísimo!
 
“Soy el Murci” xDDD