Crónicas de la era glacial 2

Después del deshielo

Por
2
1597
 

Edición original: Chikyū hyōkai ji ki, Nº2
Edición nacional/ España: Planeta Cómic
Guión: Jirô Taniguchi
Dibujo: Jirô Taniguchi
Formato: Rústica con sobrecubiera, 14,8x21cm, 280 páginas
Precio: 18,95€

 

Retomamos la historia de Crónicas de la era glacial en el segundo y último tomo. En este volumen encontramos resueltas muchas de las carencias que señalamos en la reseña del primer volumen, la cual podéis recuperar aquí.

Hace unos meses decíamos que esta historia tiene dos escenarios claramente marcados: el interior de la base y el exterior. El primer tomo sucedía casi completamente en Tarpa, excepto las páginas finales cuando los protagonistas salían y conocían a la tribu Jil Chaki. En esta ocasión toda la acción sucede en el mundo exterior. Pero el mundo está cambiando rápidamente a causa del inicio del deshielo. Por tanto, los parajes helados y nevados están siendo sustituidos por verdes y frondosos bosques. Pero en ellos hay algo perturbador… La naturaleza ha renacido con más fuerzas que nunca y está dispuesta a devorar toda la civilización.

Al final del tomo, encontramos un epílogo con información muy interesante sobre el contexto en el cual se forjaron las páginas de Crónicas de la era glacial. La publicación original se alargó durante cinco años; el primer capítulo vio la luz entre las páginas de la revista Comic Afternoon en marzo de 1987. Hasta principios del siguiente año apareció un capítulo al mes. Pero, cuando la historia alcanzó los diez capítulos esta constancia desapareció. La publicación pasó a manos de la revista Morning y se pudieron leer una media de tres capítulos al año, hasta 1991 cuando la serie se dio por terminada. En palabras del propio Jirô Taniguchi: “La verdad es que siempre iba justo con las entregas y me veía obligado a diseñar la estructura de un capítulo mientras aún dibujaba el anterior.”

De hecho, en este pequeño espacio en qué el autor se dirige a nosotros, los lectores, nos confiesa algo más: “Ahora, sin embargo, releyéndola, no puedo dejar de tener la sensación de que ese ímpetu tan fuerte, paradójicamente, provocó algún que otro fiasco.” Esta es exactamente la sensación que uno tiene cuando acaba de leer Crónicas de la era glacial: podría ser muchísimo mejor. Para empezar hay una diferencia abismal entre los dos tomos. El primero se centra en la vida en la base Tarpa de la empresa Siebel y en el crecimiento personal que conducirá a Takeru a convertirse en el líder de la base. Hasta aquí teníamos una historia costumbrista, pero con un ambiente de ciencia ficción. Ahora bien, en el segundo tomo esto desaparece para convertirse puramente en una historia de aventuras con acción en cada página. Todo el trabajo de construcción de la atmósfera y la calma que reinaba en la primera mitad de la historia es substituida por acción, caos y destrucción. El problema es que esta última característica no se limita a los escenarios del mundo sometido a la glaciación de Multok, sino que llega hasta las bases que el propio autor había establecido en la primera parte. Como consecuencia tenemos un montón de cabos sueltos que quedan sin atar al final de la historia.

Crónicas de la Era Glacial

Para comenzar, no se explica que relación hay entre la madre de Takeru y los Jil Chaki, ni porqué él es el elegido para comunicarse con los dioses-gigantes de este pueblo. Otra de las cosas que indican que, efectivamente, esta obra desbordó a Taniguchi son las múltiples incoherencias en el guion. En un momento dado se nos dice que existen cuatro dioses, uno por cada punto cardinal. Pero en el momento de la verdad, sólo aparece uno y, junto al protagonista, es suficiente para acabar con la amenaza. Esto es otro punto a comentar: ¿quién es el enemigo? En el primer volumen, se suceden una serie de anomalías climatológicas a causa del final de la era glacial. Pero en este, se introduce el concepto del ordenador central de Siebel: La Belle Mère. Resulta que esta inteligencia artificial está aprovechando la confusión del momento para crear unos meta-humanos que deberán sustituir al homo sapiens. El razonamiento que subyace en este propósito es que los seres humanos no somos capaces de cuidar de la Tierra y, por tanto, no somos dignos de ella. Pero, para acabarlo de rematar, el nombre de estos seres se forma con la inicial de Amino acid, Dieldrin, Operon, Ligand y Flow cytometry: ADOLF. Un tópico. A continuación, una imagen de La Belle Mère a la izquierda y de una de sus creaciones a la derecha.

La Belle Mère y los A.D.O.L.F.

Ahora bien, todos estos detalles son una anécdota en una historia de ciencia ficción dividida en dos actos: el primero más contemplativo y de construcción de escenario, y el segundo donde la acción toma protagonismo. En cualquier shonen del montón encontraríamos un puñado de matices chirriantes como los que hemos comentado. La diferencia es que Jirô Taniguchi nos tiene acostumbrados a un nivel altísimo. Pero, esta obra se sale de su registro habitual, y eso tiene consecuencias a nivel creativo, citando sus propias palabras: “Todo este trabajo se puede considerar un disfrute más en el proceso de ir perfilando la historia, pero las cosas no siempre van como uno las planea. Tuve que invertir muchísimo más tiempo del que imaginaba en este proceso, algo que resultó casi letal”. En realidad, como la mayoría de estos detalles son cabos sueltos o incoherencias que podrían justificarse ad hoc en un tercer tomo. Esto seria suficiente para darle un final digno a lo que, sin duda, es un planteamiento excelente. Respecto a esta posibilidad el autor nos dice en el epílogo que “si se me diera la oportunidad, me gustaría retomar esta historia de aventuras de ficción científica.”

  Edición original: Chikyū hyōkai ji ki, Nº2 Edición nacional/ España: Planeta Cómic Guión: Jirô Taniguchi Dibujo: Jirô Taniguchi Formato: Rústica con sobrecubiera, 14,8x21cm, 280 páginas Precio: 18,95€   Retomamos la historia de Crónicas de la era glacial en el segundo y último tomo. En este volumen encontramos resueltas muchas…

Valoración

Guión - 6.5
Dibujo - 9
Interés - 7

7.5

Valoración

Hacemos un repaso al segundo tomo de Crónicas de la Era glacial de Taniguchi. Una obra trágica y misteriosa que nos transporta a una Tierra fría y devastada.

Vosotros puntuáis: 4.28 ( 5 votos)
2 Comments
Antiguos
Recientes
Inline Feedbacks
View all comments
Dreadstar_TFE
Dreadstar_TFE
Lector
28 diciembre, 2016 16:03

Jiro Taniguchi es mi mangaka favorito, y desde que leí “Hotel Harbour View” y “Pinneapple Army” he comprado casi todas sus obras, sobre todo las que no has traído Ponent Mon a España.

Con trabajos mejores que otros, pero siempre interesantes y siempre fieles a sí mismo, ha ido realizando una obra encomiable, y nunca me ha defraudado, ni he sentido “perder” dinero cuando he finalizado la lectura de su nueva obra.

En “Crónicas de la era glacial” (los dos tomos) me he encontrado con varios elementos destacados.

El primero la obra de amor de Planeta Cómic con la edición de la historia. Un papel de muchísima calidad, me ha dado placer tocar y sentir las páginas, así como admirar el diseño del lomo, cubierta, contra-cubierta y la sobrecubierta, de mayor calidad que otras obras.

Los que tienen esta historia no sé si les pasará como a mí, que hasta el olor de las páginas me atrae.

Me cuesta recordar la última vez que sentí eso con un cómic.

Por otra parte, Taniguchi nos da unas planchas alucinantes para el recuerdo.

Una página tras otra con dibujos preciosos sobre un mundo apocalíptico helado.

Y desgraciadamente, como elemento a destacar, ha sido el primer guión de Taniguchi que no me ha gustado en absoluto.

Todas las ideas se agolpan en cada página, con un ritmo frenético, que si bien hace que la acción no decaiga en absoluto, también hace que la presentación de cada nuevo elemento quede muy desdibujado, casi metidos con calzador.

Aviso de Spoiler

En ese sentido, me resulta paradójico que se llame “Crónicas de la era glacial”, cuando hacia la mitad – final del primer tomo el hielo se descongele y deje paso a aventuras, digamos así, “selváticas”.

El propio Taniguchi reflexiona sobre esto de presentar tantos elementos narrativos en tan poco espacio de tiempo al final del tomo en el epílogo de su obra inconclusa.

Y creo que esto es lo peor de “Crónicas de la era glacial”. Por motivos editoriales, se quedó todo sin finalizar, y eso hace que haya quedado como una rara avis.

Muy de acuerdo con la nota, un 7.2 para el conjunto, porque si eres fan de Taniguchi, no te va a decepcionar el viaje que nos propone, aún cuando no esté bien desarrollado, ni tenga una conclusión (ni parece que vaya a tenerla a medio o largo plazo) y repito, la edición de los dos tomos es realmente exquisita, y espero que saquen en este formato la reedición de Hotel Harbour View.

Para muy fans de Jiro Taniguchi, diría yo.

Alejandro Ugartondo
Autor
29 diciembre, 2016 9:31

Me parece una obra muy interesante, con buenas ideas para realizar una obra de ciencia ficción compleja pero que sufre mucho en su desarrollo, sobre todo en este segundo tomo. Las ideas se van sucediendo sin muchas explicaciones y se abandonan conceptos sin acabar de desarrollarlos. Creo que la historia que quiere explicar Taniguchi necesitaría como mínimo cuatro tomos como éste para poder desarrollarla con un mínimo de detalle.

No sé si en esta propuesta, un autor tan minucioso y preciso como Taniguchi ha fallado por exceso de ambición, por falta de experiencia (la obra es de hace más de 20 años) o simplemente porque este género no es su fuerte. Es una pena, porque como ya he dicho la propuesta contiene todas las ideas necesarias para hacer una buena obra y el dibujo es magnífico.