Batería de Reseñas #09

Por
27
123

Bienvenidos a una nueva Batería de Reseñas. Primera de Noviembre y por lo tanto, grapas de Marvel con dos novedades destacables: el relanzamiento de X-Force por parte de Christopher Yost y Craig Kyle, y la llegada de Mark Millar y Brian Hitch a los 4 Fantásticos. Una de ellas ofrece lo mismo que hace quince años, mientras que otra se marca como objetivo coger el concepto de la serie y ampliarlo. En cuanto a las series reseñadas, no están todas – para un repaso pormenorizado podéis echarle un vistazo al comentario de novedades de Juanjo Palacios, unos posts más abajo -, pero habrá varias que merecen la pena comentar en la semana de los tomos Marvel: no obstante, si queréis una reseña de alguna serie en particular podéis solicitarlas en los comentarios. Y sin más demora, vamos allá.

Los 4 Fantásticos #11
Edición original: Fantastic Four #554
Guión: Mark Millar
Dibujo: Brian Hitch

LOS 4 FANTÁSTICOS #11

¿Qué se puede esperar de Mark Millar escribiendo los 4 Fantásticos? Reconozco que lo primero que me vino a la cabeza no fue una perspectiva muy halagüeña. Ya verás, pensé. Sue y Reed entran en una crisis matrimonial con divorcio bestia de por medio mientras se llaman perra y cabrón, Ben como nuevo jefe mafioso de la calle Yancy y cliffhanger en el primer número con Franklin chupando una pipa de crack. Sin embargo, fíjate por donde, Millar decide aparcar su faceta de enfant terrible (¿Se puede ser enfant terrible con casi 40 años? Tengo que consultarlo…) y escribir una historia competente de los 4 Fantásticos mezclando imaginación con aventura, como tiene que ser. Tiene sus ramalazos, como no podía ser de otro modo, pero en general es un muy buen número de introducción, divertido y con un planteamiento que suscita interés.

Cierto, su caracterización es bastante básica, pero precisamente por ello es divertida y funciona bien (esperemos que la naturaleza alegre de la primera familia mitigue su mala leche). Tiene un par de momentos divertidos aprovechando este sencillo perfil de los personajes y el guión es ágil y muy entretenido. Sin embargo lo que destaca, lo que hace del inicio de esta nueva etapa algo sorprendente es la comprensión de qué hace a los 4 Fantásticos un buen grupo de ciencia ficción: abre con una divertida secuencia, y cierra con una premisa poderosa e impresionante. Millar parece querer combinar los aspectos fantásticos que ofrece la serie con la gran escala de proyectos como Ultimates o Authority, y el resultado es muy satisfactorio. Si los 4 Fantásticos son el grupo de aventureros/investigadores/científicos más grande del universo, lo lógico es que manejen conceptos y se enfrenten a amenazas igualmente grandiosas e impresionantes. En sólo unas pocas páginas consigue poner al lector en situación y hacer toda una declaración de intenciones sobre sus objetivos: esto no sólo va a ser creativo. Va a ser grande. Una presentación muy eficaz y esperanzadora.

El dibujo corre a cargo del afamado Brian Hitch. Es perfecto para las escenas de ciencia ficción: fantástico. La primera secuencia es rica y detallada, muy bonita, y la última secuencia tiene un aspecto colosal que anticipa uno de los aspectos definitorios de esta etapa: ciencia ficción a gran escala. En este aspecto, intachable. Por desgracia hay otros aspectos en los que no brilla tanto: algunos rostros están bien, pero otros tienen unas expresiones de lo más raro (y eso cuando no te invade la sensación de haber visto esa cara miles de veces) y la Cosa… bueno, no parece la Cosa. Parece un tipo normal con pintura corporal y una careta. Esto no empeora demasiado el conjunto, y es más una pequeña molestia que un fallo garrafal: además, a medida que la trama se vaya desarrollando y entren en escena elementos fantásticos, ofrecerá un mejor aspecto.

Daredevil #33
Edición original: Daredevil #106
Guión: Ed Brubaker
Dibujo: Mike Perkins

DAREDEVIL #33

Oh, venga, ¿queda alguien sobre la Tierra que diga que la etapa de Brubaker no es Daredevil de Bendis 1.5? Si hasta ahora la cosa era bastante evidentes, este número lo confirma como si expusiese un certificado ante notario. Brubaker ha elegido el camino que Bendis marcó y lo está siguiendo fielmente, siguiendo los mismos esquemas que su predecesor: Matt Murdock es una persona rota que sigue batallando pese a que el planeta entero maquina para hundirle, destruye todo lo que toca, está a punto de explotar por la presión, etcétera. Esto está bien, pero si Bendis hubiese escrito este número, estaría cayéndole una buena y con razón. Porque está repitiendo lo que hemos leído no desde hace cinco números, sino desde hace cinco años. Una cosa es la esencia de un personaje, su circunstancia, el drama Marvel y todo eso, y otra bien distinta es hacer siempre lo mismo y repetir una fórmula hasta el infinito. Lo primero es necesario y correcto para que un personaje sea eso, un personaje, y no un recipiente en el que verter la personalidad que se te antoje. Lo segundo, por el contrario, es un tostón.

Los secundarios tienen la misma caracterización triste y melancólica – que acaba haciéndose bastante espesa… pero bastante, bastante – y reaccionan ante Matt exactamente igual, los diálogos suenan calcados y el dibujo es similar. No es inherentemente malo, no es un número horrible que pasará a la historia de los números horrendos, pero sí es uno de los ejemplos más claros hasta la fecha de en qué medida Brubaker ha renunciado a aportar algo de su propia cosecha. Acertada o equivocada, ha escogido seguir con la línea de Bendis con una fidelidad que no se recuerda: la sensación de “esto ya lo leído” es totalmente ineludible. En cuanto al contenido concreto, es una suerte de mezcla entre retrospectiva, transición y avance. El típico número de relleno entre arcos sin demasiado que ofrecer a parte de un repaso a toda la idiosincrasia del personaje y repetir un montón de cosas que ya conocemos.

El dibujo también intenta seguir la línea de serie negra al estilo de Maleev… pero peor. Es mucho menos sutil y claro que el de Maleev, con líneas más gruesas y personajes menos detallados tanto en expresividad como en su propia silueta. Hay un uso totalmente gratuito de las sombras, en tanto que éstas no sirven para crear ambiente, sino para poner generosas manchas negras encima de los dibujos. Poco expresivo, carente de detalle y en general bastante mediocre.

Iron Man: Director de SHIELD #10
Edición original: Iron Man: Director de SHIELD #26
Guión: Daniel y Charlie Knauf
Dibujo: Roberto De la Torre

IRON MAN: DIRECTOR DE SHIELD #10

La llegada de acción a la serie de Iron Man es tan satisfactoria y novedosa que cuesta creer que se trate de la misma serie. El arco argumental, aún no estando exento de errores, sigue ganando número a número: la dirección es más clara, las ideas están mejor plasmadas y el ritmo es más adecuado. Además, la amenaza del Mandarín por fin es tratada en serio y de una forma racional, aunque el hecho de que un personaje dude de la veracidad de una amenaza con un “pero si está muerto” en un mundo de espionaje, ciencia ficción y resurrecciones cada fin de semana es poco menos que hilarante. En cualquier caso, todas las viñetas relacionadas con SHIELD y su funcionamiento hacen que dicha organización por fin resulte algo parecido a una agencia de seguridad, en vez de el patio de pruebas de Tony Stark.

Hablando de Tony. La idea de que está al borde de una crisis por el plan del Mandarin resulta más interesante precisamente porque los Knauf no se empeñan en pegarte esa idea a la cara como una tarta de merengue, sino que dejan que sean las acciones de Tony las que pongan en evidencia lo grave que es para él la situación. El hecho de dejar de lado análisis psicológicos de baratillo y afirmaciones burdas sobre los superhéroes también mejora este planteamiento, por lo que la conclusión es clara: cuanto menos evidente y obvia sea esta idea, mejor.

En cuanto al combate de Tony con el Mandarín, es lo esperable. Algunos efectos de luz por aquí, algún golpe por allá, pinceladas de uso del entorno… una pelea al uso. No es demasiado buena, pero tampoco es muy mala. Se acerca peligrosamente a este último extremo con cosas como que la armadura de Tony chisporrotee por el agua – cuando está diseñada para poder viajar incluso en el mar – o el uso extraordinariamente básico que le da a ésta. Por muy vieja que sea la armadura, el hecho de que ésta solo sea capaz de lanzar rayos repulsores e incorporar reactores en los pies resulta un poco simple. Ah, hacia el final también hacen aparición un montón de esbirros enormes que, pese a su impresionante apariencia, no son más que carne de cañón. Sobran.

El dibujo es aceptable, aunque es dolorosamente obvio que lo suyo es dibujar a gente hablando, y dos de cada tres viñetas de pelea chirrían. Para empezar, la narración de ésta es mediocre: no hay un sentido de secuenciación, de cohesión de los movimientos, sino que se resuelve a base de poses. Algunos momentos son considerablemente mejores que otros, pero la sensación global es que estamos ante un pase de diapositivas, no ante una secuencia coherente. Ah, y en algunas viñetas la armadura de Tony no parece una armadura, sino un traje o unas mallas.

Un número en el que se nota que el arco empieza a encontrar su dirección y lo más importante, empieza a saber plasmarla. Además mete un poco más de velocidad, subsana errores pasados y empieza a ofrecer un retrato adecuado de los personajes. Lástima de dibujo poco apropiado.

Poderosos Vengadores #10
Edición original: Mighty Avengers #10
Guión: Brian Michael Bendis
Dibujo: Michael Bagley

PODEROSOS VENGADORES #10

Hace no mucho se publicó la noticia de que Bendis abandona Mighty Avengers, lo cual es un auténtico alivio. Este número es el ejemplo perfecto de por qué debería ser motivo de alegría entre todos los lectores de superhéroes. En primer lugar, su caracterización del Vigía es un asco. Reacciona como un niño asustado ante el obvio y evidente hecho de que está en el pasado, y en vez de buscar a sus aliados y tratar de buscar una solución se hace un ovillo en una esquina para luego entrar en “modo furia”. Uno pensaría que después de tanto tiempo mezclado con otros héroes y haciendo de héroe tendría un poquito más de cabeza, pero no, Bendis prefiere exacerbar su lado más lastimero, ofreciéndonos un personaje que da grima leer.

La conversación entre Muerte y Stark tampoco tiene precio. Muerte sigue con su brillante caracterización de villano genérico y la conversación intenta tener un punto de ironía entre caballeros que no funciona en absoluto. Ah, y el consenso con los viajes en el tiempo es que si alteras algo creas una historia alternativa (una “línea divergente”, que queda mejor), pero ni Tony ni Muerte parecen haberse enterado. Después el Vigía se enfrenta a la Cosa para demostrar que es el héroe más grande, chulo y poderoso del Universo Marvel en una pelea insípida y sin sentido (¿soy el único que duda que Ben pueda acabar noqueado de ese modo?) y los personajes vuelven a su época, dónde la penosa caracterización de Muerte vuelve a brillar dejándonos un final estúpido que no funciona como cliffhanger y que lanza muchas preguntas sobre qué sentido tiene este arco, o esta serie.

De Bagley sólo se puede decir que está desaprovechado. Tiene muchos dibujos chulos, y le honra aportar momentos divertidos a secuencias que no tienen nada de miga, o hacer enérgicas y potentes varias viñetas que sin él serían planas y aburridas. Si este número ya es malo con un dibujante vivo, detallado y dinámico como Bagley, con un dibujante de la nueva hornada, de caras tristes y planos oscuros, hubiese sido terrible. Comprad otra cosa, porque esta arco es un desastre de principio a fin.

Thunderbolts #10
Edición original: Thunderbolts #121
Guión: Warren Ellis
Dibujo: Mike Deodato Jr.

THUNDERBOLTS #10

¡No! Quieto. Vale, has estado a punto de intentarlo, pero créeme, no merece la pena. No intentes buscarle sentido a esta serie porque no lo tiene. Ellis ha intentado ser un buen chico durante unos cuantos números: le dejaron que Veneno arrancase brazos a mordiscos y todo eso, pero eso eran naderías. No funcionaba. Ellis no funciona así. Los primeros números estaban escritos por un Ellis que intentaba encontrar un equilibrio entre ser un guionista de un grupo de supervillanos y un toro en una tienda de porcelana. Y la cosa no funcionaba porque los momentos «guionista» no tenían la más mínima sustancia, ni sentido, ni dirección, los momentos «toro en una cacharrería» quedaban insípidos y por debajo de sus propios estándares. Pero de un tiempo a esta parte eligió hacer lo que le sale de las narices, apartó de un manotazo al angelito de su hombro derecho, y el resultado es mucho más satisfactorio.

La caracterización no existe, la coherencia está de vacaciones y la lógica desapareció hace mucho. No hay una dirección que enlace todas las ideas, en ocasiones no hay ni motivos, y todo resulta aleatorio y gratuito. Así que se puede considerar que ha cumplido su objetivo. Cada página es lo que a Ellis le apetecía escribir desde el principio: los Thunderbolts, desquiciados y fuera de sí, se entregan a la violencia más gratuita, auto-destructiva y primaria, ya sea entre ellos o hacia terceros. No hay sitio para la razón: Ellis quiere gente pegándose porque sí, y la gente se pegará porque sí.

Es gratuito, es infantil y es burdo, pero no deja de tener su punto divertido. Algunos combates son muy potentes y bestias, varias secuencias resultan muy intensas (Deodato ha mejorado mucho) y hay una frase chula, macarrada o bravata cada tres viñetas. Es el festival de la testosterona y la mala leche, de la rabia contenida y la violencia lúdica. Pura y simple. Ódiala o ámala, el guionista se despide de la serie con una bacanal de sinsentidos y golpes. El dibujo de Deodato, reitero, ha mejorado bastante: más claro, mejores secuencias, no ha perdido un ápice de intensidad pero sí ha ganado en pulcritud y adecuación a las distintas situaciones del guión. Un buen dibujo para una despedida descerebrada y bestia. Y que le quiten lo bailado.

Punisher: Diario de Guerra #14
Edición original: Punisher War Journal #16
Guión: Matt Fraction
Dibujo: Howard Chaykin

PUNISHER: DIARIO DE GUERRA #14

Narices, un número sobre el Gibón. ¿Qué le pasa a Fraction con los villanos relacionados con animales? En fin, efectivamente, este es un número sobre el Gibón y cómo afronta su vida post-muerte-por-explosión en compañía de su mujer la obsesa de los ofidios. Sí, a Fraction le van cosa mala las premisas sencillas. No es número demasiado complejo, pero sí tiene varios puntos positivos. En primer lugar, es fácil empatizar con el Gibón, o al menos sentir una forma extraña de compasión: es un villano con ideación homicida, cobarde y sumiso, pero es un pobre diablo que de vez en cuando quiere hacer las cosas bien y qué solo está resentido porque un justiciero intentó volarle en pedazos. ¿Quién puede culparle?

Otra idea curiosa es la del grupo de damnificados por el Castigador reuniéndose a hablar de sus cuitas. Recuerda vagamente a los Excelsior de Vaughan, solo que Fraction es consciente de lo cutre, cómico y puramente patético de la situación, no se lo toma en serio ni un segundo y nos deja algunos momentos muy divertidos. También hay más humor negro con la pareja del Gibón y con la relación que tienen ambos, aunque este último aspecto está un poco manido. La historia en sí no es gran cosa, no tiene ningún aspecto destacable a parte de las ideas ingeniosas de Fraction y pese a una buena estructura no vale demasiado como one-shot. Bueno, si el dibujo es bueno es bueno, podría ser hasta una compra medio recomendable, ¿verdad?

Pues no. El dibujo es malo. No malo como esconder la cartera de alguien, malo como pegar un perro con un retrato de Hitler. Howard Chaykin consigue el triple con tirabuzón, y es hundir aún más el nivel de su actual estilo de dibujo en un número horrible de principio a fin. Desagrable, feo, burdo, sucio, hacer una lista de aspectos que restan méritos a este pobre ejemplar del Castigador sería como hacer una lista de productos derivados del cerdo. Hay expresiones que harían sonrojarse a Gary Frank, las caras no tienen la más mínima consistencia, todo está lleno de rayas como si las páginas las hubiese arañado un gato con el síndrome de la Tourette, la anatomía es pobre, la perspectiva fluctúa en función de la viñeta, las figuras son totalmente estáticas, la narración es pasable como mucho y el aspecto general es de un cutre que casi parece hecho con mala intención. Lo peor es que va a seguir durante todo el siguiente arco argumental sobre Puzzle, así que si queríamos caldo vamos a tener marmita y media. Qué bien.

X-Force #01
Edición original: X-Force #01
Guión: Christopher Yost y Craig Kyle
Dibujo: Clayton Crain

X-FORCE #01

La nueva X-Force podría resumirse en una palabra: garras. Y la reseña podria acabar aquí, porque la idea central no da mucho más de sí. La serie que en su día fue un festival de imaginación, mala leche y originalidad por parte de un Peter Milligan en estado de gracia ahora es una excusa para reunir a mutantes con cuchillos y garras a destripar gente de forma gratuita y aleatoria. La premisa se presenta en un periquete y la excusa para reunir a estos mutantes en particular se menciona como se mencionaría una mala excusa. Todo para, insisto, hacer que mutantes bestias evisceren a lacayos sin personalidad mientras se enfrentan a villanos poco interesantes de hace un buen puñado de años. Puede funcionar durante unos tres números, como desahogo catárquico o para satisfacer al quinceañero que llevamos dentro con una generosa dosis de tripas… ¿pero realmente quieren hacer una serie regular de esto? Cosas más difíciles se han visto, pero X-Force tiene todos los visos de ser una serie que se quemará en poco tiempo.

Como primer número al menos es honesto con respecto a lo que ofrece: se presenta a los personajes, la premisa, y se les lanza a hacer lonchas. La originalidad es nula, el sentimiento de amenaza es inexistente (los mutantes son casi imparables, y la amenaza por parte del villano es totalmente vacía) y no es todo lo emocionante o tenso a lo que aspira. El dibujo de Crain es adecuado para dibujar pedazos de carne rebanada y violencia a raudales, es bastante impactante y apropiado para lo que se está contando. Algunas posiciones resultan un poco forzadas y hay un dibujo en particular de Loba que da un poco de risa, pero en líneas generales no se me ocurre un dibujante mejor para el ambiente oscuro, violento y salvaje que se quiere retratar. En resumen, X-Force es un comic sencillo a más no poder, que ofrece violencia gratuita y directa: no hay humor, no hay interacción, no hay tramas enrevesadas. Hay momentos bestias, uno detrás de otro, y muchas garras y filos.

Por último, un comentario breve de otras series: Hulk sigue en la línea marcada en el primer número, con peleas aleatorias y aburridas bien dibujadas por McGuiness. Descarta casi del todo la premisa del asesinato porque Loeb no quiere una historia de investigación, sino una sucesión de peleas contra este nuevo personaje, y punto. Nula complejidad y nulo interés más allá del dibujo simpático y vivo de McGuiness. Que dibujará personajes hinchados, pero es una gozada comparado con el guión. Straczynski concluye su arco de dos números de transición en Thor demostrando que sabe hacer cosas interesantes y humanas con los mitos nórdicos, metiendo algunas buenas escenas de combate bien dibujado. Puede resultar un poco estirado, pero tiene muchos momentos que lo compensan. Y por último, Brubaker escribe un número flojo de Capitán América, con una pelea mediocre y muy, muy poco desarrollo. El plan de los villanos apenas avanza y el simbolismo del final, bastante adecuado – y reflejo de la opinión de muchos aficionados – se pierde en un número soso y con poco contenido. Este no es su mes, desde luego. Y aquí concluye la Batería de Reseñas de esta semana, con el sincero deseo de que os haya sido de ayuda. Nos vemos la que viene.

27 Comments
Antiguos
Recientes
Inline Feedbacks
View all comments
Anonymous Rex
Anonymous Rex
4 noviembre, 2008 10:02

La portada de Bryan Hitch de los 4F, sobretodo la mano de Mr.Fantástico, me parece horrorosa. No?

zeres
4 noviembre, 2008 10:47

La verdad es que no es el mejor dibujo que ha hecho, y esa mano… Pero, bueno, con lo que me gustaron sus Ultimates, lo único ultimatizado que me ha gustado, seguro que lo hacen bien.

x-ternon
x-ternon
4 noviembre, 2008 11:02

Hitch desde el segundo volumen de Ultimates está de bajón, y las páginas sueltas y portadas que he visto de los 4F en internet son muy flojas, espero que en papel gane porque voy a picar

Cabeza Central
Cabeza Central
Lector
4 noviembre, 2008 13:20

El año pasado estuvo Hitch en Sevilla en el Encuentro del Comic y la historieta y conseguí que me hiciera un dibujo de la Cosa… Hijos míos, tan sólo por la mirada que consiguió hacerle merece la pena. Si su dibujo es la mitad de bueno en el cómic me lo pillo seguro (aunq contaba con ello!)

hammanu
hammanu
4 noviembre, 2008 13:59

¿Alberto? a ti te gusta mas DC que Marvel,no? y si no es eso vete a  leer Europeo tio

Raku
Raku
Lector
4 noviembre, 2008 14:50

hammanu, ¿eso a cuento de qué viene? O_ô

adam strange
4 noviembre, 2008 15:11

Esperen a leer el segundo arco, es de no creerse

Gerardo
Lector
4 noviembre, 2008 15:40

Lo que pretenden con la nueva trama de Hulk es volver a sus orígenes, a los episodios en los que nadie sabía que Banner era Hulk. Sólo que en ese caso los lectores tampoco conocemos la identidad del Goliat Escarlata (y no Esmeralda como lo sigue llamando Panini en sus promociones). De hecho, en el primer número pensaríamos que se trata del tradicional Hulk verde si no hubiésemos visto la portada y los posters con el protagonista luciendo el mismo color de piel que Elloe y el Rey Rojo.

Ciudadano Cero
Ciudadano Cero
4 noviembre, 2008 15:57

concuerdo con hamamu. ese prejuicio sobre millar, por ejemplo, no me ha resultado muy intelgiente en alguien que se dedica a hacer criticas de comics. Parece mas de algun fan exagerado y ultraconservador

Vicente Moscoso
4 noviembre, 2008 16:27

 No encuentro mala la crítica a autores que son fan’s favourite. La verdad, Millar también me gusta como escritor, y sin embargo hay veces en que cansa. Suele llevar sus tramaa por donde avanza, con esquema incluido. Quiero leer sus 4 Fantásticos, pero debo admitir que el mejor trabajo que ha hecho para Super Héroes es Ultimates.

alfeizar
alfeizar
4 noviembre, 2008 16:52

Fea de narices la mano de Richard, pero seguro que el tandem Millar-Hictch saca oro de los 4f en cuanto le pillen el truquillo a los personajes.
Espero mucho de las posibilidades de los 4F con este equipo creativo.

Christianspi
Christianspi
Lector
4 noviembre, 2008 17:06

Bueno,me paree que este mes paso sin el Capi, que para mí está perdiendo cada vez más interés y ya lo leeré seguido con el número del mes que viene, y sin Poderosos, y así me hago con el de los 4F, al que le tengo muchas ganas y pico con WWH, que aún tengo pendiente. O quizá empiece Complejo Mesías.

¿Puedo leer X-Force sin leer Complejo Mesías? ¿Me recomendáis alguna de estas dos?

Ah, por cierto, a mí me gustaría ver la reseña de Nuevos Vengadores y Los Jóvenes Vengadores Presentan.

rorschach
rorschach
4 noviembre, 2008 18:42

Hay una gran diferencia entre el DD de Bendis y el de Bru. Principalmente es que el de Bendis es más, cómo decirlo…. más Bendis. Y el de Bru no es tan…. tan……. TAN. Es como comparar peras con manzanas. Ambas son frutas con rabito pero no caen del mismo árbol. Y es del árbol de lo que estamos hablando. De su raiz más cocretamente. Del agua que lo alimenta y la savia que lo recorre.

Ahí está la diferencia.

Darío
Darío
4 noviembre, 2008 21:03

Una pregunta Alberto. ¿No es un poquitín preocupante que de los 6 comics reseñados sólo 1 tenga una critica positiva? el de los 4 fantásticos hablas bien, con prudencia pero en positivo, pero es que de los otros dices mucho más negativo en general.
¿No es un síntoma de que en Marvel las cosas no van del todo bien?

I´m with a Skrull!
I´m with a Skrull!
Lector
4 noviembre, 2008 21:33

Bueno, al menos X-force son de esas series que sabes de lo que van y a lo que van, cumplen lo que prometen, es decir, el que se sienta engañado porque esperaba otra cosa de esta serie tiene un pequeño problema, visceras, sangre y «grandes» enemigos, vamos, lo que da Loeb, pero de momento a mi me parece bien escrito, no tienes a un lobezno con sus rollitos honorables, le tienes con dialogos sensatos pero manteniendo esa esencia de pequeña bola de pelo asesina, x-23 sigue siendo esa heredera fria y sin conversacion (la verdad es que teniendo a uno, para que vas hacer hablar al otro). Y una pena el trato que le dan al Vigia, desde luego no es un personaje para dar un trato preferencial por su situacion de deus ex machina, pero sirve para algo mas que enviar cosas al sol. Y realmente esta bueno el 4 fantasticos de millar?

manolo
manolo
4 noviembre, 2008 21:43

De todos los cómics reseñados, el único que no me interesa es el Punisher-Diario de Guerra. Y es que, comparándolo con el genial Punisher de la línea Max de Ennis, éste me parece un poco … insulso.

Mt
Mt
4 noviembre, 2008 22:03

A mí, el Brubaker de Marvel cada día me aburre más. Incluida esa ensalada de tópicos Noir que es «Criminal».

Veremos que tal es el segundo tomo de Iron Fist. El resto de series ya las he abandonado.

Oneyros
5 noviembre, 2008 1:53

Me parece una verguenza que a estas alturas se siga criticando a un critico por criticar… Alberto hace una reseñas basandose en la opinion que los comics le merecen si no le han gustado no tiene sentido valorarlos bien y me parece que estoy muy de acuerdo en algunas cosas que dice rspecto a Millar. Tambien estoy muy de acuerdo en Brubaker, creo que no ha sabido estar a la altura de las consecuencias como hizo con Gotham Central o con Catwoman, en DD se limita a seguir lo establecido por Bendis llegando a aburrir en mas de un caso, en la saga de Mr Miedo solo salvo el numero final y el annual pese a no estar mal es una historia que ya se ha visto muchas veces.

Goku_Junior
5 noviembre, 2008 7:46

«Tambien estoy muy de acuerdo en Brubaker, creo que no ha sabido estar a la altura de las consecuencias como hizo con Gotham Central o con Catwoman, en DD se limita a seguir lo establecido por Bendis llegando a aburrir en mas de un caso, en la saga de Mr Miedo solo salvo el numero final y el annual pese a no estar mal es una historia que ya se ha visto muchas veces.»

Pero que dices… si yo me lo pasé de miedo :D. Pá gustos colores. De todas formas Bendis hizo un gran papel, si Brubaker esta siguiendo su estela que siga, que siga (aunque espero que tenga planeado contar historias interesantes… esa lady bullseye… pufff! a ver de que coño va eso…).

«Bueno, al menos X-force son de esas series que sabes de lo que van y a lo que van, cumplen lo que prometen, es decir, el que se sienta engañado porque esperaba otra cosa de esta serie tiene un pequeño problema, visceras, sangre y “grandes” enemigos»

Ya nadamas que con eso me he en amorado de la serie xD jejejeje. Y tienes razon, hay que tener claro que es lo que puedes esperar de una serie y si esta va a las claras (va de ostias y sangre) pues mejor que mejor.

mariano
mariano
Lector
5 noviembre, 2008 12:34

A mi el DD del Brubaker me ha empezado a convencer precisamente con la saga de Mr. Miedo! La primera temporada sí que me pareció un poco bluff. Lo de los episodios carcelarios ya lo había hecho Azzarello antes y mejor y lo del torero y la vuelta por europa madre mía.
Aun así se lee bien y Lark está que se sale, a pesar de una cierta frialdad por el abuso de la foto.

Mistic
Mistic
5 noviembre, 2008 14:26

Hace tiempo que abandoné Daredevil en favor de Capitán América (un personaje que hasta entonces era para mí «el tío de la estrella en Vengadores»), y en ambos casos por el trabajo de Brubaker. Así que me echa un poco para atrás eso de que este mes hay un bajón en la serie del Capi.

De las demás no puedo hablar. Aunque en breve espero poder hacerlo de los 4F, con el número de Millar y Hitch entre las manos.

el eternauta
el eternauta
5 noviembre, 2008 17:19

Pues a mi me parece que DD sigue en un nivel muy altao, y que ya quisieran muchas otras colecciones, y la etapa de bru me parece muy buena, salvo el torero, jeje, el resto genial, y que siga mucho.

CAin
6 noviembre, 2008 11:21

X-force por lo que he leido por aqui mejora pro numeros merece la pena pillarla? y el 4f de millar cae fijo k milla y hitch ya casi son como los claremont y byrne de los 80

I´m with a Skrull!
I´m with a Skrull!
Lector
6 noviembre, 2008 11:49

Hombre, x-force va enemigos revividos (a saber como o por que) que tienen un plan malvado contra los mutantes y donde los miembros de x-force se explayan en hacer lo que no hacian en los x-men y ademas de una forma bastante vistosa, pero de ahi a que la serie mejore por momentos… digamos que los 8 numeros que tiene mantienen una linea marcada que si te llama la atencion, pillatelo, tampoco te puedo decir si es bueno o malo, ya te digo, es una serie gore y palomitera pero bien llevada.

señor punch
11 noviembre, 2008 18:28

Millar es bastante tramposillo, pero eso suele percibirse con los meses y con sus desarrollos. Lo bueno que tiene es que es muy listo, y hábil, hasta el punto de que sus tebeos suelen empezar muy muy bien, resultan siempre entretenidos, y finalmente los pros pueden a los contras, por lo que no suelen ser un desastre y bastantes veces resultan superiores a la media del mainstream (aunque Ultimates, para mí desinfló tanto número a número que casi ni eso)
Bueno, cuestión de gustos, yo he disfrutado con este nº 1, que no obstante cuenta demasiado poco, como toda grapa del siglo XXI, o casi.