Balthus y el conde de Rola

¿Inocencia o perversidad?

Por
0
405
 

Edición original:Astiberri Ediciones
Guión:Tyto Alba
Dibujo:Tyto Alba
Color:Tyto Alba
Formato:Cartoné, 56 páginas
Precio:14€

 

¡Balthus, amigo! ¡Enhorabuena! ¡Estos dibujos son excelentes!

El 19 de febrero se inaugura en Madrid en el Museo Thyssen la exposición dedicada a Balthus que permanecerá hasta el 26 de mayo. Como empieza a ser una tradición, la muestra supone el lanzamiento de un cómic sobre el pintor. En esta ocasión el encargado de realizarlo es Tyto Alba y el cómic lleva por título Balthus y el conde de Rola, convirtiéndose en el cuarto cómic que edita el museo tras Mitos del pop de Miguel Ángel Martín, Dos holandeses en Nápoles de Álvaro Ortiz y Museomaquia de Santiago García y David Sánchez. Editan Astiberri Ediciones y el propio Museo Nacional Thyssen-Bornemisza.

Tyto Alba es un historietista y pintor nacido en Badalona en 1975. En los últimos tiempos se ha centrado en narrar la vida de importantes figuras de la pintura como Frida Kahlo y Diego Rivera protagonistas de La casa azul (Astiberri), o Carles Casagemas y Picasso figuras centrales de La vida (Astiberri), por lo que Balthus y el conde de Rola se convierte en su tercera obra centrada en la pintura. Su anterior obra Fellini en Roma (Astiberri) en cambio se centraba una de las figuras más importantes del cine. Anteriormente había publicado entre otras obras El hijo (Glénat) coguionizada por Mario Torrecillas, Dos espíritus (Astiberri) como autor completo o Tante Wussi (Astiberri) junto a Katrin Bacher.

En su retiro de Suiza, un envejecido Balthus recuerda su infancia y cómo dibujó por primera vez para sacar sus emociones fuera. Así, entre sus recuerdos, somos testigos de los momentos que marcaron su vida y su obra y descubriremos la filosofía escondida tras sus polémicos cuadros.

En los últimos tiempos los museos nacionales están cada vez más interesados en el cómic, no solo como medio de promoción sino también como arte. A los cómics publicados por el Museo Nacional Thyssen-Bornemisza, habría que añadir los tres publicados por el Museo del Prado: El tríptico de los encantados de Max, del que además han adquirido algunos originales y también de Miguel Calatayud, El perdón y la furia de Altarriba y Keko e Idilio de Montesol; a los que este año se unirá el que prepara Sento para conmemorar el doscientos aniversario del Museo. También ha apostado por el cómic de Museo Nacional de Arte de Cataluña para el que Jorge Carrión y Sagar Forniés han creado Gótico, la primera parte de un recorrido por todas las colecciones del museo. Además, Paco Roca está preparando una exposición en Valencia que será mucho más que cómic.

Balthus y el conde de Rola, no está al nivel de sus otras obras sobre pintores, pero no por culpa del autor sino porque la vida del pintor resulta menos emocionante, además al tener menos páginas está todo mucho más condensado, dando la sensación de ser un acercamiento al personaje solo superficial. Sí que resulta un acierto notable no recrearse en la polémica sobre su obra.

En la obra de Tyto Alba, el mundo interior y onírico de los personajes tiene mucha importancia y sirve para dotarlas de una cierta sensación de irrealidad. Sin embargo, no es aplicable aquí ya que la vida y obra de Balthus es mucho más material, más apegada a la realidad del momento, en un intento de atrapar con sus pinceles la pureza e inocencia de la juventud. Algo que Alba consigue atrapar y adaptar al lenguaje del cómic. Su encuentro final con Witold Gombrowicz es una genialidad, así vemos como el pintor y el escritor que más explotaron estos temas establecen un dialogo genial sobre sus obras.

Sin embargo, consigue explicar lo que perseguía con sus obras, que hoy en día están habitualmente envueltas en la polémica, ya que como en muchos otros aspectos de nuestra vida todo se juzga de un vistazo y sin hacer ningún esfuerzo por desligar nuestras opiniones de la intención del autor y con un total desconocimiento del contexto en el que se creó.

Lo más destacado de la Balthus y el conde de Rola, viene del apartado gráfico con un Alba que consigue que su novela gráfica dialogue con las obras del pintor y que se mimeticen a pesar de las diferencias, consiguiendo que la representación gráfica de sus cuadros sea inequívoca. Además, destaca su dominio tanto de la narrativa gráfica como del negro y la luz en la secuencia donde Balthus se intenta suicidar. Aunque es una obra menos luminosa y colorida que sus últimos trabajos, nos regala varias secuencias notables de paisajes. También cambia su estilo de dibujo cuando debe adaptarlo a los trabajos infantiles del pintor o al del su hermano. Lo que más chirría del dibujo son algunos de los retratos que hace de personajes famosos que resultan muy poco naturales, aunque perfectamente reconocibles, como si sus cabezas fueran un collage pegado en las páginas.

La edición de Astiberri y el Museo Nacional Thyssen-Bornemisza es notable con un diseño precioso, buen papel y una gran reproducción. Esperemos que esta colaboración siga durante muchos años y nos traiga muchas obras. Además, es un aliciente ver el trabajo de Alba en este formato de un tamaño mayor al que se suelen publicar sus obras.

Balthus y el conde de Rola no es el trabajo más redondo de Tyto Alba, pero sí es un magnífico homenaje al pintor. Una obra que nos explica su vida y su obra sin recrearse en las polémicas que acompañan a sus cuadros más famosos.

  Edición original:Astiberri Ediciones Guión:Tyto Alba Dibujo:Tyto Alba Color:Tyto Alba Formato:Cartoné, 56 páginas Precio:14€   ¡Balthus, amigo! ¡Enhorabuena! ¡Estos dibujos son excelentes! El 19 de febrero se inaugura en Madrid en el Museo Thyssen la exposición dedicada a Balthus que permanecerá hasta el 26 de mayo. Como empieza a ser…
Guión - 6.5
Dibujo - 7.5
Interés - 7

7

Pintura

Tyto Alba nos cuenta la vida y filosofia del pintor sin entrar en la polemica que siempre acompaña su obra.

Vosotros puntuáis: Be the first one !
Artículo anteriorNovedades Ponent Mon marzo 2019
Artículo siguienteMundo Independiente: Ninjak, la serie original
Nacido en Barakaldo en 1977 donde sigo viviendo. Descubrí los cómics en una librería de barrio con Tintin, Asterix, SuperLopez y los personajes de Ibáñez. En 1989 descubrí los superheroes de la mano de Stern y Buscema con el numero 73 de la edición de Forum de Los Vengadores. A estas lecturas se fueron incorporando la novela gráfica y el manga, de los cuales, a diferencia de los superheroes, nunca me cansé. Todavía sueño con ser agente Espacio-Temporal y de Planetary, con visitar mundos de fantasía con el señor T., Philemon, Lord Morfeo, Arale y Thor. Viajar con Reed, Ben, Susan y Johnny al futuro y pasear por el cuartel de la Legión. Recorrer la antigua Roma con Alix y una cantimplora de poción mágica. Buscar Mú, perderme en un viaje al corazón de la tormenta, contemplar el Olmo del Cáucaso mientras paseo por un Barrio Lejano leyendo El almanaque de mi padre. Conseguir beber la sangre del Fénix. Leer, al fin, algún articulo de Tintín y de Fantasio sin que me molesten los absurdos inventos de Gastón. Perderme por las murallas de Samaris, mientras de la pirámide flotante de los inmortales cae John Difool. Enamorado de la chica de los ojos rojos y de Adele. Y cabalgar hacia el amanecer con Buddy Longway, Red Dust y el teniente Blueberry. Con un poco de humo azul en los labios...

Déjanos un comentario

Please Login to comment
  Subscribe  
Notifícame