Gótico

La reflexión de Jorge Carrión y Sagar sobre el arte, los museos y el cómic.

Por
0
1031
 

Edición original:Norma Editorial y Museu Nacional d´Art de Catalunya.
Guión:Jorge Carrión
Dibujo:Sagar Forniés
Color:.
Formato:Cartoné, 48 Páginas
Precio:16€

 

Y los museos y los ensayos, aunque puedan diverger en su dimensión política y por lo tanto crítica, se parecen finalmente en dos aspectos esenciales: Son proyectos modernos y son, extrañas declaraciones de amor.

Gótico es el nuevo cómic de Jorge Carrión y Sagar Forniés tras las estupenda Barcelona: Los Vagabundos de la chatarra. Está basado en la colección de arte gótico que posee el MNAC (Museu Nacional d´Art de Catalunya), que lo coedita junto a Norma Editorial.

Jorge Carrión es un periodista, escritor y crítico literario nacido en Tarragona en 1976. Los Vagabundos de la Chatarra fue su primera incursión en el mundo del cómic junto a Sagar, con el que repite en Gótico.

Sagar Fornies es un dibujante nacido en Huesca en 1974 aunque afincado en Barcelona. Posee una amplia trayectoria en el cómic con obras tan destacadas como Bajo la piel y Cuentas pendientes con guiones de Sergi Álvarez o Dimas con guiones de Andreu Martín entre otras. En este 2018, Norma nos ha traído también El síndrome de Stendhal, su primera incursión el mercado francobelga con guión de Aurélie Herrou.

Gótico no es un cómic al uso ni en lo literario ni en lo artístico. En lo literario estamos ante un ensayo sobre ese estilo artístico, pero que también reflexiona sobre el cómic, los museos y el arte en general. En el aspecto gráfico es una obra que podríamos calificar de cómic híbrido ya que mezcla el cómic tradicional con ilustraciones al natural, sketch books, páginas de solo texto, reproducciones de obras de arte, etc… algo que lo convierte en un libro muy especial, por lo alejado de lo que se publica habitualmente.

Es un obra que tiende puentes entre el arte gótico y el mundo actual, demostrando que a pesar de todos los cambios económicos, sociales y culturales que nos separan, hay cosas que siguen inalteradas. Los monstruos de antaño siguen presentes aunque su rostro haya cambiado. Además como dice la contraportada, reflexiona sobre la idea de que el retablo gótico es el tatarabuelo del cómic. Ésta es una de las ideas principales del la obra, que hermana al retablo con el cómic como artefactos narrativos populares, ambos precursores del mundo cada vez más visual en que habitamos. Otros temas importantes son la violencia y la tortura, siempre presentes en el arte gótico y cómo el amor de la virgen María equilibra esa violencia, dotando a la religión de más humanidad y amor.

También está presente la crítica a los museos como expoliadores del patrimonio, muchas veces para tener las obras guardadas y lejos del público. El último capitulo habla sobre la restauración de las obras y el antisemitismo presente en casi todas ellas.

Un buen trabajo de ensayo sobre el arte gótico, el cómic y los museos pero que se queda algo corto y a veces se queda solo con lo anecdótico sin entrar en lo profundo. La sensación es que es un capítulo de algo mayor, algo que sí es cierto ya que estamos ante una parte de un proyecto más ambicioso que tendrá como resultado una novela gráfica que tratará sobre todos los estilos artístico que hay en el MNAC.

Sagar usa distintos técnicas a lo largo del cómic, destacando las acuarelas que usas para las salas de cada etapa del arte gótico. Cada una tiene un color principal y sirven como elemento de separación entre los cuatro capítulos que componen el cómic. La narración está bastante fragmentada al no contar una historia. Por ello no tiene la secuencialización de un cómic formal, algo que también sucedía con Los vagabundos de la Chatarra, pero que aquí es mucho más marcado. No es un trabajo que le permita brillar en el aspecto narrativo y de movimiento como con El síndrome de Stendhal. Además al tratar sobre un estilo tan peculiar como el gótico, está muy limitado al tener que centrarse en él, pero pese a todo eso Sagar nos demuestra su dominio de distintas técnicas pictóricas y nos regala alguna página realmente brillante como su representación de los monstruos y de las vírgenes. Para mí, ahora mismo es el dibujante más estimulante que hay en nuestro país.

La edición de Norma Editorial y el MNAC es fantástica con buen papel y reproducción además de una preciosa portada. Esperemos que los museos sigan apostando por el cómic como vienen realizando en los últimos años.

Gótico
es un cómic distinto a lo habitual, obra de una pareja, Jorge Carrión y Sagar, que apuesta por la innovación para conseguir obras distintas que amplíen las fronteras de cómic. Una obra que denota un amor por el gótico, al que intentan ver con ojos actuales y modernos, pero sobre todo por los museos, el arte y el cómic.

  Edición original:Norma Editorial y Museu Nacional d´Art de Catalunya. Guión:Jorge Carrión Dibujo:Sagar Forniés Color:. Formato:Cartoné, 48 Páginas Precio:16€   Y los museos y los ensayos, aunque puedan diverger en su dimensión política y por lo tanto crítica, se parecen finalmente en dos aspectos esenciales: Son proyectos modernos y son,…
Guión - 8
Dibujo - 7
Interés - 8

7.7

Novedoso

Jorge Carrión y Sagar indagan sobre el gótico en un cómic que se aleja de lo habitual. Extigente pero tremendamente satisfactorio.

Vosotros puntuáis: 4.66 ( 2 votos)
Artículo anteriorGreen Lantern – Sector 2814
Artículo siguienteMangazine #13: Sobre frikis y otakus
Nacido en Barakaldo en 1977 donde sigo viviendo. Descubrí los cómics en una librería de barrio con Tintin, Asterix, SuperLopez y los personajes de Ibáñez. En 1989 descubrí los superheroes de la mano de Stern y Buscema con el numero 73 de la edición de Forum de Los Vengadores. A estas lecturas se fueron incorporando la novela gráfica y el manga, de los cuales, a diferencia de los superheroes, nunca me cansé. Todavía sueño con ser agente Espacio-Temporal y de Planetary, con visitar mundos de fantasía con el señor T., Philemon, Lord Morfeo, Arale y Thor. Viajar con Reed, Ben, Susan y Johnny al futuro y pasear por el cuartel de la Legión. Recorrer la antigua Roma con Alix y una cantimplora de poción mágica. Buscar Mú, perderme en un viaje al corazón de la tormenta, contemplar el Olmo del Cáucaso mientras paseo por un Barrio Lejano leyendo El almanaque de mi padre. Conseguir beber la sangre del Fénix. Leer, al fin, algún articulo de Tintín y de Fantasio sin que me molesten los absurdos inventos de Gastón. Perderme por las murallas de Samaris, mientras de la pirámide flotante de los inmortales cae John Difool. Enamorado de la chica de los ojos rojos y de Adele. Y cabalgar hacia el amanecer con Buddy Longway, Red Dust y el teniente Blueberry. Con un poco de humo azul en los labios...

Déjanos un comentario

Please Login to comment