Barcelona: Los Vagabundos de la Chatarra

Periodismo de la mano de Jorge Carrión y Sagar Forniés.

Por
0
1040
 

Edición nacional/ España:Norma Editorial
Guión:Jorge Carrión
Dibujo:Sagar Forniés
Color:Sagar Forniés, Miki Aloy e Isavena Comeras
Formato:Cartoné, 102 páginas
Precio:19,50€

 

No soy un animal somos personas

Reseñamos Barcelona: Los Vagabundos de la Chatarra aprovechando que en los próximos meses saldrá la tercera edición, además de Gótico, la nueva obra de Jorge Carrión y Sagar Fornies que será un ensayo en cómic sobre la colección del gótico del MNAC. La edición es de Norma Editorial. Fue nominada al premio Gabriel García Márquez de periodismo. Pensada como un proyecto multimedia tiene una microsite que nos da más información sobre la obra y la realidad que relata.

Jorge Carrión es un periodista, escritor y crítico literario nacido en Tarragona en 1976. Los Vagabundos de la Chatarra es su primera incursión en el mundo del cómic pero su obra literaria abarca numerosos géneros como la novela, el ensayo y la literatura de viajes. Además se dedica a la enseñanza de literatura.

Sagar Fornies es un dibujante nacido en Huesca en 1974 aunque afincado en Barcelona. Sus primeros trabajos (Los Fisgones y Stoerkodder) los publicó Dude en los que inició su largo colaboración con Sergi Álvarez. Colaboración que seguiría en Bajo la piel y Cuentas pendientes ambas editadas para Astiberri. Para la que también dibujaría Dimas con guiones de Andreu Martín e ilustraría El mundo perdido, la obra de Arthur Conan Doyle. De la mano de EDT, publicó La ola perfecta con Ramón de España. En este 2018 además de su nueva colaboración con Carrión, Norma publicará El síndrome de Stendhal, su incursión el mercado francobelga con guión de Aurélie Herrou que tiene un aspecto espectacular. Compatibiliza su trabajo en el cómic con la ilustración, la animación, la dirección artística y la escenografía.

Barcelona: Los Vagabundos de la Chatarra es un reportaje realizado durante el 2012 que mezcla el submundo de la chatarra, las consecuencias de la crisis y los tejemanejes políticos en la parte de Barcelona alejada de las visitas turísticas. Pero no solo eso, también vemos la emigración, la pobreza, los okupas, la corrupción política y urbanística…

Los Vagabundos de la Chatarra es una rara avis en nuestro país ya que no es una obra de ficción o una obra de carácter autobiográfico sino un reportaje periodístico, algo nada habitual en nuestro mercado. El gran referente de este género es Joe Sacco, al que entrevistan los autores a modo de epílogo, que sirve de reflexión sobre el medio y las posibilidades que tiene. Sin embargo, esta obra se aleja de la de Sacco en varios aspectos. Aquí se trata de una obra colectiva, con lo cual ni Carrión ni Sagar tienen el protagonismo que Sacco tiene en sus obras, simplemente son observadores. No se convierten en unos personajes caricaturizados de sí mismos, algo en lo que suele caer Sacco o Guy Delisle. Además al ser una obra menos extensa, no necesita del humor para aligerar su lectura como sí le sucede a Sacco. No se cuenta una historia alejada de la vida cotidiana de los autores, Carrión y Sagar nos cuentan algo que sucede en su propia ciudad, algo que ven cuando salen de casa. Es una obra con un ritmo narrativo muy alto y que está plagada de información pero que en ningún momento se hace pesada.

Es una obra que además del submundo de la chatarra nos narra la realidad del puerto de Barcelona, el mercado de Els Encants, la vida cotidiana y el desalojo de nave de la calle Puigcerdà y los campamentos de Poblenou, etc… la realidad que no vemos durante un año en una ciudad. No nos engañemos, por mucho que el cómic se desarrolle en Barcelona, es un problema universal y sin visos de solución. Pero no se limitan a contar esa realidad en plan general, sino que bajan y nos cuentan las pequeñas realidades de las gentes que protagonizaron esos acontecimientos. Lo hacen de manera muy elegante, sin recrearse en las partes sórdidas y con un gran equilibrio entre lo humano y lo periodístico. Nos narran como a pesar de sus duras situaciones encuentran el modo de intentar ser felices pero también vemos las partes oscuras. Consiguiendo que nos preguntemos por qué hemos llegado a permitir esas injustas situaciones y cómo una sociedad presuntamente moderna puede llegar a invisibilizar a una parte de sus individuos más desfavorecidos mientras sigue con su vida.

La gran virtud de esta obra es servir de altavoz a los verdaderos protagonistas: Vasile, Kheraba, Juan y Williams, unas voces distintas pero que narran una realidad común a todos ellos y es que son los desheredados de una crisis que no provocaron. Ninguno se muerde la lengua y nos narran con toda su crudeza sus historias, que podrían ser las de otras victimas de la crisis. El problema es cuando uno se da cuenta que la crisis no es sino una excusa para que los ricos que la provocaron sean más ricos, con la ventaja que ahora los derechos del resto se han visto recortados hasta reducirnos a la casi esclavitud. Denunciar estos abusos es la misión de los periodistas pero cada vez se encuentran más trabas para hacerlo. Esto de momento no ocurre en el cómic ya que es un sector tan pequeño que no les da miedo. Esperemos que no consigan acallar a autores como Carrión y Sagar porque si lo hacen perdemos todos.

Sagar Fornies está espectacular. Aquí, como en Cuentas pendientes, da un salto gráfico impresionante. El cambio en su dibujo de las caras es todo un acierto, al hacerlas más caricaturescas consigue, aunque sea extraño, más realidad. Además las líneas tan sueltas producto de un dibujo rápido son el soplo de realismo e inmediatez que necesita este tipo de historia. Durante todo el cómic Sagar da una clase magistral de recursos gráficos, con unas composiciones de páginas realmente brillantes, que a pesar de sus intrincados diseños, lejos de distraer la lectura la potencian. El color de Sagar, con la ayuda de Miki Aloy e Isavena Comeras, es un acierto ya que los tonos oxidados y ocres, además de las muchas sombras, dan un aire de realismo sucio a la obra. Un trabajo gráfico realmente bueno que le convierte en un autor a seguir.

Norma editorial hace un gran trabajo tanto en el cómic como en el microsite, en el que hay desde una guía didáctica a noticias relacionadas con los temas reflejados en la obra. Esperemos que el éxito de este proyecto consiga que otros autores se animen a seguir su estela.

Barcelona: Los Vagabundos de la Chatarra es un cómic de periodismo social que nos obliga a mirarnos a nosotros mismos con vergüenza por ser cómplices de una situación injusta, por invisibilizar a seres humanos, unas personas que podríamos ser nosotros si una casualidad nos hubiera llevado a nacer en el lado equivocado de la frontera. Jorge Carrión y Sagar Fornies realizan un trabajo memorable tanto en su faceta de reportaje como en la cómic, pero sobre todo un trabajo honesto con ellos mismos y con las situaciones que relatan. En ningún momento caen en la tentación de proponer soluciones, se limitan a identificar el problema de la manera más objetiva posible. Una obra muy necesaria y que demuestra todas las posibilidades del cómic.

  Edición nacional/ España:Norma Editorial Guión:Jorge Carrión Dibujo:Sagar Forniés Color:Sagar Forniés, Miki Aloy e Isavena Comeras Formato:Cartoné, 102 páginas Precio:19,50€   No soy un animal somos personas Reseñamos Barcelona: Los Vagabundos de la Chatarra aprovechando que en los próximos meses saldrá la tercera edición, además de Gótico, la nueva obra…
Guión - 8.5
Dibujo - 8.5
Interés - 9

8.7

Periodismo

Carrión y Sagar nos muestran una realidad que casi siempre nos pasa desapercibida.

Vosotros puntuáis: 8.8 ( 1 votos)
Artículo anteriorBitch Planet, libro 1
Artículo siguienteWonder Woman #06 y #07 (Renacimiento)
Nacido en Barakaldo en 1977 donde sigo viviendo. Descubrí los cómics en una librería de barrio con Tintin, Asterix, SuperLopez y los personajes de Ibáñez. En 1989 descubrí los superheroes de la mano de Stern y Buscema con el numero 73 de la edición de Forum de Los Vengadores. A estas lecturas se fueron incorporando la novela gráfica y el manga, de los cuales, a diferencia de los superheroes, nunca me cansé. Todavía sueño con ser agente Espacio-Temporal y de Planetary, con visitar mundos de fantasía con el señor T., Philemon, Lord Morfeo, Arale y Thor. Viajar con Reed, Ben, Susan y Johnny al futuro y pasear por el cuartel de la Legión. Recorrer la antigua Roma con Alix y una cantimplora de poción mágica. Buscar Mú, perderme en un viaje al corazón de la tormenta, contemplar el Olmo del Cáucaso mientras paseo por un Barrio Lejano leyendo El almanaque de mi padre. Conseguir beber la sangre del Fénix. Leer, al fin, algún articulo de Tintín y de Fantasio sin que me molesten los absurdos inventos de Gastón. Perderme por las murallas de Samaris, mientras de la pirámide flotante de los inmortales cae John Difool. Enamorado de la chica de los ojos rojos y de Adele. Y cabalgar hacia el amanecer con Buddy Longway, Red Dust y el teniente Blueberry. Con un poco de humo azul en los labios...

Déjanos un comentario

Please Login to comment