El síndrome de Stendhal

Un paseo por el Pompidou y el arte modermo.

Por
0
1403
 

Edición original:Le syndrome de Stendhal FRA, Glénat
Edición nacional/ España:Norma Editorial
Guión:Aurelie Herrou
Dibujo:Sagar Fornies
Color:Sagar Fornies, Alba Cardona y Carlos Moreno
Formato:Cartoné, 120 Páginas
Precio:24€

 

Bueno, uno no puede conformarse con lo que ve en una obra, ¿No?

El Síndrome de Stendhal es un álbum editado en Francia por Glénat en colaboración con Éditions du Centre Pompidou para celebrar los 40 años del museo durante el 2017. Norma Editorial lo acaba de publicar en nuestro país. El guion es de Aurélie Herrou y está dibujado por Sagar con la ayuda de Alba Cardona y Carlos Moreno como asistentes de color. La historiadora Véronique Michel ha ejercido como asesora y ha contado con el apoyo de la Fundación Almayuda.

Aurélie Herrou es una guionista y directora de cine francesa nacida en 1975 afincada en Barcelona. El Síndrome de Stendhal es su primer trabajo en cómic. Ha dirigido y escrito la película In the Box.

Sagar Fornies es un dibujante nacido en Huesca en 1974 aunque afincado en Barcelona. Compatibiliza su trabajo en el cómic con la ilustración, la animación, la dirección artística y la escenografía. En sus inicios casi todas su obras pertenecían al género negro en colaboración con distintos guionistas (Los Fisgones, Bajo la piel, Cuentas pendientes, Dimas o La ola perfecta) pero en sus últimos trabajos ha tratado el periodismo en la fantástica Barcelona: Los Vagabundos de la Chatarra, con guión de Jorge Carrión, y el arte en El síndrome de Stendhal y Gótico que también se publica este mes, donde vuelve a colaborar con Carrión, y que reseñaremos próximamente.

Frédéric De la Silla se ve en la tesitura de tener que trabajar por primera vez en su vida. Tras aterrizar en el Museo Pompidou de arte contemporáneo como vigilante, descubre un universo del que lo ignora todo y del que no comprende nada. Pero su trabajo de vigilante, además de ayudarle a sobrevivir, revolucionará, contra todo pronóstico, su vida en forma de adicción creciente y de un extraño síndrome…

El Síndrome de Stendhal es una comedia trepidante, disparatada y surrealista que gira sobre el mundo del arte. El título hace referencia a la afección que describió el escritor tras visitar la basílica de Florencia en 1817: “Había llegado a ese punto de emoción en el que se encuentran las sensaciones celestes dadas por las Bellas Artes y los sentimientos apasionados. Saliendo de Santa Croce, me latía el corazón, la vida estaba agotada en mí, andaba con miedo a caerme”. Lo mismo que le sucede al protagonista y seguro que le sucederá a los lectores del cómic.

En El Síndrome de Stendhal el protagonismo está dividido en tres: Frédéric, el Arte y el propio Museo Pompidou. Los tres tienen la misma importancia aunque las reflexiones de Frédéric sobre el arte y su efecto en él, hacen que el museo quede más desdibujado, siendo una obra que funcionaría en cualquier otro museo de arte moderno.

Fédéric es un personaje al que la vida le ha atropellado, dejándole en una situación de desamparo y totalmente alejado de la realidad. Al principio totalmente desconectado del arte. Las obras que tiene que vigilar le sobrepasan y descolocan, pero poco a poco, obra a obra, caerá en su influjo convirtiéndose en victima del síndrome de Stendhal, algo que le cambiará la vida y le hará más consciente de la realidad que le rodea. Su entrada al arte le servirá como rito de madurez, y le ayudará a comprenderse y completarse. Cada habitación que tiene que vigilar le enriquecerá un poco más aunque de cara al exterior parezca víctima de la locura. El influjo del arte no será solo producido por las obras del museo, también vemos como el cine, la danza o la música le liberarán. Todo ello dentro de un cómic, otra de las grandes artes. Al final, él mismo se convertirá gracias a su humor, poesía y lucidez en arte.

El cómic no se limita a hacer un repaso por la bondades del Museo Pompidou, aunque por el cómic aparecen sus obras más destacadas, sino que hace un reflexión sobre el poder del arte. No solo como deleite visual y sensorial, sino también como herramienta de cambio, tanto de la sociedad como de un individuo en particular siempre que nos abramos a él. Una visión del arte que no está exenta de crítica ya que a través de Frédéric vemos alguna de sus contradicciones.

Con Cuentas pendientes, Sagar se convirtió en uno de mis dibujantes favoritos y a cada obra nueva que publica me gusta más. Aquí está maravilloso, consiguiendo algo tan difícil como trasladar al cómic la danza, cada vez que Frédéric baila sientes ganas de hacerlo con él. Los mil recursos que usa para transmitir movimiento funcionan a la perfección, acercandose a la maestria de Feiffer. Otro apartado donde brilla es en trasladarnos las obras del Pompidou y el propio museo, consiguiendo que sean reconocibles, pero sin necesidad de copiarlas, cada uno de los artistas está presente pero sin robarle el protagonismo a la historia. Sus personajes expresan tanto con sus miradas y gestos que muchas veces no es necesario el dialogo. A esto también contribuyen los acertados diseños de los personajes. Narrativamente consigue un trabajo muy equilibrado entre la claridad y naturalidad de la lectura y el despliegue de atrevidas composiciones de página. A pesar del buen uso que hacía del blanco y negro en obras previas, el color potencia todavía más sus páginas, con unos tonos ocres y azules que sirven para resaltar las emociones que transmite el protagonista. Un trabajo extraordinario que seguro continúa en Gótico.

La edición de Norma Editorial es impecable como siempre, buena reproducción, buen papel y un diseño muy cuidado. Un nuevo álbum que se añade a su amplio catálogo relacionado con el arte y cultura. Las novedades que han preparado para el Salón les siguen confirmando como la gran editorial de BD de nuestro país.

El Síndrome de Stendhal no es solo un cómic de encargo para celebrar el aniversario del Museo Pompidou, es una reflexión sobre el poder del arte y la belleza, que pueden cambiar una vida o un momento. Algo que consiguen con su páginas Herrou y Sagar, elevando al noveno arte a la altura de cualquiera de los otros ocho. Pero además transmite una alegría contagiosa, que hace que cuando en las últimas páginas, ambos aparezcan despidiendosé de Fréd diciendolé que le echaran de menos, sintamos lo mismo nosotros.

  Edición original:Le syndrome de Stendhal FRA, Glénat Edición nacional/ España:Norma Editorial Guión:Aurelie Herrou Dibujo:Sagar Fornies Color:Sagar Fornies, Alba Cardona y Carlos Moreno Formato:Cartoné, 120 Páginas Precio:24€   Bueno, uno no puede conformarse con lo que ve en una obra, ¿No? El Síndrome de Stendhal es un álbum editado en…
Guión - 9
Dibujo - 9.5
Interés - 9.5

9.3

Arte

Una divertida reflexión sobre el Arte y su valor, con un Sagar espectacular.

Vosotros puntuáis: 9.06 ( 4 votos)
Artículo anteriorViolent Love 1. Un amor peligroso
Artículo siguienteDía del Cómic Gratis 2018: ¿Qué nos ha ofrecido Marvel?
Nacido en Barakaldo en 1977 donde sigo viviendo. Descubrí los cómics en una librería de barrio con Tintin, Asterix, SuperLopez y los personajes de Ibáñez. En 1989 descubrí los superheroes de la mano de Stern y Buscema con el numero 73 de la edición de Forum de Los Vengadores. A estas lecturas se fueron incorporando la novela gráfica y el manga, de los cuales, a diferencia de los superheroes, nunca me cansé. Todavía sueño con ser agente Espacio-Temporal y de Planetary, con visitar mundos de fantasía con el señor T., Philemon, Lord Morfeo, Arale y Thor. Viajar con Reed, Ben, Susan y Johnny al futuro y pasear por el cuartel de la Legión. Recorrer la antigua Roma con Alix y una cantimplora de poción mágica. Buscar Mú, perderme en un viaje al corazón de la tormenta, contemplar el Olmo del Cáucaso mientras paseo por un Barrio Lejano leyendo El almanaque de mi padre. Conseguir beber la sangre del Fénix. Leer, al fin, algún articulo de Tintín y de Fantasio sin que me molesten los absurdos inventos de Gastón. Perderme por las murallas de Samaris, mientras de la pirámide flotante de los inmortales cae John Difool. Enamorado de la chica de los ojos rojos y de Adele. Y cabalgar hacia el amanecer con Buddy Longway, Red Dust y el teniente Blueberry. Con un poco de humo azul en los labios...

Déjanos un comentario

Please Login to comment
  Subscribe  
Notifícame