Antología de Inio Asano

Vivimos en una sociedad bella

Por
0
2492

Edición original: Shogakukan
Edición nacional/ España: Norma Editorial.
Guión: ASANO Inio
Dibujo: ASANO Inio
Traducción: Marc Bernabé
Formato: Rústica con sobrecubiertas. 304 páginas
Precio: 12,95€

La relevancia que ASANO Inio ha conseguido tener en nuestro mercado (y en todos en los que se ha publicado), gracias a la calidad de sus trabajos y a la buena salud en ventas de los mismos, ha propiciado que las editoriales que tienen obras de este autor en su catálogo se lancen rápidamente a publicar cualquier trabajo del autor que permanezca inédito. De esta manera, en este 2020 hemos visto como Norma Editorial ha publicado dos antologías de relatos cortos (Un mundo maravilloso y la que hoy reseñamos), mientras que Milky Way Ediciones publicará antes de final de año un libro que recoge breves ensayos en los que el autor reflexiona sobre sus obras.

Antología de Inio Asano es una nueva colección de relatos cortos de este reputado mangaka, un formato narrativo en el que se encuentra cómodo, que utiliza para experimentar con ciertas temáticas o mecanismos narrativos que posteriormente emplea en sus series de mayor recorrido. Esta es la cuarta colección de relatos cortos de este autor que llega a nuestras librerías, tras Un mundo maravilloso, El barrio de la luz y El fin del mundo y antes del amanecer. Sin embargo, a diferencia de la primera de ellas, en la que se afanaba por retratar las desgracias de la vida, en esta ocasión se detiene para observar detalles más positivos y optimistas que realzan la idea de que merece la pena vivir, a pesar de seguir haciéndolo, irónicamente, desde una perspectiva desazonadora de la que no puede escapar.

En este volumen se encuentran las siguientes historias: La monstruosa Retchan (2005), El hombre suave (2016), Nochevieja (2013), Luces antibicho (2014), D (2014), El hombre suave (y qué es lo que piensa la mujer suave de él) (2016), Sayonara bye bye (2016), Tempest (2018), El olor del verano mata dos veces a la chica mágica (2011), Girasoles (2010), El hombre suave (y qué es lo que piensa el hombre suave) (2016) y Tigres y leones (2014).

Una vez más, Asano explora sus ya conocidas inquietudes, utilizando a un amplio abanico de personajes con los que plasma a gran parte de la sociedad japonesa. Las expectativas vitales, el inconformismo ante los roles y patrones establecidos por la sociedad, la incertidumbre laboral, las desigualdades sociales, la dificultad para acceder a una vivienda o la alienación son cuestiones que este autor ha abordado en numerosas ocasiones a lo largo de su carrera. Una vez más, en relatos como Nochevieja, Luces antibichos o Sayonara bye bye, lo encontramos transitando por territorios conocidos y explorados, caracterizándose por tratarse de propuestas muy medidas, certeramente planificadas y desarrolladas en sus guiones. Resulta muy emotivo el planteamiento basado en la maduración, la necesidad de provocar la ruptura con el pasado, el desarrollo de la identidad personal y el trazado de nuestro propio camino vital que ejecuta en D, con un tierno homenaje a una serie querida por muchos aficionados.

Las relaciones personales son otra de las constantes en la obra de Asano, que refleja las dificultades para que alcancen planos de confianza e intimidad. En un país superpoblado puede resultar extraño que se produzca ese aislamiento personal y el distanciamiento de los demás, pero quizás se deba precisamente a la necesidad de salvaguardar la intimidad en un contexto de sobreexposición, de obligado contacto físico, lo que lleva a los japoneses a ser sumamente reservados y tener dificultades para entablar contactos íntimos. Este recelo se muestra perfectamente en el relato de El hombre suave, en el que muestra el tímido acercamiento entre dos jóvenes, el cual explora desde la óptica de cada uno de ellos en El hombre suave (y qué es lo que piensa la mujer suave de él) y El hombre suave (y qué es lo que piensa el hombre suave), dejando entrever cómo el azar puede ser determinante en cualquier circunstancia.

Problemas sociales, como el bullying también tienen cabida en las páginas de este tomo. En La monstruosa Retchan, no solo denuncia este acoso y aislamiento social producido en las aulas (y fuera de ellas), sino que también señala a quiénes realizan un análisis superficial e interesado de esta (y de cualquier) problemática, a quiénes solo la combaten en apariencia para mejorar su autoconcepto y su imagen social. Por otra parte, en relatos como Sayonara bye bye o Tempest, aborda el envecimiento de la población, el papel que los mayores juegan en nuestra sociedad, el trato injusto al que esta y la clase política les someten, el problema que representan para las arcas de los Estados las prestaciones por jubilación o la terrorífica amenaza de la demencia. Es especialmente doloroso el futuro que plantea en el segundo de estos relatos, en el que los políticos japoneses proponen e implementan medidas que desahucian a los ancianos y los despojan de sus derechos y su dignidad, resultando inquietante por la plausibilidad de que estas políticas traspasen la línea de la ficción y se conviertan en triste y mísera realidad.

Como siempre, el dibujo de Asano se caracteriza por su extraordinaria belleza, el realismo del diseño de sus personajes y los escenarios, así como la riqueza de detalles que podemos encontrar en ellos, y mecanismos propios del realismo mágico, como los simbolismos gráficos, con los que transmite y refuerza las ideas que desea transmitir en sus relatos. A diferencia de las otras colecciones de relatos cortos anteriormente mencionadas, aquí encontramos a un mangaka más maduro y veterano, con nuevas experiencias vitales y distintas maneras de explorar sus inquietudes.

El volumen concluye con un epílogo de dos páginas titulado Mi querido Kengo Hanazawa, publicado en el especial de este autor de Bungei Bessatsu, en el año 2016. Probablemente el autor de I am a hero y Under Ninja sea el compañero de profesión por el que más respeto siente Asano, a la vez que lo percibe como un rival a batir, una figura con la que medirse y que le sirve de motivación para superarse en el plano profesional. En esta breve historia, Asano se presenta a sí mismo como una mangroupie, una fan que sigue a Hanazawa, con el que comienza a tener una relación tóxica que concluye abruptamente.

Una vez más, Norma Editorial es la casa responsable de publicar este nuevo título de Asano. Como viene siendo habitual últimamente, se trata de un robusto volumen de tamaño A5 (14,8×21 cm), que sigue la estela de Solanin, Reiraku y la ya mencionada Un mundo maravilloso, reuniendo los dos tomos que componen esta obra en un único volumen a un precio muy atractivo, el cual permite disfrutarla sin esperas. El tomo cuenta con una encuadernación rústica, con unas sobrecubiertas de cuidado diseño, como ocurre siempre en el caso de este mangaka, e incluye páginas a color y un comentario a cargo de su autor al finalizar cada uno de los relatos que se recopilan en esta colección, en los cuales revela algunas de las claves de su dibujo o su opinión sobre unos trabajos primerizos tras haberse consagrado como uno de los autores más importantes del manga moderno.

Edición original: Shogakukan Edición nacional/ España: Norma Editorial. Guión: ASANO Inio Dibujo: ASANO Inio Traducción: Marc Bernabé Formato: Rústica con sobrecubiertas. 304 páginas Precio: 12,95€ La relevancia que ASANO Inio ha conseguido tener en nuestro mercado (y en todos en los que se ha publicado), gracias a la calidad de…

VALORACIÓN GLOBAL

Guión - 8.4
Dibujo - 8.8
Interés - 8

8.4

Lo bueno, si breve...

Antología de Inio Asano es una obra rotunda, que aleja los fantasmas de la imprecisión y falta de solidez de las anteriores colecciones de relatos cortos, representando un rabioso y sonoro puñetazo sobre la mesa, que confirma la nueva madurez del autor y el dominio de este formato narrativo.

Vosotros puntuáis: 9.62 ( 5 votos)
Artículo anteriorEntrevista Hidra Editorial – Sobre futuras publicaciones.
Artículo siguienteMarie Javins es nombrada nueva Editora Jefe de DC Comics y nueva oleada de recortes en la editorial
Abandoné la Logia Negra y llegué a la ciudad de Málaga en 1984. Mis primeras lecturas fueron los clásicos francobelgas y los cómics de un ratón y unos patos que, años más tarde, gobernarían un vasto imperio. Devoré tiras de prensa, hasta que un niño con cola de mono apareció en mi televisor buscando unas bolas mágicas y el manga me atrapó. Pasé años en blanco y negro, pero los superhéroes llenaron mi vida de mallas y capas de colores. Sobreviví a la Era Hiboria en compañía de un bárbaro y su espada salvaje. A finales de los 90 sentí vértigo, el arenero me llevó al mundo de los sueños y caí en los oscuros abismos del underground. Viajé en el tiempo a través de la banda de Moebius, desde el salvaje Oeste al Largo Mañana. Un mago de Northampton me contó grandes historias y su hijo calvo me dio setas alucinógenas. En Italia probé el fumetto y un marinero maltés me llevó hasta la Pampa argentina, donde tuve mi último recreo antes de conocer al hombre eterno. He estado en Camelot en los días del Rey Arturo, en el planeta Mongo y en las letras del Oceáno Atlántico. En mis aventuras siempre estuve acompañado por un asombroso grupo de profesionales españoles. Los escritos del maestro Eisner me revelaron los secretos de un nuevo lenguaje y ahora solo veo el mundo en viñetas... Cómic camina conmigo.
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments