#ZNSeries – David Lynch abandona el regreso de Twin Peaks

Por
2
166

Este pasado domingo saltaban todas las alarmas cuando una misteriosa actualización de estado aparecía en el perfil de Facebook de la actriz Kimmy Robertson (la tan pizpireta como cargante secretaria del sheriff Harry S. Truman, Lucy Moran, de la serie original) dejaba entrever su disgusto con Showtime, la cadena de televisión por cable que se está ocupando de lo que será la tercera temporada de la mítica serie de los 90 creada por David Lynch y Mark Frost cuyo retorno confirmaron ambos creadores vía Twitter y la misma Showtime el mes de Octubre del pasado 2014.

kimmy1

Lo que apuntaba a que posiblemente la cadena que alojó en su parrila series como Californication, Dexter, Shameless o Los Tudor había cancelado todo el proyecto de sacar adelante una nueva etapa de Twin Peaks se aclaraba horas después gracias a una nueva serie de tweets en los que el mismo David Lynch exponía que la resurrección de la serie continuaba en Showtime y que era él el que se desvinculaba del proyecto, sólo como director, por problemas con las negociaciones de naturaleza económica.

Unas horas después era la cadena Showtime la que, por medio de un comunicado, daba su punto de vista de lo sucedido. En el mismo se afirmaba que se había intentado por todos los medios llegar a un acuerdo con Lynch y sus representantes para llevar a buen puerto el proyecto y que posiblemente las puertas no se hayan cerrado del todo para que la historia tenga un final feliz con respecto a dichas diferencias artísticas y presupuestarias que pueden repercutir negativamente en el regreso de Twin Peaks a la pequeña pantalla.

“Nos entristece leer la declaración de David Lynch, dado que pensábamos que estábamos trabajando para lograr soluciones con David y sus representantes en los pocos puntos del acuerdo que quedaban pendientes”

“Showtime también adora el mundo de Twin Peaks y mantenemos la esperanza de poder resucitar la serie en toda su gloria, con sus dos extraordinarios creadores, David Lynch y Mark Frost, al frente”

La noticia no es tan nefasta como pudiera parecer, pero sí es bastante mala. Aunque David Lynch colabore en los guiones con Mark Frost (co creador de la serie original) su ausencia en la dirección se dejará notar, porque si bien en en la etapa de los 90 el buen hacer de realizadores como Todd Holland, Tim Hunter, Lesli Linka Glater, Tricia Brock o el mismo Mark Frost enriquecía la labor detrás de las cámaras, es innegable que cuando el autor de El Hombre Elefante o Terciopelo Azul se ponía a los mandos de algún episodio (el pioto, el primero de la segunda temporada, el que cerraba la serie) Twin Peaks daba lo mejor de sí misma y alcanzaba niveles de narración visual y dirección de actores sencillamente brillantes. Showtime puede haber metido la pata con su negativa a dar a Lynch el presupuesto que exigía, pero también es cierto que el cineasta lleva años siendo demasiado hermético y suicida a la hora de narrar ficción, no hay más que ver que a pesar de haber sido bastante vapuleada en el festival de Venecia del año 2006 se negó a recortar un sólo minuto de metraje de su último trabajo hasta la fecha, Inland Empire, lo que repercutió negativamente en la carrera comercial de la película, algo que seguramente tiene la culpa de que lleve más de diez años sin rodar un nuevo proyecto para la gran pantalla. Con todo esperemos que tanto Showtime como el mismo David Lynch se lo piensen mejor. Traer de vuelta a Twin Peaks sin su máximo responsable visual detrás es un error flagrante.

Twin-Peaks-david-lynch

2 Comments
Antiguos
Recientes
Inline Feedbacks
View all comments
Jose Maria Vicente
Autor
8 abril, 2015 15:38

Venga ya, ¡venga ya! ¡No nos pueden hacer esto, no nos pueden hacer estooooooooo!

¡Aaaaaagh! Con lo ilusionado que estaba…. 🙁 *José Maria se va a llorar en un rincón*

Dillinger
Dillinger
Lector
12 abril, 2015 14:46

Mejor que abandone el barco antes de embarcar.
Me jodío mucho lo que hizo en su día con la Twin Peaks original que se convirtió en un esperpento sin pies ni cabeza.

Las pajas mentales de cada uno, mejor en el WC