ZNPodcast #Quedateencasa – The Ultimates, de Mark Millar y Bryan Hitch

¡Únete al club de lectura del podcast de Zona Negativa! ¡Únete al movimiento #Quedateencasa!

2
898

¡Bienvenido al club de lectura comiquero de Zona Negativa!

Ante la actual situación de alerta sanitaria, en Zona Negativa queremos unirnos al movimiento Quédate en casa. Os proponemos pasar la cuarentena en nuestro club de lectura comiquera. En este programa hablaremos de The Ultimates, de Mark Millar y Bryan Hitch y, como ya sabéis, al final del programa podréis saber cuál será la lectura que abordaremos en el próximo podcast.

Cada día, a las 11:00h de la mañana tendrás el nuevo capítulo en Ivoox y en la web a las 17:00 de la tarde. ¡No te lo pierdas!

Colaboradores: Jordi T. Pardo, Luis Javier Capote Pérez, Juan Luis Daza y José Maria Vicente
Edición: Jordi T. Pardo y Mònica Rex

Suscríbete a nuestro podcast en iVoox, Spotify, Apple Podcasts, Google Podcasts y búscanos en tu app de podcast favorita.

Artículos sugeridos para quedarse en casa

Ultimates 1: Vengadores

Coleccionable Ultimate 7. The Ultimates 2: Seguridad Nacional.

The Ultimates 3: Dioses y monstruos

Coleccionable Ultimate 30. The Ultimates 4. El Gran Robo de América

Subscribe
Notifícame
2 Comments
Antiguos
Recientes
Inline Feedbacks
View all comments
Souther
Souther
Lector
1 abril, 2020 21:06

Si no estoy mal, el mismo Grant Morrison ya comentaba que una de las virtudes de Ultimates era que podía interpretarse al mismo tiempo como una historia seria y como una parodia de los superhéroes al igual de todo ese mundo «después del 11 de septiembre».

Te lo puedes tomar en serio y funciona, claro, pero no es la única forma de entenderlo.

Juan Iglesia Gutiérrez
En respuesta a  Souther
3 abril, 2020 17:52

Pues es verdad, aunque creo que funciona más con el Gran Robo de América. Ahí sí que se roza la parodia. Superhumanos creo que intenta ser un «drama realista» aunque con toques gamberros. Es el problema de los enfoques realista en los superhéroes: tienen poco recorrido. Al final, o lo llevas a lo inverosímil (con la consiguiente «suspensión de incredulidad») o te lo tomas a coña.