#ZNCine – Crónicas del XXIII Festival Fantástico de Bilbao / FANT

Bilbao celebró hace unas pocas semanas una nueva edición de su festival de cine predilecto: el FANT.

Por
3
979

“Usted está viajando a otra dimensión. Una dimensión en donde no sólo se ve y se escucha sino que se piensa, un viaje hacia tierras maravillosas cuyas fronteras son la de la imaginación en la señal de su próxima parada, LA DIMENSIÓN DESCONOCIDA” The Twilight Zone

Llegó el quinto mes del año y para los amantes del género fantástico y de terror del norte peninsular implica una cita ineludible. En Mayo regresa el rebaño, dice el refrán. En Mayo, siempre en Mayo, tenemos el FANT.

La XXIII edición del festival bilbaíno contó con más de 10.000 espectadores en su totalidad y confirmó que, pese a no ser uno de los grandes festivales del fantaterror, goza de buena salud. El bebé va creciendo dando pasos de gigante teniendo a SITGES, ese hermano mayor al que admira y toma de ejemplo.
Decenas de películas para ver, 16 de ellas compitieron en la sección oficial. Proyecciones especiales, clásicos del cine… un auténtico deleite para los paladares más cinéfilos y los bolsillos menos acaudalados. Porque si fantástico es su contenido y organización, no menos genial es el precio del bono, 30 euros, que te permite ver absolutamente todo, incluidas la inauguración en el precioso Teatro Campos y la gala de clausura en la SALA BBK.
fant2_phixr

En años pasados tuvimos la suerte de descubrir pequeñas perlas de culto, como Coherence, o recibir la visita de uno de los directores más en forma de la actualidad como Park Chan-Wook. Quizá esta edición ha carecido de una obra, en concurso, que destacase por encima de las demás pero el conjunto de las mismas ha tenido una calidad más que notable. A continuación pasaremos a repasar algunas de las más importantes:

SEOUL STATION, la precuela animada de Train to Busan

Seoul Station, cinta de anime coreana dirigida por Yeon Sang-Ho, se hizo con el premio a la mejor película. El realizador de Train to Busan completa su particular díptico sobre el holocausto zombi, quedándose lejos de la espectacularidad del filme de acción real pero generando una mayor crítica social (algo bastante común dentro de este subgénero). Seoul Station cuenta con un buen giro de guión y un final tan contundente como dramático. Algo que, por otra parte, es marca de la casa en esta nueva hornada de talento que está exportando el país asiático en los últimos años.

I AM NOT A SERIAL KILLER, el enigma de otro mundo

El premio al mejor guion se lo llevó I am not a serial killer de Billy O’Brien. Esta película irlandesa, como su propio nombre indica, trata sobre un adolescente con instintos psicópatas que intenta reprimir para no ejercer como tal. Sin embargo, una serie de asesinatos en el municipio donde habita hará que esos frágiles cimientos sobre los que se sostiene (un código que por momentos recuerda a Dexter) se tambalee. La película cuenta con el magnífico Christopher Lloyd (el Doc de Regreso al Futuro), en el papel más inquietante de su carrera. Por otra parte, hacia el final de la historia, el guión abraza tanto el terror como el fantástico para generar una fusión de géneros más que interesante.
DOC_phixr

EL ATAUD DE CRISTAL, en la limusina nadie puede escuchar tus gritos

Había ganas, y muchas, en la capital bizkaina por ver el debut en el largometraje de uno de sus principales talentos, Haritz Zubillaga. El realizador bilbaíno, una de las 10 estrellas emergentes en el cine español según la revista Variety, presentó, exultante, su ópera prima con una sala a rebosar. La cinta en cuestión, El Ataud de Cristal, trata sobre una actriz que es encerrada en su limusina cuando se disponía a recoger un premio honorífico por su carrera. Una historia claustrofóbica de venganza, que recuerda a la angustia y soledad que tenían los personajes de Colin Farrell en Última Llamada o Ryan Reynolds en Buried. Todo ello aderezado con unas gotas de Saw, por aquello del juego retorcido que se trae la némesis de la protagonista entre manos. Paola Bontempi, la estrella absoluta a lo largo de los 75 minutos que dura el metraje, sabe transmitir un sufrimiento in crescendo que ayuda a generar un ambiente, por completo, opresivo.

IT STAINS THE SANDS RED, cuando Zombie encontro a Molly

Para rebajar un poco la tensión y dar tregua a nuestro atacado corazón, tuvimos la suerte de disfrutar de It Stains the Sands Red. Dentro de la trillada temática de los muertos vivientes, la película dirigida por Colin Minihan resultó ser un soplo de aire fresco y provocó sonoras carcajadas gracias al buen humor negro que estila el guión. La sinopsis: una joven de mala vida, es perseguida a lo largo del desierto de Nevada por un “walker” que roza lo obsesivo. La evolución de la relación entre los personajes acaba recordando a Tom Hanks y Wilson en Naúfrago. Resumiendo, una pequeña joya que no tenéis que dejar de ver.
it_stains_phixr

PREVENGE, la semilla de la demencia

Siguiendo con la dark comedy recibimos, alabada por la crítica, desde Reino Unido Prevenge. Una excepcional Alice Lowe escribe, dirige y se mete en el papel de una embarazada a la que su futuro bebé ordena cometer varios asesinatos. Por supuesto, la realidad será otra y averiguaremos las motivaciones de la homicida, así como las causas de su locura. Con toques de Los asesinatos de mamá (dirigida por John Waters) o la más reciente, Turistas de Ben Wheatley.

THE EYES OF MY MOTHER, clasicismo elegante en la creación de un monstruo

Escrita y dirigida por Nicolas Pesce, The eyes of my mother fue la película más turbadora de todo el certamen. Pesce nos relata la historia de una familia de inmigrantes portugueses afincada en una pequeña granja americana. Tras recibir una fatal visita, acompañamos a la joven protagonista en su particular metamorfosis hasta convertirse en un trasunto de Ed Gein. La espectacular fotografía en blanco y negro, la interpretación de Kika Magalhaes y el pulso con la cámara del joven director neoyorkino que cuenta con sólo 27 años son motivos más que suficientes para que, con el tiempo, esta obra acabe siendo de culto. Terror sin sustos baratos, terror sin efectismos, terror adentrándose en lo más terrible, la enferma mente humana.

MY FATHER DIE. BROSNAN, SEAN BROSNAN.

No obstante, si tuviéramos que destacar una obra por encima del resto, esta sería, sin duda My Father Die. En su primer proyecto detrás de las cámaras, Sean Brosnan (hijo de Pierce Brosnan, quien aquí se limita a producir) demuestra que ha llegado para quedarse y recibió el premio FANTROBIA como figura emergente que es. El personaje principal es mudo debido a un hecho traumático ocurrido en su niñez y se lleva preparando desde entonces para poder llevar su venganza a buen puerto, ¿la novedad? Ese enfrentamiento tan esperado será contra su padre. Violencia y lirismo se dan de la mano en un film que es mucho más de lo que puede parecer en un principio.
my father die_phixr

HEREDEROS DE LA BESTIA, making of de una de las películas españolas más influyentes en el último cuarto de siglo

En el apartado documental pudimos disfrutar de Herederos de la bestia (David Pizarro y Diego López). Se trata de un complemento perfecto de El día de la bestia y cuenta con numerosas entrevistas tanto de miembros del equipo (Alex de la Iglesia, Nathalie Seseña, Jorge Guerricaechevarria…) como por cineastas españoles de su generación (Pablo Berger, Jaume Balagueró o Enrique Urbizu). Hecha con el cariño de quien es fan, consigue arrancarnos una gran sonrisa con sus continuas anécdotas, como aquella en la que nos cuentan que el personaje de Jose Mari (Santiago Segura) lo rechazaron inicialmente Javier Bardem o Gabino Diego, quien no quería tener que raparse la cabeza en Navidad para conseguir el papel.

MIDNIGHT SPECIAL, LO QUE PUDO HABER SIDO Y NO FUE

Decepcionante fue el pase especial de Midnight Special. Estrenada en España meses atrás, la película dirigida por el gran Jeff Nichols parecía contar con todos los ingredientes para quedarse grabada en nuestra memoria. En el reparto, Michael Shannon, Joel Edgerdton, Kirsten Dunst o Adam Driver completaban un elenco de auténtico lujo. Sin embargo, la falta de ritmo y una historia carente de sorpresas deja como resultado una especie de Stranger Things muy descafeinada.

En el apartado de clásicos del cine se homenajeó a dos grandes autores del género, los maestros Brian De Palma y Chicho Ibañez Serrador. Entre las joyas que proyectaron, la imprescindible El Fantasma del Paraiso (1973) y, sobresaliente, La Residencia (1969). Recuperando la mítica obra de uno de los más grandes novelistas del Fantástico, Richard Matheson, El Increible Hombre Menguante (dirigida por Jack Arnold en 1957), es una pieza artesanal imperecedera que nos relata las diversas adversidades ante las que se enfrenta un hombre que, poco a poco, va reduciendo su tamaño y con ello, perdiendo su propia identidad. Carece de la complejidad de la novela, pero sigue siendo una obra de obligado visionado.

Por último, y tras la entrega de premios, la película de clausura fue Pet. Protagonizada por una cara conocida como es Dominic Monaghan (El Señor de los Anillos, Lost) y dirigida por el catalán Carlos Torrens, nos plantean el juego del gato y el ratón entre un secuestrador y su víctima. Varios giros de guión para disfrute del personal y una imagen final que puso la guinda a la XXIII edición del FANT. Semana intensa pero tan disfrutable que uno no hace sino marcar el próximo mes de Mayo, siempre Mayo, en el calendario.

3
Déjanos un comentario

Please Login to comment
2 Comment threads
1 Thread replies
1 Followers
 
Most reacted comment
Hottest comment thread
3 Comment authors
El_KubasSergio FernándezJordi T. Pardo Recent comment authors
  Subscribe  
Recientes Antiguos
Notifícame
Jordi T. Pardo
Autor

Bienvenido, Sergio 😉
Hablar de cine fantástico siempre es un buen debut. Me ha picado la curiosidad con varias de las películas que se vieron en el festival, a parte de Seoul Station que tenía curiosidad, aunque su tipo de animación ha hecho que me haga atrás hasta el momento.

¡Nos leemos!

El_Kubas
Lector
El_Kubas

Muy bonito y barato. Yo lo que mas eche de menos fueron algunos canapies después de la ceremonia de clausura.