ZN Cine – Crítica de Coherence, de James Ward Byrkit

Por
6
1188

 

Dirección: James Ward Byrkit
Guión: James Ward Byrkit y Alex Manugian
Música: Kristin Øhrn Dyrud
Fotografía: Nic Sadler y Arlene Muller
Reparto: Nicholas Brendon, Emily Foxler, Maury Sterling, Lorene Scafaria, Hugo Armstrong, Lauren Maher, Elizabeth Gracen
Duración: 89 minutos
Productora: Bellanova Films / Ugly Duckling Films
País: Estados Unidos

 

La ciencia ficción suele hablarnos del futuro, tiene la facultad de situarse en esa zona intermedia donde muere la fantasía y la verosimilitud científica, impregnada del sentido del imposible, intenta tomar el control para narrarnos grandes guerras intergalácticas e invasiones extraterrestres, para prevenirnos sobre el desarrollo de la inteligencia artificial, maravillarnos con viajes a través del espacio y el tiempo, recrearnos con nuestros queridas aventuras de superhéroes o hablarnos y hacernos tomar conciencia sobre el auge y declive de las sociedades contemporáneas. El elemento humano, más que el de la misma ciencia, acaba siendo el primordial y recurrente en dichas historias y relatos haciendo más real que nunca la máxima que el filósofo griego Protágoras estableció al afirmar que “el hombre es la medida de todas las cosas”. Este principio se puede aplicar a casi cualquier ciencia, interés y descubrimiento humano y, por supuesto, eso incluye en su plenitud al cine de ciencia ficción. Porque hay otro tipo de historias que no hablan de guerras intergalácticas, de los problemas existenciales de algún robot psicópata o viajes imposibles a planetas poblados por simios inteligentes. Son narraciones más íntimas y personales, delimitadas por el ingenio de sacar provecho a un presupuesto inexistente, en las que lo humano es medida y principal interés de su propuesta. En este campo, en los últimos años, podemos destacar producciones como la compleja Primer de Shane Carruth o la excelente y reivindicable The Man from Earth de Richard Schenkman y Jerome Bixby a las que más recientemente se ha unido la presente Coherence ópera prima del director estadounidense James Ward Byrkit en cuyo currículum relacionado con el universo de Gore Verbinski se incluye el corto Pirates of the Caribbean: Tales of the Code: Wedlocked y el guión de Rango.

Esta pequeña producción estadounidense ganadora del premio al Mejor Guión en el pasado Festival de Sitges ha servido a James Ward Byrkit para propinar un golpe sobre la mesa y darse a conocer al público revaluándose como guionista y ofreciéndonos una primera muestra de sus capacidades detrás de las cámaras aunque sea con una película de escaso presupuesto como esta. El resultado es un filme de esos que muchos enmarcarán dentro de ese distorsionado y algo arbitrario concepto que solemos considerar bajo la expresión “película de culto”. En el reparto llama la atención encontrar a Nicholas Brendon, el bocazas de Xander Harris en Buffy Cazavampiros que estos días precisamente ha tenido algún problema con la autoridad en Estados Unidos y ha sido acusado de delitos menores como daños vandálicos a la propiedad y resistencia a la policía. Esta es la cara más reconocible de Coherence, arropada por un pequeño y reducido grupo de intérpretes apenas conocidos y, en su mayoría, con poca experiencia en el medio, Maury Sterling, Lorene Scafaria, Hugo Armstrong, Lauren Maher y Elizabeth Gracen. Entre ellos, la auténtica protagonista de este curioso puzzle metafísico, la actriz sueca Emily Foxler hasta ahora habitual secundaria de mediocridades del calibre de Los fantasmas de mis ex novias, Grizzly Park o La tribu, un talento de futuro que logra construir gracias al favorecedor guión James Ward Byrkit y Alex Manugian el único personaje atractivo y medianamente complejo de la película.

Tráiler original de Coherence

¿Pero de qué trata Coherence? Esa es la pregunta del millón pero contestarla mediante una sinopsis resulta difícil y arriesgado, sobre todo si no queremos desvelar nada importante de la trama, por lo que empezaremos diciendo que Coherence es ante todo de un experimento, una premisa científica retorcida y utilizada como base para una película de ciencia ficción desprovista de acción y efectos especiales. El filme pone a prueba nuestros conocimientos de mecánica cuántica convirtiendo en paradoja la propia paradoja de Schrödinger y sirviéndose para ello exclusivamente de ocho personajes y una casa en mitad de una aislada localidad. La referencia a la ya citada The Man from Earth de Richard Schenkman y Jerome Bixby resulta obligada, ya no por el parecido en su puesta en escena, sino por su manera de vehicular la historia a través del discurso y la divagación filosófica mediante la cual sus protagonistas afrontan la fantástica situación en la que se encuentran. La película comienza con una simple cena de unos amigos esperando el paso de un cometa que debe poner la guinda a la noche. Durante la espera uno de ellos cita un suceso supuestamente acontecido en Finlandia en 1923 cuando después del paso de un cometa los habitantes de un pequeño pueblo del país quedaron desorientados y aseguraban que algunos de sus amigos y familiares no eran las personas que ellos conocían. Y hasta aquí nos conviene leer… si queréis más pistas simplemente echad un vistazo al tráiler y los pósters de la película.

El concepto logra intrigarnos, llama nuestra atención y nos anima a intentar descubrir que está pasando realmente ante nuestros ojos, aunque cuesta llegar a este punto debido a la plana presentación inicial de personajes y la manera algo forzada en la que se introducen y evolucionan algunas ideas para favorecer el conflicto. Las conexiones son en algunos casos demasiado evidentes, no por desvelar nada de las teorías y posibles finales de la historia sino por buscar salidas demasiado fáciles a cuestiones que se tratan desde un punto de vista abiertamente filosófico y científico. Esto se entiende es uno de los condicionantes, no sólo del presupuesto, sino del tiempo empleado ya que James Ward Byrkit apenas rodó el grueso de Coherence en cinco días dándole una factura más cercana a un corto que a un largometraje y dejando entrever ciertas carencias en su apartado técnico. El trabajo de su director resulta algo deficiente en este aspecto porque aún entendido que no es el punto fuerte del filme, ni tiene pretensión de serlo, sus decisiones detrás de la cámara no suponen como debería un alivio a su densa carga de ideas y no consiguen darle un mínimo halo de personalidad al conjunto. Hay que recordar que Coherence es la ópera prima de James Ward Byrkit, con todo lo que ello supone, aunque eso no nos quita cierta sensación de improvisación que también se acaba colando en un guión que podría haber dado más juego de cara al espectador teniendo en cuenta el tema y las posibilidades que el mismo trata.

Coherence_reparto
El reparto de Coherence al completo

El gran aliciente de Coherence está en ofrecernos un producto inteligente, habitual en la literatura de género pero no tan promovido en el cine, más interesado en la vertiente espectáculo de la ciencia ficción, en la forma más que en el fondo. El guión de James Ward Byrkit y Alex Manugian se sustenta en el thriller psicológico que desemboca en todo un reguero de preguntas e interpretaciones de lo más sugerentes. Ese es el punto fuerte de la que muchos consideran ya la mejor, o una de las mejores, películas de ciencia ficción de los últimos años, pero la producción no acaba de aprovechar sus virtudes, no lo hace visualmente, no lo hace explotando el carisma de sus personajes y tampoco mediante el uso acertado del diálogo que más allá de plantear situaciones y lanzar ideas a la cara del espectador no logran ser realmente naturales, orgánicos y creíbles como requeriría el factor humano ligado al filme. No obstante, sigue siendo refrescante poder ver proyectos de este tipo en la gran pantalla, en los que las ideas son el corazón de la película, ni siquiera los actores que en el caso de Coherence funcionan como parte del engranaje pero no tienen el espacio y tiempo suficientes para destacar. En definitiva, Coherence resulta una propuesta de obligado visionado para los aficionados a la ciencia ficción, pero deberíamos de absternos de encumbrar una película que si bien tiene sus remarcables virtudes también hace gala de muchos defectos y estos no son menos importantes o sólo justificables a causa de su presupuesto.

  Dirección: James Ward Byrkit Guión: James Ward Byrkit y Alex Manugian Música: Kristin Øhrn Dyrud Fotografía: Nic Sadler y Arlene Muller Reparto: Nicholas Brendon, Emily Foxler, Maury Sterling, Lorene Scafaria, Hugo Armstrong, Lauren Maher, Elizabeth Gracen Duración: 89 minutos Productora: Bellanova Films / Ugly Duckling Films País: Estados Unidos…

Review Overview

Dirección - 6
Guión - 7
Reparto - 6
Apartado visual - 5
Banda sonora - 5

5.8

Valoración Global

Película en la que las ideas superan las limitaciones de su presupuesto y apartado técnico aunque su propuesta podría haberse aprovechado más de la premisa de su guión.

Vosotros puntuáis: 9 ( 2 votos)
6 Comments
Antiguos
Recientes
Inline Feedbacks
View all comments
Mr. X
Mr. X
Lector
24 octubre, 2014 8:51

Pues me ha bajado un poquitín el hype, Sr Pardo, porque pintaba muy bien y tenía mucha curiosidad por verla.

Antoine
Antoine
Lector
24 octubre, 2014 9:35

A mí, Coherence me gustó bastante, mi nota sería alrededor del 8. Cierto que algunos problemas que señala Jordi están ahí, como la factura casi de corto, pero eso es mi opinión no es importante para disfrutar con la peli (sobre todo teniendo en cuenta que los técnicos habrán trabajado por un bocadillo). También es cierto que se dejan sin explicar algunas cosas que se podían haber solucionado con una simple línea de diálogo.

Aún así, tiene algunas soluciones muy ingeniosas, los actores están bien y el guion funciona muy solventemente. Película a la que hay que darle un par de vueltas.

Vamos es algo así como el anti Michael Bay.

Retranqueiro
Retranqueiro
Lector
24 octubre, 2014 12:08

A mí también me has desinflado un poco las ansías. Pero casi mejor así; de este modo no voy con las expectativas por las nubes. Porque el caso es que esta peli me llama mucho la atención.

NobTetsujin
NobTetsujin
Lector
24 octubre, 2014 14:41

Yo creo que el problema es precisamente el hype, había mucha expectación con la peli y eso pesa. La película está bastante bien, funciona correctamente, pero si que se notan las prisas. También influye que ya he visto pelis con un desarrollo parecido (que no diré cuales, para no hacer spoilers de ambas, pero seguro que los que las que las habéis visto sabéis a qué me refiero) y no termina de ser del todo original. Y pese a todo es una peli muy disfrutable, que no se os quiten las ganas que vale la pena verla. Mi nota sería un 6 alto, si nos ponemos a ello.

Franz
Franz
Lector
27 octubre, 2014 6:36

De las películas que hay que ver varias veces para encontrarles el gustillo y terminar de entender todas las situaciones.