#ZNCine – Crítica de Sing Street, de John Carney

Llega a nuestras pantallas la última película del director de Once y Begin Again

Por
11
1386
 
sing_street_poster

Dirección: John Carney
Guión: John Carney
Música: John Carney, Graham Henderson, Carl Papenfus, Ken Papenfus, Zamo Riffman, Gary Clark, Varios Artistas
Fotografía: Yaron Orbach
Reparto: Ferdia Walsh-Peelo, Lucy Boynton, Jack Reynor, Aidan Gillen, Maria Doyle Kennedy, Don Wycherley, Kelly Thornton, Kyle Bradley, Lydia McGuinness, Mark McKenna, Pádraig J. Dunne, Ian Kenny
Duración: 105 minutos
Productora: The Weinstein Company, Cosmo Films, Distressed Films, FilmWave
Nacionalidad: Irlanda (Coproducción con Reino Unido y Estados Unidos)

 

Rock and roll is a risk. You risk being ridiculed.

Este viernes se cuela en nuestra cartelera una cinta que a priori puede pasar desapercibida entre estrenos tan potentes como las últimas películas de Tim Burton o Paul Verhoeven: Sing Street, la nueva propuesta del director irlandés John Carney que fue recibida con gran entusiasmo a principios de año en festivales como el de Sundance o el South by Southwest. Carney dio la campanada en 2006 con Once, una modesta cinta musical repleta de grandes canciones compuestas por Glen Hansard y Markéta Irglová y que se convirtió rápidamente en película de culto (y ganadora del Oscar a Mejor Canción por Falling Slowly) gracias a su sencilla propuesta repleta de romanticismo y buena música. Ya en 2013 Carney daría el salto a Estados Unidos con Begin Again, protagonizada por dos estrellas como Keira Knightley (con la que este año tuvo un desencuentro debido a unas desafortunadas declaraciones del director sobre la actriz) y Mark Ruffalo; en Begin Again, Carney repetía propuesta mezclando de nuevo música y romance, asentando ese carácter optimista de su filmografía. Con Sing Street Carney lleva la propuesta un paso más allá hablando no ya del amor, sino del primer amor; y lo hace en el marco del Dublín de los años 80 a través de la historia de Connor (un extraordinario Ferdia Walsh-Peelo), un chico de 15 años cuyos padres están atravesando una crisis de pareja y económica que les lleva a cambiarle a colegio católico en un barrio deprimido de la ciudad donde tendrá que hacer frente a los abusones y las nuevas y estrictas normas de los curas; pero la vida de Connor da un vuelco cuando conoce a la misteriosa Raphina (Lucy Boynton), una chica mayor que él y aspirante a modelo a la que se propondrá conquistar formando una banda con otros inadaptados compañeros de colegio y realizando videoclips donde ella sea la protagonista.

Con esta premisa tan curiosa y recordando a otros títulos como la School of Rock de Richard Linklater, Carney traza con tiralíneas una deliciosa película sobre el amor y el riesgo, y lo hace de nuevo con una grandiosa banda sonora repleta de temas originales compuestos entre otros por el propio Carney e interpretados por la joven banda que da título a la película. Unos temas en los que Carney se aleja del sencillo folk de Once para abrirse al mundo musical de los ochenta con la presencia del hermano de Connor, Brendan (Jack Reynor), que le va abriendo los ojos a la explosión de creatividad de las bandas británicas de la época, de Joy Division a Depeche Mode, Duran Duran, Spandau Ballet o The Cure. Connor irá absorbiendo cada nueva influencia para plasmarla en su siguiente composición, en sus propio looks que revolucionarán la rígida vestimenta del colegio y, sobre todo, en sus fantásticos videoclips, en los que Sing Street se suelta la melena con algunos de los momentos más divertidos de la película imitando ese estilo entre lo hortera, lo alocado y lo rompedor de los vídeos musicales ochenteros. Aunque en la sombra permanezca como gran instigador (y más protagonista de lo que parece) el personaje de Brendan, con esa oda a la estela de los hermanos mayores y su influencia sobre la siguiente generación a través de vinilos y casetes.

sing_street_1

Sing Street es también un ejercicio de nostalgia de los ochenta (habría que estudiar este resurgir de la época) sin resultar amargo o desfasado, y utiliza esa mencionada en la película alegre tristeza (“happy sad”) como leitmotiv para reflejar el espíritu musical de una época y un lugar como el deprimido Dublín de los ochenta en el que gran parte de su juventud se embarcaba hacia Londres con lo puesto en busca de un futuro mejor y atraídos por el auge cosmopolita de la capital. Una revolución también musical a la que se asomaban a través de la ventana de la televisión, con esa impagable escena en la que los hermanos corren a ver el clásico programa Top of the Pops donde estrenan el videclip de Rio, de Duran Duran (“ni siquiera tocan en directo”, dice el padre de familia interpretado por el Meñique de Juego de Tronos, Aidan Gillen, dándonos cuenta con una sola frase de la brecha generacional que supuso el auge del videoclip y que nos hace recordar qué pensaría parte de la sociedad española cuando programas como La Edad de Oro o Caja de Ritmos irrumpieron en TVE, con los Culture Club, McNamara o Kaka de Luxe colándose en los salones tras la dictadura); incluso la madre de Connor se ve fascinada por el atractivo de lo que están viendo casi como la madre de Homer Simpson descubriendo un mundo de rebelión setentera a través de una melena y unas patillas al viento. Ese poder revolucionario de la música sigue siendo una piedra angular en las historias de Carney y pasa por encima de otros aspectos que podrían haber ensombrecido el tono de la cinta como los abusos físicos en el colegio o la separación de los padres de Connor, y es aquí donde vemos cómo Sing Street ya nos preparaba el camino en su primera escena, en la que Connor intenta poner música en su cuarto a una discusión a gritos de sus padres, para ofrecernos casi una fábula sobre el poder transformador de la realidad que tiene la música. Aunque pudiera parecer lo contrario, ese toque casi fantástico (lo bien que suena el grupo de novatos o el mismo desenlace de la cinta) funciona a la perfección y convierte a Sing Street en un canto al optimismo y la rebeldía, una película que te alegra de manera genuina y sin trampas emocionales y que, a pesar de repetir Carney su fórmula musical romántica, se convierte por méritos propios en una de las propuestas más recomendables de este 2016 tan necesitado de buena música y, sobre todo, de un lavado de cara con peluquería y maquillaje a lo Robert Smith o Ziggy Stardust que nos recuerde que una canción nos puede alegrar el día e incluso cambiar el rumbo de toda una vida.

  Dirección: John Carney Guión: John Carney Música: John Carney, Graham Henderson, Carl Papenfus, Ken Papenfus, Zamo Riffman, Gary Clark, Varios Artistas Fotografía: Yaron Orbach Reparto: Ferdia Walsh-Peelo, Lucy Boynton, Jack Reynor, Aidan Gillen, Maria Doyle Kennedy, Don Wycherley, Kelly Thornton, Kyle Bradley, Lydia McGuinness, Mark McKenna, Pádraig J. Dunne,…
Dirección - 8.5
Guion - 8.5
Reparto - 8
Aspecto Visual - 8
Banda Sonora - 9.5

8.5

Sing Street nos trae de nuevo a un John Carney en plena forma a la hora de regalarnos una optimista historia sobre el amor, la rebeldía y la música en una de las mejores películas de lo que llevamos de año.

Vosotros puntuáis: 9.3 ( 3 votos)

11
Déjanos un comentario

Please Login to comment
3 Comment threads
8 Thread replies
0 Followers
 
Most reacted comment
Hottest comment thread
5 Comment authors
Dreadstar_TFEfrankbanner49Samuel SecadesThorin_IIDaniel Gavilán Recent comment authors
  Subscribe  
Recientes Antiguos
Notifícame
Daniel Gavilán
Autor

Una maravilla de película como biem apuntas Samuel. No solo condensa lo mejor de la música de la década de forma directa e indirecta, sino que -ahora que está tan de moda el revival ochentero con toda esa movida Goonies / Stranger Things-, prácticamente es el equivalente británico pasado por el filtro del cine de la clase obrera de las islas (mucho de Loach, Sheridan, Cataneo y Daldry hay en la mezcla). Desde luego me voy a tener que plantear muy seriamente el ver Once y Begin Again tras el disfrute que me ha supuesto esta producción de Carney.

Por lo demás, parece que 2016 al fin se está volviendo a entonar cinematográficamente hablando tras unos meses que habían dejado bastante que desear. A ver si la racha se mantiene tras este interesante septiembre, porque lo que se ve en los trailers de lo que se nos viene con gente como Loach, Bayona, Affleck o Sorogoyen pinta francamente bien

Thorin_II
Lector
Thorin_II

Desconocía completamente esta peli y la de Once y Begin Again. Me las apunto las tres!! Sobretodo esta, que tiene una pinta muy muy buena. Y musicote del bueno oiga.

Thorin_II
Lector
Thorin_II

Por cierto menudo bombonazo de chica

frankbanner49
Lector
frankbanner49

desconocía esta película,y me ha parecido maja. buena recomendación,samuel.
hay que realizar un cierto esfuerzo de suspensión de la incredulidad ante el hecho de que una banda en la que el único que tiene formación músícal sea el joven lennon de las gafítas (sí,connor/cosmo seria paul,ya lo imaginais) se haga tan pronto con una base musical tan buena,cuando la película deja claro, desde el principio,que ninguno de los chavales sabe tocar apenas nada (bueno,el chaval de color en los teclados,sí).
me sacó una sonrisa la parte en la que ruedan un video sorprendentemente creativo (veis,a eso me refiero).
en ese momento pensé en EL ÚLTIMO DE LA FILA rodando “querida milagros” en un cementerio de coches. tiempos de bandas que se lo tenian que montar con ingenio y pasión por encima de las dificultades de no tener un pavo en el bolsillo. la calidad era lo de menos . lo importante era la diversión. el disfrute en el hecho de hacer algo que te apasiona.
una colección de buenas (y variadas)canciones en la banda sonora,que van desde motorhead hasta duran duran,pasando por la etapa “happy-sad” de the cure.
una película sobre ese amor de verano que todos tuvimos alguna vez(o la ilusión de algo parecido, basado en un espejismo) ;a la que le sobra ,si acaso, la parte más fúnebre del relato con los curas y padres mal tratadores que crean monstruos de instituto,o el conflicto familiar. ojalá la comedia se hubiese apoderado,y alimentado el motor del relato hasta sus últimas consecuencias. pero forma parte del periplo vital del chaval.
y se acepta como tal.
algo que seria aceptable,sino fuera porque convierte la parte final del relato en una historia absurdamente inofensiva en el tercio final,y falta de mala baba,si alguna vez la tuvo realmente.
la chavala,raphina,toda una belleza que parece sacada de una comedia de john hugues de los años 80.
una pelicula voluntariosa con una colección de buenas (y variadas) canciones que dejan buenos momentos junto a otros que deslucen el conjunto .
p.d(1): oops,se me olvidaba.
mensaje para “el hermano perdido de liam y chris hemsworth”:”brendan,majo,escuchate el “seconds out” de genesis.
phill collins es más que sus últimos trés ó cuatro penosos últimos albumes,xdd.
p.d (2) : “¿resurgir”de los 80” ?
yo creo que nunca se fueron.

Dreadstar_TFE
Lector
Dreadstar_TFE

Ya quisieran para sí muchos supuestos artistas la “penosa” calidad de los últimos tres o cuatro discos de Phil Collins.

🙂

Me resulta muy chocante la afirmación del “hermano perdido de Liam y Chris Hemsworth” porque si se sitúa la película en los años 80 (no he visto aún esta película que se estrena), Génesis seguía en plena forma (ya consolidados como trio) y dando muchos temas para el recuerdo… llenando estadios con sus conciertos con miles de personas en aquellos años.

Cuando vi el trailer me desconcertó bastante esta afirmación del presente, sin mucha perspectiva histórica, aunque entiendo la broma fácil a costa del bueno de Phil Collins.

Por mi parte le diría a ese hermano perdido: “Brendan, majo, escucha Face Value, Hello I must be going, No jacket requiered, …but seriously…. incluso Both Sides”.

Phil Collins es muchísimo más que sus trabajos más flojos.

frankbanner49
Lector
frankbanner49

dí que sí,dread ¡¡. 😉

sigo la carrera de collins,no solo en su étapa en génesis,sino incluso en su época en flaming youth y brand x.
el pleistoceno,vamos.
pero, desgraciadamente,para gran parte de la chavaláda, de hoy en día,la carrera de phill collins se basa en la banda sonora de tarzán y en sus últimos discos en los que,sí,lo reconozco,parecen escritos bajo piloto automático,y de los que no se salvan ni sus baladas (algo en lo que siempre fué un monstruo).
y sobre génesis,decir que es mí banda favorita de siempre (seguidos muy de cerca por la etapa fish de marillion).
a ver, sobre génesis,si es cierto que en los 80 entregaron como banda algunos de sus discos más flojos.es justo reconocerlo.pero,a nivel popular no solo no se resintieron,sino que como banda estaban en la cúspide .
de hecho,posiblemente,sean aquellos años 80 los de más éxito a nivel popular de la banda ,con conciertos multitudinarios envueltos en una asombrosa (para la época) exhibición revolucionaria de juegos de luces y sonido que convertían cada concierto en toda una experiencia
y tampoco neguemos la evidencia . las rivalidades musicales en el mundo del rock siempre han existido,y siempre existirán. los heavies de pura cepa(los seguidores de los maiden,judas priest,o los AC.DC,por ejemplo) ningunearon en su momento a las bandas de glam-rock, y a bandas como bon jovi.
de la misma manera que un seguidor de bandas de punk-rock ninguneará a las bandas de progresivo (sonido crudo contra ampulosidad).
a los heavies ,en cambio,puede molarles lo progresivo,y es fácil encontrarte con bandas-puente como rush o dream theatre.
esto ocurrió, y seguirá ocurriendo siempre.todos creemos tener el faro de la verdad en cuanto a que ,lo que escuchamos en cada época, es lo mejor del mundo,y lo demás es basura.
somos así de osados.
vale,miento.hay cosas que siempre serán basura como el regaetton.
lo mismo he abierto demasiado las puertas,y a la mínima se te cuelan bichos.

resumiendo:entiendo el juego que propone la película..e incluso le sigo el rollo.

de hecho,el personaje de brendan,( tál como esta dibujado en la película) me cae muy bien.demuestra sabiduría musical,y es un tipo listo de calle…por eso me molestó casi a un nivel casi personal el comentario sobre collins.
me recordó de forma inmediata a una secuencia genial en la película VIRGEN A LOS 40. aquella que decía: “eres gay cuando….”.
y una de las frases acababan con; “…cuando escuchas a coldplay”.
reconozco reírme con esa frase.
hasta que me llevo un zasca con una escena parecida en esta película,a costa de mí músico favorito. 🙂
lo que ocurre, es que el rollo de connor es el de “nuevo romántico”,y aunque es muy respetable,no me compares el rock sinfónico de génesis con el de duran duran.
a mí me gustan muchos de los hits populares de la época (incluidos estos de los que hablamos) pero,en fín…
un respeto,joven, que hay niveles.
p.d:esto,por cierto,es lo que escuchaba evan en su coche.
no es “super´s ready,joder,pero no es un mal tema de pop-rock,demonios.

https://www.youtube.com/watch?v=weRCHo36MeM

Dreadstar_TFE
Lector
Dreadstar_TFE

frankbanner49, ya me parecía a mi en anteriores comentarios de otras noticias que más o menos compartíamos gustos similares en muchas cosas.

A lo mejor se me ha visto el plumero, pero efectivamente, Phil Collins es mi cantante favorito de todos los tiempos. Que nadie se alarme, sólo es mi subjetivo punto de vista… emocional y biográfico, que el señor ha puesto banda sonora a mi vida… aún cuando no me di cuenta hasta que alcancé la mayoría de edad.

Lo del reguetton (o como diablos se escriba, que ni me molesto en buscarlo) no lo podemos considerar música… y te lo dice alguien que vive en Tenerife y en cada dichosa discoteca de la isla nos taladran los oídos con tan infame subproducto.

Estoy completamente de acuerdo: Génesis, en los 80, tras la marcha de Steve Hackett, entró en una etapa menor. Aunque para mí no fue una bajada de calidad, simplemente dejaron a un lado las letras más rebuscadas al estilo de Peter Gabriel y abrazaron un estilo más sencillo y directo para componer las canciones.

Hay quien dijo que esto fue un movimiento comercial por parte de la banda, pero si eso era ser comercial, ojalá todos los grupos comerciales fueran así de buenos y entusiastas.

Para aquellos que denostan a Phil Collins, decirles que en efecto, fue él quién ideó el moderno sistema de luces que hay en todos los conciertos, así que su impacto en la industria musical no se reduce a hacer malas canciones.

Sobre la genial frase en “Virgen a los 40” sobre Coldplay, decirte que me parto de la risa cada vez que la escucho, y esto te lo dice un fan declarado de la banda, en realidad, tal y como lo dicen, es para no parar de reír.

Viendo el trailer de “Sing Street”, pues si, la frase sobre Collins me sacó una sonrisa porque entiendo el contexto en el que se hace, pero sigo pensando que tal frase está escrita en el ahora, y le da al personaje una visión digamos “moderna” sobre una época pasada, y que no coincidía con lo que ocurría en aquellos años.

Al número de ventas del disco “Sussudio” en aquellos años me remito…

Me da la sensación de que la genial escena de “American Psycho” donde el personaje de Christian Bale hacía una divertida (por brutal) crítica de Génesis y de Phil Collins en solitario hubiera transcendido y ahora esas críticas son aceptadas sin reflexionar mucho sobre ellas.

https://www.youtube.com/watch?v=pmTyizVfCng&oref=https%3A%2F%2Fwww.youtube.com%2Fwatch%3Fv%3DpmTyizVfCng&has_verified=1

frankbanner49
Lector
frankbanner49

je,jé…
gracias por compartirlo.
curioso clip.no lo conocía.
voy a tener que echar un vistazo a esta peli,a la que, por lo que sea,siempre he acabado esquivando.
y no parece estar mal,oye.

Dreadstar_TFE
Lector
Dreadstar_TFE

Creo que es una gran película transgresora, con un Christian Bale sencillamente carismático.

El discurso sobre Phil Collins seguía un poquito más, pero no he podido encontrarlo en san youtube.

Te recomiendo que la veas con el estómago vacío y con la mente preparada, porque es una de esas películas que amas o odias, y si la odias, acabarás odiándome a mi por recomendártela.

🙂