#ZNCine – Crítica de Star Wars: El ascenso de Skywalker

J.J. Abrams vuelve a la franquicia galáctica tras un breve descanso con Star Wars: El ascenso de Skywalker, resucitando viejos fantasmas que lastran un guion al que es mejor no tomar muy en serio

Por
27
5855
Aviso de Spoilers: La siguiente reseña contiene algunos spoilers de Star Wars: Episodio IX – El Ascenso de Skywalker.

Dirección: J.J. Abrams.
Guion: J.J. Abrams, Chris Terrio.
Música: John Williams.
Fotografía: Daniel Mindel.
Reparto: Daisy Ridley, Adam Driver, John Boyega, Oscar Isaac, Domhnall Gleeson, Kelly Marie Tran, Joonas Suotamo, Ian McDiarmid, Carrie Fisher, Keri Russell, Billie Lourd, Lupita Nyong’o, Naomi Ackie, Richard E. Grant, Billy Dee Williams, Anthony Daniels, Dominic Monaghan, Mark Hamill, Matt Smith.
Duración: 155 minutos.
Productora: Lucasfilm, Bad Robot, Walt Disney Pictures.
Nacionalidad: Estados Unidos.

Corría el año 2015 y millones de fans en todo el mundo contaban cada día, hora, minuto y segundo que quedaba para el estreno de Star Wars: El despertar de la fuerza. La cinta dirigida por J.J. Abrams nos presentó a Rey, Finn y Poe, los nuevos héroes de la franquicia, mientras que el Líder Supremo Snoke y Kylo Ren se posicionaban como villanos de la función, liderando una Primera Orden de la que nunca conocimos muy bien su periodo embrionario. Lo cierto es que el director de Super 8 pecó de un conservadurismo excesivo, repitiendo la estructura con la que la saga galáctica vio la luz 38 años atrás. La siguiente pieza de la cacareada nueva trilogía (por llamarla de alguna manera) llegó a salas de cine en las navidades de 2017. Detrás de las cámaras se encontraba Rian Johnson, quien actualmente está cosechando todo tipo de elogios gracias a la estupenda Knives Out o, como horriblemente se ha decidido traducir en España, Puñales por la espalda. Posiblemente, este octavo episodio tuvo el honor de ser la entrega más controvertida de todas las que habíamos podido ver en la gran pantalla, hasta ese momento. El realizador de Looper puso al borde del ataque de nervios a los seguidores más puristas, manipulando la mitología a su antojo con momentos tan hilarantes como esa Leia emulando a Superman. Personalmente pienso que Star Wars: Los últimos Jedi tuvo bastantes más aciertos que fallos, regalándonos algunos de las escenas más épicas de la historia de la guerra de las galaxias. El lavado de cara era necesario para una franquicia que comenzaba a dar síntomas de agotamiento como consecuencia de su particular esclavitud a la hora de elegir el marco temporal de la trama. En un universo increíblemente vasto, los hechos tienden a girar alrededor de un determinado número de personajes en un periodo de tiempo muy concreto.

De aquellos barros, estos lodos. Star Wars se ha convertido en una de las muchas gallinas de los huevos de oro del emporio Disney. Una vaca a la que hay que ordeñar hasta que no quede una gota por exprimir. Ahí tenemos las innumerables colecciones de cómics, los diversos videojuegos y, con la aparición de la nueva plataforma streaming Disney +, series como The Mandalorian, que ya ha visto la luz en el país del Tío Sam y de manera menos legal en el país del Buscón de Quevedo, u otros productos como la continuación de The Clone Wars o los centrados en personajes como Obi Wan Kenobi o Casian Andor. “Es la economía, estúpido” fue un lema utilizado por Bill Clinton en la campaña presidencial de 1992 contra George W. Bush, y que todo buen experto en marketing podría espetarnos a la cara a la hora de hacernos entrar en razón para que comprendiésemos esta sobreexplotación de la que somos testigos. Sin embargo, ante dicha avalancha no puedo poner ni un pero. Quien quiera que consuma lo que le de la gana. Eso sí, espero que al menos en su fruto estrella, la trilogía cinematográfica, pongan toda la carne en el asador y, aparte de los maravillosos fuegos de artificio, pueda observar un plan elaborado, me guste más, o me guste menos. Desgraciadamente, esto no ha sido así.

Star Wars: El ascenso de Skywalker es el resultado de la pelea entre dos directores que quisieron hacer cosas muy diferentes. La única continuidad que tiene esta película con sus predecesoras son las rencillas entre Abrams y Johnson. Si en la entrega anterior, como ya hemos comentado, Johnson hizo lo que le dio la real gana, el creador de Perdidos reconduce las decisiones tras saberse ganador al tener la última palabra. Desde el casco de Kylo Ren, pasando por el sable de Luke, hasta el romance entre Finn y Rose y, lo más sangrante, el origen de Rey. Johnson había subrayado en Los últimos Jedi que no importaba la procedencia de sus progenitores. Cualquier forma de vida era susceptible de ser sensible a la fuerza y, gracias a ello, el abanico de posibilidades se ensanchaba hacia el infinito, dejando de ser “los de siempre” quienes coparan el absoluto protagonismo. Se ve que al bueno de Abrams no le hizo gracia alguna. En El Despertar de la fuerza había plantado una semilla de misterio en torno a los padres de Rey, y prometía ser un tema clave en futuras entregas. Como ya hemos hecho en otras ocasiones cuando ha tocado analizar las películas de DC en acción real (perdón por el paréntesis), resulta sangrante comprobar la nula elaboración a la hora de planificar una serie de películas de esta escala. Las líneas maestras van cambiando a diestro y siniestro produciendo una sensación de autoparodia que se aleja absolutamente del canon de la franquicia.

Seamos claros, el guion de Star Wars: El ascenso de Skywalker es sonrojante ya se analice como cierre de trilogía, como cierre de clan familiar (las nueve películas de los Skywalker) o como cierre de cinta autoconclusiva. Porque sí, el filme que hoy analizamos tiene de episódico lo mismo que Han Solo: Una historia de Star Wars e, incluso, menos que la notable Rogue One, pese a que su objetivo era otro. Quitando que tenemos los mismos personajes que en las dos películas anteriores, desde el momento en que se apagan las luces y aparecen las icónicas letras de la intro de Star Wars, nos damos cuenta de que el director de Misión Imposible III se ha querido sacar un nuevo (o viejo, depende como se mire) conejo de la chistera. No sólo eso, la inserción de Palpatine es el eje sobre el que gira toda la trama cuando, hasta el momento, no habíamos tenido ni una mínima pista sobre ello. Su aparición propicia una gincana en cuya última parada aguarda el otrora Emperador. No estaba muerto, estaba de parranda. Probablemente, cuando se hizo con los mandos de la saga, J.J. Abrams pensó en Snoke como el heredero natural de Darth Sidious. Pero Johnson, no sabemos si influenciado por el lado luminoso u oscuro de la fuerza, decidió cargárselo en una escena memorable de Los últimos Jedi.

Por aquello del “Citius, Altius, Fortius” y en su empeño por homenajear/calcar situaciones de la trilogía original, Abrams peca de abusar, en exceso, del todo vale/vale todo, creando situaciones inverosímiles y dejando, las ya cuestionables licencias de Rian Johnson, a la altura del betún. A pesar del buen hacer de Daisy Ridley y Adam Driver (probablemente el mejor actor que haya tenido nunca la saga galáctica), la historia se deshace como un azucarillo por lo inverosímil de algunas situaciones y lo poco explicadas que están otras. Como si de un productor loco y sin sentido se tratase, Abrams llena la pantalla de naves de destrucción masiva por una parte y un conglomerado, cual Dunkerque, de utiliatarios que vienen a aportar su granito de arena en una misión suicida pero que, intuimos, no acabará del todo mal.

A nivel visual, Star Wars: El ascenso de Skywalker resulta arrolladora y deslumbrante. Junto a la banda sonora de John Williams (¡cómo te vamos a echar de menos!) es, de largo, lo mejor de la película. Un diseño de producción para quitarse el sombrero unido a un CGI a la altura de las circunstancias (salvo el pequeño borrón en un momento en el que vemos a ciertos personajes rejuvenecidos) hace disfrutable el visionado sin necesidad de hacer caso a lo que está aconteciendo. Si algo hay que aplaudir a esta nueva trilogía es que abraza, sin rubor, la estética artesana de las primeras cintas y de la que el propio George Lucas, entregándose por completo al CGI, se olvidó cuando realizó los episodios I, II y III.

Además del mencionado Palpatine, el noveno capítulo de Star Wars sirve para que Lando Calrissian (a quien vuelve a dar vida el veteranísimo Billy Dee Williams) retorne a la que fue su casa. Todo un clásico que siempre estuvo en segundo plano y que, en esta ocasión, sirve para despedir a la Princesa Fisher (¿O era Carrie Organa?), la melliza de Luke, que siempre estará presente en nuestros corazones. Del resto de personajes, comentar que Poe Dameron (que en una parte lleva un look muy a lo Nathan Drake de Uncharted) gana cierto protagonismo tratando de conseguir el testigo espiritual de Han Solo, pero quedándose lejos del carismático cazarrecompensas corelliano. Tanto Poe, como Finn y los droides acompañan a Rey en la mayor parte de la aventura, dejando de lado las subtramas, consiguiendo de esta forma que la acción sea continua y el entretenimiento, salvo por los gravísimos problemas de guion, no decaiga.

J.J. Abrams no ha sabido dar con la tecla en este cierre de trilogía, más preocupado por corregir las fallidas elecciones que, a su modo de ver, había tomado Rian Johnson en la entrega anterior, que en dotar de coherencia interna al conjunto de las películas. Si bien es cierto que todo fan de la franquicia encontrará multitud de guiños al conjunto del universo Star Wars (¡por fin se hace justicia con Chewbacca!), Abrams zarandea la mitología sin un propósito claro, reviviendo un personaje que mejor estaba muerto para poner el punto final de una manera un tanto anticlimática, después de haber caído en el típico tópico que tod@s intentamos cambiar.

Aviso de Spoilers: La siguiente reseña contiene algunos spoilers de Star Wars: Episodio IX - El Ascenso de Skywalker. Dirección: J.J. Abrams. Guion: J.J. Abrams, Chris Terrio. Música: John Williams. Fotografía: Daniel Mindel. Reparto: Daisy Ridley, Adam Driver, John Boyega, Oscar Isaac, Domhnall Gleeson, Kelly Marie Tran, Joonas Suotamo, Ian…
Dirección - 4
Guión - 3
Reparto - 6
Apartado visual - 9
Banda sonora - 9

6.2

LOST

Un J.J. Abrams desatado hace descarrilar a la nueva trilogía galáctica con una serie de decisiones absurdas que se contradicen con lo presentado en entregas anteriores. En contraste, el nivel técnico de la cinta es impecable.

Vosotros puntuáis: 7.24 ( 92 votos)

27
Déjanos un comentario

Please Login to comment

Se prohíben las injurias y calumnias a cualquier persona o colectivo -ya sea por razón de raza, sexo, orientación sexual u opinión política-, esto incluye los mensajes que fomenten el odio por alguna de las razones anteriormente citadas; o conduzca a desviaciones del tema propuesto (off topics). Del mismo modo, queda prohibido el spam, trolleo, uso masivo de mayúsculas y enlaces de descarga, además de todo tipo de contenido ilegal. Los comentarios con más de un enlace precisarán ser aprobados por los moderadores.

Si quieres, puedes usar un avatar.

Puedes utilizar la etiqueta de spoiler: [spoiler] TEXTO [/spoiler]
14 Comment threads
13 Thread replies
0 Followers
 
Most reacted comment
Hottest comment thread
15 Comment authors
CarlitosRasputin33JackZiggybillyboy Recent comment authors
Recientes Antiguos
Igverni
Lector

Buenísima crítica, muy identificado con tu opinión, Sergio.
J.J. Abrams ha realizado un desastre de proporciones épicas. De hecho, ni siquiera me parece tan buena visualmente, de hecho bastante plana en todo, a años luz de la maestría de Rian Johnson, cuya película tampoco me gustó pero al menos creó momentos para el recuerdo como la destrucción del Destructor, el duelo en la sala roja o la batalla en el desierto de arena. Nada que ver Abrams, muy muy mediocre.
Lo único que se salva es el casting, muy buen todo el reparto, y la música de John Williams.
El sueño ha muerto, Star Wars ya es una película más y en este caso ni siquiera una buena.

Igverni
Lector

Con la venia, comparto mis impresiones SIN spoilers de la película que publiqué en mi blog. Demasiado largo para resumirlo aquí:

https://starsmydestination.wordpress.com/2019/12/20/critica-de-star-wars-ix-el-ascenso-de-skywalker-de-j-j-abrams-sin-spoilers/

Gracias!!

nthny
Lector
nthny

Este episodio es el equivalente cinematográfico a la lista de deseos de Amazon de una camgirl. “Vamos a darle todo a Rey porque es una chica”.

Nerevar
Lector
Nerevar

A ver, el único problema que NO tiene Rey es ser chica. En masculino seguiría siendo un enchufado de proporciones épicas a cuyo alrededor todo lo bueno anterior se va a la porra para que éste quede mejor. Es un concepto de personaje de fanfic de preadolescente (con perdón para el 99’5% de adolescentes, que dudo que fueran tan burros).

Me acuerdo del episodio de Star Trek de Futurama y el fanfic que hacía el que secuestraba a los actores, la verdad.

Vansalth
Lector
Vansalth

Vaya birria de película. Madre mía. Mira que pensé en no verla hasta que saliera en DVD, pero me convencieron… Vaya telita.

hammanu
Lector
hammanu

Yo desde que ilusionado vi la Amenaza Fantasma en ingles antes que la trajeran de estreno aquí, ya vi la franquicia agotada. Aunque Lucas quería hacer algo nuevo la cago al encargarse el de todo el proceso creativo. De hecho en el Imperio es donde menos mano mete es la mejor de toda la saga. Mientras que en el Retorno la idea de los ewoks fue del menda cuando en un principio era wookies (y mas creible si inflan de leches a los imperiales que unos haribos metidos a menos) Su ansia de vender merchandaising y sus ideas aburridas hasta el extremo (midiclorianos, Jedis mas secos que el esparto y ect…) se cargo la saga amen de desdecirse a si mismo en lo que se contaba en la trilogía original.

El problema de Abrahams era su calco al episodio 4 y que no explicaba apenas nada: Siendo difícil de creer que se gestara una nueva Orden y porque la Republica no hizo nada, el que Harrison Ford participo para que su personaje muriera (algo que a deseado siempre) y sacar a unos chicos Disney con menos carisma que un pedrusco

Lo de Jonhson es dar una razón de porque a veces se tiene que controlar a un creativo para lo que se este contando no contradiga lo del anterior y que la historia pivote donde deba. La
Kathlen Kennedy se a lucido de lo lindo, y amen encima de la promoción del Ascenso… se a dedicado JJ y algunos de los actores a rajar sobre Johnson. Siendo una vergüenza la falta de respeto a este autor que lo que hizo tuvo el beneplácito de los jefazos.

En resumidas cuentas si quieres hacer una película basándote en hacer homenajes a tropecientas escenas de la saga original es que te faltan ideas para haber desarrollado una buena evolución de la historia, y habiendo aprovechado a los personajes clásicos mucho mas.
Ya que el Luke gruñon de la 8 me parece patético y con la tipica marca hollywoodiense del sabio gruñon que no pega para nada con el. Con lo bien que esta todo lo que ocurre en Dagobah, y ahora hacen esos guiones de corta y pega que todas las pelis de Hollywood siguen a rajatabla

Staple
Lector
Staple

y sacar a unos chicos Disney con menos carisma que un pedrusco

Me parece la definición perfecta de los nuevos actores y personajes que introdujo Disney: Parecen los presentadores del club ídem. Aunque estoy seguro que Jordi Cruz lo hubiese hecho mejor que John Boyega y Oscar Isaac 😀

hammanu
Lector
hammanu

Estoy seguro al menos que muchas mujeres atraería al cine si saliera el Sr Cruz por los comentarios de muchas de ellas

Fletcher
Lector
Fletcher

Muy de acuerdo con mucho de lo expuesto en tu critica… Esta película ha dejado claro que no había plan y debido a ello se ha tenido que ir poniendo parches para tratar de dar un sentido a lo expuesto en el episodio 7, que es la que lo empieza todo, ya que el 8 lo mando casi todo al garete y por ende es la primera que empieza a no respetar lo contado anteriormente… la épica de la búsqueda de Luke, y nuestras ganas de volver a verlo, los caballeros de Ren, Snoke, la Primera Orden, quien es Rey… casi todo lo manda bien lejos para introducir conceptos que a Johnson le molaban, que a lo mejor hubieran podido funcionar pero sin consenso poco se podía conseguir… y sin un plan maestro que dejase claro que lineas seguir resulta en una descafeinada trilogía que queda como una pelea de egos ente directores…
A mi me ha entretenido ya que he visto algunos arreglos que a MI me han gustado, pero si me ha quedado una sensación de prisas y de parches para arreglar el, para MI, desaguisado resultado que fue el episodio 8…

Los spoilers los dejaremos para mas adelante.

Fletcher!!

Nerevar
Lector
Nerevar

Ya me explicas tú cómo la República iba a ser tan gilipollas para dejar alzarse al Imperio de saldo ese, que se rinda por perder un sólo sistema solar, que Leia sea la jefa de una relativa panda en vez de tener todo el respaldo de la República (sé la explicación oficial de eso, queda como una hipócrita e idiota integral, y Anakin y Padmé deben de estar dándole collejas a Bail por cretino en el más allá), que Luke esté por ahí perdido mientras tanto, y un modo respetuoso con ellos de que Han, Luke, Leia, Chewie, C3PO y R2 criaran a un niñato que ha jugado demasiado al Caballeros de la Antigua República y es un chiste como villano (supongo que tomaron al Jacen de las novelas de modelo, porque es clavado).

Staple
Lector
Staple

Los problemas de las pelis Disney de Star Wars: Han estado más precoupados por meter modas sociales, más por agradar a Twitter y por representar a todo el mundo y no ofender a nadie que por currarse una buena historia y unos buenos personajes. Ahí además han debido de meter mano cienes de directivos, personas de márketing e inversores, una Kathleen Kennedy a la que le ha venido grande la dirección de Lucasarts, un Bob Iger que no ha puesto orden cuanto tocaba, Carrie Fischer y Harrison Ford con ínfulas de grandeza y miles de razones más y lo que han conseguido entre todos es radiactivizar y vulgarizar una saga legendaria que era tan importante que podía tirarse años sin estrenar una peli y aun así se vendía por si sola. Además que para las nuevas generaciones es una peli más del espacio como las hay a cienes. Para los niños Tony Stark, Spiderman o Elsa son mil veces más importantes que Rey y Kylo, mientras que para nuestra generación Luke, Leia y amigos eran lo máximo.
Por suerte tenemos The Mandalorian, que parece la reacción de una Disney que ha tomado nota de los errores gordos cometidos y que sabe le pueden costar aun más caro no corregirlos.

nthny
Lector
nthny

Lo de vulgarizar ya lo había hecho el propio padre de la criatura. Lo de Disney es una oportunidad perdida, de la peor que tengo memoria en el mundo del entretenimiento. Si con todos sus recursos, con la historia de fallos y aciertos pasados, con los actores del OT aun vivos, con toda la experiencia de KK al mando del barco, esta trilogía es lo mejor que han podido hacer… es para echarse a llorar, SW esta muerto.

Staple
Lector
Staple

En los últimos tiempos está de moda hacer documentales sobre casos digamos, singulares, del mundo del entretenimiento. Hay película de The Room, hay documental sobre el fallido Superman de Nicolas Cage, se prepara otro sobre el desastroso rodaje de La Isla del Dr. Moreau de Val Kilmer y Marlon Brando, en Netflix hay una serie sobre cómo la industria juguetera fue capaz de cargarse productos superexitosos como Masters del Universo etc etc etc. En unos 10-20 años seguro alguien hará un documental analizando lo que tú dices querido nthny, como Disney teniendo absolutamente TODO a su favor para petarlo con Star Wars fue tan incapaz y sacó tamaño despropósito.

Danyus
Lector
Danyus

Bueno, pues bastante rapidito porque quiero seguir subiéndome al carro de la decepción (voy a empezar “degüicher” en Netflix), no puedo decir ni siquiera que esperase más. Tenía la sensación de que Abrams iba a dedicar un rato a deshacer lo que su predecesor había pergeñado en el episodio anterior, aunque en realidad ni siquiera éso. Se ha dedicado a pasar por encima de puntillas y a hacer directamente lo que le ha dado la gana, supongo que siguiendo lo que tenía en la cabeza desde el episodio VII. Aunque también podría ser que se hubiera utilizado algo de lo que Trevorrow tenía en mente, pues el guión es una serie tan inconexa de decisiones y saltos argumentales que precisamente es posible que se trate del trabajo de demasiadas cabezas dando cada una su visión personal. Son tantas cosas las que suceden, con tal velocidad y sin preámbulos apenas, que da la sensación de que podríamos obviar la cinta anterior y la película tendría el mismo sentido.
El resultado es un desastre en cuanto a estructura, con escenas potentes a nivel emocional, con personajes desiguales (ese Ben Solo/Kylo Ren me sigue pareciendo a años luz del resto de la práctica totalidad del elenco), y un tratamiento visual oscuro y frío que sin embargo funciona mejor en sus momentos más cálidos, sobre todo por el contraste con la banda sonora, conmovedora una vez más. En ese sentido, me pareció bastante más acertado el trabajo de Rian Johson, con hallazgos visuales deliciosos y que seguramente quedarán para el recuerdo de los fans más allá de lo discutible de sus decisiones.
Hablando de John Williams, su cameo me pareció el más mesurado y fue el que realmente me agradó. El resto me dejaron bastante frío, por su encaje en la trama, tanto los unos como “los otros”. Ya me entendéis.
No salí del cine enfadado, pues algunas partes me agradaron y algunas me emocionaron, más allá de algunas decisiones creativas que se tomaron de forma bastante deliberada, más allá de su grado de acierto, y más allá de que la última hora de película es totalmente previsible y se sabe lo que va a pasar.

Supongo que podremos hablar más largo y tendido cuando se libere la crítica sin spoilers, pero la decisión sobre Rey no me desagradó y no me pareció tan obvia como el resto de la película aunque te dan unas cuantas pistas de más. Por cierto,

Aviso de Spoiler

¿soy el único al que le pareció ver a Owen Lars en ESAS escenas sobre los padres de Rey?

Menudo cacao me monté…

Nerevar
Lector
Nerevar
Aviso de Spoiler

A mí me parece una chorrada de mal fanfic. Para el caso que fuera nieta de un rollete de Anakin antes de volver a ver a Padmé, la verdad. Poco más cutre y al menos quedaría un Skywalker vivo por ahí. Pero Ben es malo solo porque es el nieto de Anakin (que no de Vader), así que es coherente en su incoherencia. Y si tomas parte en un genocidio pierdes todo el derecho de sentirte mal, incomprendido, o lo que sea. Es como si Magneto fuera lo que es porque le hicieron bullying una vez en clase en vez de lo que le tocó, comparado con la mierda de vida de Anakin antes de caer. Y Palpatine se lo curró durante años antes.

Y ReyLo. Mi madre, ríete tú de Padmé y los tuskens (que al menos se lo habían buscado). Supongo que lo de la fantasía femenina de que una mujer puede cambiar a un chico malo es cierto.

AlbierZot
Lector
AlbierZot

Entre lo bochornoso y lo insultante. Desastre mayúsculo que para los que disfrutamos del desarrollo de esta nueva trilogía nos demuestra que en realidad TODO estaba basado en NADA.

La conversación entre Poe y Lando define la peli y por ende la trilogía: ‘¿Cómo lo hicisteis?’ pregunta Dameron, ‘¿cómo lo conseguisteis?’

Shockbringer
Lector
Shockbringer

Me resulta curioso ver cómo a esta película en Rotten Tomatoes o Metacritic están poniendo la película a caer de un burro, acusándola de falta de originalidad y sin embargo al Episodio VII, que es el epítome de la falta de originalidad, le ponían un sobresaliente, lo mismo que al VIII.
Me da la sensación de que la crítica se vio atrapada en el huracán de nostalgia de la vuelta al cine de Star Wars y ahora que se les ha caído la venda están castigando a toda la trilogía en esta película.
Para mí la trilogía nació ya fallida con el remake que fue el Despertar de la Fuerza y sobretodo con la falta de planificación de Disney. No se puede manejar una franquicia así sin tener al menos un esbozo de la trama con las respuestas esenciales ya pensadas.
Apuesto a que dentro de una década o dos terminarán sacando estas películas del cañón como han intentado hacer con Terminator, Robocop, Alien…
Hay personajes tradicionales como Luke que quedan muy marcados, para mal, con su caracterización en estos nuevos episodios y no se lo merecen.

Ziggy
Lector

Lo horrible es que siempre quedan las alternativas de los reboots (que veo a Disney capaz de hace una nueva version de UNE, con una Luke feminina, hermana de Leia melliza empoderada) o de rehacer esta trilogia de manera “correcta”, que tampoco seria la gracia, pues como se ha comentado, ha resultado ser una oportunidad perdida, pues lo tenian todo, menos valentia creativa y una dirección.

billyboy
Lector
billyboy

Es Rey una navaja suiza de la fuerza?,porque en esta película parece que si,lo tiene todo,cuando crees que no puede tener otro upgrade va la peli y te sorprende, ríete de la Leia superman del episodio VIII.

Ziggy
Lector

Que bueno que no la he visto. Que bueno que no le di dinero a Disney por hacer esta película. Que bueno que pase de la entrada gratis que me ofrecieron tambien. Que bueno que no tendre en mis retinas ni en mi memoria esas escenas que describisteis. Que bueno que si llego a viejo y llego a padecer alzahimer, me quedaré con la idea de que Star Wars solo tenia seis capitulos.

Staple
Lector
Staple

Grandísimo comentario querido Ziggy. La humanidad es mejor sabiendo que hay gente por ahí que tiene la dignidad de darle la espalda a los que desean estafar y traficar con nuestros recuerdos. Todos deberíamos hacer un Ziggy ante ese despropósito que son las 5 nuevas pelis Disney de Star Wars.

Jack
Lector
Jack

Lo triste es que esta nueva trilogía hace que los episodios I, II y III parecen hasta buenos

Rasputin33
Lector
Rasputin33

Debo ser el único que ha disfrutado con la película. Lo único que no me gustó fue que no

Aviso de Spoiler

quedara vivo ningún auténtico Skywalker. Se supone que es su historia, no?

Nerevar
Lector
Nerevar
Aviso de Spoiler

Estamos en una página sobre todo de cómics. No debería sorprenderte que para dar un relevo generacional metan los personajes más o menos enchufados que quieren mientras tratan como basura a los clásicos. Pocos escritores tienen valor para poner lo nuevo sin probar frente a lo clásico bien hecho, ni siquiera cuando sale bien: El Ultimate Peter Parker estuvo muerto unos años mientras Miles Morales se asentaba. Aquí, encima, salió de pena. Resultado, adiós a lo viejo, y a casi nadie parece darle de más los nuevos.

Carlitos
Lector
Carlitos

Vista la película reconozco que es la mejor de las 3, pero esto tampoco es un elogio. Esta peli basicamente está para intentar arreglar el Episodio VIII, es descarado ver algunas escenas que quieren “corregir” lo que se hizo en la anterior película.
Del reparto que vamos a decir, Adam Driver y Daisy Ridley son buenos actores, lastima tener que interpretar a esos personajes. Por otro lado está mi “adorado” Finn que hace que eche de menos a Jar Jar y del Han Solo de Hacendado tampoco puedo hablar bien, recordemos que es un descerebrado al que no le castigaban la insubordinación por estar bueno.
El apartado visual me parece cojonudo, que teniendo a Disney detrás es lógico, pero sigo pensando que en este aspecto el Episodio VIII es mejor.
En fin, ya entraremos en spoilers más adelante pero para hacer esta trilogía podrían haber adaptado la historia de Heredero del Imperio o algo por el estilo.

Nerevar
Lector
Nerevar

Hombre, que los actores originales ya tenían una edad, y de recasting mira Solo que Han era el soso de la peli. Si vamos por el universo expandido y las edades de entonces tocaba El Legado de la Fuerza… Y al menos a Jacen lo han clavado, y los héroes clásicos también han quedado fatal.

Han fusilado tantas malas ideas del universo expandido que parece que cogieron la lista de cosas a evitar en vez de copiar por error.

Carlitos
Lector
Carlitos

Cierto, no recordaba El Legado de la Fuerza. Pues si, bien adaptada podría haber sido una buena trilogía (aunque creo que eran 8 libros), ya que Heredero del Imperio esta escrita para ser protagonizada por los personajes clásicos que como bien dices ya tienen una edad y adaptarla con otros actores o incluso nuevos personajes hubiera sido un caos.