#ZNCine – Crítica de Kubo y las Dos Cuerdas Mágicas, de Travis Knight

Reseña de Kubo y las Dos Cuerdas Mágicas, de Travis Knight, la última entrega de la productora de cine animado en stop motion Laika

8
2169
Aviso de Spoilers: La siguiente reseña contiene algunas menciones a acontecimientos que tienen lugar en la película comentada, no son de importancia ni muy explícitos pero pueden dar más información de la necesaria al potencial espectador.

“Si vais a parpadear, hacedlo ahora…”

 
kubo

Dirección: Travis Knight
Guion: Marc Haimes, Chris Butler, Shannon Tindle
Fotografía: Frank Passingham
Música Dario Marianelli
Reparto: Matthew McConaughey, Charlize Theron, Rooney Mara, Ralph Fiennes, Brenda Vaccaro, Art Parkinson, George Takei, Cary-Hiroyuki Tagawa
Duración: 101 min
Productora: Laika
País: USA

Laika, L.L.C es un estudio cinematográfico estadounidense fundado en el año 2005. Especializado en películas realizadas en stop motion y con un ritmo de producción que, a diferencia de las grandes compañías como Disney/Pixar o Dreamworks entre otras, se toma todo el tiempo del mundo para realizar sus producciones. Después de colaborar en proyectos ajenos como La Novia Cadáver de Tim Burton y Mike Johnson Laika debutó en el mundo del largometraje con Los Mundos de Coraline, una adaptación animada de la famosa novela (y posterior cómic) del guionista británico Neil Gaiman. El film, dirigido por el genio en la sombra de Pesadilla Antes de Navidad, Henry Selick, supuso todo un éxito y el primer paso en firme de una nueva empresa que, al igual que los Aardman Studios ingleses, vendría a dar el toque de elegancia al celuloide de animación internacional. El Alucinante Mundo de Norman (ParaNorman) de 2012 y The Boxtrolls de 2014 fueron los siguientes proyectos de Laika y ambos fueron recibidos con considerables parabienes por crítica y público afianzando el éxito del carácter atípico e incluso experimental de su producción propia. Ya en el presente 2016 la cartelera internacional ha visto llegar la última pieza gestada en el seno de la casa fundada por Phil Knight y Will Vinton (aunque esta vez con la colaboración de Focus Features, la división independiente de Universal Pictures) Kubo y las Dos Cuerdas Mágicas, una historia localizada en el Japón feudal, una vez más animada por medio del formato stop motion, y con unos resultados tan brillantes que la convierten, para el que suscribe, en la mejor película de animación de lo que llevamos de 2016.

La última producción de Laika sigue los pasos de Kubo, un adolescente que viviendo en una aldea japonesa de fantasía se gana un pequeño sustento contando historias a los aldeanos con la ayuda de su shamisen mágico (un instrumento musical) que le permite crear figuras origami que cobran vida. Un día, desobedeciendo los consejos de su madre que le apremia siempre a volver a casa antes de anochecer, Kubo se distrae en la aldea cuando cae la noche y es atacado por sus diabólicas tías gemelas, enviadas por su abuelo, el Rey Luna, que ansía vengarse de la madre de nuestro protagonista por traicionar a su familia enamorándose del guerrero samurai Hanzo, ya fallecido. Después de unos desafortunados acontecimientos Kubo deberá emprender una aventura junto a un simio llamado Mona y a Escarabajo, un valiente y amnésico samurai con forma de insecto, para encontrar la Armadura Mágica que en su momento portó su padre Hanzo y con ella poder enfrentarse a su malvado abuelo. Con esta sencilla trama el habitual animador de la productora Laika, Travis Knight, debuta en el mundo del largometraje y el resultado es la mejor película animada da la temporada, una pequeña joya llena de talento, candor, lirismo y magia que utilizando una historia universal elude lugares comunes y caminos mil veces transitados para ofrecer una pieza artesanal que se desvincula en cierta manera del celuloide de animación actual buscando su propia personalidad para con ello satisfacer a los más pequeños sin ser condescendiente con ellos y atraer a unos adultos que disfrutarán con una historia de personajes con mucha más hondura de la que parece a simple vista.

kubo1

Hundiendo sus ráices tanto en la animación de los Estudios Ghibli de Hayao Miyazaki con referencias a El Viaje de Chihiro o La Princesa Mononoke como en la obra de autores capitales del celuloide nipón clásico como Akira Kurosawa (Los Siete Samurais) o Masaki Kobayashi (El Más Allá) y dejándose imbuir por personajes clásicos del folklore del país del Sol Naciente (reales o ficticios) como Hattori Hanzo o Zatoichi, el último producto de Laika teje una historia de una perfección formal sencillamente apabullante. Realmente el proceso de inspiración en obras ajenas es el mismo que utiliza Pixar con sus largometrajes dejándose influenciar por el cine clásico americano, pero en esta ocasión los creadores de Kubo y las Dos Cuerdas Mágicas lo hacen con el japonés. Travis Knight consigue ejecutar una pieza que aun relatando la consabida historia de enfrentamiento entre el bien y el mal está expuesta como si de un haiku se tratase, una pequeña poesía preciosista y exquisitamente elaborada en fondo y forma que apela con sabiduría a los sentimientos más básicos de distinto tipo de espectadores. El largometraje se revela como una cálido homenaje a la cultura japonesa, al arte de contar historias y a la fantasía con algunos momentos realmente elegantes y dados a una emoción sutil y nada lacrimógena que se convierten en los mejores de la obra y los que ayudan a esta a trascender del género de aventuras al que se adscribe.

kubo3

Si bien la historia debe driblar con personajes que son estereotipos más o menos reconocibles cuando la aventura de Kubo y sus acompañantes comienza bien es cierto que Travis Knight y sus guionistas se ocupan de que los mismos tengan la suficiente profundidad para que el espectador pueda identificarse con ellos sin sentir una continua sensación de déjà vu que desacredite la personalidad de los roles principales y sus pretensiones de cara al trayecto físico y vital que van a experimentar juntos. Mientras Kubo se muestra como un chico talentoso y más responsable de lo que su edad exige Mona es retratada como su protectora, el lado duro y sensato del grupo, todo lo contrario al desenfadado y temerario Escarabajo que a pesar de ser un guerrero virtuoso posee un carácter incluso más infantil que el del protagonista y de ahí que choque con la personalidad de su compañera de viaje mostrando una química brutal en pantalla con ella cuando discuten ante la presencia de Kubo. Pero hasta en la inclusión del pequeño secundario robaescenas son elegantes y dados a la sutilidad en Laika, ya que ese pequeño origami viviente que representa a Hanzo consigue ser el protagonista de no pocas secuencias remarcables siendo un rol silente pero de una presencia entregada al humor físico y la comedia elegante. Hasta los villanos están adecuadamente expuestos y desarrollados en pantalla, no sólo las aterradoras tías de Kubo con ese aspecto que hunde sis raíces en las historias de terror clásicas japonesas, sino también ese Rey Luna que no es abordado por los guionistas como el típico villano unidimensional en blanco y negro, escondiéndose detrás de su “maldad” un subtexto muy interesante sobre la vejez, la soledad y las enfermedades de carácter psíquico propias de la tercera edad.

kubo2

A una historia con verdadero trasfondo que no elude la aventura y las escenas de acción y unos personajes carismárticos y cercanos para todo tipo de espectadores se debe añadir una animación en stop motion que bordea la magnificencia en no pocos momentos del metraje de Kubo y las Dos Cuerdas Mágicas. En todo momento se deja notar en la última producción de Laika que sus hacedores son expertos en el formato elegido para llevar a imágenes las aventuras de su última criatura. Desde el mismo arranque con la odisea del personaje de la madre, asentando desde bien pronto la naturaleza de “relato oral” en el que se asentará todo el proyecto, hasta el clímax final con la batalla entre Kubo y el Rey Luna pasando por la primera historia narrada en la aldea por el protagonista, el ataque de las tías gemelas o la travesía en barco con viaje a las profundidades marinas (esos enormes ojos acechando) la película de Travis Knight está repleta de pasajes en los que la artesanía más sencilla ofrece la magnificencia estética y conceptual más elaborada. La fuerza visual de esta producción no sólo reside en los momentos más líricos e intimistas sino también en los que la épica y la heroicidad se hacen patentes en pantalla como ese combate contra el esqueleto gigante cuyo craneo está coronado por decenas de espadas entre las que se encuentra la “Irrompible” que nuestros personajes principales necesitan. Todo un despliegue de inventiva plástica que sin entregarse a la hiperbolización de las secuencias dinámicas de las producciones animadas del Hollywood más comercial consigue encandilar a una platea que percibe en todo momento el mimo con el que han sido ejecutadas.

kubo4

Kubo y las Dos Cuerdas Mágicas es hasta ahora, no sólo la mejor película animada de lo que llevamos de temporada, sino también el producto más elaborado y lleno de virtudes de Laika, una pequeña obra maestra que merece ser descubierta y atesorada en su justa medida. Travis Knight ha conseguido elaborar un relato repleto de magia que se mueve con una facilidad pasmosa entre el humor, la acción, el terror y el drama para dar forma a una pieza de orfebrería que entre sus grandes virtudes tiene la de no entregarse a la condescendencia por culpa de ser un producto dedicado, principalmente, al público infantil, algo en lo que caían hasta genialidades como El Gigante de Hierro de Brad Bird o Big Hero 6 de Chris Williams y Don Hall. El final de la última producción de Laika no el típico happy end de este tipo de films, es un cierre agridulce para nada autocomplaciente. Dar lo que el espectador demandaba o esperaba en ese momento hubiera minimizado notablemente la simbología y determinación que el trayecto que Kubo y sus compañeros emprendieron al inicio de la obra, de modo que Travis Knight y sus colaboradores son consecuentes con ese mensaje que transmiten sobre la reivindicación de los recuerdos como depositarios abstractos de los mejores momentos de nuestras vidas y el lugar en el permanecerán nuestros allegados, los que siguen con nosotros y los que ya no están, hasta el fin de nuestros días en la tierra. Es tranquilizador saber que de vez en cuando los muchachos de Laika asaltarán las carteleras para narrar historias más grandes que la vida desde la más desarmante humildad, eludiendo siempre los caminos fáciles en pos de la comercialidad y ofreciendo al espectador productos de calidad con verdadero corazón.

Aviso de Spoilers: La siguiente reseña contiene algunas menciones a acontecimientos que tienen lugar en la película comentada, no son de importancia ni muy explícitos pero pueden dar más información de la necesaria al potencial espectador. "Si vais a parpadear, hacedlo ahora..."   Dirección: Travis Knight Guion: Marc Haimes, Chris…
Dirección - 9.5
Guión - 9
Reparto - 9
Apartado visual - 9.5
Banda sonora - 9

9.2

Kubo y las Dos Cuerdas Mágicas es una pequeña obra maestra, una historia llena de fantasía, personajes inolvidables y un mensaje enriquecedor para espectadores de todas las edades.

Vosotros puntuáis: 7.06 ( 13 votos)

8
Déjanos un comentario

Please Login to comment
6 Comment threads
2 Thread replies
2 Followers
 
Most reacted comment
Hottest comment thread
6 Comment authors
Brian BlaquesmithCristian Miguel SepulvedaReverend DustIgvernigranputulu Recent comment authors
  Subscribe  
Recientes Antiguos
Notifícame
TigreHobbes
Lector
TigreHobbes

Gente como Laika o Cartoon Saloon se convierten en relevos sólidos para Aardman, Gibli, etc y en oasis de creatividad que resisten la tiranía del modelado 3D que todo lo iguala y formatea.
Hay otros mundos y están en las mentes de tipos como estos y a los que hay que apoyar pagando una entrada de cine para que puedan hacer otra peli más.
La peli no me ha parecido para tanto o es que lo que había oido era taaan bueno que luego me ha gustado un pelin menos. Una película notable, aún así. El stop motion es tan magistral que a veces se me olvidaba. Ver el making off te pone los pelos de punta.
Hay que proteger las especies en peligro de extinción para no tener que buscar los pájaros dodo en las enciclopedias.

granputulu
Lector
granputulu

no solo es la mejor película de animación del año, es la mejor pelicula a secas del año…. piel de gallina de recordar el final del Rey Luna, puro Morrison… no puedo decir más que ese final me hizo llorar como una madalena, pocas películas lo hacen ya…

Igverni
Lector

Gracias Juan Luis por la crítica!!

KUBO es mi favorita sin duda a Oscar a mejor peli de animación. Flipé mucho con la animación y la historia. De nuevo, una peli de dibujos que creo que gustará más a los padres que a los niños, aunque a mi hijo también le gustó mucho.

Coincido que hay que ir al cine y pagar la entrada, y luego comprar el blu.ray. Es la única forma de apoyar a Laika para que siga haciendo peliculones como este durante muchos años. No nos olvidemos que Laika es una empresa pequeña, nada que ver con Disney, y como una o dos películas suyas no ganen dinero se pueden ir a pique como Gibli.

Reverend Dust
Lector

Buena pelea va a tener ésta en las porras en el año de Zootrópolis…

Igverni
Lector

Zootrópolis también me encantó, pero es quizá demasiado perfecta.

Kubo me trasmitió MAGIA con sus imperfecciones, su stop-motion y su intención de crear belleza en cada plano. Y una historia que enlaza con la tradición de los cuentos de toda la vida. Aunque, como dice Cristian, realmente lo van a tener muy difícil contra Disney, su maquinaria de promoción funciona perfectamente y no se van a dejar ganar tan fácilmente…

Reverend Dust
Lector

Una cosa no quita la otra. Son dos películas completamente diferentes y completamente satisfactorias en la relación intenciones/resultado como para poder determinar cuál es mejor que la otra. Los Oscar este año se pueden quitar de encima la piedra de Pixar porque Buscando a Dory no está mal, pero es bastante convencional. Aunque bueno, tampoco es que los Oscar premien siempre (o alguna vez) la calidad, así que todo puede salir de aquello: desde coronar a Laika como un estudio ascendente para aumentar la competitividad entre compañías y mejorar el futuro de la animación americana como re-coronar a Disney y consolidar su omnipotencia.

La cuestión es que este año hay dos buenísimas películas de animación que optarán a uno de los pocos Oscar que realmente premia a grandes películas año tras año. Y a mí no me importará que se lo lleven ninguna de las dos porque, de hecho, Zootrópolis es una buenísima película, más allá de serlo de animación. Kubo es más brillante técnicamente (aunque más bien porque ya estamos tan acostumbrados a la calidad de la animación digital que no valoramos el currazo tras Zootrópolis como algo a destacar), pero creo que Zootrópolis es más renovadora e “importante” en la actualización de valores y de una visión de futuro en materias de igualdad (la agente Hopps como feminismo bien entendido; eliminación de prejuicios por apariencia o especie, en unos tiempos en los que, entre crisis de refugiados e islamofobia, no se presta el mundo real a tanta comprensión…), al tiempo que nos cuenta un cojonudo thriller de intrigas políticas, apariencias que engañan y, lógicamente, amistad.

Para mí este es un año de “¿A quién quieres más, a mamá o a papá?”.

Cristian Miguel Sepulveda
Autor

Magnífica crítica Juan Luis. Me encanta Laika, sus producciones son un derroche de originalidad que actualmente no se ve en ninguna productora de cine de animación, y ésta no es más que la confirmación de una línea artística que no deja de brillar por encima de muchas otras producciones, a pesar de su falta de apoyo a nivel comercial del público. Es una auténtica lástima que apenas haya recaudado 43 millones de los 60 que ha costado en ya casi tres semanas desde el estreno. Por lo visto en el mercado extranjero está funcionando fatal, por razones que no alcanzo a entender.

En fin, es una pena que películas tan maravillosas como ésta no obtengan el reconocimiento comercial que merecen. Estudios pequeños e independientes como Laika, que utilizan una técnica de animación preciosa como es el stop-motion, que por desgracia, al igual que la animación tradicional de Ghibli, está en extinción, y que además tienen un trabajo enorme y dificultoso, merecen mucho más apoyo comercial del que actualmente tienen, y espero que lo consigan y/o que al menos se lleve al bolsillo algún premio importante. Claro que para eso tienen que derrotar a Disney y quitárselo de las manos, y por ese aro no pasen ni los académicos, ni la prensa extranjera de Hollywood, ni siquiera en los Annie.

Brian Blaquesmith
Lector
Brian Blaquesmith

Voy a poner la nota (un poco) disonante. Si, es una muy buena película, con una estética y animación excelente y muy disfrutable. Ahora, no deja de ser la típica película de aventuras con tooodos los personajes estereotipados, mencionados en la critica, así que no hace falta que los vuelva a describir, pero son los mismo caracteres vistos uno y otra vez y la trama repetida hasta la saciedad: se presentan los malos, tiene que buscar x cantidad de objetos para vencerlos, por el camino hallará aliados, se enfrenta al villano, etc…
Ni remotamente le vi los matices que le achacan al villano y me parece que todo está lejisimos de la sensibilidad de Miyazaki. El metatexto con el tema de la narración oral es tan machacón y se repite tanto que pierde fuerza. Resumiendo, mas allá del logro técnico y estético, ni remotamente me pareció una película sobresaliente.
No hay nada que se salga de su lugar, ningún elemento minimamente subversivo, inesperado.
Al margen, no merece la paliza que esta recibiendo en taquilla, si sigue así y los 60 millones de budget son de producción y no esta incluida la publicidad, estamos hablando que las perdidas pueden rondar los 40, 50 millones de dolares, salvo que dé un batacazo en algún país populoso tipo China…
Sobre la contienda para los Oscar, me parece que son 2 niveles diferentes. Mas allá de la técnica y estética, Kubo no deja de ser una película de aventuras tirando a normal. Zootopia a esta altura es casi un fenómeno cultural, que superó totalmente las proyecciones iniciales que Disney tenía, con un guion que es un reloj y un desarrollo de personajes que no lo tiene casi las películas de acción real. Otra cosa a tener en cuenta es que Disney casi no ganó Oscars a la mejor animacion, el par que tiene es por Frozen y Big Hero Six (el resto son de Pixar). No creo que no se lo den este año…