ZN Reseñas: Los Leones de Bagdad

Por
11
914

Edición original: Pride of Bagdad. 2006 DC/Vertigo.

Edición España: Junio de 2007; Planeta.
Guión: Bran K. Vaughan.
Arte: Niko Henrichon.
Formato: Libro cartoné, 168 págs.
Precio: 14,95 €.

Resumen de la editorial:

La historia se basa en un hecho real: durante el bombardeo de Irak, en el 2003, cuatro leones escapan del zoo de Bagdad. A través de estos animales, los autores realizan una crónica de las calles de la ciudad, bombardeada y sitiada. Perdidos y confundidos, hambrientos pero finalmente libres, los leones luchan desesperadamente por sus vidas, realizando así una reflexión sobre el verdadero significado de la palabra “libertad”, si realmente puede ser dada o únicamente puede ser ganada mediante la autodeterminación y el sacrificio.

El guionista Brian K. Vaughan es autor también de otras obras publicadas por Planeta DeAgostini, como “Y, el último hombre” o “Ex Machina” (error, esto último lo edita Norma). El dibujante Niko Henrichon ha colaborado en otras obras de DC/Vertigo como “Barnum” o “The Sandman Presents: Taller Tales”.

Y añado que también ha firmado para Marvel las series Runaways, The Hood (¡publícala Viturtia!), Cámara, Ultimate X-Men y Spider-Man: Exposición Negativa. Además para Dark Horse la miniserie Los Escapistas (¡publícala David Hernando!) y para Wildstorm ha escrito un curiosísimo episodio de la serie regular de Midnighter. Por si fuera poco también se ha incorporado al equipo de guionistas de la serie de tv Perdidos y trabaja en la traslación de sus obras a otros medios.

Ese interés por ver publicadas en España todas las obras escritas por el señor Vaughan es muy compresible por mi parte, porque se trata del guionista al que sigo con más atención en la actualidad. Casi más si cabe que a otros ilustres cerebros como Grant Morrison, Warren Ellis o el cada vez menos activo en las viñetas Alan Moore.
Se debe a que las historias de Vaughan me resultan tremendamente frescas, da gusto leer sus cómics porque son una auténtica manifestación de hacia dónde ha de dirigirse el medio para perpetuarse con dignidad en vez de estirando artificialmente franquicias.

No sólo es capaz de ofrecernos una visión novedosa del concepto de los superhéroes (en Runaways), sino que tiene la habilidad para crearse sus propias series desde cero, si acaso con la cultura popular como base de datos atemporal. Así surgen títulos tan interesantes como Y-El Último Hombre o Ex Machina, cuyo final ya está de antemano planificado para no quemar las ideas por exceso de exposición. De esta manera parece que esté escribiendo novelas gráficas de gran extensión, al estar delimitada de forma aproximada su duración total. Pero realmente su primera novela gráfica per se hasta el momento es Pride of Bagdad, conocida aquí como Los Leones de Bagdad, en vez de los más lógicos El Orgullo de Bagdad o La Camada de Bagdad.

La historia descrita en el resumen que abría este texto está fundamentada en hechos reales que en su día reflejaron diversos medios informativos. Por descontado se le ha añadido para la ocasión una importante carga de ficción, empezando por la capacidad parlante y pensante de los animales, bastante cercana a la humana. Gracias a ello son personajes con vida y voz propia, capaces de conmovernos en su historia vital por las calles del Irak en guerra.

A ello ayuda enormemente el cuidado trabajo gráfico de Niko Henrichon, que se ocupó de él por completo durante meses, logrando por fortuna un resultado a la altura del guión.

Si tuviera que quedarme con un solo cómic este mes, pasaría de guerras civiles y cincuentaydoses, incluso le pediría perdón a Alan Davis por no contar con su 4F: El Fin. Pero seguro que se mostraría de lo más comprensivo al enterarse de que la traición estaba justificada en los expresivos, majestuosos, salvajes y trágicos Leones de Bagdad.

11 Comments
Antiguos
Recientes
Inline Feedbacks
View all comments
Mastere
22 junio, 2007 10:21

Vaughan es un genio.

http://elcuartoblog.blogspot.es/

Cabecilla de los atormentadores
Lector
22 junio, 2007 11:22

Me encanta Vaughan, sobre todo en Y, el último hombre y Ex machina, dos series imprescindibles.

El mejor guionista norteamericano.

vaughan rules
vaughan rules
22 junio, 2007 14:09

Como siempre, genial. Aunque de lectura algo más densa, recomiendo Ex Machina sobre todas sus obras. (Reconozco que no vivo por leer el último arco argumental de Y:the last man).

Aprovecho este espacio para dar las gracias a zona negativa. No sabéis como me ayudan los primeros 5 minutos en mi trabajo, cd aprovecho para leeros antes de empezar a currar.

Toni Boix
23 junio, 2007 10:17

Me has convencido, Juanjo, voy a por estos leones.

David Fernández
24 junio, 2007 23:40

No está mal, pero en mi opinión no se encuentra, ni de lejos, entre lo mejor de Vaughan (muy inferior a Y, o Ex Machina). Una premisa muy interesante y un par de momentos muy inspirados, pero un desarrollo y una conclusión que saben a poco. eso sí, el trabajo de Henrichon, para quitarse el sombrero.

Un saludo!

sebe
sebe
25 junio, 2007 0:54

desde que leí que esta novela gráfica iba a ver la luz m atrapó… y cuando supe que este mes se publicaba visite varias veces la libreria especializada hasta que el pasado jueves me hice con ella…

es una de mis novelas gráficas favoritas desde el momento en que lo ojee antes de comprarmelo…

la verdad es que yo le he dado la espalda a Davis, y eso que sus 4F los estaba esperando también

un saludo

Gonzalo
Gonzalo
25 junio, 2007 21:56

Hola, Juanjo:

sólo quería hacer un comentario a tu reseña, por la parte que me toca. De verdad que no creo que El Orgullo de Bagdad o La Camada de Bagadad sean títulos más lógicos para Pride of Baghdad. Como traductor, propuse el título con el que se ha publicado después de pensarlo mucho. Como bien sabes (entre otras cosas porque propones usar “camada”) , una acepción de “pride”, además de “orgullo”, es “grupo” (de leones, concretamente). Yo entiendo que dado que los protagonistas son leones, el orgullo no venía mucho a cuento. Y por “camada” entiendo exclusivamente un grupo de crías de un animal, no un grupo de animales cualquiera.

A la hora de titular una serie, una novela gráfica o una saga, es muy habitual (aunque más lo era antes) que ya te venga dado por la editorial. En este caso, el título lo sugerí yo. “Los leones de Bagdad” me parece directo, conciso y sigue en consonancia con la acepción de “pride” como “grupo de leones”.

Pero bueno, supongo que para gustos, colores. Simplemente me ha apetecido argumentar por qué me parece que “Los leones de Bagdad” es la mejor traducción del título.

Saludos.