ZN: Especial amigo invisible 2021

¡Mañana vienen los Reyes Magos! Y nosotros hoy celebramos nuestro Amigo Invisible en la redacción. ¿Y vosotros? ¿Esperáis que mañana os traigan algún cómic?

¡Mañana llegan los Reyes Magos! En Zona Negativa tenemos el espíritu navideño por las nubes así que por segundo año consecutivo celebramos nuestros Especial Amigo Invisible. Todos habréis participado algún vez en uno de estos juegos así que podéis haceros una idea del funcionamiento. Una serie de redactores de la web se han sumado a esta iniciativa en la que mediante sorteo les ha sido asignado uno de sus compañeros. El objetivo es hacerle una recomendación, un regalo para Reyes Magos basado en el conocimiento (o no) sobre la persona que les ha caído en gracia. ¡Pasa y descubre las recomendaciones navideñas que nos hacemos entre los redactores de Zona Negativa!.

El amigo invisible de Alejandro Ugartondo es

Sentient, de Jeff Lemire y Gabriel H. Walta. Panini Cómics (TKO). Contiene Sentient 1-6 USA; Tomo cartoné. 168 páginas. 24,00€

A buen seguro que cuando penséis en Alejandro Ugartondo lo ubicamos como uno de nuestros redactores veteranos de BD, incluso, si eres seguidor de este tipo de cómic sabrás que le chiflan las históricas bélicas, si hay aviones de por medio mejor. Lo que pocos recordarán es que cuando entró en nuestra familia en 2013 lo hizo para hacerse cargo de reseñar cómics Marvel y también picotear algo de independiente. Así que aunque últimamente tienda más a la bd es evidente que es un lector de gustos transversales. Con esto en la cabeza pensé que una buena opción de regalo de amigo invisible podría ser Sentient de Jeff Lemire y Gabriel H. Walta, a fin de cuentas, la gran mayoría de la historia transcurre en el interior de un avión (espacial).

Sentient está ubicada temporalmente en un futuro (¿no muy lejano?) en el que debido a la situación de inevitable de la tierra se está explorando el espacio buscando donde colonizar y establecernos como civilización. El vuelo U.S.S. Montgomery está formado por familias (padres, madres e hijos) como una segunda avanzadilla tras otros vuelos anteriores con especialistas. La U.S.S. también cuenta con una inteligencia artificial llamada Valerie con la misión de ayudar en todo lo necesario a los tripulantes de tan singular vuelo. Sus protocolos están claros, muy definidos, y entonces todo salta por los aires, un miembro del grupo separatista infiltrada en el vuelo asesina a todos los padres, no sin antes uno de ellos liberar de sus ataduras a Valeria. El espacio es profundo, y sólo queda esta IA para cuidar de los niños y llevarlos sanos y salvo a la colonia.

Estamos ante una historia brillante de Lemire, una más, con un dibujo espectacular de Gabriel H. Walta, ambos consiguen captar a la perfección la angustia por el momento, la opresión por donde se desenvuelve la historia, la soledad de esos niños y ese miedo de no saber exactamente qué sucederá a continuación y si niños o Valeria esconderán alguna sorpresa más.

Sin lugar a dudas, Sentient es uno de los grandes lanzamientos de 2020 y TKO, tras esta obra y Sara de Garth Ennis y Steve Epting se ha convertido en una apuesta segura a la hora de buscar calidad en un cómic.

P.D. En un despiste de Tristan intentaré ficharte para el equipo Marvel que estaría genial volver a trabajar juntos.

El amigo invisible de Alfonso del Pino es

Lazarus 1: Familia, de Greg Rucka, Michael Lark y Santi Arcas. Norma Editorial (Image Comics). Contiene Lazarus #1-4, y Annual 4 USA; Tomo rústica. 104 páginas. 14€

Alfonso es nuestra última incorporación al equipo de indie, lleva con nosotros poco más de tres meses pero ha encajado de maravilla. En primer lugar nos ha dado la inyección que necesitábamos, quitándonos trabajo en unas cosas para darnos libertad en otras, y en segundo ha demostrado un compromiso y una capacidad de trabajo en equipo absolutamente asombrosa. Es joven, inquieto, está dispuesto a aprender y, si no me equivoco, ya ha creado lazos importantes con el resto del equipo. Además, por sus estudios, nos ayuda con correcciones y traducciones, cosa que nos sigue manteniendo como la sección más internacional, aunque me da la impresión que odia, y decir esto supone revelar quién soy, las oraciones subordinadas. Con todo esto, Alfonso parece perfecto, ¿verdad?, ¡nada más lejos!. A ver, que colabora mucho y es majo, pero tiene un fallo imperdonable, un error que hay que subsanar: No ha leído Lazarus. Pero no hay problema, usaremos este amigo invisible para explicarle por qué debe leer Lazarus.

Para algunos Lazarus es la mejor serie de cómic independiente de los últimos años, para otros una de las mejores, el resto… seguro que no la ha leído. Vale, quizás esté exagerando un poco, pero no demasiado. Partamos de la base que es un cómic de Greg Rucka, un autor que está en lo más alto. Ya empezó muy bien, con series magníficas, como Queen and Country o la multipremiada Whiteout, así como intervenciones en las dos grandes editoriales norteamericanas que llamaban la atención, pero sus últimos años están siendo especialmente buenos. Black Magick, La Vieja Guardia o la serie de Lois Lane son claros ejemplos, pero Lazarus brilla con luz propia. Entre otras cosas lo hace gracias al increíble trabajo de Michael Lark, un dibujante que ya apuntaba maneras con trabajos que pasaron a la historia como La escena del crimen o Daredevil, con Ed Brubaker ambas. La cuestión es que en Lazarus va un paso más allá, su capacidad narrativa es inmensa, como pocos, y la belleza de su dibujo sencillamente indescriptible. A ello hay que añadir el color de Santi Arcas, que siempre sabe escoger el tono adecuado para cada escena, huyendo de conceptos típicos.

En cuanto a la trama, Lazarus nos lleva a un mundo futuro, cercano y distópico pero que no deja de ser una exageración plausible del nuestro, donde un conjunto de familias dominan el planeta con puño de hierro, dividiendo la sociedad en familia, sirvientes y sobrantes, con un sistema ultracapitalista. La acción se divide en varios personajes, tratando temas diferentes como la guerra, el hambre, las clases sociales, los abusos de poder… pero se centra sobre todo en Forever, la Lazarus de la familia Carlyle, esto es una especie de arma y a la vez la cara visible de la parte militar de la familia, importante porque las familias forman bandos y están al borde de la guerra total, así que las intrigas de tipo palaciego también andarán rondando por la colección.

Un tema importante a destacar es que la serie evoluciona mucho, así que a un primer tomo, en el que hay mucha acción, le siguen otros con una potente carga política, más familiares o más cercanos al cómic bélico. Tiene un poco de todo, pero sobre todo es una historia que engancha, con unos personajes buenísimos, y una narración absolutamente asombrosa. Una historia que creo que te entusiasmará.

Actualmente Lazarus se compone de cinco volúmenes más un especial, llamado X+66, dibujado por otros artistas y en el que se expande su universo, con historias cortas sobre algunos personajes muy interesantes. Este mismo enero Norma saca su sexto tomo y esperemos que se animen con alguna edición de lujo.

El amigo invisible de Cristian Miguel Sepúlveda es

Cells at Work!, de SHIMIZU Akane. Ediciones Babylon (Kodansha). Contiene Hataraku Saibou 1 JAP; Tomo 1. 200 páginas aprox. Precio y portada por confirmar

Cristian es un tío genial con el que me encantaría poder tomarme una cerveza cuando todo esto haya pasado. Normalmente es poco hablador y reservado, pero cuando habla: hay que escucharle. Además, tiene una virtud y es que puede ser serio, hablar de política y sociología, y al momento ser divertido y dicharachero. A veces su semblante es un poco triste, y me consta que no está pasando por el mejor momento, pero los momentos malos solo son eso: malos momentos. Pasan.

Del mismo modo que Cristian puede ser divertido y serio al mismo tiempo, el manga que quiero recomendarle también lo es. Cells at Work! de SHIMIZU Akane es un manga diferente que trata sobre la vida de las células del cuerpo humano dándoles un aspecto y personalidad humanizados. Los principales protagonistas de la historia son Eritrocito y Neutrófilo. Pero, ojo, no solamente conoceremos de forma divertida y amena la función de nuestras células, si no que hay interesantes cameos de células externas como bacterias, virus y alérgenos. Sí, el planteamiento de Cells at Work! recuerda a aquella serie de nuestra infancia, Érase una vez el cuerpo humano, pero en realidad es bastante diferente. Pero para comprobarlo, hay que catarlo.

Quizás la temática te resulta chocante, pero siempre he sido de la opinión que a todo lo que concierne al cuerpo humano hay que quitarle hierro. No todo es tan fatal, definitivo ni complejo como parece… y ver a las celulitas con caras kawaii ayuda a relativizar todo lo que sucede a diario en nuestro organismo. En la gran mayoría de ocasiones, un microorganismo solo es eso: una cosa muy pequeña que puede ser aplastada en dos viñetas.

Así que, Cristian, espero que cojas esta lectura fresca, entretenida y diferente y le des una oportunidad. Y, si no tienes ganas de leer, ¡siempre puedes verte el anime! Pero hagas lo que hagas, espero poder leer tu reseña, por que además de hablar vía whatsapp contigo y hacer skypes antes de cenar, también me gusta mucho leerte. Así que espero que esta lectura te de fuerzas (ATP por un tubo) para enfrentarte a todos los males que te acechen.

El amigo invisible de Diego García es

Costas Salvajes, de Ram V, Sumit Kumar y Vitorio Astone. Editorial Hidra (Vault Comics). Contiene These savage shores 1-5 USA; Tomo cartoné. 160 páginas. 17,50€

Reconozco que, al principio, la tarea de recomendarle un cómic a Diego García me parecía todo un desafío. No tenía claro por qué camino optar, cómo sorprenderlo sin alejarme de sus gustos, aunque no conozca con exactitud todo su bagaje lector. Tras prepararme una buena taza de chocolate y reflexionar sobre ello en pijama, tomé una decisión: debía dejar atrás mis preocupaciones y lanzarme a la aventura… al igual que el protagonista de la obra que vengo a recomendar: Costas Salvajes.

Costas Salvajes es un cómic autoconclusivo escrito por Ram V e ilustrado por Sumit Kumar. Sinceramente, la primera vez que supe de su existencia no me llamó nada la atención. La portada no me entraba por los ojos, los autores no me sonaban de nada… ni siquiera la sinopsis me atraía. Pero finalmente hice caso a las recomendaciones que habían llegado hasta mí, le di una oportunidad. Y me di cuenta de que ni la portada ni la poca fama de los autores ni la sinopsis hacen justicia a lo que esta obra tiene por ofrecer en su interior.

Se trata de una narración de tono serio, de una de esas historias calmadas en ritmo pero intensas en drama. Ram V nos sorprende con un guion tan precioso como crudo. El lenguaje poético de los numerosos textos de apoyo contrasta con la naturalidad de los personajes al dialogar. Personajes que, por sus conceptos y complejidad, hacen las delicias del lector, quien se preocupa por ellos sin saber qué les ocurrirá. El dibujo de Sumit Kumar, por otro lado, resulta un trabajo de narración espectacular, detallado y preciosista, pero también ágil; capaz de representar a la perfección los momentos más delicados y también los más impactantes de la historia.

Elegí esta obra para Diego García porque, a pesar de haber sido publicada originalmente por Vault Comics para el mercado norteamericano, al leerla me quedé con un curioso regusto a cómic europeo. Pero sobre todo, porque es de esas obras con las que no te paras a pensar en el ritmo de la trama, en cuántas páginas te quedan para terminarlo o en cuántos otros tomos reclaman tu atención en la siempre kilométrica pila de lectura.

Leyendo Costas Salvajes, pude simplemente disfrutar de la belleza de cada frase, la espectacularidad de cada viñeta y la crudeza de cada escena. Puede olvidarme de todo lo demás; incluso de mis preocupaciones; incluso de mi entorno; incluso de mi taza de chocolate y de mis reflexiones en pijama.

«Esto sí que ha sido lanzarse a la aventura», pensé, reflexionando en pijama de nuevo, al darme cuenta de que el chocolate ya estaba helado.

El amigo invisible de Edu Sesé es

¡Shazam!, de Geoff Johns y Gary Frank. ECC (DC Comics). Contiene Justice League núms. 7 a 11, 0, 14 a 16 y 18 a 21 USA (historias de complemento); Tomo cartoné. 192 páginas. 19,50€

Cuando me tocó tu nombre fue una alegría y en parte un desafío. Aproveché el artículo de Confesiones del equipo de ZN Indie que se hizo hace ya más de un año atrás para confirmar que no eres mucho de las dos grandes editoriales USA. También indagué sobre tus reseñas y artículos, viendo que una de tus últimas noticias fue el anuncio de la primera serie en Image por parte del equipo creativo formado por Geoff Johns y Gary Frank.

Como DeCero empedernido conozco muy bien los trabajos de ambos autores, y pueden ser una buena forma para demostrar que en este lado del omniverso superheroico también hay grandes superhéroes y grandes historias. Tenemos los autores, nos falta la obra de ellos para recomendar. Varias son las obras que han hecho conjuntamente durante los últimos años, ya que llegó un punto que Gary sólo trabajaba para historias guionizadas por Geoff.

¿Superpoder? Millonario. Uhmmm. Quizás no sea entonces la mejor opción el Batman: Tierra Uno Volumen 1, a pesar de tener un Batman más “patoso” sin tanto cachivache de billonetis y alejado de la continuidad oficial, que siempre es más fácil de digerir. Viendo los cómics que te han marcado, tampoco tengo claro si la mejor elección seria Superman: Brainiac. Aquí también muere Jonathan Kent pero no hay tornados, y la competencia con Superlópez puede ser potente. ¿Superhéroe favorito? Spiderman. Si deduzco los motivos por los cuales te puede gustar nuestro amigo y vecino creo que ya sé que obra recomendarte.

¡Shazam! es una revisión a los tiempos modernos del origen de Billy Batson como el superhéroe conocido en su día como el Capitán Marvel. Si en antaño era más puro que Superman y más blanco que los trajes de la Fundación Futuro, en este nuevo origen tenemos a un protagonista digno de los poderes del hechicero, a pesar de su fachada rebelde forjada tras años de ser un niño de casas de acogida. La bondad no reside en no haberse equivocado nunca sino en ser capaces de ser mejores personas a través de nuestros errores.

El encanto del personaje del Capitán Marvel/Shazam es la dualidad entre ser un niño/adolescente y ser un adulto con superpoderes capaz de rivalizar a nivel de poderes a Superman – o a la Capitana Marvel de la Tierra 616 -, que significa tener una familia y si los poderes conllevan una responsabilidad o si realmente es un camino inverso. Muchos elementos son universales en las historias que todos hemos leído, pero que seguro que por encontrar todo esto familiar te puede entrar la lectura mucho mejor.

La adaptación cinematográfica de 2019 bebe en casi su totalidad del origen mostrado en este tomo. Si aún no la has visto espero que este tomo te anime a verla y disfrutarla. Si ya ha sido el caso entonces no tengo ninguna duda que este tomo será de tu agrado. Espero con ello también que el universo DC se cuele un pooc más en tu corazón durante este año que recién hemos estrenado.

El amigo invisible de Fer García es

El príncipe de las tinieblas. El hombre que arruinó los planes de Bin Laden, de Pécau, Duval, Blanchard y Kordey. Ponent Mon (Editions Delcourt). Colección Jour J. Contiene #29-31 FRA; Tomo cartoné. 192 páginas. 38,00€

Hello, friend. Antes de continuar con este misterioso comunicado, permíteme que haga un breve paréntesis. Según la RAE, ucronía es la reconstrucción de la historia sobre datos hipotéticos. ¿Por qué digo esto? Por extraño que parezca, haciendo un poco de magia, la obra que hoy que te recomiendo guarda cierta relación contigo.

No nos conocemos en persona y, sin embargo, el pasado verano estuvimos a punto de hacerlo. La maldita pandemia echó por tierra ese plan como tantos otros. Pero ¿qué habría ocurrido si el dichoso coronavirus no se hubiera extendido como la pólvora? ¿cómo habría sido el 2020 si la COVID-19 nunca hubiera existido? Efectivamente, entramos en terreno de realidades pararelas, esos “What if…?” que tanto nos gustan a los amantes del mundo de las viñetas. Seguramente, ahora tendríamos una relación más estrecha tras haber pasado horas y horas riéndonos y hablando de frikadas varias junto a otros compañeros de redacción compartiendo la mejor comida que existe en el mundo mundial: la del norte peninsular.

Cuando supe que me habías tocado como amigo invisible, al principio pensé que era una noticia buena y mala a la vez. La parte positiva del asunto es que eres una persona que lee todo tipo de cómics, por lo que no te pones limitaciones a la hora de disfrutar de una obra que te pueda resultar interesante. En el otro lado de la balanza, tu inmenso bagaje hace complicado saber si has pasado alguna lectura por alto. Ante esta tesitura, opté por alejarme de los grandes títulos tratando de dar en el centro de la diana con una recomendación que pudiese resultarte, en parte, ajena.

Como cuando imagino que habría pasado si hubiésemos coincidido el pasado verano, El Príncipe de las Tinieblas realiza el mismo ejercicio especulativo. Aunque puedas pensar en un primer momento que el título de este cómic hace referencia a Drácula o Satanás o, tal vez, se trate de una adaptación de la película homónima de John Carpenter, nada más lejos de la realidad. El Príncipe de las Tinieblas no es un cómic de terror, aunque, con su lectura, nos acordemos de un hecho tan terrorífico que marcó al conjunto de la población mundial en aquel lejanísimo 2001.

Fusionando realidad y ficción, El Príncipe de las Tinieblas es un estupendo thriller que combina espionaje y política internacional. Los guionistas Duval y Pécau juguetean con la idea de qué habría pasado si los atentados terroristas del 11S no hubieran tenido lugar. Con aroma a las películas setenteras propia del género y unas gotas de teoría de la conspiración, El Príncipe de las Tinieblas tiene un par de guiños que sacarán la sonrisa a los amantes de Expediente X. John Kerry, Bin Laden, George W. Bush, Obama, Sadam Husein… todos ellos secundarios de lujo y piezas clave en una partida que juega John Patrick O’Neill, protagonista de la historia cuyo alias pone nombre a este ejemplar de Ponent Mon. La edición española recopila los tres números de la colección Jour J relacionada con este arco.

Ilustrada de manera solvente por Igor Kordey, la trama nos permitirá acompañar a sus personajes por distintos países. Trepidante, compleja, entretenida… El Príncipe de las Tinieblas se embarca en una etapa muy oscura de los Estados Unidos, y lo hace desde un punto de vista europeo que le sienta estupendamente. La realidad supera a la ficción, sí, pero la realidad también es, en ocasiones, adulterada. La verdad deja su lugar a la mentira y es esta quien se convierte en realidad. Duval, Pécau y Kordey distorsionan la historia para meter el dedo en la llaga en unos hechos que nunca conoceremos del todo. Puedes estar tranquilo, Fer, nosotros sí podemos cambiar la historia y, más pronto que tarde, acabaremos conociéndonos en persona. Tal vez no sea el cómic ferpecto, pero mis chistes nunca lo son.

El amigo invisible de Gustavo Higuero es

El humano, de Diego Agrimbau y Lucas Varela. La Cúpula (Dargaud). Contiene :L’Humain FRA; Tomo Cartoné. 148 páginas. 19,50€

¿Qué le regalas un fan de los superhéroes de DC que tiene todos los cómics de la compañía que pueda soñar? La respuesta parece fácil: algo que no sea de DC para sacarlo de su zona de confort. Sin embargo, Gustavo es un buen amigo, y uno de los mejores tipos que he tenido la suerte de conocer, así que no puede ser cualquier cosa, tiene que ser algo que haga que le merezca la pena alejarse de los multiversos poblados héroes y heroínas vestidos con llamativos trajes llenos de colores que adora. Así que, tras tomarme unos días de reflexión, y no sin bastantes dudas que se resolvieron cuando recordé que es un gran fan de los cómics del brasileño Leo publicado en Francia, he decidido optar por El Humano, una obra autoconclusiva de ciencia-ficción publicada por Dargaud en Francia y en España por La Cúpula, aunque creada por los argentinos Diego Agrimbau y Lucas Varela. Espero acertar y que le guste porque se trata de uno de los mejores cómics que se han publicado este pasado año en España.

El humano comienza cuando la androide Alpha recupera la conciencia en medio de un planeta salvaje sin recordar la misión que debe cumplir. Mientras trata de recordar su misión se encuentra con varios androides que también forma parte de la misión y con Robert, el científico humano que la ideó junto a su mujer June. Ambos pretendían crear un mundo nuevo en el que los humanos puedan empezar de cero y no repetir los errores que hemos cometido con la Tierra. Juntos comienza a buscar a June ya que el plan inicial era que estuvieran juntos, pero el comportamiento de Robert se va volviendo cada vez más errático, perdiendo todo contacto con la realidad. Algo que se potencia al entrar en contacto con los habitantes del planeta.

Como todas las grandes obras de ciencia-ficción, El humano mezcla las aventuras y la diversión con una crítica a algunos de los peores aspectos de la sociedad humana como las terribles consecuencias que está teniendo para el medio ambiente muchas de las actividades económicas. Un tema que sé que preocupa a mi amigo Gustavo, que seguro disfrutara con esa parte de la obra.

En sus páginas se pueden ver la influencia de maestros de la literatura de ciencia-ficción como Asimov, Vance o Lem, pero también de la obra de Conrad El Corazón de las tinieblas. Con los primeros comparte el interés por mostrar el primer contacto entre civilizaciones y el comportamiento de los robots, dos de los temas clásicos de la ciencia-ficción, y con el segundo el estudio sobre la naturaleza humana que es capaz de hacer cosas terribles cuando pierde la capacidad para distinguir el bien y el mal. Además de hablarnos sobre el libre albedrio y cómo construimos nuestra personalidad y nuestra moral.

El arte de Varela está alejado de lo que acostumbra a ver en los cómics de DC, pero es tan bueno que seguro que le encanta su delicada línea clara y el mundo que consigue recrear con sus lápices.

Querido Gustavo espero sinceramente que lo disfrutes, pero espero con más ganas la próxima vez que no veamos y charlemos sobre cómics o cualquier otra cosa, ya que siempre es un placer disfrutar de tu compañía y la de tu preciosa familia.

El amigo invisible de Igor Álvarez es

La pequeña forastera: Siuil a Run 1 (de 11), de Nagabe. ECC Ediciones (Mag Garden). Contiene Totsukuni no Shoujo JAP; 11 tomos manga rústica con sobrecubiertas de entre 176 y 194 páginas. 8,95€/u

El regalar y/o recomendar un cómic siempre es algo que me tomo a pecho; no me gusta limitarme a recomendar algo que a mí me guste, sino buscar esa historia que le pueda llegar a la persona en la que estoy pensando. Esto si hablamos de un perfil como el de mi compañero y amigo Igor Álvarez se complica sobremanera. Es un lector compulsivo y que no se limita a leer una y otra vez una misma historia. De primeras hay que tener en cuenta que actualmente sus lecturas mainstream son más puntuales por ello este campo está descartado, no me metería en el berenjenal de encontrar una serie de Marvel y DC -sea clásica o moderna- que no haya leído y pudiese interesarle. No pienso tampoco recomendarle alguna obra independiente porque ya suele leer todo lo que se publica en España. Así que la única salida fácil que tengo -dejando a un lado el europeo- es apostar por el manga.

En un principio, estuve pensando en recomendar a Igor una serie de ciencia ficción, sea de corte más filosófico, en la línea del Planetes de YUKIMURA Makoto, o una más gamberra, como la visión alternativa del género superheroico que ofrecen en Jagaan NISHIDA Kensuke y KANESHIRO Muneyuki. Pero aunque pudiese disfrutar de las dos, prefiero apostar por algo más intimo y especial. Esto me ha llevado de la ciencia ficción a la fantasía. La elección finalmente ha sido La pequeña forastera de Nagabe, una obra que creo que puede gustar a mi compañero por diversos motivos. La primera, pero no menos importante, que se trata una serie finita de la cual en España se han publicado nueve de los once tomos que compondrán finalmente la historia.

La pequeña forastera es un atípico cuento de hadas que nos habla de temas realmente humanos y universales. Es la historia de la pequeña Shiva, una niña humana abandonada en el bosque del país exterior en el que viven unas criaturas de aspecto inquietante transmisores de una extraña maldición/enfermedad. Shiva es recogida por uno de ellos, un ser de buen corazón que se hace llamar El Doctor y que ayudará a Shiva a encontrar a un tía. Esto les llevará a tener que hacer frente al miedo y odio que los humanos que viven en el país interior tienen a las criaturas como El Doctor.

La incomprensión, la necesidad de ser amados y el perdón son la base de una historia realmente emotiva, tierna y bella que guarda no pocos momentos que nos encogerán el corazón. He elegido también esta historia porque, pese a su profundidad, sus capas de lectura la hacen ideal para disfrutar en familia. Es un manga en el que prima más la imagen que los diálogos, aunque no por ello resulta menos interesante. A todo ello se suma un apartado gráfico embaucador, muy alejado del concepto manga tradicional que solemos tener en mente y con una narrativa muy cuidada más cercana al cómic europeo.

Por otro lado, hay varios especiales publicados de La pequeña forastera que funcionan de manera independiente a la serie principal y que están editados en formato álbum infantil. En España se han editado tres de estos especiales: La hora de tejer de la pequeña forastera, La hora del té de la pequeña forastera y La hora de la jardinería de la pequeña forastera. Estas son un simpático complemento a la serie principal, ideal para iniciar a los más jóvenes en la lectura.

La pequeña forastera es una obra que creo sinceramente podría gustar mucho a mi compañero Igor tanto en fondo como en forma. Y si se queda con ganas de más siempre puede probar con otra serie de corte similar -pero ligeramente más adulta- publicada también en España: Atelier of the Witch Hat de Kamome Shirahama. El único inconveniente de esta última es que se trata de una obra abierta de la que todavía se desconoce la extensión final que tendrá.

El amigo invisible de Jordi Molinari es

Aliens: polvo al polvo, de Gabriel Hardman. Norma Cómics (Dark Horse). Contiene Aliens: Dust to Dust #1-4 USA; Tomo cartoné. 96 páginas. 17,50€

Querido amigo invisible:

Sé a ciencia cierta que tus gustos en cuanto a lectura de comics no son los míos, pero lo que si tengo por cierto es que en el fondo coincidimos. Coincidir en lo básico es lo que nos lleva a estar aquí. No puedo creer que no te guste la acción, el suspense, la ciencia ficción y el terror.

Así las cosas estimado amigo invisible, creo sinceramente que “Aliens: Polvo al Polvo” te va a gustar. Alien y su secuela en plural son dos mitos del cine de ciencia ficción y de terror. Muy probablemente ambas te hayan gustado. Sumado a mis elucubraciones, llego a la conclusión de que este tomito te va encantar.

Aliens: Polvo al Polvo” no es perfecto; por un lado, vas a apreciar muchos clichés de la franquicia, y por otro, Gabriel Hardman nos cuenta una historia prototípica de Alien sin aportar nada novedoso.

Querido amigo invisible, ahora dirás: “pero ¿entonces por qué me aconsejas este cómic?” En primer lugar leer esta obra sirve de escape para salir de tanta capa y tanto “yo soy Batman”. En segundo lugar, Hardman consigue contar la historia de una manera que hace que la lectura sea atractiva. El guionista sabe lo que cuenta y denota confianza en el concepto, consiguiendo por tanto que te encuentres ante una de las mejores historias del xenomorfo.

Aliens: Polvo al Polvo” es muy cinematográfico, podría aventurar sin ser experto en esta materia que sería un buen guion de un capítulo para la futura serie que se ha anunciado. No podemos olvidar que antes de escribir cómics Gabriel Hardman fue el artista del guion gráfico de muchos éxitos de taquilla como Logan, Interstellar, The Dark Knight Rises, Imception entre otras.

El dibujo, por otra parte, también de la mano de Hardman es simple, pero directo, dejando poco para la imaginación pero sí para una explosión de sentimientos, desde el horror hasta la compasión y ternura.

Llegando al final de esta carta, mi querido amigo invisible, solo cabe insistir en la lectura de esta obra, que sin ser un adalid de la innovación, se trata de una lectura grata alejada de kriptonita, batarangs, telarañas y escudos.

Atentamente.

El amigo invisible de Jordi T. Pardo es

Sara, de Garth Ennis y Steve Epting. Panini Cómics (TKO). Contiene Sara 1-6 USA; Tomo en tapa dura. 152 páginas. 22,00€

Ya resulta una tradición. El amigo invisible de Zona Negativa. Una de esas entradas que, aunque por supuesto no resulta si no una excusa que utilizamos como medio aprovechando estas fechas tan propicias para recomendar aún más cómics a nuestros fieles lectores, resulta en sí misma una trampa, un placer culpable, y es que es esta una entrada que realizamos más como comunidad que como web, como familia que como medio y, que queréis que os diga, no veo nada de malo en ello.

Regalar un cómic a Jordi T. Pardo resulta una gesta en sí misma, una misión imposible en la que Tom Cruise no tendría nada que hacer. Y es que estamos frente a un redactor y divulgador (y, si se me permite uno de los mejores que he tenido el honor de conocer) que lee cómic americano independiente y mainstream, europeo, manga, consume cine y series como un verdadero creyente (¿o debería decir adicto?), por lo que normalmente lo que no tiene es porque no le interesa y no porque no se lo haya comprado.

Por esa razón, he optado por un cómic relativamente nuevo, puesto que vio la luz hace menos de dos meses en su edición española (espero que no lo tengas, amigo) y que se que le encantará, puesto que está escrito por cierto irlandés deslenguado. Y es que Jordi T., como servidor disfruta mucho de Garth Ennis, habiendo sido unas de esas personas que admite haberse reído con La Brigada de los Fusileros: Operación Cojón, toda una oda al mal gusto, la casquería y a los chistes sexuales, pero a su vez, es una de esas personas que sabe ver la dura crítica a la religión en Predicador y al sistema político estadounidense en The Boys.

Sara, es una de esas obras que, como War Stories, o Flying Eagles, nos muestra al Ennis más serio que no siempre, pero sí muchas veces suele coincidir con el Ennis más bélico, ese que asusta por la cantidad de datos históricos y armamentísticos que conoce de una época, y que ahora nos lleva a la Rusia ocupada por los Nazis en 1942 en un cómic en el que luchar hasta el último aliento, pero no por patriotismo si no por supervivencia se muestra de una forma verdaderamente cruda y agónica. Uno de esos cómics que nos revela, una vez más, que bajo tanta casquería se esconde un Garth Ennis que conoce muy bien su mundo, la historia del mismo y el medio para el que trabaja. Todo ello aderezado del magnífico dibujo de Steve Epting, un auténtico titán de la viñeta que como un buen vino, marida perfectamente con el duro y dramático guión de Ennis que esta vez deja un poco de lado la socarronería.

Y es que en el fondo, y espero que esto no te ofenda amigo, Jordi T. es un poco como el bueno de Garth. Aparenta seriedad, pero aprovecha la mínima para “no dejar puntada sin hilo” y hacer que te partas de risa en su presencia. Divertido, risueño y jodidamente ocurrente, así es Jordi T. Un gran amigo con quien tengo el placer de compartir esta casa y con quien este verano compartí la de otro redactor, el no menos querido Sergio Fernández que nos abrió la misma para que Jordi, la genial Mônica, mi mujer y servidor pasaramos unos agradables días en Bilbao, acompañados del gran Diego García Rouco y lamentando por avatares del destino el no poder coincidir con Igor Álvarez.

Sabes que esto es una familia cuando al abrir el e-mail en el que te dice quién es tu amigo invisible y leerlo, lo primero que te viene a la cabeza es un recuerdo de Jordi T. enseñándote Barcelona junto con Mônica, risas en el podcast de Zombies, o conversaciones profundas en torno a un café mañanero en una cafetería tan agradable como inolvidable.

Gracias por tanto amigo, y espero que te guste. Si no, da igual porque según tus cálculos… en breve nos invaden los Transformers (con nosotros dentro de nuestros traicioneros vehículos). Un abrazo muy fuerte.

El amigo invisible de Juanjo Carrascón es

Canción de Navidad. Una historia de fantasmas, de Carlos Giménez. Reservoir Books. Tomo cartoné. 120 páginas. 21,90€

Aunque no tengo la suerte de conocerte personalmente Juanjo, ya que este año con la pandemia las reuniones zoneras han estado un poco más complicadas, sí que tengo claro que eres un tío divertido, extrovertido e inteligente, del que se aprende mucho cada día. Has conseguido engancharme a tus ya legendarios audios de dos o tres minutos, o a tus chascarrillos y memes habituales que pones en el grupo. Ese sentido del humor que tienes, no lo pierdas nunca, por favor.

Así pues, en estas fechas tan señaladas, qué mejor forma de vivir y entender lo que significa de verdad la Navidad que con Canción de Navidad. Una historia de fantasmas. Lejos de ser una simple adaptación de la clásica novela de Dickens, aquí Carlos Giménez hace un retrato de la sociedad actual, no solo desde el punto de vista social, sino también incluso filosófico, aprovechando, como suele hacer en sus obras, para narrar de forma autobiográfica parte de su vida.

Canción de Navidad nos recuerda que estas épocas no van de consumismo, turrón y villancicos, sino de valorar lo que tenemos, de estar rodeado de quienes nos quieren, y compartir, aunque solo sea en una cena, buenos momentos. Porque si algo demuestra la historia del tío Pablo, es que la soledad está sobrevalorada, y que el ser humano, mal que pese a los solitarios y taciturnos, como el propio autor, no está hecho para vivir en soledad absoluta. Pero no solo se trata de compartir momentos con nuestros seres queridos, sino de ser solidarios con la gente que, al contrario que otros muchos, no tiene absolutamente nada, y luchan por sobrevivir cada día. Aquí es cuando Giménez, tras hacer un repaso de su vida con el fantasma de las navidades pasadas, hace una feroz crítica a la crisis de los refugiados, ya en las navidades presentes, y al desprecio hacia los pobres en general, que se mueren de frío y hambre en la calle en estos tiempos, mientras otros, por fortuna, podemos disfrutar de agua caliente, calefacción y comida cada día. Canción de Navidad no se libra de dejarnos un regusto amargo, no es la típica sobredosis de buen rollo, sino un relato brutalmente honesto de la sociedad, e incluso del propio autor, en tiempos navideños.

Tengo pendiente una visita a Zaragoza, y espero que sea durante este año 2021.Hhasta entonces, espero que este año que entra sea lo mejor posible para ti y para tus allegados, y que disfrutes en estos reyes de esta obra tanto como yo lo he hecho.

El amigo invisible de Luís Javier Capote es

Drifter 1-4, de Ivan Brandon y Nic Klein. Norma Editorial (Image Comics). Contiene Drifter #1-19 USA; Tomo rústica. 112-128 páginas. 16,00-16,50€

¡Qué presión la de regalarle (aunque sea en sentido figurado) un cómic a un entendido del asunto! Elegir un título que pueda gustar al homenajeado pero que pueda haber escapado a su radar es harto complicado, y si esa persona es encima alguien de la que tienes claro que tiene bastante más conocimiento que tú, pues apaga y vámonos. Es el caso de Luis, hombre ilustre de esta Santa Casa y de apellido más ilustre aún, cuya abultada trayectoria en Zona intimida a un humilde novato como un servidor. Nuestros caminos virtuales no se han cruzado tanto como otros, pero la figura del Señor Capote tiene una presencia especial en la redacción. Uno de esos compañeros a los que, cuando aparecen para hablar, escuchas con atención y disfrute. Buscar algo con lo que sorprenderlo se antoja difícil, pero por suerte el mundo actual está lleno de datos, y un pequeño CSI por sus redes y sus entradas me ha dejado claro que los gustos de Luis son de los más ricos y variados: pijamero, fantasía, ciencia-ficción, western, noir, japonés, yanqui, europeo… ¡Un lujazo! Así que, como por clásicos tengo las de perder, voy a tirar de mi nicho y a recomendarle una pequeña serie independiente estadounidense algo ignorada, pero que personalmente considero una fascinante historia que bien merece acercarse a ella: Drifter, de Ivan Brandon y Nic Klein.

Publicada originalmente por Image Comics entre 2014 y 2017, Drifter nos lleva hasta el lejano Ouro, un planeta en el que una nave de colonos humanos acaba de estrellarse fatalmente. Su único superviviente, el tripulante Abram Pollux, despierta herido y desorientado para encontrarse con la seca hospitalidad de un asentamiento de humanos que conviven con otros seres autóctonos explotando las minas del árido planeta. Su visita, como no podría ser de otra manera, desata la inestabilidad en la endeble paz del lugar cuando Pollux, preocupado por comprender las causas de su accidente y el destino del resto de su tripulación, comienza a inmiscuirse en los conflictos del pueblo.

Drifter es una de esas series que pasan desapercibidas frente a otros peces gordos de la Image de la última década, pero con una calidad enorme. El guion de Brandon arranca como un auténtico tiro, con un primer número lleno de intriga que da pie a un desarrollo en el que la ciencia-ficción y el existencialismo se cruzan con el western más clásico de forastero-mete-sus-narices-en-un-pueblo. Una historia intrincada que, cuando parece que empieza a enredarse demasiado, alcanza un final perfectamente hilvanado que te golpea como un tren de mercancías. Por el otro lado de la balanza, tenemos un dibujo brutal por parte de Nic Klein, ahora en boga gracias a Thor, que se marca una interminable cantidad de páginas dignas de convertirse en fondos de pantalla. Una obra publicada en España por Norma Editorial que además, con solo cuatro tomitos, se lee en un suspiro. ¡Confío en ser capaz de descubrirte algo nuevo de tu gusto, compañero!

El amigo invisible de Mònica Rex es

Lois Lane, de Greg Rucka y Mike Perkins. ECC Cómics (DC Comics). Universo DC. 48 páginas. 3,50€

¡Hola, Mònica! Tengo que decirte que me he alegrado un montón cuando he visto que iba a ser tu amigo invisible, pero a la vez me ha entrado bastante pánico escénico; verás, he de reconocer que, estando en la sección de cine (una especie de aguas internacionales dentro de ZN donde no impera de por sí la ley de los cómics) me he hecho mi pequeño fortín (con lo que nos gusta a los hombres hacernos fortines) dentro de la web, una especie de atalaya desde donde me gusta disfrutar del resto de la redacción pero sin inmiscuirme demasiado (vamos, como el Vigilante, con el que compito en calvicie y cabezonería); la verdad es que, y no quiero parecer muy pelota, os admiro un montón y sé, por aquello de conocer las propias fortalezas y limitaciones, que estoy muy lejos de vuestro nivel de conocimiento comiquero; pero lejos de ser algo que me coarte a la hora de ser parte de la redacción, es, al contrario, todo un orgullo y un privilegio poder aprender a diario de vuestra sabiduría sobre el mundo de la grapa, y me siento muy afortunado de ser vuestro compañero, aunque a veces haga con vosotros aquello de Homer cuando se acercaba a la fiesta en la furgoneta. Por todo ello, puedo asegurarte que no voy a tener la osadía de recomendarte un manga, que sería lo lógico conociendo tu querencia hacia el género, siendo el alma de la sección de manga de la web y una grandísima divulgadora en tus redes sociales; tampoco voy a mentirte, he de confesar que he buceado en las novedades y sé algunos títulos a los que les tienes ganas y que has comentado recientemente (ahora me siento más como un stalkeador de tus redes que como un seguidor, pero es lo que tiene buscar un regalo); aun así, llegué a la conclusión de que recomendarte un manga a ti, Mònica, sería un tanto atrevido por mi parte, como recomendarle una banda sonora a Hans Zimmer o un western a Sergio Leone, por lo que voy a quedarme en terrenos conocidos donde tengo menos probabilidades (pero las tengo, no te creas) de resbalar.

Mi recomendación para ti es Lois Lane, la serie que, al fin, han decidido darle al personaje con el gran Greg Rucka como guionista y Mike Perkins a los lápices. Aquí me surgieron ya dos grandes escollos a la hora de preguntarme si era una buena recomendación: por un lado, soy muy aficionado al mundo de Superman en general, por lo que podría parecer un regalo de amigo invisible completamente vago, de esos que les gusta más al que lo regala que al que lo recibe (cómo odio esos regalos); por el otro, tenía la comezón de estar siendo de lo más básico, obvio y cuñado al recomendarle una serie protagonizada por una mujer a la única redactora de Zona Negativa; espero que con esta recomendación no se entienda ni lo uno ni lo otro: realmente, el germen fue un artículo tuyo, cuando colaboraste en aquella fantástica entrada sobre Lois Lane donde dabas tu visión sobe la historia e idiosincrasia del personaje, donde había luces pero muchas, demasiadas sombras, como la sombra continua en la que ha vivido bajo la capa roja de su interés romántico: porque Lois podía ser una aguerrida periodista en el cómic y en el cine, pero siempre acababa cayendo del lado de los secundarios cuando podía ser protagonista, lo que viene siendo el estigma femenino en casi todos los ámbitos de la vida, del laboral al familiar y por supuesto en el cultural. Por eso, que un enorme guionista como Rucka lleve a Lois Lane a ser protagonista de su propia serie, sin ser “la novia de” o “la mujer de”, sino un personaje con entidad y tramas propias que no necesita ser rescatada por nadie, me hizo estar a bordo al momento y me hizo recordar que, seguramente, tú también lo estarías.

La serie sigue publicándose en nuestro país, y este mismo enero tendremos un nuevo número, por lo que mi regalo para ti es algo incompleto; de hecho, tú misma has hablado sobre la obra desde vuestro fantástico espacio de divulgación en Instagram, Tramas Resueltas, por lo que mi recomendación apenas tiene nada de sorprendente. Es, eso sí, un gran ejercicio narrativo de conspiraciones, periodismo y sororidad (qué necesarios estos dos últimos en 2021) y una nueva muestra del buen hacer de Rucka. Así que ahí va mi recomendación / regalo virtual para ti, Mònica. Para este año, además de tus proyectos profesionales para los que te deseo todo el ánimo y la energía del mundo, espero que sigas siendo la grandísima divulgadora que ya eres, y la fantástica compañera que demuestras ser a diario; yo seguiré apuntando en una lista que ya es demasiado grande, irreal y agobiante todas las recomendaciones que nos regalas desde ZN y desde tus redes.

El amigo invisible de Nacho Pena es

Los Mitos de Cthulhu, de Alberto Breccia, Norberto Buscaglia, y Howard Philip Lovecraft. Astiberri Ediciones. Sillón Orejero. 128 páginas. 20,00€

El amigo invisible que me tocó en suerte no es uno de los que más conozco entre esta bella web / familia. Solo del trato del grupo que compartimos todos que no siempre es del todo personal (ni fácil de seguir en su totalidad), lo cual le impuso cierta dificultad a la selección del libro a recomendar.

Tenía de antemano una idea general de lo que quería elegir más allá de a quien recibiera como amigo además de que siempre tengo como regla que me guste a mi personalmente lo que regalo; pero eso debía apuntarlo correctamente a la persona. Luego de revisar someramente todos sus textos no encontré nada que me definiera así que debí investigar sus redes sociales. Allí encontré que había disfrutado de la película El Faro, filme de terror con reminiscencias lovecraftianas y en blanco y negro… con ese dato lo resolví.

La adaptación de Los Mitos de Cthulhu realizada por Alberto Breccia (con Norberto Buscaglia) editada recientemente por Astiberri me pareció una excelente recomendación a partir de la “investigación” que pude hacer de Nacho Pena.

En este libro, el artista uruguayo-argentino estaba en su fase más experimental luego de su versión de El Eternauta y la continuó y profundizó para buscar un estilo que pudiera funcionar bien con los textos de Lovecraft, tan complicados para los medios gráficos. No hay discusión de que Breccia consiguió realizar un trabajo notable que muchos no han dudado de señalar como obra maestra e incluso como uno de sus mejores trabajos.

Breccia descubrió a Lovecraft con la idea en mente de continuar sus adaptaciones luego de abordar Informe sobre Ciegos de Ernesto Sábato, y en mi opinión personal fue una conjunción ideal. A lo largo de algunos años las fue realizando con publicaciones en distintas revistas de Italia y Argentina, para luego ser recopiladas de distintas maneras y en España se conocieron en la revista Creepy en la década de 1980. Más cerca en el tiempo tuvo una reedición por Sins Entido y quince años después vio nuevamente la luz con Astiberri.

En estas páginas se incluyen varios de los cuentos más conocidos del maestro del terror (La sombra sobre Innsmouth, El horror de Dunwich o El llamado de Cthulhu) y otros que no son de los más famosos tales como El morador de las tinieblas, La cosa en el umbral o El ceremonial. En el curso del libro se van pasando los relatos a medida que descubrimos más recursos del artista partiendo de la tinta y la pluma para sumar collage o grabado, y variando su estilo de uno más cercano a lo realista hasta llevarlo a uno más abstracto.

Gustoso estaría de entregarle en mano este libro en su muy buena edición de Astiberri y hablarlo en persona, pero en el marco de esta consigna deseo que a Nacho le guste esta recomendación, espero que no la tenga aún en su biblioteca y la disfrute tanto como me imagino que lo haría.

El amigo invisible de Paulo Hernando es

Golden Kamuy, de NODA Satoru. Milky Way Ediciones. Contiene ゴールデンカムイ 1; Tomo en rústica con sobrecubiertas. 196 páginas. 8,50€

En estas Navidades tan atípicas que nos ha tocado vivir, caracterizadas por las reuniones limitadas, las calles y tiendas menos abarrotadas que de costumbre, el toque de queda, o el celo con el que debemos tomar medidas de precaución para protegernos a nosotros, a nuestros seres queridos y a cualquier conciudadano, especialmente a aquellos más vulnerables, participar en una actividad social como el amigo invisible de la redacción de Zona Negativa, se me antojaba como algo imprescindible. Aunque es inevitable que cada uno de nosotros tenga más o menos relación con los demás, y en algunos casos pudiera resultar difícil dar con el cómic adecuado, no podía dejar pasar la oportunidad de estrechar lazos con unas maravillosas personas, porque si por algo destacan todos mis compañeros, por encima de su amor por las viñetas, por su amplio bagaje lector, la vasta cantidad de información que atesoran y la dedicación y el cariño que ponen en todas y cada una de sus participaciones, es su fantástica calidad como personas.

Los regalos a modo de recomendación son algo que me tomo muy en serio, puesto que de su acierto depende, en buena medida, que la persona que lo recibe vea cumplidas parte de las expectativas de participar en una iniciativa de esta índole, además de que dedicar un determinado tiempo a reflexionar hasta dar con una buena idea es lo mínimo que se debe hacer para valoraros como os merecéis. Es por ello, querido Paulo, que he intentado aproximarme a tus intereses, tras estos meses disfrutando de tus fabulosas reseñas, pero tomándome la libertad de llevarte a un terreno que intuyo menos explorado, ya que con tus profundos conocimientos del universo DC, resulta sumamente complicado viajar junto a superhéroes hasta encontrar una buena historia que escapase a tu radar, por lo que decidí correr un pequeño riesgo.

Me habría gustado mucho haber podido disfrutar de tu compañía, tomando unos espetos en el Chiringuito María, unos churros en Casa Aranda o unas tapas en el Cortijo de Pepe, pero las circunstancias que atravesamos me han privado de poder conocerte mejor, así que he partido de las experiencias comunes, ya que tengo la ventaja de compartir ciudad y año de nacimiento contigo. Estoy seguro que tú también intentaste lanzar un Kame-Hame-Ha sobre las aguas del Mediterráneo, que soñabas con viajar sobre una nube voladora alrededor del mundo y conocer nuevas culturas, por lo que voy a apelar a tu gusto por la aventura para hacerte este regalo.

Golden Kamuy es obra de NODA Satoru y, en mi humilde opinión, uno de los mejores mangas que se publican en la actualidad y que podemos disfrutar gracias a la fantástica labor de Milky Way Ediciones. Se trata de una ejemplar historia de aventuras, con grandes dosis de acción y humor, que arranca en el año 37 de la Era Meiji y está protagonizada por Sugimoto el inmortal, un veterano soldado de la Guerra ruso-japonesa que labró su leyenda sobreviviendo a duros episodios de este conflicto bélico. Una vez finalizado el conflicto, se une a la fiebre del oro para ayudar a la viuda de uno de sus compañeros a sobrevivir, y de esta manera conoce la existencia de un gran tesoro escondido, cuyas claves para ser encontrado se encuentran en los tatuajes de los prófugos de una prisión.

A Sugimoto pronto se unirá Asirpa, una niña ainu que lo ayudará a sobrevivir en la tundra. Precisamente a través de ella y su familia, el autor introduce un interesante elemento cultural, que nos permite conocer a esta minoría étnica de la región de Hokkaido, al norte de Japón, que históricamente han estado sometidos por rusos y japoneses. Tienen unas creencias naturistas, según las cuales todo ser vivo tiene un kamuy, un espíritu divino, en su interior, y han impregnado con sus tradiciones la cultura nipona. Los choques culturales que se producen entre Sugimoto y los ainu dan lugar a divertidas situaciones y malentendidos, que sirven de alivio cómico a la tensión que consigue alcanzar la historia en ciertos momentos.

Además, el autor utiliza una amplia y variada galería de personajes secundarios, a cual más carismático e interesante, que enriquecen con nuevas subtramas la historia principal y la dotan de una completa panorámica social de la época, todo ello acompañado por un cuidado apartado gráfico, en el que destacan los detallados escenarios y la explosiva narrativa de Noda.

Para finalizar, solo me queda decirte que te he dejado el primer tomo de esta serie en En Portada Cómics, para que lo recojas en tu próxima visita. Siento no poder dártelo en mano, así que espero que podamos conocernos en persona lo antes posible y me cuentes qué te ha parecido la lectura que te he propuesto. ¡Feliz noche de Reyes!

El amigo invisible de Raúl Gutiérrez es

Transmetropolitan, de Warren Ellis y Darick Robertson. ECC Cómics (DC Comics, VERTIGO/HELIX). Contiene Transmetropolitan #1-12, USA; Tomo 1. 336 páginas. Cartoné. 34,00€

¡Amigo Raúl! Qué alegría que hayas sido tú mi elegido por este maravilloso azar del juego. Siempre es un placer charlar contigo, del tema que sea, pero hacerlo de cómics es una gozada. Solo de recordar los ratos que hemos compartido, sobretodo los que hemos vivido cara a cara, hace que se me asome una sonrisa inevitable. Por eso, como eres un lector voraz y un apasionado del noveno arte, no he dudado de entrada en qué regalarte. Un poco sí, porque ¿qué le regalas al hombre que lo lee todo? O casi todo, al menos. Así que espero que no hayas pasado antes por las páginas que te voy a dedicar. Y si lo has hecho, que las recuerdes y revisites, porque son una delicia, en mi opinión.

Mi regalo es Transmetropolitan. Yo he pasado este año, por fin, por primera vez por esta serie, que fue el único éxito del malogrado sello Helix de DC que vivió entre 1996 y 1998. Tanto gustó a crítica y público que fue recogida por el legendario sello Vértigo, marca bajo la cual publicó desde el número #13, después de su primer año de publicación, hasta el definitivo #60. Por tanto, este primer tomo de cinco que recopila ECC contiene las doce primeras grapas, que son la etapa completa de la serie en Helix. Presenta al personaje de Spider Jerusalén, un periodista gonzo, voraz, que persigue incansablemente la verdad, moleste a quien moleste, que vive obsesionado con señalar los defectos de los poderes fácticos, condenar las injusticias que cometen quienes nos gobiernan y advertir a la sociedad de que un mundo mejor podría ser posible si todos estamos enterados de las putadas que nos quieren hacer.

Todo cargado con una estética distópica, casi post apocalíptica, en la que algunas encontrarán influencia cyberpunk. Con un dibujo muy acertado para la historia, lleno de detalles que te envuelven en esa sociedad decadente y absorbente. Con Darick Robertson muy acertado y en perfecta simbiosis con Warren Ellis. Quien carga todos los capítulos de grandes discursos, pues se encontraba en un momento muy desatado y sincero, transmitiendo toda su ideología política, social y económica que tenía entonces. Pero no todas las páginas están cargadas de mala leche, que también la hay. Sino que hay historias dedicadas a contar verdaderos dramas humanos que te hacen reflexionar y llegarán a tu corazón. Y tú, que lo tienes tan grande, seguro que lo disfrutarás.

De verdad te recomiendo enormemente, al menos este primer tomo. Creo que podrás pasar un rato agradable, además habrá momentos en que te reirás, aplaudirás y dirás “¡ostia!”. Espero, de verdad, que te guste. Y si ya la has leído y no te ha gustado…pues siempre podremos debatir sanamente sobre ella. Un abrazo muy grande. Y de verdad deseo que podamos volver a reunirnos pronto.

El amigo invisible de Raúl López es

Detective Conan, Gosho Aoyama (青山 剛昌 Aoyama Gōshō). Planeta DeAgostini Comics. Contiene Meitantei Conan nº 1 y 2; Tomo en rústica. 360 páginas. 2,95€

Hoy debo confesar que este año lo del amigo invisible se me ha hecho un poco cuesta arriba. Una vez descubrí qué compa de la redacción me había tocado en suerte, mi primer pensamiento fue el siguiente: ¿qué le puedes regalar al hombre que lo tiene todo? ¿Dinero, como Batman a Superman o Tip a Felipe González? ¿Comics de súper-héroes? Dudo mucho que ninguno de los relevantes o interesantes haya quedado fuera de su radar. ¿Y si tirare por el campo europeo? Él mismo confesaba que había ido cubriendo las lagunas en ese terreno. ¿Una obra de divulgación? Antes espero ver un libro de ese género que lleve su firma. Así pues ¿qué podría recomendarle? Bueno, si compartir es vivir ¿qué tal una recomendación que, a su vez, pudiere ser disfrutada junto a alguien a quien te gustaría embarcar en la aventura de la viñeta? De repente, un personaje vino a mi mente: Conan Edogawa.

Ocioso es recordar eso de que, en el país del sol naciente, el tebeo es un producto cultural consumido por toda la población. Hay mangas para todos los gustos así que, en su momento, fue para mí todo un descubrimiento encontrarme con esta creación de Gosho Aoyama (青山 剛昌 Aoyama Gōshō). Un detective adolescente, Shinichi Kudo (工藤 新一 Kudō Shinichi) se verá revertido a la infancia, al cruzarse en el camino de una organización criminal con múltiples recursos. Desde su nueva situación y tomando un nombre compuesto por dos célebres detectives. Shinichi / Conan intentará revertir su situación, mientras resuelve todo tipo de crímenes. Han pasado casi tres décadas -veintisiete años, para ser exactos- pero el joven investigador se ha convertido en uno de los más prolíficos detectives del género policiaco.

Cada historia presenta un misterio en el que autor y protagonista juegan con la audiencia en una carrera para ver si somos capaces de contestar rápidamente a las cinco preguntas, pero, además, es un cariñoso homenaje a otros sabuesos de la literatura, el cine y la televisión. Durante la primera parte de la serie, el creador presenta a sus detectives preferidos, lo que también es una buenísima oportunidad para conocer novelas menos populares, sobre todo cuando el protagonista de la sección es un personaje de la literatura nipona. Como colofón, hay que indicar que la adición de un cuarto de infantes, colegas de clase de Conan, constituye otro bonito homenaje a las aventuras de niños investigadores, como los Cinco o el Club de los Siete Secretos. En definitiva, una puerta abierta a la imaginación, que sirve de carta de presentación al manga, al género policiaco y al de aventuras juveniles.

El amigo invisible de Samuel Secades es

Superman: American Alien, de Max Landis,Shaner, Francis Manapul, Jae Lee, Jock, Joëlle Jones, Jonathan Case, Matthew Clark, Nick Dragotta, Steve Dillon, Tommy Lee Edwards . Contiene Superman: American Alien núms. 1 a 7 USA Cartoné, 192 págs. A color 19,50€

Samuel Secades es un veterano redactor del área de cine que tras un pequeño impás ha vuelto este año a su casa, ZN, como si no se hubiera ido nunca. Su sapiencia sobre el séptimo arte y su impecable manera de trasmitirla en sus textos, hacen de Samuel un redactor al que admiro y del que aprendo cada día. Su sabida pasión por DC y más concretamente por Superman me puso en el camino para la recomendación, una buena obra del hombre de acero sin duda le gustaría. Repasando los últimos acercamientos al kriptoniano me apetece mucho recomendarle Superman: American Alien. ¿Otro origen de Superman?, podría decirle Samuel a su amigo invisible, pero esta obra de Max Landis es una auténtica gozada. Un libro compuesto de 7 historias autoconclusivas, cada una situada en una época diferente de la vida de Clark, que narran como el alien se relaciona con la familia, los amigos, Metrópolis, Lois Lane o incluso Batman en una secuencia muy divertida. Cada capítulo está dibujado por un artista diferente, Shaner, Manapul, Jock o Jae Lee entre otros cumplen sobradamente con el arte del tomo. Si te gusta Superman hay muchas posibilidades de que lo disfrutes. Precisamente es por esto que es muy probable que lo hayas leído. Así que siguiendo con Landis te recomiendo la serie Dirk Gently disponible en Netflix. Consta de dos temporadas y es una auténtica locura, mezcla Touch con Doctor Who y más o menos, puedes acercarte a tener una idea de lo que vas a ver. Una recomendación arriesgada, pero esta va de regalo que es época de ellos.

El otro día observé como hablabas del juego de Spiderman de Playstation y lo vi claro. Superman+Spiderman es igual a Invencible. La serie de Kirkman es una costumbrista, no por ello lenta, con una caracterización de personajes sobresaliente y continuos guiños y giros al universo superheroico más convencional. Un cómic que que es un buen ejemplo de las buenas historias que se pueden hacer con tipos con mallas. Pasa que tampoco me satisface, es una obra famosa y es posible que de nuevo, la tengas en tu estantería. Además te estoy recomendando una colección entera, no es un tomo fácil de acceder. Así pues, sin más ideas y en mi búsqueda incansable por encontrar un cómic que recomendarte opto por una de las historias que más me ha sorprendido este año, una obra de la que no se habla lo suficiente, Archangel, publicada por la Editorial Hidra. Viajes en el tiempo a la Segunda Guerra Mundial, espionaje, ciencia-ficción y una buena narración a cargo de Willian Gibson y Michael St. John Smith es lo que puedes encontrar en este gran cómic. Con esta obra me la juego, desconozco si es tu género o no, pero tampoco es el mío y me ha gustado mucho, por lo que espero pueda hacerte pasar un buen rato. Nada más compañero, un auténtico placer recomendarte aunque al final sean 2 obvios, una serie rara y uno un poco menos conocido. Si accedes a alguno de ellos espero que los disfrutes, un fuerte abrazo.

El amigo invisible de Sergio Fernández es

Mercurio Loi. La Roma de los locos, de Alessandro Bilotta, Matteo Mosca y Giampiero Casertano. Panini Comics (Sergio Bonelli Editore). Contiene Mercurio Loi #01 y Mercurio Loi #02. Tomo cartoné. 208 páginas. 22€

Sergio Fernández es muy amante de las historias de viajes por el tiempo por esto yo le propongo una travesía apasionante por los meandros de la historia y también por el espacio geográfico transalpino, ahora que vuelven a confinarnos de algunas maneras bastante curiosas. El DeLorean que puede utilizar para este éxodo virtual es el álbum titulado Mercurio Loi. La Roma de los locos con guion de Alessandro Bilotta y dibujos de Matteo Mosca y Giampiero Casertano. Un tomo que agrupa las dos primeras historias de la serie regular de este personaje que en su momento publicó en Italia, su país de origen, Sergio Bonelli Editore y que está editando aquí Panini Comics.

Concretamente, este viaje nos conduce hasta la ciudad de Roma, en la época Pontificia de principios del siglo XIX. Allí el Papa León XII gobierna con mano de hierro la Ciudad Eterna que está sometida a los rigores de un estricto toque de queda. El protagonista de este álbum es un profesor universitario, detective, científico… llamado Mercurio Loi que se esfuerza en desenmascarar siniestros complots mientras lucha contra su némesis, un maestro del mal llamado Tarcisio Spada. Les suena la trama general ¿Alguien en la sala ha dicho Sherlock Holmes? Pero Mercurio Loi es algo más que una traslación afortunada del universo holmesiano a los últimos estertores de la era de los Estados Pontificios. Esta serie nos muestra un fresco extraordinario donde encontramos las confrontaciones políticas de la época, la lucha de la Iglesia contra las sociedades bíblicas como los masones o los carbonarios, las intrigas palaciegas, la aventura folletinesca y todo esto acompañado de un personaje absolutamente hipnótico y carismático como Loi. Este fresco histórico y argumental tejido por Bilotta se sustenta por un sólido y, a veces, brillante trabajo artístico y narrativo de Matteo Mosca y otros dibujantes como Giampiero Casertano, en este caso.
La serie consta de un álbum de introducción a cargo de Bilotta y Mosca, titulado como el protagonista y que se publicó en el vigésimo quinto numero, de enero del 2015, de la colección antológica Le Storie. Aquí, Panini Comics lo editó en el 2019 y podéis ver una reseña en este enlace. Posteriormente la editorial italiana lanzó la serie regular en mayo del 2017. Estaba escrita por su creador Alessandro Bilotta y dibujada por distintos artistas, esta colección duró hasta el #16, titulado La muerte de Mercurio Loi que se publicó en marzo de 2019.

El álbum que te recomiendo amigo Sergio es el que agrupa las dos primeras historias de esta serie reguar, tituladas La Roma de los locos y La ley del contrapaso que están dibujadas por Mosca y Casertano, respectivamente. No hace falta haber leído el álbum de introducción para seguir estas aventuras, pero si lo haces la experiencia es más satisfactoria.
Mercurio Loi es una magnífica puerta de entrada para aventurarse en el fértil, variado y fabuloso jardín del fumetti actual. Una industria artística que tiene todo tipo de ofertas para todo tipo de lectores. Espero que contigo, Sergio, haya acertado con la elección.

Salut!

El amigo invisible de Tristan Cardona es

Strange Adventures, de Tom King, Evan Shaner, Mitch Gerads. ECC Cómics (DC Comics). Black Label. Contiene Strange Adventures núm. 1-5 USA; Grapa, color, 32 páginas. 1,95€

El arte de regalar es un ejercicio que exige una profunda reflexión, en un acercamiento honesto a los gustos e inquietudes del agasajado. En nuestro caso partimos con ventaja, la de ser amantes del noveno arte, lo que comprime la inmensidad a un corpúsculo que esconde en su interior otra inmensidad de propuestas. Y dentro de esa inmensidad hay que buscar esa obra que sea capaz de seducir al hombre calmado y reflexivo, leal y discreto, que es Tristán.

Su sosegada forma de ver y entender el mundo, a través del objetivo de su cámara, pero también a través de un corazón cargado de experiencia y cariño, hacen que su amor por el arte secuencial se sienta en cada conversación que uno tenga el placer de disfrutar a su lado. Para Tristan el cómic es algo más que un arte, es un acercamiento a la vida misma. Y es por ello por lo que siempre está abierto a descubrir nuevas cosas.

Mirando el extenso catálogo de obras que hay en DC Comics la tarea es un verdadero nudo gordiano. Una titánica labor a la que hay que hacer frente pues, entre los cientos de miles de historias que hay del Universo DC, alguna puede ser realmente válida para Tristan. Y por todo ello, la obra que considero adecuada para su perfil de lector y persona es: Strange Adventures.

Una obra con una brutalidad salvaje, con fuertes contrastes. Viñetas llenas de tensión, diálogos certeros, desprovistos de ira o resentimiento. Un trabajo donde la familia es el eje conductor en un flujo de ida y vuelta entre el pasado y el presente.

Un cómic lleno de viñetas que narran maravillosamente la historia en una secuenciación perfectamente armoniosa entre guion y dibujo. Sus dibujantes destilan ese estilo capaz de dibujar un cómic imaginando como debe ser un cómic. Color y diseño son impactantes dentro de una obra que destila un tono profundamente europeo. Una historia que se centra en la confianza y la verdad y en quien creer… y no hay nadie mejor que unifique todas estas facetas que Tristán.

Y es por todo ello, por lo personal y lo narrativo que Strange Adventures es la obra que quiero regalarle a Tristan. Un trabajo realizado con profesionalidad, como la que él tiene cada día; diseñado con detalle, como él que tiene en cada uno de sus trabajos en ZN; que se adentra en el Universo DC con la valentía que siempre demuestra a la hora de acometer nuevos retos. ¿Aceptas este viaje al planeta Rann, mientras esperamos poder volver a vernos?

El amigo invisible de Víctor José Rodríguez es

Berlín, de Jason Lutes. Astiberri (McMillan). Contiene Berlin: City of stones, Berlin: City of smoke y Berlin: City of light USA; Tomo rústica. 592 páginas. 30,00€

Víctor nos ha deleitado con sus artículos en profundidad sobre la historia de DC y los personajes secundarios de la editorial, demostrando su habilidad para escarbar en el pasado y su pasión por el detalle y el desarrollo del contexto en el que aparecieron las obras que analiza. Puede deberse a su formación como periodista o a su pasión por los personajes pero está claro que a Víctor le gusta llegar hasta el fondo de los asuntos que trata. Por eso he escogido una obra alejada de sus áreas de interés habituales pero que creo que encaja con su forma de ser y hacer: el integral de Berlín de Jason Lutes.

En Berlín, Lutes nos traslada a la década de los años 30 del siglo XX, a la ciudad que da título a la obra, para narrarnos las circunstancias políticas y sociales que llevaron al auge del nazismo y, a la postre, a la barbarie de la Segunda Guerra Mundial. Un retrato de una época, una sociedad y una ciudad hecho desde la perspectiva no de los grandes personajes históricos sino de personas anónimas, una artista y un periodista (otro punto en común con Víctor), testigos y víctimas de una situación que escapa a su control y muchas veces incluso a su comprensión.

Se trata de una obra monumental, reflejo de más de 20 años de trabajo de Lutes investigando y desarrollando una historia sobre los peligros de los fanatismos y de la radicalización de la sociedad y como ésta puede llevar a la pérdida de las libertades individuales y colectivas. El trabajo de Lutes tiene la gran virtud de ser el retrato fiel de un momento y una ubicación concretos pero también un tratado de temas universales tan vigentes hoy en día como hace 90 años.

Berlín es una obra de calidad excelsa, reconocida con multitud de premios a lo largo de los años, capaz de despertar el interés en todo tipo de lectores y que estoy convencido que será del agrado de Víctor.

El amigo invisible de Pablo Menendez es

Klaus, de Grant Morrison y Dan Mora. Panini Cómics (Marvel Comics). Contiene Klaus #1-7 USA; Tomo en tapa dura. 208 páginas. 20,90€

Comienza una de las tradiciones más esperadas de Zona Negativa, el Amigo Invisible. Una dinámica que nos permite hacer aún más piña en este gran equipo y que nos permite darles a conocer a nuestro compañero y a los lectores de la web estimables obras.

Puedo decir sin ánimo de acritud que en esta ocasión lo tengo fácil y es que Pablo y yo estamos en el mismo equipo y puede que no le sorprenda con esta elección pero creo que pensará y yo la obra que le voy a recomendar es Klaus de Grant Morrison y Dan Mora.

Y es que estamos ante una obra independiente pero realizada por dos autores tan importantes para DC Comics como son un Morrison que por desgracia se despedirá de la editorial a la que tanto ha dado en marzo como de un Dan Mora que dibujara a Batman junto a Mariko Tamaki a partir de ese mismo mes así que es una buena ocasión para leer el trabajo que le ha puesto en el mapa.

En España aún queda un día de Navidad así que no es mala idea leer un cómic sobre el origen de la misma y como uno de los guionistas más prolíficos de la historia del noveno arte redefine el mito de San Nicolás, Santa Claus, Papa Noel… con su propio toque personal en una trama sobre el mito del Yule y que dan lugar a una de las mejores obras de Morrison en los últimos años cargada de acción, aventura, drama y momentos entrañables con personajes muy bien escritos.

Solamente puedo esperar y desear que te guste este buen cómic y que el 2021 sea otro próspero año en el mismo barco. Un abrazo muy grande.

El amigo invisible de Mariano Abrach es

Gilgamesh, el inmortal, de Robin Wood y Lucho Olivera. 001 EDICIONES; Tomo en tapa blanda. 196 páginas. 15,00€.

Gilgamesh, el Inmortal tiene mucho que ver con la época dorada del cómic argentino. Tanto El Eternauta y Mort Cinder como Sherlock time comparten estilo e inquietudes con esta obra de Lucho Olivera. La sinopsis de esta historia es relativamente sencilla: un hombre misterioso lleva dos siglos encerrado en una base militar. La humanidad ha sucumbido a un holocausto nuclear, y la única posibilidad con la que cuenta el hombre misterioso para poder morir es alcanzar una lejana nave espacial. El hombre misterioso es Gilgamesh (el héroe de la epopeya sumeria) y el habitante de la nave espacial es Utnapishtim (el inmortal de la epopeya).

La literatura y el cómic argentino cuentan con una larga y amplia genealogía de héroes y seres inmortales. Con dos de ellos, el Gilgamesh de Lucho Olivera (y de Robin Wood, quien reescribió la serie en los 80`s) guarda más de una semejanza. Con Nippur de Lagash, Gilgamesh comparte creador y amistad: Nippur aparece en modo cameo en la primera historieta de la serie; hasta cierto punto, Gilgamesh, el inmortal es un spin-off de Nippur, ya que nuestro protagonista apareció por primera vez en la serie de Nippur.

El segundo inmortal con el que Gilgamesh comparte semejanzas es Marco Flaminio Rufo, el militar romano que protagoniza El inmortal, el famoso cuento de Jorge Luis Borges. Como Marco, también Gilgamesh aprende por las malas el verdadero precio de la inmortalidad. Al fin y al cabo, es la muerte la que da sentido a todos nuestros actos: cada instante es precioso precisamente porque es el último. Sin la consciencia de este hecho (es decir, con la desaparición de la muerte) nuestros actos perderían todo sentido.

Este tipo de dilemas diríase metafísicos sintonizaban muy bien con las inquietudes de la época en la que fueron plasmados en un cómic: la época de The Beatles, The Doors, 2001 y Mayo del 68. En su sentido libertario, Gilgamesh, el inmortal, también conecta con La balada del mar salado, la famosa primera aventura de Corto Maltés tramada por Hugo Pratt.

Me he permitido hacer esta recomendación a mi compañero Mariano Abrach con la idea de homenajear la rica tradición tebeística de su país, aunque no me cabe duda que (dado su enorme conocimiento del mundo del cómic en general, y del tebeo europeo y argentino en particular) ya conocerá las aventuras y desventuras del famoso inmortal creado por Lucho Olivera, así como los cruces de caminos donde moran los antiguos dioses.

Artículo anteriorReseñas DC USA – Generations: Shattered #1
Artículo siguienteFuture State – Semana 1. Parte 1
(Barcelona, 1990). Licenciada en Filosofía y graduada en Medicina. Entré en el mundo del manga gracias al boom del anime de finales de los años noventa con series como Utena, la chica revolucionaria, Evangelion y Cowboy Bebop. Después de leer a Tezuka, Taniguchi y Urasawa, salté a la lectura del cómic de cualquier procedencia, género y estilo. Recientemente, me he volcado en el mundo del podcasting medio que me permite explorar nuevas formas de divulgación. Fui jurado de los XXV Premios Manga Barcelona organizador por Ficomic. Mi máxima: las buenas historias son aquellas que dejan huella en el alma del lector.
Nací en Zaragoza en 1985 y descubrí el mundo de los cómics pocos años después, cuando mis padres me pusieron la película de Superman de Reeve y en los primeros segundos aparecía un número de Action Comics y la voz de un niño lo presentaba mientras pasaba sus páginas. Desde entonces he descubierto cientos y cientos de colecciones de cómics, de cientos de temáticas y de incontables editoriales. Y espero seguir conociendo más y más.
Mi primer coqueteo serio con los comics puede datarse en el año 1988, en Zaragoza, concretamente en el recreo del colegio, mirando el primer número de la serie Millenium de DC. Aquello lo cambió todo. Quería tener el segundo número y el tercero... y como dice el dicho: el resto es historia. 5000 comics después y toda una vida entre viñetas seguimos a pie del cañón.
Nacido en 1979 en Avilés y actualmente residiendo en Castro-Urdiales, soy licenciado en Filosofía con Máster en Gestión Cultural, durante un tiempo me dediqué a la crítica musical y ahora me toca con el mundo del cómic, mis dos grandes aficiones. Empecé leyendo en casa de mi primo a finales de los 80, poco después ya me convertí en un comprador compulsivo. Mis comienzos fueron con Daredevil y las colecciones de X-Men pero pronto pasé a Spiderman, Poderes Cósmicos, Vengadores, Image, todo Wildstorm, Vertigo... no hago ascos a ninguna buena historia venga de donde venga.
Naci un día caluroso de agosto de 1979, Sauron ya había sido destruido tiempo atrás, y la magia había desaparecido progresivamente de nuestro mundo......, pero estudiando pergaminos y libros ocultos, que me hicieron perder puntos de cordura, encontré esa magia en los comics, o "tebeos" como los han llamado toda la vida mis padres. Desde ese momento, hace casi 30 años, nunca me han dejado solo, y han estado en mi vida, en lo bueno y en lo malo, dándome esa magia que nos hace falta para afrontar la vida. Comics, rol, miniaturas,,,,en fin, una amalgama de hobbies que hacen que este abogado y profesor universitario, disfrute de grandes momentos con grandes amigos, mi "tribu", y junto con este equipazo que conforma ZN. A vuestra disposición para lo que se tercie.
Barcelona (Septiembre, 1980). Licenciado en Historia. Empecé mi relación con el mundo de la viñeta leyendo las adaptaciones de clásicos ilustrados. Más tarde, conocí a personajes icónicos de la historieta nacional como Mortadelo y Filemón, Superlópez y Pafman, entre otros muchos. Las publicaciones de Forum me introdujeron al mundo de los superhéroes, Dragon Ball me brindó una puerta de entrada al manga y con V de Vendetta descubrí las posibilidades reales del cómic. En la actualidad, el cómic independiente y el manga son mis principales intereses como lector. Colaboro en Zona Negativa hablando de cómic y otras galaxias cercanas. También participo en otras publicaciones del medio como Comicmanía y Otaku Bunka
Redactor de actualidad de DC Comics. Si, ciertamente elegí una buena época para serlo al unirme a ZN con los Nuevos 52. Y pese haber crecido con las series de tv de la Patrulla X y Spiderman, los primeros cómics mainstream que tuve de pequeño fueron de Superman y Batman (y Spawn). Y un servidor acabó volviendo a sus raíces, de la mano de los Green Lanterns de Johns, Batman de Morrison, Secret Six de Simone... Oh, también hiper-fan de Mortal Kombat, Pokémon y el wrestling ^^
Nací con la democracia en este país y casi aprendí a leer con Mortadelo, Asterix y Tintín. Mi primer contacto con los superheroes fue con un Pocket de Ases de Bruguera protagonizado por los Defensores y el Doctor Extraño lo que tuvo dos consecuencias: que me volviera un marvelita convencido y que sienta predilección por los personajes no tan relevantes de la Casa de las Ideas. Desde entonces he ampliado mi rango de lecturas y gustos aunque matengo mi condición de Marvelita y me sigue chiflando Tintín.
Nací en 1999 en Almería. Desde ese momento, las historias han dado color a mi vida en todas sus variantes y formatos. De tal disfrute surgieron mis ganas de profundizar en los entresijos de la narrativa y el lenguaje; unas ganas que no han hecho más que intensificarse día tras día. Disfruto de toda clase de cómics, con especial fijación por lo original y raruno.
Nacido en Barakaldo en 1977 donde sigo viviendo. Descubrí los cómics en una librería de barrio con Tintin, Asterix, SuperLopez y los personajes de Ibáñez. En 1989 descubrí los superheroes de la mano de Stern y Buscema con el numero 73 de la edición de Forum de Los Vengadores. A estas lecturas se fueron incorporando la novela gráfica y el manga, de los cuales, a diferencia de los superheroes, nunca me cansé. Todavía sueño con ser agente Espacio-Temporal y de Planetary, con visitar mundos de fantasía con el señor T., Philemon, Lord Morfeo, Arale y Thor. Viajar con Reed, Ben, Susan y Johnny al futuro y pasear por el cuartel de la Legión. Recorrer la antigua Roma con Alix y una cantimplora de poción mágica. Buscar Mú, perderme en un viaje al corazón de la tormenta, contemplar el Olmo del Cáucaso mientras paseo por un Barrio Lejano leyendo El almanaque de mi padre. Conseguir beber la sangre del Fénix. Leer, al fin, algún articulo de Tintín y de Fantasio sin que me molesten los absurdos inventos de Gastón. Perderme por las murallas de Samaris, mientras de la pirámide flotante de los inmortales cae John Difool. Enamorado de la chica de los ojos rojos y de Adele. Y cabalgar hacia el amanecer con Buddy Longway, Red Dust y el teniente Blueberry. Con un poco de humo azul en los labios...
Madrileño del 92, al que se le ocurrió la bonita idea de estudiar Sociología. Amante del cómic desde siempre. Ibáñez me desvirgó, el manga me hizo pasar muy buenos ratos, y finalmente con el cómic americano y especialmente con DC Comics terminé madurando el amor que siento por este arte, por lo que ahora mismo leo de todo, incluso Marvel. Actualmente, encantado de colaborar en Zonanegativa, que me permite disfrutar de mi gran pasión: los cómics, canalizada a través de mi otra gran pasión: la escritura.
Madrileño desde 1991, en los estudios me fui por los números mientras en casa me quedaba con las letras. Me crie pidiendo al Círculo de Lectores con mi madre y oyendo a mi padre hablar de Marvel, siempre con una peli de Disney en bucle. Fui niño con Mortadelo, adolescente con Spider-Man y adulto con Garth Ennis. Intento descubrir una cosa nueva cada día, y vivo con la ilusión de guionizar un cómic, escribir un libro y tocar un instrumento, aunque al final suela quedarme viendo vídeos de gatos. En mis otros ratos libres participo en un podcast de cine, pero esa es otra historia.
Abandoné la Logia Negra y llegué a la ciudad de Málaga en 1984. Mis primeras lecturas fueron los clásicos francobelgas y los cómics de un ratón y unos patos que, años más tarde, gobernarían un vasto imperio. Devoré tiras de prensa, hasta que un niño con cola de mono apareció en mi televisor buscando unas bolas mágicas y el manga me atrapó. Pasé años en blanco y negro, pero los superhéroes llenaron mi vida de mallas y capas de colores. Sobreviví a la Era Hiboria en compañía de un bárbaro y su espada salvaje. A finales de los 90 sentí vértigo, el arenero me llevó al mundo de los sueños y caí en los oscuros abismos del underground. Viajé en el tiempo a través de la banda de Moebius, desde el salvaje Oeste al Largo Mañana. Un mago de Northampton me contó grandes historias y su hijo calvo me dio setas alucinógenas. En Italia probé el fumetto y un marinero maltés me llevó hasta la Pampa argentina, donde tuve mi último recreo antes de conocer al hombre eterno. He estado en Camelot en los días del Rey Arturo, en el planeta Mongo y en las letras del Oceáno Atlántico. En mis aventuras siempre estuve acompañado por un asombroso grupo de profesionales españoles. Los escritos del maestro Eisner me revelaron los secretos de un nuevo lenguaje y ahora solo veo el mundo en viñetas... Cómic camina conmigo.
La Laguna (1973). Mi primer contacto con los tebeos fue un número de la revista "Mortadelo" y un ejemplar de la colección "Olé" dedicada a la familia Cebolleta. Después llegaron Astérix, Tintín, Superman, Dreadstar, los Vengadores... y hasta ahora.
Málaga (1984). Desde muy pequeño leía tiras cómicas en los dominicales, 13 rue del percebe era mi favorita. A mis padres les gustaba que su hijo leyera y cada poco tenía un Astérix nuevo para leer y releer. A la edad de diez u once comencé con el americano, Spiderman para ser más exactos. La saga del clon fue mi primera lectura. Todavía me pregunto cómo pude aficionarme con aquello pero la verdad es que me atrajo enormemente e incluso el no saber qué estaba leyendo (para nada empecé con el número 1) fue un plus para mi interés. La primera lectura siempre condiciona y como secuela me deja mi gusto por personajes alternativos. Tras esto, vino lo demás; universo Marvel , mi adorada DC, cómic independiente y grandes obras que me mostraron lo realmente interesantes que pueden llegar a ser los tebeos.
Logroño, 1988. Las series de dibujos animados de Spiderman y de La Patrulla X de los 90 me enseñaron a amar a los personajes de cómic. Ultimate Spiderman de Bendis me dio a conocer el mundo del cómic de superhéroes propiamente dicho. A partir de ahí todo fue rodado: Frank Miller, Alan Moore, Mark Millar, Garth Ennis... mi amor por el cómic nunca paró ni de crecer ni de enriquecerme. Colaborar en Zona Negativa es devolverle al noveno arte tan sólo una minúscula parte de lo que me ha dado a mí.
Naci en Sabadell (Barcelona) en 1978 aunque siempre he vivido en Barbera del Vallés. Mi afición por los cómics de superhéroes se comenzó a gestar en el momento en que mi profesor de EGB, Joan, me dejó algunos números de Clásicos Marvel que contenían las historias: La muerte del Capitán Stacy, La muerte de Gwen Stacy y La última cacería de Kraven. Desde ese momento me convertí en fan absoluto de Spiderman y por extensión de Marvel Comics. Con el paso de los años aprendí a paladear el buen cómic sea cual sea la editorial, el personaje o autor. En 1999 fundé Zona Negativa como el rincón donde hablar de aquello que me apasionaba, el resto es historia.
Tengo 40 años, nací en Asturias pero vivo en un pueblecito de Alicante, aunque suelo cruzar el Bifrost y vuelvo a Asgard de vez en cuando. Leo cómics desde que tengo uso de razón, comencé con DC y Superman pero como soy un entusiasta me encanta casi todo lo que cae en mis manos. Mis otras dos pasiones son el cine y escribir, así que no he podido aterrizar en mejor lugar.
Bilbao (1982). Licenciado en Sociología. Soy, desde que tengo uso de razón, un amante empedernido del Cine gracias a Hitchcock y Kubrick. Criado en Corleone, visité la puerta de Tannhäuser como tripulante de la nave Nostromo. Tras una breve etapa en Tatooine y Mordor decidí regresar a Twin Peaks, desde donde disfruto de mis otras pasiones: los cómics, la música y los videojuegos.
Nací en mayo del 68 en París. Viví toda mi infancia en Menorca. Ahora soy de Barcelona. Trabajo como reportero de informativos de TV. Leo cómics desde siempre y no podría vivir sin: Tte. Blueberry, The Spirit, Locas, Gil Pupila, Los profesionales, Mort Cinder, Rip Kirby, El eternauta, Comanche, Conan the barbarian, Monster, Spirou de Franquin, Prince Valiant, Los Escorpiones del Desierto, Tintín, todo Johnny Craig de EC… Mi grupo es la Velvet Underground, soy muy de Los Planetas, Pink Floyd, Adrià Puntí y Sigur Ros. Me encanta el blues. Leo básicamente Serie Negra, sé preparar café y entiendo de fútbol.
Novelista, guionista, estudiante de cine. Aprendiz. Empezó con esto de los tebeos gracias al Spiderman de Lee y Romita y al Conan de Thomas, Smith y Buscema. The Sandman y Watchmen le impactaron profundamente y todavía no se ha recuperado. Tras una temporada frecuentando el Londres de Dylan Dog, en la actualidad recorre los mares del sur en compañia de Corto Maltes, con el objetivo de encontrar fortuna y gloria...
Nací al mundo del cómic siendo muy chico con un viejo tomo recopilatorio de Ediciones Zinco de la Legión de Super-Héroes, que era el del crossover con Superman que contaba la historia del Superboy del Universo de Bolsillo y demás, una trama muy intrincada que no entendí del todo hasta varios años después. Aún así, fue una buena introducción al Universo DC y todas sus complejidades. Con los años, los gustos e intereses se esparcieron, haciendo que luego de un largo tiempo de hablar sobre DC Comics, hoy me ocupe de otros menesteres del enorme mundo del cómic.
Nacido en Madrid en 1990 pero Galicia es mi hogar. Graduado en Sociología. El Spiderman de Sam Raimi y el coleccionable rojo del personaje publicado por Forum comenzaron a forjar mi amor que dura hasta el día de hoy independientemente de la editorial y procedencia y que el cómic también puede ser un medio perfecto que refleja los constantes cambios sociales. Historias como All Star Superman de Grant Morrison y Frank Quitely me recuerdan que nunca hay que perder la esperanza. Siempre me toque hacer un viaje en bus, tren o avión, un cómic se vendrá conmigo.
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments