ZN Cine – Crítica de Los juegos del hambre: En llamas de Francis Lawrence

Por
48
966
 

Dirección: Francis Lawrence.
Producción: Nina Jacobson, Jon Kilik.
Guión: Simon Beaufoy, Michael Arndt (basado en En llamas de Suzanne Collins).
Música: James Newton Howard.
Reparto: Jennifer Lawrence, Josh Hutcherson, Liam Hemsworth, Woody Harrelson, Elizabeth Banks, Philip Seymour Hoffman, Jena Malone, Sam Claflin, Lenny Kravitz, Stanley Tucci, Donald Sutherland.
Duración: 146 min.
Distribución: Lionsgate.
País: USA.

Valoración:

 

Había expectación por saber cómo se desenvolvería la secuela de Los juegos del hambre. La primera parte había entusiasmado a su público objetivo, mujeres jóvenes entre 15 y 25 años, y había funcionado razonablemente bien entre la crítica. Sus detractores señalaron la blandura de algunos conceptos respecto a propuestas más sangrientas como Battle Royale (Koushun Takami, 1999), de lo que responsabilizaron tanto al director, Gary Ross, y su discutida elección de una cámara en constante movimiento, como a la protagonista Katniss Everdeen, interpretada por Jennifer Lawrence, que llevaba el rol dominante sin asumir las condiciones de estereotipo sexista de otras amazonas de la gran pantalla. Pero eran los menos. Con un presupuesto de 78 millones de dólares amasó más de 686 en el mercado mundial. Alborozada por el filón que tenía entre manos, la productora Lionsgate dio luz verde a la continuación de la trilogía creada por Suzanne Collins, convertida en tetralogía para su explotación fílmica en dosis anuales.

El apretado calendario de rodaje, aún más extenuante por la ascensión a estrella de su actriz (comprometida también con la franquicia X-Men), forzó la marcha de Ross y la inmediata búsqueda de sustituto. Francis Lawrence (sin parentesco con Jennifer) se llevó el gato al agua. Curtido en el mundo del videoclip (suyo es el Bad Romance de Lady Gaga o el Circus de Britney Spears), Lawrence se había responsabilizado de controvertidas versiones de historietas de culto (Constantine, 2005) y de clásicos de la ciencia ficción (Soy leyenda, 2007), así como del lanzamiento de Touch, que supuso el regreso de Kiefer Sutherland a la pequeña pantalla tras el cierre de 24. Las dificultades de producción de Soy leyenda, adaptación de Richard Matheson protagonizada por Will Smith, jugaron a su favor. El director levantó el proyecto a partir de un tratamiento básico en sólo dos semanas, por lo que Lionsgate juzgó que podría cumplir sobradamente con las fechas previstas.

Sinopsis

Katniss Everdeen ha vuelto al distrito 12, donde quiere retomar su vida con su familia y amigos y olvidar su participación en los últimos juegos del hambre. Mas no será posible. Pronto es reclamada para la Gira de la Victoria, obligación de los tributos vencedores de visitar los distritos de Panem representando al Capitolio. Los altercados que brotan a su paso, con gente que la saluda como un símbolo contra la opresión, alarman al Presidente Snow, que toma cartas en el asunto amenazando a Peeta y Katniss con acabar con sus familias si no colaboran. Ambos deciden, de común acuerdo con Haymitch, que la mejor forma de apaciguarlo es anunciar su compromiso matrimonial, pero Snow no queda satisfecho y urde una estratagema. Invocando un artículo semidesconocido de los estatutos de los juegos, alista como tributos a los supervivientes de las ediciones anteriores para que se maten entre sí con motivo del 75º aniversario del Día de la Victoria. Su propósito es exterminar a Katniss y lo que representa, y yugular la chispa de la rebelión.


El espectáculo debe continuar

Poco más de un año después de la entrega anterior, Los juegos del hambre: En llamas se estrena en nuestros cines, tras una promoción maratoniana de su elenco principal (que incluyó Madrid) y reacciones muy positivas de los medios en los pases de prensa. El consenso da la bienvenida a Francis Lawrence y eleva a la secuela por encima de su predecesora. En Lionsgate se frotan las manos. Las estimaciones pronostican una taquilla muy superior a la cinta original, tal vez por encima de los 1.000 millones de dólares en el mercado global. Éxito sin medias tintas. ¿O no? Algo se ha perdido por el camino. Ross, gustara más o menos, puso su sello. El nuevo realizador es la asepsia personificada. Ni un solo rasgo distintivo puede atribuírsele.

Sin llegar a traicionar los principios básicos -quiero decir: las raíces argumentales de la historia- En llamas es casi la antítesis del film previo. Lo que entonces eran virtudes aquí son defectos. Y viceversa. Esto, para mí, supone un problema. La gracia que tenía Los juegos del hambre es que no era una superproducción al uso. Me inclino a perdonarle sus pecadillos de ritmo y su confusión interesada en las escenas violentas a cambio de un tratamiento inusualmente cercano (entendido como “ponernos en su piel”) de los personajes principales. Pero En llamas es lo contrario. Los personajes se sustentan por las buenas interpretaciones, los avances del guion y los réditos pasados, pero la realización es… insulsa. El director no se siente cómodo con la caracterización, queda claro. La gracia de la secuencia del ascensor, por ejemplo, con la presentación de la desvergonzada tributo Johanna Mason, reside en la expresividad de los actores. Y así con todo el metraje que convence (que no es mucho) en la primera parte de la función. Muchas secuencias suenan a vistas, a intentar superar las originales con más personajes o más efectos especiales, sin perfeccionar o depurar su mecánica. El vasallaje es un palidísimo reflejo de La cosecha. El desfile se hace como con desgana, repitiendo trucos. El show televisivo ya sabemos cómo va. Otra vez el traje en llamas, etc. Los primeros minutos parecen ir sin rumbo. Francis Lawrence abre el film con planos y situaciones que imitan a Ross de mala manera. La conversación entre el Presidente Snow y Katniss resulta demasiado artificial. Las cosas no empiezan a funcionar hasta que arranca la Gira de la Victoria y sus tejemanejes, pero incluso entonces los momentos más afortunados son deudas (¿o debería decir “tributos”?) al trabajo de Ross, como la visita al distrito 11 (con James Newton Howard repitiendo sus celebrados compases sobre Rue). Poco hay verdaderamente rescatable en esta mitad: la sociedad del Capitolio explicita su decadencia romana (aunque vistan como la Francia de los Mosqueteros, versión Hollywood) importando hábitos como el de vomitar para seguir comiendo. Las charlas entre Snow y Plutarch Heavensbee, recién nombrado supervisor del concurso, son como de malo de tebeo. A Snow sólo le falta acariciar un gato blanco y reírse ostentóreamente. De la desgana (o incapacidad) de Lawrence en este tramo dice mucho que no sepa aprovechar caramelos como la niña que se peina como su heroína Katniss sin entender el efecto que ello produce en su abuelito. Hasta el arranque de los juegos, las secuencias son remedos del primer film o fracasan en su intento de construir un nuevo discurso, con excepciones contadísimas.


Entonces los jugadores saltan a la arena. La dinámica es completamente distinta de la película anterior. “Trata más sobre el espectáculo que sobre niños matándose entre sí“, confirma el nuevo encargado. La acción está bellamente coreografiada. Las estrategias se imponen a los personajes, la aventura a los sentimientos y la supervivencia deviene en una especie de videojuego de habilidad, incluyendo ingeniosas pruebas de valor, de cooperación y de inteligencia. Lawrence disfruta en esta parte del set. Aprovecha los planos amplios y mueve bien a varios personajes simultáneamente, llevándolos de una trampa a otra. Por desgracia, también cae en todos y cada uno de los tópicos que desactivan esta clase de propuesta (por ejemplo: dos tributos luchan en el agua, se sumergen, plano de Katniss expectante, uno sale a flote, ¿quién es?, no se mueve, sale el superviviente, etc.) Esta mitad está impecablemente rodada como espectáculo de acción, incluidas las pausas dramáticas. El propio juego se presta a una elaboración más concienzuda de la puesta en escena, aunque no diré la razón (quien vea la película lo encontrará evidente), y Lawrence demuestra buen ojo para los espacios. Estoy seguro de que el espectador medio disfrutará de esta parte. Varias escenas (como el “petardazo” de Peeta o la huida de la niebla) pueden considerarse modélicas. El problema, decía antes, y entiéndase que esto es algo exclusivamente mío, es que a mí esta clase de espectáculo ha dejado de emocionarme. Lo encuentro frío, como un encadenar de malabarismos, sin emoción verdadera. Sin un trabajo previo adecuado, dejamos de interesarnos por la suerte de los participantes.

En mi crítica a Los juegos del hambre comentaba que la decisión de Ross de filmar las tomas muy de cerca desplazaba una gran carga del film a los actores (que salían bien librados). Francis Lawrence aligera esa presión, su composición es más relajada, más integradora y, paradójicamente, fracasaría igual si no fuera por el buen hacer de los intérpretes. Algunos de ellos, como Woody Harrelson (Haymitch Abernathy) o Elizabeth Banks (Effie Trinket), se benefician de la ampliación de sus papeles; por el contrario, Donald Sutherland (Presidente Snow) resulta menos sombrío y diábolico, más convencional, a medida que le conocemos; alguno, como Lenny Kravitz (Cinna), sigue tan anodino como antes; Philip Seymour Hoffman (Plutarch Heavensbee) parece un poco perdido en una producción de estas características y Stanley Tucci repite, sin sorpresas, los tics de su presentador estrella Caesar Flickerman. El peso lo lleva el elenco juvenil. Jennifer Lawrence (Katniss Everdeen) y Josh Hutcherson (Peeta Mellark) están estupendos, como la vez anterior; Liam Hemsworth (Gale Hawthorne) gana posiciones y las nuevas incorporaciones, Sam Claflin (Finnick Odair) y Jena Malone (Johanna Mason), pasan con nota. También a Willow Shields (Prim) se la ve más segura, aunque el doblaje español haga daño a los oídos.

Las motivaciones de los personajes no varían, ahondando en la inversión de roles tradicionales masculino/femenino ya mencionada en Los juegos del hambre: en esta ocasión Haymitch llega a decir de Peeta que es tan bueno que Katniss no se lo merece (sic). Peeta es un personaje de entrega sobrehumana, casi con un halo de mártir. Katniss, por el contrario, se está endureciendo, perdiendo el contacto con su humanidad. “Debe prepararse, entrenar, ser más inteligente, tomar decisiones y sopesar más las cosas“, afirma la actriz. En el guion sufre pesadillas y se apuntan remordimientos, pero la interpretación de Lawrence no sugiere esa dirección: a la hora de la verdad Katniss es tan eficaz y despiadada como Jack Bauer.

Aires de rebelión


La conspiración política y la revuelta ciudadana siguen su curso. Este es un material que precisa una sutileza de la que Lawrence carece. Copia acertadamente los emocionantes planos del público con la mano en alto deseando suerte a Katniss, pero la represión, el miedo, la simbología fascista quedan diluidos. Los policías del régimen cometen desmanes, golpean y matan con crueldad y, pese a ello, no parecen una fuerza formidable y temible, sino más bien un grupo de antidisturbios con ínfulas. Los latigazos en la plaza pública los hemos visto con anterioridad y, aunque no esperaba un encarnizamiento como el de La pasión de Cristo (Mel Gibson, 2004), el resultado es débil para una secuencia clave en varios aspectos de la trama.

Con todo, hay un problema para juzgar adecuadamente las implicaciones. Y es que la saga continúa. Algunos críticos han observado paralelismos entre En llamas y El imperio contraataca (Irvin Kershner, 1980). O Matrix Reloaded (Wachowski bros., 2003), añado, que para el caso viene a ser lo mismo. Está de más decir que son estructurales, excepto en este subtexto en particular de alzamiento revolucionario que reclama cada vez más protagonismo. Debo añadir que tampoco soy un entusiasta de esta modalidad, cada vez más extendida, de que la película no ofrezca la historia completa. De un lado, complica el disfrute individual de cada entrega; de otro, me asalta la molesta sensación de que se hincha el argumento para seguir exprimiendo la gallina de los huevos de oro.

Lo que no ha perdido mordiente es la crítica a los medios de comunicación (el anuncio de Peeta durante el show de tv, aunque repite el esquema de la entrega anterior, es para darle de comer aparte) y cierta sugerencia metalingüística, presente ya en el film de Ross, entre los televidentes del concurso y los espectadores de la película, siempre a un nivel más escapista que reflexivo, aunque estimulante de todos modos.

Francis Lawrence será el director de las dos partes de Sinsajo, de estreno previsto en 2014 y 2015, respectivamente, por lo que cabría esperar un adiós definitivo a los pasajes subjetivos y un hola al espectáculo made in Hollywood. Sin intención -por el momento- de renegar de la franquicia, opino que es una lástima.

48
Déjanos un comentario

Please Login to comment
48 Comment threads
0 Thread replies
0 Followers
 
Most reacted comment
Hottest comment thread
19 Comment authors
igvernibluminiAntoinesamanosukeOcioso Recent comment authors
  Subscribe  
Recientes Antiguos
Notifícame
Isabel López
Lector

Todavía la tengo pendiente, pero los que la han visto y leído los libros me han dicho que es mucho más fiel que la primera a la historia, lo cual no sé si es bueno o malo.
Lo de la evolución de Katniss es logica, lo que yo quiero ver ya es que hace por ahí el hermano de Thor, porque en la primera solo hizo de bonito un rato.

Isabel López
Lector

No entiendo a las niñas de hoy en día, la verdad.

Reverend Dust
Lector

…y luego dirán de los diseños de Ágata Ruiz de la Prada.

Franz
Lector
Franz

He leído los libros y me gustó tanto la primera como segunda adaptación. Se las recomiendo.

Sierra
Lector
Sierra

Aún no la vi, pero espero que con la salida de Gary Ross y la entrada de Francis lawrence se mejoren las escenas de acción (Que en la primera poco se entendía de lo que estaba pasando)

frankbanner71
Lector
frankbanner71

teniendo en cuenta que la primera me resulto mas entretenida de lo esperaba,tengo interes por esta que,por cierto,tiene muy buenas criticas,asi que habra que echarle un ojo.

la entrada de francis lawrence,por cierto,ya es un incentivo.lo recuerdo de constantine,que me parecio una peli muuuuy entretenida(siempre que no te pases el rato tratando de compararla con el comic.en cuyo caso perderia la batalla,que todos queremos a sting interpretando al mago fumador,ya lo se).asi que ,un motivo mas para,al menos,esperar algo potable¿no?.

Jordi T. Pardo
Autor

Muy buena crítica, Javier… pero no estoy muy de acuerdo 😛

El único problema que le veo a En Llamas es ser la copia o réplica de la primera parte, porque la estructura y la trama realmente son la misma (y esto no creo que sea precisamente culpa del director sino que ya viene impuesto por la obra original)… pero, para mí, En Llamas es como la primera parte pero bien hecha porque a quién yo no veía ningún tipo de personalidad como director es a Gary Ross. Con Francis Lawrence tengo una especie de relación amor/odio porque adaptó uno de mis libros favoritos, Soy Leyenda, y se lo pasó por el forro, y luego hizo la película un personaje de cómic como Constantine, con escasa fidelidad, pero como películas en sí mismas no me desagradaron y tenían sus virtudes.

No podemos olvidar que Francis Lawrence juega con el hándicap de la secuela, tiene que mantener ciertas directrices ya presentadas en la primera película, pero consigue que el resultado sea mucho más equilibrado, ahora sí me creo que esa gente pase ciertas penalidades y puedo sentir empatía con los personajes que son verdaderamente tridimensionales… En la primera parte incluso Jennifer Lawrence era un personaje que se movía por la pantalla y no lograba transmitir nada.

El desarrollo sigue siendo lento y hay algún bajón en el ritmo -sobre todo en la primera parte- pero a mí personalmente no me ha molestado. La acción por fin no es una “cámara parkinson”, y tampoco es exagerada, hay muchas explosiones y muchos monos, puede que abuse un poco de la concatenación de desastres -a lo Gravity- pero está muy bien rodado y la mayoría de personajes, como ya decía, me transmiten y no son una mancha borrosa en la arboleda.

Lo que sí estoy de acuerdo es que, aunque los personajes ganan en profundidad, en cambio, los malos, el aparato gubernamental y Donald Sutherland carecen de ningún tipo de matiz ni grises. Espero que eso sí lo mejoren en las dos películas que quedan…

Jordi T. Pardo
Autor

No deja de ser curioso que veamos los mismos defectos en películas opuestas, yo precisamente pensé eso de la primera parte, estaba bien pero le faltaba alma, las escenas supuestamente emotivas para mí no funcionaban, pero en la segunda parte me ha pasado lo contrario y he conectado bastante más. En lo que coindimos es en lo plano de la lucha “entre buenos y malos”, aunque esto hay pocas superproducciones que consigan salirse de la tónica, pero yo diría que en la primera parte esto ya pasaba pero estaba más atenuado porque era la presentación de este universo.

En Sinsajo, ya veremos, ahí no podremos hablar de herencia, porque las reglas cambian por lo que yo sé, aunque todo el mundo suele coincidir al decir que es el libro más flojo… la cuestión, además, faltan dos películas, el tercer libro lo dividirán en dos partes, habrá que ver como sienta eso a la historia porque yo creo que con este estiramiento claramente se distanciará más del libro… lo mismo me lo he leído para entonces xD

Enrique Ríos
Lector

Pues yo coincido con Jordi y descoincido con Javier. Aunque si no me hubiese leido los libros habría sido al revés, porque el problema de Los Juegos del Hambre, tanto libro como película, es que te venden un juego de supervivencia cuando en realidad es una historia sobre las clases sociales y la revolución. Desde el punto de vista de lo que la historia es en sí, la película está muy conseguida, sobre todo en su primera mitad. Desde el punto de vista comercial… Bueno, no hay muchos juegos por ahí… Y esperaos a la tercera parte…

El conjunto es satisfactorio, se ha añadido profundidad a los personajes, pero hay cosas muy importantes que pasan desapercibidas y… bueno… miedo me da lo que sigue.

Isabel López
Lector

Sí, ya, me pido ser la primera en hacer un comentario sobre la Jenny… Ay oma que peazo jamelga.

coverface
Lector
coverface

Josh Hutcherson tiene cara de Vasco

R.Axel
Lector
R.Axel

A mi me agradó, no entra a mi lista de películas preferidas pero entretiene y se va rápido. A mi el inicio me parece fundamental pero de flojera por el obligatorio triángulo amoroso. Coincido en que la historia impone que esta secuela sea muy similar a la primera pero mejor en todos los aspectos; al fin conoces mejor a los combatientes y hasta sientes pena con la muerte de algunos (creo que en la anterior sólo Rue), a mi gusto lo emocionante viene cuando vuelven al capitolio y la parte en que buena parte de los vasallos muestra su descontento con las nuevas reglas, con la cereza en el pastel de Peeta y Katniss y mención especial a Jena Malone por lograr que me interesara su personaje (el elevador y el programa Caesar ayudan así como que sea mi amor platónico desde Donnie Darko)

Mr. X
Lector
Mr. X

” mención especial a Jena Malone por lograr que me interesara su personaje (el elevador y el programa Caesar ayudan así como que sea mi amor platónico desde Donnie Darko)”

Estoy con usted, caballero.

jorgenexo
Lector

Subcine (y, si, ni he visto esta peli ni la pienso ver: con la primera, suficiente).

Con lo caro que está el cine tirar la pasta en ver esto lo único que logra es, precisamente, que se produzcan y sobrepromocionen estas… cosas.

Id a ver Blue Jasmine, por favor. Si necesitáis un aliciente, sólo dos palabras: “detective” y “rockanrolero”…

frankbanner71
Lector
frankbanner71

ford fairlane¡?

the drummer
Lector
the drummer

pues mira, a mi me suele gustar (casi) todo el cine de allen pero… ayer estuve viendo blue jasmine y no sé si la recomendaría con tanto entusiasmo (y menos al público de esta otra peli); a estas alturas, nadie puede poner en tela de juicio el oficio de allen, y los actores (especialmente cate blanchett) están que se salen, pero me costó bastante meterme en la historia (que igual tenía yo el día tonto, oiga).

jorgenexo
Lector

Coño, Drums: pues a mí sin embargo me pareció una peli que venía siendo necesaria dentro de la filmografía de Allen, un poco de contextualización entre tanta pijería.

Reconozco que la del año pasado me dejó bastante frio (odio a Benigni y la historia de la Pé me sobró totalmente) y con esta me he reencontrado con un Allen cínico y barriobajero que creo que no veíamos desde Desmontando a Harry. Es una peli de Woody Allen que maldita la gracia que tiene, y bienvenida sea: sigue tocando los huevos sacándose unas casas de la de dios, pero su particular Blanche no puede llegar en mejor momento.

Y, frankbanner: efectivamente.

the drummer
Lector
the drummer

si no te digo que no, y concuerdo con lo que dices sobre la oportunidad de la peli, pero ayer me paso una cosa que últimamente me pasa cada vez con más frecuencia cuando voy al cine, y es que tardé la de dios en meterme en la historia (hasta media peli o así), cosa que no suele pasarme con el cine de allen.
de la peli del año pasado pasé (tampoco puedo con pe ni con benigni), así que no puedo opinar; en cambio midnight in parís me pareció cojonuda.

jorgenexo
Lector

Sí, Midnigth in París fue una chulada, pero uno de esos Allen de los que sales del cine con una sonrisa de oreja a oreja, como Todos dicen I Love You, Granujas de medio pelo, Poderosa Afordita, o Toma el dinero y corre… Ésta es más Match Point. O la injustamente infravalorada y cuasi olvidada Melinda y Melinda. Agridulce, pero mucho más agri que otra cosa.

A mí lo que me pasa con el cine últimamente es que… me defrauda en el 99% de las ocasiones: o lo que veo me parece flojo o directamente infame. Y pagar lo que hay que pagar porque te defrauden… como que paso. Y el problema debe de ser mío, porque veo auténticas mediocridades, cuando no directamente bazofias, que no me entran en la cabeza, positivamente valoradas en los más variados foros.
Aunque desde que oí a Spielberg decir que Avatar le había parecido la polla en verso, ya me espero cualquier cosa. Aunque él dirigió IA y hay quien también cree que es la polla en verso, así que la culpa va a ser mía…

Isabel López
Lector

“Josh Hutcherson tiene cara de Vasco” pues su habilidad es ser fuerte, tirar pedrolos y tal. Ahora no podré verlo sin imaginármelo gritando “ay va la hostia”.
Subcine o no, por lo que no pago yo es para ver al Allen amándose a sí mismo por centésima vez, que el cine es para entretener y a cada uno le entretiene lo que quiere.

Tronak el Karbaro
Lector
Tronak el Karbaro

Reacción de Jennifer Lawrence al conocer las cifras de recaudación de En llamas durante su primer fin de semana:

http://24.media.tumblr.com/3c830b68027eff5bdf4cbfa8417cf60d/tumblr_mw87j15slN1rrb9xco2_250.gif

En mi nada humilde opinión, al que no le guste esta chica es que ni tiene ojos en la cara, ni, (parafraseando a Ignatius Reilly)sentido de la Teología y la Geometría.

the drummer
Lector
the drummer

‘… esta es más match point’
match point es, con diferencia, la cinta de allen que más me ha gustado en los últimos años. una puta maravilla de peli.
ésta última es, para mi gusto, mucho más floja que la peli de 2005.

de cualquier manera, mejor dejamos de hablar de allen, que aquí están a otra cosa.

Isabel López
Lector

Y si tiramos más todavía, Ptahhotep se quejaba igual de los gustos de los jóvenes…

Ocioso
Lector
Ocioso

Jennifer Lawrence tiene cara de Vasco.

Ocioso
Lector
Ocioso

Javier Agrafojo ha comentado: Comparar la década de los ’40 con la de los ’80 o ’90 es vaciar una caja de kleenex.

Va por géneros. Ahora el musical está practicamente muerto pero en los 40 la ciencia ficción era tirando a chunga.

Mr. X
Lector
Mr. X

No sé en qué momento el post a pasado de Los juegos del hambre a Woody ALlen. Pero ya que estamos me reafirmo en que desde Match Point ese, no obstante, genial director, cuyas películas he visto decenas de veces (incluídos sus dramones bergmanianos de finales de los setenta, principios de los ochenta) sólo ha hecho una mediocridad tras otra, para llegar a su cenit negativo con esa trilogía de horrores que es Vicky Cristina Barcelona, Midnight en París (cuya recreación de los años 20 parisisnos es el equivalente a Hot Shots al cine bélico) y mierda esa de Roma.

Y lo de William Friedkin y George lucas es completamente cierto. El cine de Friedkin, Coppola, dePalma, el primer Scorcese, el primer Malik, para mí el mejor cine americano que se ha hecho nunca, fue relegado en los ochenta y marginado debido al éxito masivo de las pelis de Lucas y Spielberg. Que son mejores o peores, pero han dado lugar a la situación actual, donde el 90% o más del cine que dan en las salas está dirigido a adolescentes o familias con niños.

Recomiendo este -cojonudo- libro donde lo explica todo al detalle, además es superentretenido, sobre todo si tienes una vena cinéfina http://www.anagrama-ed.es/titulo/CR__62

samanosuke
Lector

Pues mira, ya que habláis de Allen, reconozco que he visto muy poco de él, tan poco como tres películas en total: Broadway Danny Rose, La rosa púrpura del Cairo y Midnight in Paris, y todas me han parecido como mínimo notables. A ver si un día hago la “tarea”, que tengo por aquí una de las más laureadas, Manhattan, y la que más me llama la atención por “temática”, El dormilón.

frankbanner71
Lector
frankbanner71

su mejor pelicula para mi,samanosuke,es hanna y sus hermanas.con un brillante michael caine.

el dormilon,de su primera etapa,si es muy divertida,lo mismo que “toma el dinero y corre”.

Ocioso
Lector
Ocioso

Mis favoritas de cada etapa son Toma el dinero y corre y Annie Hall.
Aunque ya se puede hablar de una tercera etapa en la que el humor casi brilla por su ausencia. De estas creo que me quedo con Melinda y Melinda.

Antoine
Lector
Antoine

De las últimas la que más me gusta es Machpoint, seguida de Midnight in Paris (la última aún no la he visto). De las clásicas Manhathan, Annie Hall, Toma el dinero y corre y Bananas.
De los 90 me quedo con Poderosa Afrodita, Todos dicen I love you y Desmontando a Harry.

Las que menos me convencen son las que hace cuando se pone en plan Bergman: Interiores, Maridos y Mujeres o Septiembre.

Mr. X
Lector
Mr. X

A mí Maridos y Mujeres me gusta mucho. Pero, por lo demás, de acuerdo con lo que decís (excepto con Midnight in París, que odié profundamente), Annie Hall, Broodway Danny Rose, Desmontando a Harry (quizás la peli con la que más me he reído en mi vida), Balas sobre Broodway, y Misterioso asesinato en Manhattan. De las dramáticas, también destacaría Otra mujer.
Vamos, un puto crack.

Mr. X
Lector
Mr. X

Por cierto, una de las modernas que no se suele destacar, y a mí me encanta (tiene cantidad de diálogos megageniales) es Todo lo demás.

Antoine
Lector
Antoine

Volviendo a si Lucas y Spierbelg “mataron el cine” es algo parecido a lo que pasó en los tebeos con Miller y Moore, ellos no tienen la culpa de que sus imitadores no hayan tenido el nivel para seguir su estela. Las pelis de Lucas y Spielberg devolvieron el sentido de maravilla al cine.

Los 70 fueron el momento cumbre del Thiller ya que en esa época se pudo hablar por primera vez de temas que hasta ese momento solo se habían podido insinuar, hicieron un gran cine, excelente, con un montón de obras maestras pero lo cierto es que lo de la Guerra de la Galaxias y Tiburón también era gran cine.

Como estamos de recomendaciones, yo propongo este sobre el cine de los 70:
http://libros.fnac.es/a360696/Varios-artistas-El-thriller-USA-de-los-70

blumini
Lector
blumini

A mi me hacen mucha gracia las comedietas ligeras tipo La maldición del escorpión de jade o Granujas de medio pelo.

Y coincido con el señor X, a mi Midnight in Paris me pareció de lo más normalilla.

jorgenexo
Lector

Yo los mejores diálogos que he oído en una peli de Woody Allen son los de “Si la cosa funciona”: Larry David no tiene una sílaba de desperdicio en toda la peli.

Ocioso
Lector
Ocioso

A mi me gustó Midnight in Paris, pero sobre todo me gustó el concepto que trata: la nostalgia de lo no vivido.

blumini
Lector
blumini

” Larry David no tiene una sílaba de desperdicio en toda la peli.”

Curb Your Enthusiasm

Mr. X
Lector
Mr. X

“Curb Your Enthusiasm”

Larry David es Dios.

Igverni
Lector

Gracias por tu crítica Javier,
Con mucho retraso, y como se lo había prometido a mi mujer, fuimos a verla por fin… y no quise leer tu crítica hasta después de verla…
Y lo cierto es que me gustó, me pareció una película bastante buena… más teniendo en cuenta mis bajas expectativas! (A mi mujer también le gustó mucho más en llamas que la 1ª)
igual que la 1ª me pareció horrenda, y dejé constancia en tu anterior crítica, creo que era justo comentar positivamente ésta.
Los productores de El Llamas parece que a nivel cinematográfico/guión aprendieron cuales fueron las partes más flojas de la 1ª peli, para evitarlas…
Quizá lo único malo, sin haber leido las novelas, es el final que no acaba… que me parece de juzgado de guardia, más si cabe teniendo en cuenta que la 3ª novela la van a cortar en 2 películas… lo que me parece superexcesivo…