ZN 20 años – Caminos que se encuentran por Arnau París

Arnau Paris, de la línea de cómic americano en Norma Editorial, nos dirige unas preciosas palabras poniendo el foco en lo que significa ZN.

Por
0
387

Por Arnau París

Mi relación con los cómics es más longeva que los 20 años que cumple Zona Negativa. Y, de hecho, mi relación con Zona Negativa es en realidad más corta, pero aun así bastante longeva. El caso es que los inicios de ZN coincidieron con esa época que muchos hemos vivido en la que te alejas de los cómics, así que por desgracia ignoré su existencia durante unos cuantos años.

La verdad es que unos años antes de su nacimiento no me hubiera ido mal tenerla a mano. Hablo de la década de los 90, cuando era un adolescente que iba constantemente a Vértice Cómics (la tienda, por aquel entonces en la calle Provenza de Barcelona) y compraba todo lo que podía con el dinero que me daban mis padres. Allí descubrí las ediciones de importación de Estados Unidos y, claro, en pleno boom con la aparición de Dark Horse, Image Comics y demás editoriales independientes iba loco por saber qué valía la pena y qué no. Compraba sin mucho más criterio que el de seguir a Frank Miller, Todd McFarlane o Rob Liefeld, autores que me habían abierto los ojos a nuevas formas de hacer cómics. Algunos os reiréis ahora, pero, a los 12 años que debía de tener yo, me fliparon los X-Force de Liefeld… En fin, que en esos tiempos me dejé una pasta comprando la revista Wizard o Comics Scene para enterarme de las novedades en EE. UU. ¡Ya podría haber existido ZN entonces! Aunque con un modem de 14,4 Kbps pocas imágenes podrían acompañar sus artículos…

Como ya he dicho, a principios de los 2000 estuve un poco desconectado de los cómics, aunque fui volviendo gracias a las obras de Clowes, Bagge, McCloud y otros que, de nuevo, me mostraron otra forma de hacer cómics. Pero no, no es aquí donde entré en la Zona Negativa. The Comics Journal me ayudó un poco en estos tiempos, pero tampoco acababa de convencerme con sus extensos artículos.

Al final, por medio de ciertas coincidencias y un cambio de rumbo oportuno, empecé a trabajar en el mundo del cómic, concretamente en Norma Editorial, y allí fue donde descubrí Zona Negativa. No tardé mucho en ver que los que estaban detrás de este gran recurso para los comiqueros de España no solo eran unos pioneros, sino que eran necesarios.

Entré en Norma Editorial en 2008 para ayudar al entonces editor de las líneas tanto americana como europea Álex Fernández. Yo me dedicaba más a los títulos americanos y Manu Vidal a los europeos. Algunos recordaréis que esos años fueron un poco complicados para la línea de cómic americano de Norma Editorial ya que no contaba con DC ni Marvel y el cómic independiente estaba un poco de horas bajas. Además, el problema del cómic independiente es que, sin un universo compartido ni personajes conocidos, cada título se vale por sí mismo y eso implica tener que hacer muchos esfuerzos de comunicación para dar a conocer cada serie y autor a los lectores. En esa época, Zona Negativa era prácticamente el único lugar al que podíamos recurrir para hacer exactamente eso.

Incluso cuando un tiempo después las redes sociales nos dieron la posibilidad de hacer una comunicación más directa, el hecho de que hubiera un lugar neutro de confianza para los lectores como Zona Negativa siguió siendo muy importante para dar a conocer todo lo que estábamos haciendo. Y lo fue especialmente para mí, ya como responsable de la línea de cómic americano de Norma Editorial, pues dejé de contar con WildStorm y Top Cow que arropaban cierta parte del catálogo bajo sendos sellos. La decisión fue apostar por autores y títulos, por su calidad e interés, pero eso implica que hay que esforzarse mucho más aún en darlos a conocer.

Así que es una suerte contar con Zona Negativa, y los muchos nuevos medios que han ido surgiendo en los últimos años tras su estela, para poder dirigir la atención hacia todos estos títulos que hemos publicado en los últimos años. Gracias al apoyo de los lectores he podido centrarme en encontrar buenas obras que publicar y hemos ido creando un catálogo variado y de calidad. Y estoy seguro de que muchos de esos lectores les han dado una oportunidad a esas obras porque las han conocido en Zona Negativa. Espero que ZN siga haciendo su labor durante muchos años más, porque sin su labor se complicaría mucho la mía y buenas obras y autores pasarían desapercibidos.

Finalmente quiero dar las gracias a todo el equipo de Zona Negativa por su trabajo (¡no remunerado!) y en especial con los que más he tratado durante estos años: Raúl López, Pedro Monje, Pedro de Mercader y Jordi Pardo. ¡Seguid así!

Arnau París
Editor de la línea de cómic americano en Norma Editorial
Barcelona, Septiembre de 2019

ARNAU PARIS

Cuando el nuestro lado más fan letal nos invade y nos dejamos llevar ante determinadas situaciones olvidamos que detrás de ellas en la mayoría de ocasiones hay gente de los nuestros, editores que por encima de todo aman el cómic y por ello, tratan con un mayor mimo aun más si cabe los productos en los que se ven inmersos. Este es el caso de Arnau París, editor de cómic americano y un gran amigo que siempre ha estado ahí dispuesto a echarnos una mano cuando ha hecho falta. Un lector apasionado y con un conocimiento apabullante del medio. Creedme, tenemos mucha suerte como lectores de contar con alguien como él editando los cómics más punteros del panorama independiente.

0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments