#ZNGames VR Ready:NVIDIA se prepara para el futuro

Por
0
514

Escalar una montaña; nadar por el fondo oceánico; vivir aventuras de otros mundos. Y todo sin salir de tu salón. Eso es lo que ofrece la realidad virtual, lo que muchos creen ya que será la panacea universal en el mundo gamer de aquí a no muchos años. De hecho, los dispositivos ya están listos, los primeros juegos comienzan a desvelar sus claves y NVIDIA se pone a punto para soportar todo este nuevo mundo de posibilidades digitales: Zona Negativa asistió esta semana al VR Ready en Madrid, la presentación de las nuevas tarjetas NVIDIA que aprovecharán al máximo la tecnología de Oculus, HTC Vive, y los dispositivos de VR para ordenadores. También pudimos probar algunos de los juegos que nos esperan a lo largo de esta año y el que viene y hemos podido probar en exclusiva la versión final de Oculus Rift.

El futuro de los videojuegos busca absorberte.

El evento se lleva a cabo en secreto, o eso parece. Una entrada sin grandes alardes, sin ambages, pero cuando entramos al edificio, situado en algún lugar en Atocha, enseguida comprobamos que allí algo se cuece. Los pósters y logos de NVIDIA no se hacen de rogar y a la poca prensa convocada nos entregan una bolsa con productos de la marca. “Queremos que sea algo calmado, exclusivo, que podáis probarlo con calma y sin agobios” nos dice el enlace de prensa de NVIDIA España. Dispuestos frente a unos sillones, los modelos de Oculus Rift ya están preparados para que los probemos. Cada ordenador, rodeado de pegatinas de la marca y funcionando con tarjetas NVIDIA de 970 en adelante, está conectado a una escueta pantalla. En el futuro, ya no serán necesarias las pantallas. Me ponen un mando de XBOX ONE en las manos y me invitan a colocarme los cascos y las gafas. “Esta es la versión de Oculus que ya se puede adquirir”, me dicen. “Al módico precio de 700 euros” pienso yo. Más gastos de envío. De momento, Oculus no tiene distribuidor en España. Sin embargo, al empezar a jugar, el rastro de escepticismo desaparece.

cabecera

Oculus-Rift-EVE-Valkyrie

Probamos primero el Eve: Valkyria, desarrollado por CCP, un juego de ciencia ficción donde tomamos el control del piloto de una nave. Nos lanzan a la batalla sin preámbulos, de repente, formamos parte de la guerra interestelar. Las sensaciones con Oculus Rift son fluidas, las cámaras responden a los movimientos de nuestra cabeza sin saltos, con soltura. Miramos alrededor y la imagen en 360 grados se renderiza con rapidez. Más tarde, nos explicarán que es un pequeño truco: en realidad, la imagen se renderiza de forma escalonada, donde lo que tenemos delante es lo que tiene más píxeles. El sonido nos envuelve y es realmente complicado no sentir que estamos realmente en aquella nave, pilotando a ritmo vertiginoso, destruyendo naves enemigas y contemplando cómo algunos eventos en la lejanía nos narran la épica de la guerra de las estrellas. Un puro goce.

A51cLe-Lu0dG.878x0.Z-Z96KYq

Tras el primer contacto, toca el turno a Edge of Nowhere, el misterioso juego de Insomniac Games. Un juego en tercera persona, en el que arrancamos en lo alto de una montaña nevada, con un personaje frente a nosotros. El personaje se pone en pie y nosotros le seguimos, aunque no somos otro personaje más, sino que asistimos como narradores omniscientes. Pegados a la espalda del personaje principal, lo controlamos con el mando. Miramos a nuestro alrededor y el paraje montañoso es insondable, tremendo. Pasamos por un puente de madera y, al mirar abajo, la tremenda caída produce vértigo. Uno podría pensar que jugar a un juego de tercera persona en VR podría resultar absurdo, pues a fin de cuenta la gracia es sentirnos como el protagonista del juego, pero las dudas, una vez más, desaparecen enseguida. Correr, huir de los monstruos que nos persiguen o contemplar los cadáveres de otros espeleólogos desafortunados que encontraron la muerte en las grutas. De repente, la figura de un imponente ser lovecraftiano, semejante al propio Cthulhu, surge de los cielos y tapa el sol, obligándonos a mirar hacia arriba y contemplar su inmensidad, a un solo paso de aplastarnos.

Sobrecogedor.

post-1321-0-31891600-1440795022

Otros juegos merecen mención: como el también en tercera persona, Chronos, desarrollado por Gunfire Games, que presenta un arte maravilloso, bello y onírico que recuerda a Ico y Shadow of the Colosus, aunque con un toque de ciencia ficción que parece sacado de la mente de Dan Simmons en su mejor época. Juegos de plataformas, que impresionan algo menos, pero una sensación realmente increíble este Oculus Rift, que parece ganarse a pulso cada euro que cuesta.

Nos hacen pasar a otra sola, donde las cámaras para el HTC Vive ya están dispuestas. Una sala oscura que parece sacada de una novela de ciencia ficción. Nos colocan las gafas y nos hablan de Everest, una experiencia de realidad virtual que nos llevará a escalar el Everest. Sentir lo que un alpinista sentiría, contemplar la cumbre de las montañas como nunca antes; escalar, correr, sortear obstáculos… una experiencia ante todo realista, llena de detalles. Sumado a esto, la asombroso tecnología de HTC Vive, que nos da la oportunidad de movernos en un cuadro virtual que recrea nuestro movimiento en la pantalla. Sin más mandos que dos joysticks, uno en cada mano, que sirven tan solo para agarrar cosas, como si fueran nuestros dedos dentro del juego. Mientras recorremos el Everest dando cuidadosos pasos y contemplando las grutas, los peligrosos abismos y las formaciones naturales más asombrosas que hemos visto nunca, pensamos en el futuro de esta tecnología. El problema de tener que disponer de toda una habitación para colocar las cámaras, de tener cuidado para mantenernos dentro del cuadrado virtual…¿Volverán los salones recreativos? ¿Será ese el futuro? ¿Enormes naves industriales habilitadas para las más increíbles aventuras VR donde pagar por una hora de diversión como pocas veces hemos experimentado?

Puede ser.

Salimos de esa especie de reunión secreta teniendo un par de cosas claras: la realidad virtual, mola. Oculus Rift y HTC Vive son realmente increíbles. Y NVIDIA sabe lo que se hace: se ha adaptado a esta nueva tecnología para ofrecer una experiencia que todos podremos llevarnos a casa. Las nuevas tarjetas gráficas parecen hacer realidad lo imposible: traer los juegos a tu mente. ¿Se acabaron las pantallas, los monitores? ¿Jugaremos usando nuestro cuerpo como único mando?

Parece una realidad cada vez más posible.

video montaje: Miguel de Andrés

0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments