V de Vigilantes: Bibliografía especializada (IX)

Por
3
230

A lo largo del tiempo, en esta columna se han ido citando diversos libros que considero de cabecera. Obras de autores (españoles y extranjeros) que han dedicado parte de su labor docente, investigadora, analítica… o simplemente teórica a hablar de los cómics, a pensar en ellos y a abordarlos desde varios puntos de vista. Como os avancé en el primero de los textos dedicado a la bibliografía especializada, era necesario hacer algo para compilar todas esas obras; una especie de guía que, sin ser demasiado extensa, sirviera para que todos pudiéramos hacernos una idea sobre lo que trata cada libro, de qué ámbito provienen sus autores y cuáles son los puntos fuertes (y débiles, si los tiene) de cada obra.

Hoy aparecerá aquí la ficha de otra obra. Os recuerdo, queridos lectores, que a la hora de enfrentarme a este tema pensé que lo mejor sería crear una especie de ficha de cada ejemplar, donde aparezcan su título, su autor, su editorial, el año de publicación y el lugar (son datos básicos para luego buscarlos); además de algunos datos biográficos de sus autores y una reseña explicativa de sus índices y discursos.

Continuamos en esta ocasión con Antoni Guiral, especialista en cómic, guionista y autor de varias obras relacionadas. Una de las figuras más destacadas en la divulgación, teoría y crítica de cómic de nuestro país. Se trata de una especie de breve diccionario del cómic con doscientas entradas. Un librito tremendamente recomendable para hacerse una idea completa del fenómeno del cómic desde el punto de vista más práctico y consultivo. Que, además, destila buen humor y simpatía en cada una de sus páginas gracias, en parte, al buen hacer de las ilustraciones de Álex y Julio Torres.

Terminología (en broma pero muy en serio) de los cómics

Autor: Antoni Guiral

Editorial: Ediciones Funnies

Barcelona, 1998

Nº de páginas: 63

“Un libro superfluo para el ocioso de turno que, en alguna época de su vida, haya leído cómics”, así se autodefine esta publicación ya desde la sinopsis de su contraportada. Las más de doscientas entradas de las que se compone este libro resultan prácticas, interesantes, amenas, didáctivas y divertidas, tanto para los conocedores del mundo del cómic, como para aquellos que pretenden saber un poquito más. El repaso terminológico es accidentado, pero tremendamente práctico, alejado de academicismos y repleto de la “sabiduría” de un tipo, Toni Guiral, que ha dedicado su vida a conocer los entresijos del medio que tanto le apasiona.

“Creo que para conseguir darle sentido a un libro importa tanto la pulsión interna de su autor como la interpretación que de su obra puedan hacer los lectores”. Así comienza el propio autor el prólogo, y continúa: “Este librito nació como un capítulo de otro libro de mayor envergadura (por el número de páginas, digo). Se suponía que debía buscar diversas palabras técnicas utilizadas en el lenguaje de los cómics para completar una nomenclatura. Y se me fue la mano. A las típicas entradas de ‘plano’, ‘viñeta’, ‘secuencia’ y demás zarandajas pensé que sería buena idea añadir palabras de uso cotidiano entre los chicos y las chicas de la profesión; por aquello del instinto pedagógico, por soltar el buche y por compartir con los demás una parte de la información que el diario trotar te concede en una profesión como ésta. Y salieron más de 200 entradas”.

Entradas todas ellas repletas de sentido, sensibilidad y conocimiento de causa. Todas ellas escritas con el estilo franco, amable y divertido de Guiral. El libro se puede leer de un golpe, aunque su sentido, eminentemente práctico, hace que sea mejor un ejemplar de obligada consulta en los quehaceres diarios, en momentos puntuales o en dudas directas. Al leerlo es fácil imaginarse en una tertulia, en una conversación con el autor, dada la cercanía de sus palabras. “Os confieso que no tengo muy claro para quién escribí este librito. Se supone que los profesionales se conocen al dedillo su contenido; se supone que a los aficionados puede, o no, interesar el significado de la palabra ‘maqueta’, por ejemplo. […] También ha de quedar muy clarito que esta terminología es muy personal, que no pretende sentar cátedra y que está, por supuesto, incompleta. No existe el libro definitivo”.

Puede que no exista el libro definitivo, aunque Guiral quizá esté cerca de conseguirlo, dada su experiencia en publicaciones de todo tipo. Antoni nace en Barcelona en 1952 y empieza a trabajar en la industria del cómic en 1982, cuando monta Funnies, su propio fanzine (nombre que recoge ahora como editorial de esta publicación). Desde ahí trabaja como librero en Norma Cómics, técnico editorial de Norma y de Planeta DeAgostini, como freelance; ha sido guionista, articulista, e incluso fue, en 1994, Director Técnico del Salón Internacional del Cómic de Barcelona.

Ha escrito en multitud de revistas, tanto generalistas como especializadas, tanto de cómics, como sobre cómics, y en periódicos, como El País. Ha colaborado en el montaje de varias exposiciones, ha dirigido colecciones de libros (en Anaya), ha escribo varios libros, como Cuando los cómics se llamaban Tebeos. La escuela Bruguera (1945-1963) (El Jueves), Los Tebeos de nuestra infancia. La escuela Bruguera (1964-1986) (El Jueves) y Veinte años de cómics (Vicens Vives), entre otros. Actualmente coordina y redacta el proyecto enciclopédico de Panini Cómics, Del tebeo al manga. Una historia de los cómics. Y es un invitado de lujo en charlas, jornadas y salones de cómic, como conferenciante.

Precisamente fue uno de los participantes de las Jornadas de cómic de la Universidad Complutense de Madrid que se realizaron del 1 al 5 de marzo de 2010. En el blog de estas jornadas lo definen como “crítico, investigador y guionista de cómics”. Y también dicen sobre él: “Su impresionante labor historiográfica abarca el conocimiento de viñetas de toda procedencia, pero, muy especialmente, de nuestra historieta”.

Todos los conocimientos que ha ido recogiendo durante su carrera, durante las diferentes etapas de su vida, los convierte en entradas, más o menos escuetas, dentro de esta obra, Terminología (en broma pero muy en serio) de los cómics. De la que cabe destacar, también, su extenso apartado bibliográfico. Guiral divide la bibliografía en “Libros sobre cómic”, “Revistas sobre cómic”, “Revistas de cómics” y “Editoriales Españolas” (apareciendo en este apartado las direcciones y una breve descripción de a qué se dedica cada una). La publicación es de pequeño tamaño, tapa blanda y las ilustraciones de los Torres son en blanco y negro, aunque de atractivo diseño y acordes, totalmente, con el tono de los escritos de Guiral.

Por último, me gustaría reproducir aquí un par de entradas terminológicas del libro, que demuestran a la perfección la afilada pluma de guiral, su sentido del humor y su creatividad:

Comic-book. En realidad, un cuadernillo o tebeo de pequeño formato (168 x 257 mm. o así) y paginación variada originariamente creado en Estados Unidos a finales de los años veinte. Los comic-books suelen (solían) presentarse en papel de baja calidad (de ahí su económico PVP) y publicar historietas, completas o no, y de géneros variopintos, dirigidas a un lector adolescente. Con el tiempo, el comic-book ha osado imprimirse en buen papel y publicar historias para adultos (aunque, desgraciadamente, hay muchísima gente que todavía no se ha enterado); historias, por cierto, que tanto pueden ser en color como en blanco y negro. Su precio, eso sí, ha subido en algunos casos, pero sigue siendo un producto barato. El invento, como tantos otros, se ha exportado a todo el mundo. Así, desde hace algunos añitos, el comic-book parece ser el modelo editorial más comercial en España (será porque es el más barato de fabricar), hasta el punto de que ha sido asumido tanto para publicar mangas como para editar cómics de autores autóctonos (de hecho, parece que no exista otro formato para publicar historietas). Ojear mercado, tirada y Comics Code Authority.

Guionista. Ser (humano o no) un poquito más imperfecto que los demás, que, al menos en España, sueña con una quimera: vivir de su trabajo como guionista de cómics. En este país es algo kafkiano hablar de guionista, más que nada porque es tan difícil de localizar como una especie en vías de extinción. Digamos que, históricamente, la figura del guionista existe, pero aupada por la vieja idea de que los dibujantes no tienen tiempo para todo. Así, han pasado los años en nuestra historia de la historieta y pocos son los guionistas que han quedado para los anales. ¿Por qué? ¿Porque la historieta se paga mal y nadie quiere compartir lo poco que cobra? ¿Porque los dibujantes creen que un guión lo escribe cualquiera? ¿Porque muchos opinan que lo que cuenta es el dibujo y el guión es algo intrascendente? ¿Porque es muy duro ser un buen guionista? Por todo ello y mucho más. Y, sí, ciertamente, es muy difícil ser un buen guionista, o sea: una persona que conozca el medio y sus resortes internos; que lea mucho cómic, literatura y ensayo; que vea mucho cine, teatro; que visite museos y salas de arte; que observe a su alrededor con mentalidad analítica; que conozca la personalidad gráfica de los dibujantes con los que trabaja; que sea capaz de trabajar en equipo cuando haga falta; que sepa vender su trabajo; que no se deje engañar; que tenga paciencia con los editores y los dibujantes… Y que pueda subsistir renunciando a muchos de los bienes terrenales. No es broma.

Este librito de Antoni Guiral no prentende ser el libro definitivo sobre cómics, pero consigue ser un estupenda lectura, didáctica, amena y entretenida. En el final del prólogo, el propio autor hace una última alusión a sus objetivos con esta publicación: “Ya sólo me queda desear que este librito despierte odios, rencores, alucionaciones y parabienes. Me jodería que dejara indiferente”. Antoni Guiral puede estar tranquilo, ya que, desde luego, esta obra no dejará indiferente a quienes se acerquen a ella.

Comentario

Con esta librito de hoy continuamos formando nuestra biblioteca especializada particular. Todos las obras que en ella colocaremos tendrán en común el formar parte de un corpus específico sobre teoría, divulgación e investigación. Libros que colocar, como digo siempre, en nuestras estanterías, junto a nuestros tebeos.

Aquí os dejo el vínculo del listado provisional que he elaborado, con todas las demás obras que intentaré localizar para ir, poco a poco, reseñando y apuntando por aquí (algunas de ellas ya han sido “fichadas”); además, vuelvo a invitaros a añadir vuestras aportaciones bibliográficas. Sigo con la búsqueda.

Nos leemos.

3 Comments
Antiguos
Recientes
Inline Feedbacks
View all comments
José Torralba
8 diciembre, 2010 9:40

Un librito curioso, a medio camino entre un diccionario técnico y El diccionario del diablo de Ambrose Bierce, y con el principal defecto de quedar precisamente ahí: en tierra de nadie. Pese a todo, resulta una lectura fresca y entretenida, si bien parte de su fuerza irónica ha quedado desfasada. Lo del comic-book como “modelo editorial más comercial en España” hasta el punto de que parezca “que no existe otro formato para publicar historietas”… bueno, eso es claramente de 1998, sí. Hoy en día nos hace más arquear la ceja mientras miramos la pila de lecturas pendientes que carcajearnos, y más de algún chavalote despistado –de esos que creen que el mundo siempre ha sido igual– pensará si no será una errata y en lugar de “comic-book” debería haber salido “tomo”.

Tiegel
Tiegel
8 diciembre, 2010 15:35

No conozco el libro, pero si se parece a “El diccionario del diablo” de Bierce no puede ser malo