V de Vigilantes: ¡Cowabunga!

Por
55
3203

Los años ochenta fueron una década estupenda en lo referente a la creación de modelos culturales. Muchos de los productos culturales de entonces han seguido dando guerra en los años siguientes y muchos continuan dando de sí incluso ahora, más de veinte años después. Una de esas creaciones la llevaron a cabo dos autores, Kevin Eastman y Peter Laird, se trata de las Tortugas Ninja Mutantes, unos personajes bizarros, icónicos y divertidos a partes iguales.


Esta semana he querido escribir una columna especial, una dedicada con cariño y admiración a estos cuatro jóvenes quelonios mutantes. La razón es múltiple y es que este año las Tortugas Ninja están de máxima actualidad (me pregunto si realmente han dejado de estarlo alguna vez): por un lado cumplen 25 años y la celebración ha conllevado varios actos y estrategias comerciales; también se ha anunciado a bombo y platillo la fecha de su siguiente adaptación a la pantalla grande, el año 2012, y, por si fuera poco, recientemente ha sido anunciada la compra de los derechos de las tortugas por parte de Nickelodeon.


Cuando en 1984 los jóvenes Eastman y Laird consiguieron publicar, gracias a la ayuda de varios familiares, un comic-book protagonizado por cuatro criaturas de lo más peculiar, cuatro tortugas mutantes que aparecían con la intención de combatir al mal en todas sus formas con sus habilidades ninjas, no imaginaban la que se les venía encima: popularidad, éxito, merchandising, películas, series de televisión… Todo fue invadido por la “turtlemania.


Hace una semana, el 22 de octubre para ser exactos, se conocía la noticia: “La cadena infantil Nickelodeon compra los derechos globales de Teenage Mutant Ninja Turtles por 60 millones de dólares”. Mediante esta transacción, la compañía de dibujos, que forma parte de MTV Networks, podrá realizar, a partir de ahora, las series de dibujos, películas, juguetes, videojuegos… todo lo que manejaba la franquicia de Mirage Studios. Contaré algunos detalles más de esta operación, así como el futuro que le espera a nuestras tortugas mutantes favoritas después, pero ahora empecemos por el principio.


“Todos lo ven… y cuatro tortugas sufren el mismo estremecimiento, al recordar… los rótulos TCRI acuden a sus memorias… al recordar el momento en que Splinter les contó su historia”.

Algo se agitó en las cloacas

“Aquel día, hace quince años… un camión a toda velocidad por una calle muy concurrida… la heroicidad de un joven… un tubo de metal que cae por el camión, saltando por la calle… rompiendo una pecera con pequeñas tortugas… las tortugas y el tubo cayendo por las alcantarillas… la ruptura del tubo, con su contenido mezclándose con el cieno… las pequeñas tortugas, atontadas pero todavía vivas, chapoteando en el lodo… ¡Y comenzaron las mutaciones!”.


El caso de Eastman & Laird´s Teenage Mutant Ninja Turtles es otro de los casos de autoedición en el cómic americano. Las tortugas se originaron en un pequeño cómic en blanco y negro y provocaron la explosión de este tipo de formato en los USA. Esas primeras historias de los cuatro mutantes se convirtieron en un éxito de la noche a la mañana; entre los fans primero y después entre el público mayoritario. Los dos autores utilizaron bien el dinero que les habían prestado y lo hicieron en un momento abonado para el nacimiento de editoriales independientes.

“Al principio, TMNT era una evidente y desmadrada parodia de algunos de los éxitos del momento (sobre todo del Daredevil y el Ronin de Frank Miller y el Cerebus de Dave Sim), pero con el tiempo, Leonardo (el líder), Raphael (el chico malo), Michaelangelo (el iluminado), Donatello (la mente brillante), y su padre adoptivo y sensei, el maestro Splinter, consiguieron convertirse en iconos de extrema popularidad sobre todo en las décadas de los ochenta y los noventa y, por tanto, en una mina de oro para sus creadores que, por suerte para ellos, mantuvieron desde el principio la titularidad de la serie”, explican en el volumen 5 (Cómic-Book: De la Silver Age a la Modern Age) de la excelente obra de Panini Cómics Del Tebeo al Manga. Una Historia de los Cómics.

En el primer número de la serie en grapa de Aventuras de las Tortugas Ninja el propio Splinter narra a los lectores la historia del origen de las cuatro tortugas:

“La historia de mis jóvenes y la mía es en realidad la de un hombre llamado Hamato Yoshi. […] Yoshi era un hombre tranquilo, un profesor que allí enseñaba a los guerreros; pero un estudiante ambicionaba usurpar su puesto, ¡Su nombre era Oroku Saki! […] En el Japón, bajo el mando de Saki, el Clan del Pie se convirtió en un ejército de delincuentes, mientras que Yoshi, repudiado, huyó a América y se vio obligado a huir a las cloacas. Su única compañía eran las ratas… hasta que llegaron nuevos amigos… por la alcantarilla. Un día Yoshi vio que las tortugas estaban cubiertas de un extraño líquido brillante, que resultó ser un potente mutagénico que daba, a quien lo tocaba, la forma de cualquier animal con el que hubiera estado recientemente en contacto… Y las tortugas empezaron a convertirse en humanas, pues habían estado con Yoshi; pero Yoshi hacía poco que había estado con… ¡Las ratas!”.

Queridos lectores, no puedo evitar emocionarme al volver a releer las anteriores partes del primer cómic, que aún mantengo en mi colección de cuando era niño. Recuerdo que, por aquel entonces, lo leí muchas veces antes de irme a la cama. Puede que de aquella época, de mi más tierna infancia, mantenga la rutina de leer algún tebeo antes de conciliar el sueño. Sería estupendo que compartierais con los demás vuestras anécdotas relacionadas con las Tortugas Ninja, de seguro que tenéis alguna, ya que varias generaciones crecimos con sus aventuras (en papel o en televisión, por ejemplo). Por cierto, ¿cuál es vuestra tortuga favorita?

El origen del primer número de su historia tenía una portada que era un claro homenaje al Ronin de Miller y el origen de las tortugas era similar al de Daredevil (con todo aquello de los productos tóxicos), incluso hay quien piensa que los enemigos ninjas de las tortugas, el Clan del Pie, están “basados” en otra creación del autor de Sin City: los ninjas de “La Mano”. Con todo, el primer ejemplar vendió en EE.UU muchísimo, hasta el punto de tener que ser reeditado más de cinco veces. El éxito de las ventas hizo que el cómic, que se suponía una parodia de una única edición, continuara.


Ese éxito hizo que el cómic de las Tortugas Ninja fuera el comic-book en blanco y negro más vendido y más popular de la época (y quizá de la década). Su formato original era un poquito mayor que el del resto de historias regulares y permaneció así durante esas primeras ediciones. La fiebre verde se contagió con mucha rapidez y durante una temporada otras muchas pequeñas editoriales quisieron copiar la fórmula y sacar a la venta historias paródicas de animales antropomorfos. En cambio, estos nuevos productos nunca alcanzaron a nuestros cuatro verdosos héroes.


Durante estos años los cómics de las tortugas han inspirado cuatro series separadas y varias historias alternativas. El volumen 1 es el clásico y el que más éxito ha tenido. Se ha traducido a varios idiomas, tanto en su edición en blanco y negro como en un posterior coloreado de sus páginas. El villano principal de la historia fue Shredder, aunque aparecen otros muchos antagonistas para los jóvenes héroes ninja.

El volumen 2 intenta continuar con la estela del éxito de su predecesora. En esta ocasión nos presentan como villano principal a Baxter Stockman en un cuerpo cibernético y tiene como peculiaridad que fue realizado completamente en color. El volumen 3 es una serie de mucha más acción y los fans de las tortugas le tienen cierta tirria por las mutilaciones, a veces sin mucho sentido, de algunos de los personajes principales: Raphael, por ejemplo, perdió un ojo; mientras que a Leonardo le amputaron la mano… Sólo como curiosidad merece la pena echar un ojo (nunca mejor dicho, diría la tortuga del antifaz rojo) a estas historias, aunque suelen considerarse fuera de la continuidad. Para terminar, Mirage comenzó a publicar en el 2001 TMNT: Volumen 4, de nuevo en blanco y negro.


Por otro lado, también se publicó un tebeo en formato grapa llamado TMNT Adventures a cargo de Archie Cómics, quienes tenían los derechos de la famosa serie de animación. Se trataba de aventuras cómicas que seguían, de alguna forma, las historias propias del programa de televisión; aunque dejaron de hacerlo con total fidelidad y empezaron también a crear historias originales. Aquí ya aparecen las tortugas diferenciadas por sus colores: Leonardo el azul, Raphael el rojo, Donatello el morado y Michaelangelo el naranja (recordemos que en la versión original las cuatro tortugas llevaban antifaces rojos).


Hay otro par de menciones importantes relacionadas con los tebeos de las tortugas: Dan Berger dibujó una tira diaria sobre los personajes que fue publicada hasta 1996 en más de 250 periódicos de todo el mundo; y en 2003 Dreamworks Productions también se animó a sacar a la venta una nueva historieta mensual basada en su nueva serie de animación, que estrenaba ese mismo año. La vida de este cómic fue corta (de junio a diciembre de ese año) aunque contaba con guiones de Peter David y dibujos de LeSean Thomas.


En España comenzaron a publicar el material de las Tortugas Ninja a raíz del éxito de la serie de animación clásica de 1987. El éxito fue instantáneo; el cambio de medio supuso también suavizar el violento contenido de la serie original de Eastman y Laird, que iba más dirigida a lectores adultos, y se pasó a un producto orientado a los jóvenes televidentes. Los niños de la época disfrutamos con aquellos extraños personajes verdes, adolescentes, ninjas… que corrían aventuras bizarras por las alcantarillas, se enfrentaban contra todo tipo de mutantes y malvados y después se tomaban su merecido descanso en su guarida, mientras se alimentaban de deliciosas pizzas.

En 1990 Ediciones Zinco comenzaba a publicar los tebeos de Archie que estaban basados en la serie de televisión, bajo el título Aventuras Tortugas Ninja. Tenían una media de 30 páginas por número y su precio inicial era de 145 pesetas (que se mantuvo durante toda la colección). Un dibujo de Raphael en la contraportada del primer número nos presentaba la colección: “Algo se agita en las alcantarillas… ¡YO! ¡Hola, amigos! Bienvenidos al primer número de las TORTUGAS NINJA. Yo soy Raphael, una de las tortugas… me reconoceréis por el pañuelo rojo que llevo en la cabeza. Pronto conoceréis a mis camaradas: Leonardo, Donatello y Michaelangelo. Juntos formamos un equipo unido, pistonudo, bizarro y demoledor. Sé de antemano que puedo contar con vosotros como nuestros más fervientes fans; no olvidéis, pues, nuestra cita quincenal. Reservad vuestro ejemplar antes de que se agote… ¡QUE SE AGOTARÁ!”.


Como veis, la estrategia comercial y el público objetivo estaban claros desde el principio. El fenómeno de la turtlemanía había comenzado y pronto todos los niños querrían disfrazarse de estos nuevos y extraños héroes que rivalizaban en los kioscos con otros más conocidos, como Spiderman o Batman.

Ediciones Zinco continúo explotando los derechos de las tortugas y sacaron a la venta unos libritos, también con los personajes de la serie de televisión, que mezclaban narración tradicional y viñetas. Estos libro-cómic estaban dirigidos a los más pequeños de la casa, intentando así “capturar” a ese otro público, el de una franja de edad menor, aquellos que estaban empezando a leer. En esta colección se publicaron cuatro historias originales (alguna estaba ligeramente basada en algún capítulo de la serie): La espada mágica de otro mundo; Super Rocksteady y el Poderoso Bebop; Wingnut y Screwloose, y La Venganza de Ray Fillet.

Además, en los años siguientes, también publicaron algunos cómics especiales que incluían pegatinas para completar las historias y diversos juegos y pasatiempos (también hacían que los niños aprendieran cosas con sus personajes favoritos). En el librito de 1991 titulado Tortugas Ninja Adhesivos aparecía el siguiente ejemplo en una de sus páginas: “Aquí hay algunas cosas que son totalmente antagónicas. Para cada dibujo busca la pegatina que indique lo contrario. Es algo muy divertido para quien conoce la diferencia entre un frío colega y una pizza caliente”.

En ese mismo año, 1991, Planeta-De Agostini, dentro de su línea Forum, comenzaba a publicar las historias originales de Kevin Eastman y Peter Laird. Fue una edición en la línea de otras “novelas gráficas” que mantenía los contenidos de los comic-book originales en cuatro volúmenes. Esta edición española seguía la edición realizada por First Publising y coloreaba las páginas en blanco y negro originales (eso sí, bajo el control de los autores). El resultado fue bastante satisfactorio, tanto en formato como en calidad.

Panini también aprovechó el filón de las tortugas y sacó una colección de cromos sobre la serie de televisión. También aparecieron muchos otros productos de merchandising, entre los que destacaron las figuras de acción de Playmates, de las que hablaré con mayor detenimiento a continuación.

En el año 2007, gracias a la nueva película sobre estos personajes que se estrenaba en los cines, Norma Editorial volvió a publicar las historias clásicas de las TMNT. Esta vez la edición volvía a estar en blanco y negro y dividía las historias originales en cinco tomos. Además, sacaron un tomo extra con la adaptación de la nueva película. Un formato manejable, en la línea a la que nos tienen acostumbrados, con una relación calidad-precio bastante aceptable. Todos los fans de las tortugas pudimos completar nuestras colecciones.


Y pudimos volver a disfrutar con Splinter, Sheredder, April O’Neil, Leo, Raph, Mike, Don, y el resto del elenco de personajes. Es el momento de conocerlos un poquito mejor (aunque seguro que muchos ya los tenéis más que conocidos).


Saliendo de sus caparazones

“Sabiendo que serían proscritas, las entrené en el arte Ninjutsu. Me llamaban Splinter… y yo, en recuerdo de mis pintores favoritos del Renacimiento les llamé: Donatello… ¡Su sencillo palo de madera puede desarmar a cualquier adversario!; Raphael… ¡Ninguna espada en el mundo puede resistir su “sai”!; Leonardo… ¡Su esgrima es inigualable!, y Michaelangelo… ¡Un maestro de los nunchakus giratorios!”.

“¡Y un maestro haciendo girar pizzas!”, que diría el propio Michaelangelo, y es que la comida favorita de estos héroes con caparazón son las pizzas. En varias ocasiones hemos podido encontrarnos a las tortugas disfrazadas y ocultas en una gabardina haciendo o recogiendo sus pedidos a las pizzerías de la zona. Básicamente los cuatro hermanos sólo se alimentan de ellas; incluso el “maestro Astilla” y April las disfrutan con ellos al finalizar todos sus entuertos.

En este punto me gustaría detenerme un poco en los personajes principales que conforman el elenco básico de estas historias. Comenzaré por las cuatro tortugas.

Aunque parezcan iguales, las cuatro tortugas mutantes protagonistas, las que dan nombre al tebeo, a la serie de tv y al resto de merchandising, no podrían ser más diferentes.

El líder es Leonardo, de carácter meditativo y taciturno, es ordenado y activo. Su nombre proviene de Leonardo Da Vinci, uno de los pintores favoritos de Splinter.


Raphael es agresivo, irascible y de carácter fuerte. Este personaje es el más independiente y aventurero del grupo, lo que hará que viva algunas aventuras en solitario. Su nombre proviene del pintor Raffael Sanzio.


Donatello es el genio del grupo, es inteligente, metódico y experimentador. Su capacidad para utilizar y entender la tecnología dota al equipo de todo tipo de artilugios y vehículos. Su nombre se basa en otro pintor italiano: Donato di Betto Bardi.


El último de la cuadrilla es Michaelangelo, una tortuga inmadura, divertida y algo payasa. Es el contrapunto y el alivio cómico de la historia. Su nombre proviene de Michaelangelo Buonarroti, otro de los pintores favoritos del maestro.


Los cuatro se compenetran a la perfección, tanto en sus quehaceres, como en el combate. Aunque las rencillas internas no se harán esperar, siendo sus relaciones personales el motor clave de todas las tramas.

Hay otros tres personajes del bando de los buenos que deberíamos destacar. Por un lado está Splinter, el maestro y “padre” de las tortugas. Su nombre era Hamato Yoshi y fue desterrado de Japón y obligado a vagabundear y vivir en las alcantarillas. Enseñará a los cuatro mutantes todo lo que sabe sobre artes marciales para que se defiendan y luchen contra el mal. Además, él mismo necesita la ayuda de las tortugas para encontrar el remedio que le revierta a su forma humana; el contacto con los residuos mutagénicos le transformó en una rata.


La reportera April O’Neil representa al personaje femenino de la historia. Ella es la primera amiga del exterior que consiguen las tortugas y siempre está metida en todas sus aventuras. Es un personaje fuerte y decidido, cuyo mayor problema es su curiosidad.


Casey Jones representa el poder del hombre corriente en un mundo de monstruos. Es un luchador callejero que intenta poner orden mediante el brazo duro, sus palos de golf y bates de baseball y que pretende atemorizar a los maleantes con su máscara de jockey.


En el bando de los malos destaca el villano por excelencia: Shredder. El “despedazador” se erige como el culpable de la ruina de Yoshi y sus hordas de guerreros del clan del pie son los enemigos naturales de las tortugas.


En la serie de televisión aparecen dos de sus esbirros más carismáticos: Bebop y Rocksteady. Un jabalí y un rinoceronte mutante, respectivamente. Los dos tienen una inteligencia límite y una ferocidad máxima; pero no son rivales comparados a nuestros héroes. El mayor villano de los dibujos es Krang, un cerebro rosa extraterrestre, que estaba basado en una raza de alienígenas benévolos que ya aparecían en la historia original de Eastman y Laird. El último villano destacable es el doctor Baxter Stochman, creador de los “ratoneros”, unos robots cuyo objetivo es eliminar a Splinter.


Lo bueno del concepto de las tortugas ninja es que casi cualquier situación, por muy ridícula o bizarra que parezca, puede tener cabida en sus historias. Esto se vio en la misma serie de animación y en los cómics, tanto en los de Mirage como en los de Archie, donde, prácticamente en cada número, aparecían nuevos villanos y aliados mutantes (lógico también si tenemos en cuenta que cuantos más personajes mejor, más juguetes que sacar…).


Turtlemania

El verdadero auge de la turtlemania apareció con la serie de televisión de 1987. Cuando los ambiciosos productores de la CBS comenzaron a preparar los primeros capítulos ya sabían lo que se tenían entre manos. Duró en antena en EE.UU hasta el año 1996 y cada sábado tenían, además, un contenedor exclusivo de una hora de duración llamado “El poder tortuga”.


Esta serie de animación fue realizada para CBS por los estudios de Murakami-Wolf-Swenson Film Productions, lo que significó que Mirage Studios no tenía los derechos. Por tanto, los cambios que se produjeron no fueron añadidos a las otras versiones (al menos no del todo). Es una serie de animación clásica que aún hoy sigue haciendo las delicias de los fans; lástima que en España no haya una edición en DVD que contenga los episodios de la serie.


Entre 1997 y 1998 surge TMNT: The Next Mutation, otra serie de televisión, esta vez en imagen real, que continua las andanzas de los cuatro mutantes. Esta serie es importante porque introdujo un nuevo personaje en el universo de las tortugas ninja: una quinta tortuga, Venus, la primera hembra del grupo. Ella era experta en las místicas artes del shinobi, fue separada de sus hermanos y entrenada por un viejo maestro que la traslado a Japón y la cuidó como a una hija. Su color es el azul claro y sus habilidades y personalidad dan un nuevo enfoque a las historias de las tortugas. En esta serie los villanos son unos dragones antropomorfos que querían dominar nuestra dimensión. Incluso hubo una película, la cuarta, que narraba los orígenes de la nueva tortuga.


En 2003 Fox Network insufló de nueva vida a la franquicia con la ayuda de 4Kids Entertainment y la creación de otra serie de televisión programada para los sábados. La serie fue producida por Mirage Studios y es mucho más fiel a los tebeos que la serie de 1987, aunque comparte con aquella algunos guiños y lugares comúnes (algo que es muy positivo). Posteriormente también han realizado otra serie que lleva por título TMNT Fast Forward en la que las tortugas viajan al futuro.


El cine no podía dejar pasar la oportunidad de adaptar las extravagantes aventuras de este peculiar grupo. En 1990 llegó el primer largometraje (Las Tortugas Ninja (La película)), que contaba con actores reales y con una grandiosa caracterización de las tortugas llevada a cabo por el estudio de Jim Henson. El actor más conocido de esta película era Elias Koteas que interpretaba a Casey Jones.


La segunda película tuvo por título Las Tortugas Ninja II: El Secreto de los mocos verdes y se realizó en 1991 continuando la historia del origen de los mutantes. En 1993 terminaba la franquicia cinematográfica con una tercera entrega en la que los cuatro protagonistas viajaban en el tiempo hasta el Japón feudal. En 2007 se pudo ver en salas de cine la cuarta de las películas, esta vez en animación 3D realizada por Imagi Animation Studios.


Con el cambio de derechos de las tortugas ya se han anunciado también un par de proyectos: Nickelodeon desarrolla una nueva serie de animación en CGI con visos de estreno en 2012, fecha que también han puesto para el estreno del quinto largometraje, producido en asociación con Paramount Pictures. El baile de derechos de las tortugas parece que ha caído en buenas manos y en una buena fecha, coincidiendo con el 25 aniversario desde su creación.


Con motivo de este aniversario también han comenzado a sacar unas figuras de acción conmemorativas, reediciones de las clásicas de la primera oleada que realizó Playmates en 1988. A título personal este acto de mercadotecnia es el que más me ha interesado. Mi colección se verá aumentada con algunos de los muñecos que me faltaban. La colección de figuras de Playmates es uno de los productos relacionados con las Tortugas Ninja que más éxito tuvieron (y aún tienen) entre el público. Esa línea de juguetes basados en la serie de televisión, principalmente, podría dar para otra columna completa. Aunque aquí daré un par de pinceladas al respecto.


La primera tanda de juguetes de las tortugas incluía a los cuatro protagonistas, al maestro Splinter y a April del lado de los buenos; y como villanos estaban Shredder, Bebop, Rocksteady y un soldado del clan del pie. A parte, también sacaron un total de seis vehículos, entre los que se incluían el Tecnódromo (la base de operaciones de Krang) y la “Tortugoneta” (que es mi vehículo preferido). En muchas jugueterías se pueden encontrar, durante todo este año, las reediciones de las figuras y de la furgoneta de las tortugas, de momento.

En estos meses, quizá incluso durante el año que viene, pueden aparecer algunos vehículos o personajes clásicos más. Teniendo en cuenta que la línea de Playmates duró hasta 1999, después de más de 11 años sacando juguetes de las tortugas, hay material de sobra para reeditar. Muchos de los muñecos eran realmente originales; otros, en cambio, eran un intento de estirar la fórmula. Llegó un momento que parecía que se les iban a acabar los animales para las posibles mutaciones de sus nuevos personajes.

El resto de películas y series también gozaron de su contrapartida en plástico. Los ejemplos más recientes han sido la línea de juguetes relacionada con la película de animación de 2007 y la de la serie de 2003. En la primera son figuras de una escala diferente y tienen mucha fidelidad a las nuevas animaciones de los personajes; en la segunda, la de la serie de tv más actual, mantienen la escala de las figuras clásicas, aunque difieren en diseño, adaptándose también a las nuevas versiones.


En cambio, la serie de figuras de acción que más fiel es en relación a los diseños originales de Eastman y Laird es la que sacó NECA en el 2008. Su primera wave incluía a Leonardo, Raphael, Donatello y Michaelangello.


En su segunda tanda están Shredder, April y algún guerrero del clan del pie. Quizá pronto saquen su versión de Splinter, de Casey, de Fugitoid… o incluso de Usagi Yojimbo, aquel célebre conejo samurai creado por Stan Sakai que ha compartido alguna aventura con los quelonios (además de compartir editorial).


El merchandising procedente de esta fiebre por las tortugas fue inmenso y bizarro a partes iguales. Durante unos años se podía encontrar de todo: mochilas, tazas, pijamas, camisetas, sudaderas, caramelos, pegatinas, póster… Creo que lo más estrambótico que recuerdo eran las “canciones de las Tortugas Ninja”. En algún lugar, por mi casa, aún puede estar una cinta de casete titulada Las Tortugas Ninja cantan en español. Los circos y los espectáculos infantiles tenían sus propias tortugas ninja, al igual que ahora tienen a los Lunnis…

Esta fiebre por lo verde también se “contagio” a la mayoría de las consolas, ordenadores y máquinas recreativas. Seguro que más de uno recuerda jugar con sus amigos en alguna sala de máquinas al mítico primer arcade que sacaron con las tortugas como protagonistas. Hablar de videojuegos también alargaría el texto en exceso, cosa que no me gustaría, sólo diré que todas las plataformas han gozado de un título protagonizado por estos cuatro personajes en su catálogo, incluso en estos meses ha salido un nuevo título con el sabor de los clásicos. En todos los videojuegos se podía elegir para manejar a una de las tortugas y cada una tenía una serie de golpes y movimientos relacionados con sus armas.


Y es que las armas de las tortugas fueron una de las señas de identidad que las hicieron famosas. El acercamiento de la cultura oriental hasta el salón de nuestras casas o al papel de las viñetas fue, junto con la simpatía y singularidad de la idea, la mejor de sus virtudes. Desconozco si Eastman y Laird auguraban lo que estaban creando cuando realizaron aquel mítico primer número. Esto es una muestra de que la parodia, la originalidad y el hacer algo conocido y distinto a la vez suele dar sus frutos. Maquiavelo dijo que “suerte favorece a los audaces”. Eastman y Laird fueron audaces y simpáticos, al igual que sus creaciones, al igual que sus extrañas tortugas adolescentes mutantes ninja. Y a mí sólo me queda exclamar con fuerza y felicitarles, como harían ellas, con un “¡Cowabunga!”. Hagámoslo al unísono.


Nos leemos.

55 Comments
Antiguos
Recientes
Inline Feedbacks
View all comments
I´m with a Skrull!
I´m with a Skrull!
Lector
4 noviembre, 2009 8:54

Yo tenia de pequeñito un traje de donatello, snifff

Chichonman
Chichonman
Lector
4 noviembre, 2009 8:56

Muy buen artículo!!! qué recuerdos!!! sí que pegó fuerte la fiebre de las tortugas XD todavía me acuerdo que hasta en los chicle conseguías pegatinas de ellas =))) …está claro que tenían algo especial XD

Ju
Ju
Lector
4 noviembre, 2009 9:05

Splinter era Hamato Yoshi en la versión animada y los cómics basados en ésta. En los cómics originales era la «rata mascota» de Yoshimutada como las cuatro tortugas.

Ulex Ryu
Ulex Ryu
Lector
4 noviembre, 2009 9:21

Ju está en lo cierto, el origen que has narrado era el de la serie de animación (la primera), en el resto de medios (incluido el cómic original) Splinter era originalmente una rata.

Angel-lun
Angel-lun
Lector
4 noviembre, 2009 9:50

Esta proxima otra pelicula pero animda, parece como Crisis de las Tortugas infinitas, se conocen la caricatura 80era/90era con la del 2000

John Space
John Space
4 noviembre, 2009 10:05

Yo tenía el primer videojuego para el Spectrum. Y la TVG solía emitir la serie animada. !También recuerdo haber oído de una parodia, Adolescent Radioactive Black belt Hamsters!

Yota
Lector
4 noviembre, 2009 10:26

Un artículo cojonudo, yo tofavía tengo delante de mi una figura de Leonardo, de las originales, no de esas que salieron tan baratuchas más falsas que yo que se.

Jové
4 noviembre, 2009 10:30

que recuerdos los muñecos, que tenias que roperles los accesorios para poder jugar.

toño
toño
4 noviembre, 2009 10:43

Que buen articulo. Me ha echo recordar buenos tiempos….

northstar
4 noviembre, 2009 10:55

He echado a faltar en el articulo la historia de los autores, que es pintoresca, pero de la que no recuerdo muy bien los detalles.

Ganaron muchiiisimo dinero con los derechos de las tortugas, yt decidieron invertirlo en una especie de ‘editorial’ o ‘programa’ para ayudar a gente joven y con ganas de editar, a facilitarles lo que a ellos tanto les costo. Y fue un fracaso en el que perdieron todo lo que tenian. Y como por entonces la fiebre ‘tortuguil’ ya habia pasado, no recibian mucho dinero.

Algo as´´i habia oido, se puede confirmar?

_Carmen_
_Carmen_
4 noviembre, 2009 10:59

Jopeta que recuerdos mas maravillosos, me acuerdo del chupachups-chicle de donatello y de la serie de los 80, yo tenia la figurita de April que se tranformaba en una autentica Catwoman, jejejeje (que nostalgia me invade), creo que las tortugas ninjas has sabido llevar muy bien el paso del tiempo porque a dia de hoy siguen siendo tan conocidas como el primer dia…

I´m with a Skrull!
I´m with a Skrull!
Lector
4 noviembre, 2009 11:04

Te ha faltado quizas Diego, incluir series claramente influenciadas por las tortugas ninja, con diversa repercusion, vease los street sharks (que fueron otro intento de mattel por hacer una serie de dibujos para sus muñecos) o Gargolas, de Disney, serie de bastante exito.

Kanon51000
Kanon51000
4 noviembre, 2009 11:29

Impresionante articulo, me encanta

José Torralba
4 noviembre, 2009 11:43

Buen artículo… yo coleccioné casi todo lo que se podía comprar de las figuritas de los ochenta. Por tener tenía hasta un tecnódromo xD Claro que mi gran pasión eran los Gi Joes (Diego, si también te gustan me harías un gran favor escribiendo un artículo al hilo de la película que se estrenó este verano) y los Masters del Universo (de eso ya tenemos artículo)

JackHawksmoor
JackHawksmoor
4 noviembre, 2009 11:44

Hubo una etapa en la serie de comic que para mi fue buenisima, la que dibujo el mismo que la parta en la que sale la rata azul cogiendo a April. La tengo a medias, pero siempre me quede intrigado por como acaba y todo eso, y me parecia de muy alta calidad. Creo que es lo unico bueno que se hizo con ellas, eso y sus inicios. Brutal articulo, me ha encantado, y encima de pequeño estaba obsesionado con ellas y me ha traido muy buenos recuerdos.

Ray_Silver
Ray_Silver
4 noviembre, 2009 11:53

Un articulo a la altura de nuestras tortugas favoritas. Estoy coleccionando la reciente edición que sacó Norma y no puedo sino recomendarle estos comics a los aficionados a las tortugas. El dibujo tiene un aire amateur que personalmente me encanta, y a pesar de no ser ninguna obra maestra del genero, son historias que cuentan con una composición de pagina de buena calidad narrativa y mucho ingenio (vease por ejemplo la pelea de Leonardo y Shredder en el tejado). No deja de llamarme la atención que siendo un producto tan explotado en lo referente a merchandising y comercialidad, los comics originales tengan un tono tan underground y bizarro.
Por último, me gustaria destacar un factor que no suele tenerse en cuenta al hablar de la primera versión de las tortugas, la de Eastman y Laird, y es que originalmente no se trata de un grupo de heroes altruistas, sino más bien de una herramienta que Splinter pretende usar en su venganza contra el Clan del Pie. De hecho, una vez derrotado Shredder en su primera aventura,el grupo se queda sin ningun objetivo claro y se dedican a deshacer los entuertos que les salene al paso; más tarde el convertirse en unos protectores urbanos acaba provocando incluso alguna discusión en el grupo.

Dr. M
Dr. M
4 noviembre, 2009 12:43

Genial articulo. Por ser un poco puñetero, ¿lo de bizarros en que sentido lo dices? Porque me da una lata cuando la gente lo utiliza para decir «raros», «extraños» o «extravagantes» cuando no tiene nada que ver…

kike
4 noviembre, 2009 13:13

Yo tenía (y aún tengo) el muñeco de Usagi Jojimbo, Bebop (grandioso) y Raphael. Qué buenos recuerdos.

José Torralba
4 noviembre, 2009 13:38

Bueno, tanto si lo usa con el sentido recogido en el DRAE como si lo usa como galicismo, encaja. Y respecto a usarlo como galicismo… el Diccionario Panhispánico de Dudas lo censura –si se quiere emplear habría que ponerlo como bizarre, en cursiva según la Ortografía– pero a este respecto la política de la RAE siempre me ha parecido confusa y algo esquizoide (con todos mis respetos). Llevan a gala –y hacen bien– el recoger los cambios permanentes que experimenta el uso de la lengua al tiempo que velan por la integridad de la misma; por eso, entre otras cosas, es una perogrullada la política lingüística que siguen las feministas y, en especial, aquéllas que creen que el DRAE debería tender a establecer los dos géneros para todos los sustantivos que designan ahora, bajo el masculino o el neutro, al femenino. Ellos no cambian el castellano; sólo recogen su uso y su evolución.  Pero por eso mismo no entiendo por qué se oponen férreamente a la introducción de términos con alta penetración que han experimentado un uso prolongado por parte de los castellanohablantes.

Pero vaya, que con el tiempo (en la 24ª edición o así) se incorporará esa acepción a la entrada «bizarro». De hecho, la explicación en el Diccionario Panhispánico de Dudas (que data de 2005) sirve precisamente para documentar el conflicto que el término “bizarro” genera y, por tanto, su empleo creciente.

¿Es una forma de desestructurar el español? Pues no lo sé. Yo creo que así es precisamente como avanza. Y aún si lo desestructurara, no lo haría más que cuando se introdujo en nuestro acervo idiomático el italianismo bizzarro de donde procede el uso aconsejado actualmente por el DRAE. Espero no haberte dado demasiado la lata, pero es que me gusta debatir sobre el conservadurismo idiomático 😉

Dr. M
Dr. M
4 noviembre, 2009 13:47

Exijo la produccion en cadena de «Jose Torralba», quiero uno propio para llevarmelo a casa

Allavengers
Allavengers
Lector
4 noviembre, 2009 14:16

Genial el artículo. Los cómics de Zinco de las tortugas Ninja fueron de los primeros que leí de chavalín, me los compró mi tio cuando estaba enfermo, para que me entretuviera y hasta hoy 🙂

José Torralba
4 noviembre, 2009 15:57

¡Gracias por la parte que me toca Dr. M! También sería deseable un clonador de lectores de Zona, que de algunos sería conveniente tener más de uno comentando los artículos a todas horas (por las satisfacciones y la información que aportáis).

Diego, me temo que mis colecciones de figuras se quedaron en el camino de las mudanzas. De todas formas estaban algo ajadas por el uso, porque jugaba muchísimo con ellas (y el elástico que unía el torso de los gijoes no ayudaba a su conservación). Yo tenía unas cuantas figuras de las tortugas… los cuatro protagonistas, Usagi, Splinter, Casey, Bebop, Rocksteady, Krang (sin el cuerpo), Baxter Stockman, Shredder y un montón de soldados del Clan del Pie. El cupo de vehículos lo cubrí con el tecnódromo (no me gustaba, era una tanqueta con espacio para un ocupante y con un láser en lugar del ojo), la tortugoneta y la lancha acuática que se ve en una de las imágenes que has puesto. De Masters de Universo y Gijoes (de estos llegué a tener decenas y un porrón de vehículos) hablamos cuando hagas los artículos jjeejjeje

Un saludo.

Pep
Pep
4 noviembre, 2009 16:23

Diego, excelente artículo. Yo fuí un enamorado de las Tortugas Ninja y me pasé media adolescencia intentando conseguir tebeos americanos de los personajes. Los muñecos me pillaron algo mayor, pero aún así, como buen friki, compré algunas chorradillas de las TMNT 😉

Ya que preguntas, mi tortuga favorita es Donatello.

Pep
Pep
4 noviembre, 2009 16:49

No, si yo también pienso que las figuras no tienen edad! De hecho suelo comprar siempre que puedo. Con las de TMNT, es que me pillaron con unos 16 años o así. Era demasiado joven para tener pasta y comprármelas, y demasiado mayor para pedírselas a los Reyes Magos, jajaja.

Si llegan a salir ahora, no se escapa ni una. De hecho las que han salido fieles al aspecto original del tebeo, están aquí en casa 😉

José Torralba
4 noviembre, 2009 17:22

¿Mi favorito? Raphael sin duda jejejje pero es que a mí me encantan «los Sawyer». Supongo que «los Jack» se inclinarán por Leonardo y «los Locke» por Donatello/Michelangelo. ¡Hay que ver como los arquetipos (el líder moralista, el antihéroe rebelde, el iluminado filosófico) se mantienen invariables!

madflash
madflash
4 noviembre, 2009 17:37

buenas,ante todo excelente articulo,recomiendo esta direccion para que se den cuenta que aca en la argentina tambien explotaron el tema http://soloquinceminutos.blogspot.com/search?q=tortugas+ninjas

O.M.A.C.
O.M.A.C.
Lector
4 noviembre, 2009 20:41

Excelente articulo… recuerdo que mi tortuga favorita era » MIGUEL ANGEL», la primera que mi papa me compro, luego vino Donatello y Leonardo y ya pasados  un par de años complete con Raphael. Que buenos tiempos esos.

Ray_Silver
Ray_Silver
4 noviembre, 2009 21:11

Por cierto, mi favorita tambien es Raphael. Debe ser que ademas de compartir el nombre con el cantante, tambien comparte el carisma.

José Torralba
5 noviembre, 2009 1:09

Jajjajaja ignoro la edad de Ziggy y de Zape, Diego, pero mucho me temo que o has nacido en los ochenta o las tortugas te la «refanfinflan». A mí me interesan porque soy hijo de mi época, pero admito que si esto fuera un artículo sobre Naruto o Pokemon no me habría parado 😉

zape
Lector
5 noviembre, 2009 1:51

Ya que me convocais en aquelarre, aquí estoy, más o menos en ben estado desde el año de nuestro señor de 1979. Efectivamente soy ajeno a la mitomanía tortuguil. Vi las pelis y no hicieron mella en mi despertar a la cultura pop. Puestos a teorizar creo que todo tiene algún tipo de rebuscada explicación sexual, eso fijo. Para ellos Lobezno es el castigador (aunque en realidad nada) y Cíclope la formalidad parejil (que luego resulta un doblador impenitente), para ellas Lobezno es el peligro de una noche, el folleteo salvaje y Cíclope es el novio casaderol. Como dice un buen amigo mio, con Scarlett Johannson te revulcas hasta echar los riñones , con Natalie Portman paseas de la mano por los parques. Perdón por mi francés.

José Torralba
5 noviembre, 2009 1:56

Eso mismo pienso yo. Todo se reduce a la versión masculina de «los caballeros las prefieren rubias»… pero «se casan con las morenas».

zape
Lector
5 noviembre, 2009 2:04

PUe eso, ¿cómo era aquello de Robin Williams de que tenemos dos cerebros pero solo sangre suficiente para hacer funcionar uno de cada vez?

José Torralba
5 noviembre, 2009 2:06

Prefiero la de Woody Allen: «el cerebro es mi segundo órgano favorito» xD

zape
Lector
5 noviembre, 2009 2:29

Madre mía que rijoso nos ha quedado esto. Fuera de coñas y en relación a esa mitificación de los 80 (parafraseando lo que dije en el otro post, en realidad un nostalgia del territorio de la infancia o la juventud) me siento extrañamente ajeno a todo ese periodo que percibo como el comienzo de la degradación y la vulgarización de la cultura popular, especialmente en este teritorio del cine comercial americano (excepción hecha del breve y brillantisimo periodo que vivió el fantaterror entre décadas), la excepción empieza a convertirse en norma y hay un progresivo desvanecimiento de la artesanía en favor de la mercantilización. Y a todo esto no solo no son ajenos sino directamente inductores fenómenos como La guerra de la galaxias, Indiana Jones o en menor medida Regreso al futuro. Por otra parte la horterada estética de los peores momentos de la década con lo visual esclerotizado por lo peor del lenguaje videoclipero y la instalación de la adolescencia (o lo adolescente , más bien) en el primer plano (algo que no se da como reflexión sino como puro comercio) cultural me resultan por completo refractarios, es decir John Hughes nada de nada, en todo caso visto desde ahora tiene valor antropológico y poquito más. Aunque despues y paradojicamente resulta que otras cosas que adoro son productos de esa década, desde los grandes comics, hasta algo que siempre me sorprende y que casi debería llamar el patio trasero de los ochenta, casi todos la música y los músicos que más admiro velaron sus mejores armas en esa década pero permaneciendo por completo ajenos a las estéticas de la misma, auténticos hombres fuera del tiempo, desde Elvis Costello a Warren Zevon, pasando por Steve Earle, Dwight Yoakam, los Plimsouls, los Long Ryders, los Pogues, Tom Waits, Cohen…y tantos grupos de rock americano y de power pop que me pierden.

Darío
Darío
5 noviembre, 2009 10:12

¡Yo aún guardo la cinta de cassette original con los temas que cantaban las mismas tortugas ninja! Títulos como «El rap del tortugón» son inigualables… En la portada aparecen cuatro tortugas muy similares a las de las películas, si a alguien le interesa puedo escanearlas…

Nacho
5 noviembre, 2009 15:09

Oye, por cierto, si deseas puedo hacer mención de este artículo en mi site y blog de las tortugas ninja. Házmelo saber. gracias.
Muy buen artículo.
http://lastortugasninja.comxa.com 

RTABOAS
RTABOAS
5 noviembre, 2009 16:28

buenas. no puedo evitar comentar lo que yo se de sus creadores.

el caso es que por lo que yo se pasaron de autopublicarse a estar forrados y salir sus personajes en los cereales. y como amantes del comic se dedicaron a dar un premio anual de un monton de pasta, no me atrevo a decir la cantidad
recuerdo una dedicatoria de un autor que decia algo así: » no os di nada y vosotros me regalasteis un millón».

y al final parece ser que sus negocios salieron mal y se arruinaron, incluso tuvieron que vender los derechos de los personajes.

asi que volvieron otra vez a donde estaban.

algo asi comentaban en un tebeo de savage dragon donde salian «¿ lo recordais?». según comentaban el propio erik larsen con la pasta que ganara en Image habria recuperado los derechos de los personajes…para devolverselos a los creadores!!!
si eso es verdad, ole erik!

es una historia que siempre me gusta contar, no se cuanto habra de verdad, pero de autopublicarse a estar forrados y perderlo todo…manda narices.

Nacho
6 noviembre, 2009 1:18

Peter Laird, quien tenía los derechos de las Tortugas, los vendió a la Viacom (Nickelodeon y MTV) pues, para él, era hora de continuar una vida sin tortugas, de desvincularse de su creación -y la de Kevin-.

De hecho, yo oclecciono los comics de la Mirage, y con el film tmnt, los mismos entraron en un hiatus. Un comics fue publicado casi un año después y el siguiente lo mismo. Peter había confesado meses atrás q él no era ese jóven dinámico q pasaba horas dibujando. Ver publicado los dos últimos números del cuarto volumen fue una larga espera.

Peter tiene los derechos para publicar comics del universo mirage -así es como se llaman los comics q cuentan las historias, por así decirlo, originales de las tortugas-, sólo 18 comics por año pero él ha dicho que no sabe si el cuarto volumen se terminará. El segundo volumen de tales, q ha gustado más q el cuarto volumen de tmnt llegará a su fin en el próximo año ocn el número 70.

El caso es que un ciclo ha terminado, las tortugas no están bajo el cuidado d peter sino d una gran empresa, esto ha causado la cancelación de un comics recopilatorio d archi q fans esperaban ver imrpeso por casi 10 años!!!!!

El film q se habí aanunciado originalmente para el 2011 fue retrasado un año y el mismo estará conectado con una nueva serie por la nick. Esperábamos q el film fuese puro estilo mirage, pero si la nick tiene el control… pues habrá q esperar a ver…

Nacho
6 noviembre, 2009 15:46

Diego, en mi site tengo reseñado los últimos números del cuarto volumen y otros comics canon.

Pásate por le site y lee las reseñas, las mismas antes eran muy largas pero ahora las hice más cortas para su fácil lectura.

Hace semanas quería comenzar a mostrar las reseñas de los primeros comics del cuarto y primer volumen, pero mi laptop se dañó.

Sobre el universo mirage, pregúntame lo que quieras, en mi versión favorita.

No estoy ducho al 100% con el volumen 3 pues peter lo sacó d la continuidad mirage, sobre los mutanimals, dame un chancecito y t doy la info, ahora voy a salir pero no quería djar pasar por alto mi comentario sobre los comics d la mirage.

Nacho
8 noviembre, 2009 1:03

Hey!

MM fue una publicación de persoanjes visto en los animados del viejo toon de las tortugas y/o los comics de archie basados en dicho animado. 

Cuando los comics se cancelan, se siguen publicando sus historias en las últimas páginas de los comics de la archie, lo que se llama back-up story.

El creador da un final fatal a los personajes pues ellos mueren, algo fuerte pues los comics de la archie eran para niños– es verdad, los mismos tenían un toque algo más oscuro q el animado, aún así, las muertes fueron algo como q fuera d tono.

ños después se anunció q MM volverían, pero no con los mismos personajes. No quedó claro si era debido a los derechos de autor o el hecho de q ya estaban muertos, aunq algo me dice q era debido a los derechos d autor así q los MM volverían pero a la final no con los mismos personajes sino otros, otros personajes q nunca habían aparecido en la archie ó el animado.

Cualquier cosa q sepa d los MM t informo.

Sites o blogs en español d llas figus d las tortugas tipo yojoe no exist 🙁 Mi site se dedik a con fuerza sobre los comics d la mirage y noticias y novedades d las otras versiones. D vez encuando publico una q otra foto d figuras q tenga, pero es sólo mostrar lo q voy comprando, nunk para dar un review d las figuras, etc,etc.

Bueno, estamos en contacto con respecto a las tortugas. Q bueno fue conocer a alguien q les gust las tortugas ninja!!!

Gracias!!!

Nacho
http://lastortugasninja.comxa.com/

Ozoneslayer
Ozoneslayer
28 enero, 2010 23:37

Excelente artículo, el efecto catártico me dejo impresionado de mi lado del mundo siempre ansie tener un Leonardo tamaño natural jajaja, actualmente tengo las 4 tortugas de playmates sin embargo son las que «aparentemente» están basadas en la serie de Mirage Studios… Y SIEMPRE ME HAGO LA MISMA PREGUNTA COMO UNAS TORTUGAS PUEDEN SER NINJAS Y ADOLESCENTES A LA VEZ¿? DE LA MISMA FORMA COMO LOGRARON ESE PEGUE TAN TREMENDO A LO LARGO DEL TIEMPO PORQUE REALMENTE NUNCA HAN PASADO DE MODA

Alberto Mexia
Alberto Mexia
20 diciembre, 2010 8:25

gracias por la informacion y por hacerme recordar una de las mejores etapas de mi vida, soy fan de las tortugas ninja y tengo mi pequeña coleccion de las tortugas que sacaron dizfrazadas de jugadores de basquet, fut americano, apaches, astronautas etc… pero mi tortuga especial es esa que consegui alos 7 años y que aun tengo recuerdo tambien cuando sacaron los caparazones con todo y armas y eran la onda pero lo mejor de todo es el saber que el origen de las tortugas es underground porque la mejores historias comienzan asi gracias y …cowabunga