Todas las Mujeres Alteradas

48
3633
 

Edición original/nacional: Mujeres Alteradas vol. 1 a 5 (1995-2001).
Autora: Maitena Burundarena.
Formato: Tomo.
Precio: 17’90€.

 

No es fácil reflexionar sobre la condición de uno, con sus alegrías y miserias, con sus fortalezas y flaquezas y que el resultado tenga alcance universal; es decir: interese a aquellos que no se vean directamente retratados. Aunque el humor ayuda, por supuesto. La historietista argentina Maitena Burundarena ha convertido las peculiaridades del universo femenino en su campo de juegos recurrente, de una forma tan perspicaz y clarificadora como divertida, tendiendo un puente en eso que se ha dado en llamar la “guerra de sexos”.

Mujeres Alteradas consiste en una recopilación de gags de una página aparecidas previamente en los dominicales del diario El País. Pequeñas piezas que ilustran lo que significa ser mujer a día de hoy, a medio camino entre las aspiraciones individuales y las presiones sociales en una búsqueda constante de la felicidad. Sin vergüenza alguna, la autora desentraña la verdad detrás del tópico, la individualidad detrás del estereotipo, desnudando a sus criaturas de mentiras y prejuicios. La incongruencia entre deseo y realidad provoca la sonrisa, pero también la reflexión y un deje de melancolía.

Las mujeres de Maitena viven, ríen y lloran en el mundo de las “superwoman”, donde el choque entre nuevas aspiraciones y viejas tradiciones aún no ha sido resuelto. Se interrogan sobre el amor y los hijos, pero también sobre la afirmación personal. Pueden ser frívolas, pero también tiernas, acomplejadas, sexys, irónicas, brillantes… Como afirma la escritora Rosa Montero en la contraportada, “en sus tiras cabe el mundo entero”. Con trazos sencillos y cuadros funcionales, herederos de las revistas cómicas, y una planificación basada en la claridad expositiva, con recursos de probada eficacia como el “antes” y “ahora” o la respuesta en viñetas a la proposición del título (Seis posibles descubrimientos a la hora de ponerse el bañador, Cuatro buenas razones para no casarse nunca, Seis típicas maneras de tratar al marido, etc.), la autora despliega un apabullante catálogo de situaciones reveladoras. Leyendo a Maitena se tiene la sensación de comprender mejor al ser humano… con una sonrisa mientras se hace.



Como es natural, en un volumen de casi 400 páginas (que recoge las cinco entregas de Mujeres Alteradas publicadas previamente) la calidad es variable. La fórmula parece ya agotada en el capítulo quinto y la autora abraza nuevos recursos (hay incluso una doble página con la simulación de un recortable) para evitar la repetición acomodaticia. También es posible que se deba a un efecto de la lectura continuada, y no a una merma del ingenio, pues el chiste estaba planteado con cadencia semanal, con una estructura reconocible que puede volverse enojosa por su persistencia. Sin embargo, la impresión más duradera es la de haber leído bastantes páginas memorables y sobre las que nos será grato volver.

Todas las Mujeres Alteradas, la recopilación que hizo Random House Mondadori en su sello DeBolsillo, fue publicado en 2005. ¿Por qué “alteradas”? La misma autora nos lo aclara: “una mujer alterada es una persona que está cambiando. Y creo que no fue Borges quien dijo que los únicos que nunca cambian son los tontos y los muertos”.

48
Déjanos un comentario

Please Login to comment
48 Comment threads
0 Thread replies
0 Followers
 
Most reacted comment
Hottest comment thread
15 Comment authors
al omarKhonshusamanosukeMr. XLiponidas Recent comment authors
  Subscribe  
Recientes Antiguos
Notifícame
Spirit
Lector
Spirit

Yo tengo sentimientos encontrados con esta obra.Tiene una aureola mítica, supongo que por haber sido publicada en un dominical de gran tirada como es el de EL PAIS, pero por más que me esfuerzo no le veo ni el ingenio ni el sarcasmo que se le supone.

Los tebeos de Ralf Köing son tebeos que se rien de los mariquitas realizados por un mariquita (en palabras de él mismo, no es mi intención denigrar al colectivo gay). Eso nos hace gracia, pero sólo en primera instancia. Más allá de eso, hay ingenio, sarcasmo, crítica e incluso una historia ingeniosa.

En el caso de estas mujeres alteradas, es una mujer hablando sobre cosas de mujeres y eso nos puede hacer gracia en una primera instancia, pero a partir del noveno chiste sobre una fémina obsesionada por la dieta o la depilación la gracia se agota en sí misma.

No sé: yo lo veo un cómic sobrevalorado, nunca he podido conectar en demasía con él.

Lemmytico
Lector
Lemmytico

Completamente de acuerdo Spirit. Sus comics me parecen una de las colecciones de tópicos sobre las relaciones entre hombres y mujeres más groseros que he leído. Además, no son sobre las mujeres sino sobre un tipo muy particular de mujeres.

Por cierto que una vez me la encontré en el Metro de Madrid y la tía llevaba un bolso estampado con dibujos suyos y miraba a todo el mundo con una cara de “¡reconocedme!” que daba pena. Una prota de manual.

Reverend Dust
Lector

Yo quiero la opinión de Jorgenexo.

El Hermano Vudu
Lector
El Hermano Vudu

Pues a mi me gustó mucho. 

Hay que decir que no cuenta una historia y no es secuencial, es un conjunto de viñetas inconexas. Hay que entender que es una humorista que se apoya en dibujos pero que no narra una historia secuencial en si. 

Es cierto que puede ser un tanto repetitivo el esquema de funcionamiento pero los textos tratan diversos temas. El que quiera comics que no sean repetitivos mejor que no se acerque por aqui y le aconsejo que acuda a otro genero como los comics de superheroes norteamericanos que casi nunca son repetitivos (Je Je Je)

Me hace sonreir mas que reir, eso si, me he reido con ella mucho mas que con Konig al cual si que no le encuentro la gracia (solo he leido dos comics suyos)

Ocioso
Lector
Ocioso

A mí al principio me hacía mucha gracia pero se hizo repetitiva demasiado pronto.

Retranqueiro
Lector
Retranqueiro

Es lo que me pasó a mí. Que leídas de vez en cuando, aún. Pero varias seguidas empachan.

jorgenexo
Lector
jorgenexo

Yo quiero la opinión de Jorgenexo.

Jorgenexo prefiere Mafalda.

Ocioso
Lector
Ocioso

Pero es que Mafalda es casi con total seguridad la mejor tira de prensa de la historia, por encima de Penauts o Calvin y Hobbes.

Spirit
Lector
Spirit

Jorgenexo prefiere Mafalda.

Es que sólo tienen en común que son de origen argentino. La ternura, crítica, ingenio que tiene Mafalda, que coincido en que quizás sea la mejor tira de prensa de la historia, no la tienen estas mujeres alteradas ni de lejos. Mientras la primera hacía un universo, aquí el chiste siempre es el mismo; una mujer se pone nerviosa porque no se ha depilado, una mujer se pone nerviosa porque ha comido postre y eso engorda, una mujer se pone nerviosa porque su pareja ve el fútbol, una mujer se pone nerviosa porque…

Ocioso
Lector
Ocioso

Que pone nerviosas a las mujeres en los 20…los 30…los 40…

Retranqueiro
Lector
Retranqueiro

En los 20 las ponía nerviosas el charlestón… en los 30 la ley seca… en los 40 la guerra mundial…

Alejandro Ugartondo
Autor

Pero es que Mafalda es casi con total seguridad la mejor tira de prensa de la historia, por encima de Penauts o Calvin y Hobbes.

Esta es una afirmación arriesgada ya que las tres obras mencionadas son obras maestras incuestionables. Quino siempre me ha parecido un genio tanto en sus tiras de Mafalda como en su producción autocontenida, que también ha sido publicada en prensa y que me parece muy superior a lo que hace Maitena.

Como a muchos de vosotros, estos gags me acaban resultando repetitivos si los leo del tirón.

Ocioso
Lector
Ocioso

Alejandro Ugartondo ha comentado: Esta es una afirmación arriesgada

Naaa, no hay ningún riesgo porque en estos casos nos movemos en el terreno de la opinión.

jorgenexo
Lector
jorgenexo

Yo es que el humor de género muchas veces no tengo muy claro, sobre todo cuando es el único recurso con que cuenta el autor o la autora, como parece ser el caso, si sobrepasa lo paródico para entrar en el terreno de la pura legitimación de roles, situaciones, actitudes, etc. Que estoy convencido de que, al menos en este caso, no es el objetivo de la autora, pero representar de forma tan machacona lugares tan comunes e identificables como éstos, al final convierte en realidades inmutables (es que todas las mujeres son/somos así, es nuestra naturaleza) figuras estereotípicas que sin ser la norma son lo suficientemente reconocibles como para caracterizar cuasinormativamente a todo un colectivo. No deja de ser una forma de convertir a una parte (las mujeres de Maitena, además, no sólo son “mujeres”: son mujeres, casi siempre, de una determinada clase social, con unos determinados intereses, gustos y actitudes, que se mueven en unos determinados entornos, con un nivel adquisitivo, creo, un tanto por encima de la media argentina… y de casi todos los países en los que sus tiras han tenido éxito) en un todo, para solaz de quien necesita categorías totalizantes para desenvolverse con comodidad en la vida.
No sé, yo creo que con Mucho ruido y pocas nueces ya se dijo, y sobradamante bien, todo lo que se podía decir al respecto en el terreno de la comedia de género.
Para mí Maitena aporta exactamente lo mismo que “Escenas de matrimonio” y me hace exactamente la misma puta gracia: 0. Pero entiendo que en una sociedad empecinada en mantener diferencialidades, no importa lo artificiales que sean, y en la que de lo que se trata es de que parezca que las cosas cambian para que en realidad no cambie nada, este tipo de productos gocen de éxito.
Pero, bueno, yo es que vivo con una mujer que no tiene nada de maquillaje en casa, ni una mala barra de labios, por ejemplo, así que me resisto a creer que lo que nos venden como facetas de la naturaleza femenina no son sino atributos socialmente impuestos hasta el punto de ser autoasumidos como inherentes a la propia condición biológica. Lo cual es muy triste, aunque sólo cuando se es (o se quiere ser) consciente de ello. Y es bien sabido que la ignorancia es, si no el más importante, al menos uno de los ingredientes más relevantes de la felicidad. O al menos de la autocomplaciencia.
Aunque si no se fuera aunque sea sólo un poquito consciente de la artificilidad de todo este tipo de situaciones que nutren las viñetas de Maitena… ¿harían gracia?

Lemmytico
Lector
Lemmytico

 Amen a todo Jorge.

Ocioso
Lector
Ocioso

Jorge, deberías leer Moderna de pueblo. Es muy probable que te explote la vena de la frente.

Spirit
Lector
Spirit

Pues amén a todo lo que ha dicho jorgenexo con un matiz; a mí sí que me hace gracia leer chistes sobre tópicos, sean sobre mujeres, sobre gays o sobre frikis, más si quien los vierte pertenecen a esos mismos colectivos.

Lo que pasa es que estas mujeres alteradas son sólo eso, chistes sobre tópicos, y no va más allá. Y después de 14 cansan.

Cualquiera que haya tenido una relación mínima con cualquier mujer puede ver reconocible alguna tontería de las que Maitena escribe, pero sabrá que bajo la aparencia graciosa y superficial no hay nada más que lo conecte con la realidad. Vamos, yo sólo veo en Maitena a mujeres estúpidas,neuróticas y superficiales, y por fortuna no es lo que abunda.

Yo creo que MODERNA DE PUEBLO, siguiendo un poco la estela, está bastante mejor. Lástima que la dejaran de publicar en EL JUEVES (Por qué???)

Ocioso
Lector
Ocioso

Joooooder, Armin. No conocía el anuncio de los cojones y me he quedao pallá.
Impagable el texto que le acompaña: “…hay signos de violencia de género”
¿Signos? ¡Pero si la ha sentado en el sofá de una hostia!
Pues nada, si su marido le pega conviertale en un alcoholico, que todos sabemos que es algo que viene muy bien.
¿Y la consejera matrimonial?
Flipante.

Juan Luis Daza
Autor

 Pero lo mejor es la cara de la mujer tras el bofetón como de “¡Jolín, qué fastidio!”.

jorgenexo
Lector
jorgenexo

Jorge, deberías leer Moderna de pueblo.
No, si he leído a Moderna de pueblo (incluso la sigo en Facebook) y entiendo mejor las alabanzas que recibe que sus críticas. Yo he leído Maitena en El País durante todo el tiempo que la publicaron y no me disgustaba: gracia no me hacía, pero me parecía curioso. Como Moderna de Pueblo. Y es absurdo posicionarse netamente en contra del humor de género porque, realmente, es cuasi omnipresente: pretender disfrutar de Friendes o Seinfeld sin tener en cuenta el juego de toda la vida de “los tíos somos así y las tías asao” es ridículo.
Pero que constituya la esencia, la razón de ser, de una obra… No sé: es como ver a Lena Dunhan con poca ropa en su GIRLS: la primera y la segunda vez dices, ole tus güevos, tía, luciendo sin tapujos ese cuerpo-botijo que el señor ha tenido a mal darte… para la sexta o la séptima ya no sabes muy bien si la tía muestra sus poco apetitosas carnes porque así lo requieren las escenas o las incluye en el guión porque sabe que uno de los elementos del éxito de la serie son las apariciones de su directora-guinista-productora-protagonista follando y/o con apenas ropa. Cuando un elemento se vuelve recurrente hasta el punto de ser definitorio de un producto creativo… deja de ser un recurso para convertirse en leit motiv.
Y pido perdón por haber citado a GIRLS (y no he sido el primero) en esta web de machos adictos a Juego de Tronos, Breakin Bad, Sons of Anarchy y… Hora de Aventuras.

Ocioso
Lector
Ocioso

Armin Tamzarian ha comentado: Pero lo mejor es la cara de la mujer

Laurita Valenzuela. Un bicho mu malo.

jorgenexo
Lector
jorgenexo

Hostia, sí: yo tampoco conocía el anuncio y es… mundial.

Spirit
Lector
Spirit

Yo sí conocía el anuncio, así que lo he flipado menos. Tengo algunos tebeos Bruguera de esa época cuyos chistes (realizados por firmas como Vázquez, Ibáñez, Nadal, Gin…) serían hoy en día impublicables.

Y muy mal por haber citado GIRLS. La serie que lo peta entre los hetero-sensibles-conalgúnramalazo es SMASH.

Lemmytico
Lector
Lemmytico

A mí no me molesta que haya chistes sobre tópicos. Casi todos los chistes, en realidad, versan sobre tópicos. El problema es cuando se quiere hacer pasar esos mismos tópicos por algo muy moderno, muy a la última o por profunda reflexión sobre la condición humana. Me pasa lo mismo con Modern Family.

Amen de lo del cansineo, que ya habéis comentado.

Juan Luis Daza
Autor

 Y pido perdón por haber citado a GIRLS (y no he sido el primero) en esta web de machos adictos a Juego de Tronos, Breakin Bad, Sons of Anarchy y… Hora de Aventuras.

Pse, no me das envidia, yo vi en su momento bastantes capítulos de Queer As Folk, pero la versión americana, que eran más guapos.

Ocioso
Lector
Ocioso

El humor es siempre a costa de alguien, y los tópicos son generalizaciones de alguienes.
Es normal que el maridaje entre humor y tópicos sea tan fructífero.

Liponidas
Lector
Liponidas

Pues a mí me divierte bastante. Es cierto que leídas de seguido agotan el gag, o que cae en tópicos…y? que tiene eso de malo. El 90% de los seguidores de ZN leemos cómics de superhéroes, no hay más tópico que eso? Bueno es afectado por Malo que luego de unas hostias es vencido para volver a insistir varios números más adelante.

Maitena pierde mucho al ser españolizada, porque leídas como fueron escritas, es decir, como el de mujer porteña de clase media que tiene ese aire vacilón, exagerado y chulesco de los porteños, se entiende mejor. En todo caso, a muchas mujeres que conozco les divierte esa autoparodia y yo se lo regalé a mi pareja con mucho éxito.

Es una tira diaria, no es fácil hacer chistes cada día eh? Igualmente les recomiendo Liniers, otro palo muy diferente en la forma de hacer tiras diarias.

Por cierto Jorgenexo, la ignorancia no es la panacea contra la infelicidad amigo, no lo es.

Saludos

Mr. X
Lector
Mr. X

 A mi me gustan Girls y Moderna de pueblo, hasta cierto punto; curiosamente, mi señora no soporta ni a una(s) ni a otra, así que son algo así como un vicio privado. Maitena me resulta un tanto, no sé, anticuada, pero probablemente se deba a que las dos primeras reformulan los mismos tópicos de una manera más reconocible para mí, por motivos generacionales. 

samanosuke
Lector

Y pido perdón por haber citado a GIRLS (y no he sido el primero) en esta web de machos adictos a Juego de Tronos, Breakin Bad, Sons of Anarchy y… Hora de Aventuras.

Pse, no me das envidia, yo vi en su momento bastantes capítulos de Queer As Folk, pero la versión americana, que eran más guapos.

Yo también vi la primera temporada de Queer as Folk y, en contra de lo que muchos conocidos pensaban, no me hice homosexual ni nada (igual que viendo Sexo en Nueva york no me bajó la regla). La serie psché, más fama que calidad, no sé qué tal estará la original, porque esta de rompedora tenía (chiste aparte) poco.

Lemmytico
Lector
Lemmytico

  El 90% de los seguidores de ZN leemos cómics de superhéroes, no hay más tópico que eso?

Esta frase es más tópica que los tebeos de superhéroes, sin ir más lejos.

Liponidas
Lector
Liponidas

Pues por eso mismo!

Ocioso
Lector
Ocioso

Pues a mí me parece otro tópico.

Retranqueiro
Lector
Retranqueiro

  Y pido perdón por haber citado a GIRLS (y no he sido el primero) en esta web de machos adictos a Juego de Tronos, Breakin Bad, Sons of Anarchy y… Hora de Aventuras.

Yo soy de los de Juego de Tronos. Y no paré de darle la tabarra a mi novia hasta que vimos la serie juntos. Pero tampoco tengo empacho en ver las que le gustan a ella, como Sexo en Nueva York o Cinco Hermanos.

Y me encantaba Ally McBeal.

Y telita el anuncio, joder. Pero a mí también me suena de haberlo visto no hace mucho. Igual lo pasaron por algún programa de la tele recientemente… Pero, macho, no hay por dónde cogerlo. No ya por lo de “si no quieres que tu marido te hostie (¡y con razón!) lo que tienes que hacer es darle su copita; y mientras la paladea se la vas chupando”; es que ese marido, esa mujer, la adivina, la bola de cristal que sintoniza haciendo el mismo pitido que los goles del Carrusel…

jorgenexo
Lector
jorgenexo

Por cierto Jorgenexo, la ignorancia no es la panacea contra la infelicidad amigo, no lo es.

Euh… pues no. Yo he dicho, de hecho, (casi) exactamente lo contrario: no que sea la panacea, pero casi. Uséase, a mayor ignorancia, mayor felicidad. Es un hecho yo diría que científicamente contrastable, independientemente de que ciertos grados o modos de conocimiento puedan aportar su grado de felicidad, divertimento o disfrute. Pero en términos generales, cuanto menos sabes, más feliz eres. Y más molas, poniéndonos a tono con el devenir del post, a las tías.

jorgenexo
Lector
jorgenexo

Por cierto, retranquierio: puta mierda Alimacbil. Mira, “eso” sí que me hizo reventarme la vena de la frente las escasas ocasiones que le presté un poco de atención.

Ocioso
Lector
Ocioso

Pues a mí Calista me tenía enamorado. Era una cosita tan insustancial…

Retranqueiro
Lector
Retranqueiro

 Pues yo me echaba unas risas. 

jorgenexo
Lector
jorgenexo

¿No iba, básicamente, de una abogada de éxito desquiciada porque ella lo que realmente quería era ser mamá?

Khonshu
Lector
Khonshu

 ¿No iba, básicamente, de una abogada de éxito desquiciada porque ella lo que realmente quería era ser mamá?

básicamente

jorgenexo
Lector
jorgenexo

¿Y no se vendió, en determinados medios, como una serie “feminista”?

Ocioso
Lector
Ocioso

Eso era para vender la serie. En realidad era David E. Kelly haciendo la versión en comedia de Picket Fences.

Retranqueiro
Lector
Retranqueiro

 ¿No iba, básicamente, de una abogada de éxito desquiciada porque ella lo que realmente quería era ser mamá?

¿Y no se vendió, en determinados medios, como una serie “feminista”?

A lo primero, sí. O, al menos, esa era su fachada. De lo segundo ya no estoy seguro pero, vamos, no me extrañaría lo más mínimo.

Ahora bien, a mí esa supuesta faceta de la serie siempre fue lo que menos me interesó. Aparte de que, a estas alturas, ese tipo de propaganda ya sabemos que se suele quedar en eso; propaganda.

A mí lo que realmente me gustaba de la serie era su lado absurdo. Todo lo que tenía que ver con los casos, los jueces, los clientes y los miembros del bufete; con sus manías, rarezas, visiones y aforismos. Eso es lo que me gustaba. Y cuanto más absurdo, mejor. De hecho, la serie cayó en picado cuando todo ese supuesto drama existencial de la protagonista comenzó a fagocitar el lado absurdo de la serie.

Pero supongo que, además, depende de que filtro apliquemos a lo que vemos. Para mí era un divertimento con buenos momentos y, la verdad, nunca me fijé demasiado en el tipo de mujer (y por ende, de sociedad) que podía transmitir. Supongo que es un poco como lo que tú mismo comentabas hace poco referido a las pelis de Disney; que como productos de entretenimiento y evasión son la leche, pero que a poco que se rasque en el mensaje que envían el tufo que emanan es de lo más rancio.

Por poner un ejemplo. Mi novia. Disfruta viendo Sexo en Nueva York. Y en absoluto le parece una gran serie. Ella no es, precisamente, una tía fashion; odia las faldas, apenas se maquilla (sólo en ocasiones especiales; y, aún así, se limita a una base hidratante, sombra de ojos y una pizca de barra de labios de lo más discreto), y aborrece el  pijerío, la superficialidad y el ir de compras… ¿Entonces qué narices ve en una serie sobre cuatro pijas de Nueva York amantes del lujo, los cócteles y las sandalias de Manolo Blanik? Ella no repara en eso; ella lo que ve (y lo que, por tanto es, para ella, el leiv motiv de la serie) son cuatro mujeres que, por encima de todo, son amigas. Y que lo son de manera desinteresada y, por tanto, pase lo que pase, siempre se van a apoyar las unas a las otras. O sea, para ella no es una serie sobre el lujo, o el sexo, o el amor, sino sobre la amistad verdadera. Y por eso le gusta. Más o menos lo mismo que con Cinco Hermanos, sólo que si en aquella el tema central es la amistad, en esta lo es la familia.

Lo que quiero decir con este rollo es que, a veces, lo único que le pido a una serie es que esté bien hecha, me entretenga y me evada. Si lo consigue, paso de mensajes y moralinas. A no ser, claro, que estos sean tan descarados o malintencionados que impidan cualquier posible disfrute.

jorgenexo
Lector
jorgenexo

No, si llevas toda la razón; yo no tengo problemas en dejar de lado determinados prejuicios a)  atendiendo al contexto histórico en el que una obra ha sido realizada -por ejemplo El hombre tranquilo- b) o si la obra contiene otros ingredientes que hacen que me valga la pena si no obviarlos al menos pasarlos a un segundo plano – lo que comentas con Ally McB es aplicable a Friends, por ejemplo: en el fondo, pese a sus promiscuidades, no dejan de ser, al menos cuatro de los seis, peña ultraconvencional cuyo objetivo principal en la vida es casarse y formar una familia standard. Si el guión lo vale, situaciones como el album que ha ido Mónica conformando toda su vida con miras a preparar su boda ideal (vestidos, tartas…) se trocan de ridículas a geniales.
Al final, cada cual traga con lo que quiere; yo, con Ally McBeal (o Sexo en Nueva York o Mujeres desesperadas, a las que llegué a prestar bastante atencíón dada la repercusión y positivas críticas de ambas series, sobre todo en sus inicios) no pude.

al omar
Lector
al omar

Humor de revista de tendencias.

No se puede caer más bajo ni queriendo.

Ocioso
Lector
Ocioso

Eso, lo que dice Retranqueiro.
Ally McBeal era el reverso frívolo de Picket Fences, pero los personajes absurdos, las situaciones rocanbolescas y las ingeniosísimas argumentaciones de los juicios eran del mismo palo. Si PF era una tragicomedia, AMB era una comeditragedia.
Evidentemente PF era una serie mucho mas sólida, pero AMB también tenía sus cosas. Sobre todo las que no tenían que ver con la protagonista.