Tif y Tondu 01 y 02, de Tillieux y Will

La llegada de Maurice Tillieux a la colección Tif et Tondu le aportó unos argumentos sólidos, más cercanos al thriller, con un tono humorístico muy personal que aumentó exponencialmente la aventura y la diversión. Will seguía realizando un trabajo artístico muy efectivo y lleno de detalles.

Por
10
1818

Edición original: Tif et Tondu, l’intégrale. Sur la piste du crime y Tif et Tondu, l’intégrale. Enquêtes à travers le monde (Éditions Dupuis. Septiembre, 2007 y abril, 2010)
Edición nacional/España: Tif y Tondu. Tras la pista del crimen y Tif y Tondu. Investigaciones a través del mundo. Dolmen Editorial. Diciembre, 2020 y marzo, 2021
Guion: Maurice Tillieux
Dibujo: Will (Willy Maltaite)
Traducción: Alfons Moliné
Formato: Cartoné, 160 páginas. 29’95€ c/u

Investigando la pista del crimen a través del mundo

“Sir, tengo un informe que hacer sobre un racimo de plátanos que caminaba solito. ¡Me ha agredido y me ha tirado al agua!”

Hay series que, a pesar de ser muy conocidas, extraordinariamente longevas y merecedoras de buenas críticas, no nos resultan atractivas o simplemente no despiertan nuestra curiosidad. Tif et Tondu era una de ellas para mí. Sin embargo, su inclusión en el sello Fuera Borda de Dolmen Editorial y el reclamo de Maurice Tillieux como guionista hizo que me acercara a los dos álbumes recopilatorios que han editado recientemente y la verdad es que no me arrepiento en absoluto.
El trabajo gráfico de Will (Willy Maltaite), que tantas reticencias me provocaba, me ha parecido muy adecuado y enormemente acertado y las historias del creador de Gil Pupila son iguales e incluso mejores que en aquella serie y sus diálogos humorísticos excepcionales.

Pero Tif y Tondu no es una serie creada por Maurice Tillieux, ni tan siquiera por Will, aunque el segundo haya dibujado la inmensa mayoría de las tramas de esta pareja de amigos aventureros. En realidad la serie nació en 1938 de la mano del casi desconocido Fernand Dineur (1904-1956) y se estrenó en el primer número del Journal de Spirou del 21 de abril de ese año. La serie consta de noventa y dos historias con una longitud que puede variar desde una página a setenta y dos estando, casi todas, recopiladas en cincuenta y tres álbumes.
En las primeras seis semanas de la serie solo aparecía Tif, un fornido y calvo trotamundos, que encuentra su socio, el barbudo y forzudo Tondu, tras naufragar en una isla y ser rescatado por este. A partir de entonces la pareja de detectives amateurs será indisoluble y se enfrentarán a innumerables retos.

En sus diez primeros años, la colección se estructura a base de episodios semanales que mantienen un leve esquema de aventuras autoconclusivas. Fernand Dineur se encarga del guion y del dibujo en las primeras veintidós aventuras y Will se incorpora como artista en la vigésimo tercera, titulada Le mystère de Beersel (1949). No es hasta el número 685 de la revista Spirou, de 1951, cuando empieza el primer caso con un esquema susceptible de ser editado en álbum, se trata de la historia titulada La villa “sans soucci” que escribirán Dineur y Henri Gillain y que seguirá dibujando Will. El creador de los personajes se encargará de un argumento más y lo relevarán, primero Albert Desprechins – solo en la historia siguiente – y más adelante Maurice Rosy (1927-2013) que permanecerá durante doce álbumes, una veintena de aventuras y cerca de catorce años… siempre secundado por el incombustible Will. El dúo formado por Rosy y Will le dan a este período el estilo definitivo de la colección, añaden el personaje antagonista llamado Monsieur Choc y consolidan una temáticas detectivesca y aventurera.
Es en el final de esta etapa, cuando en 1968 se incorpora Maurice Tillieux a la escritura de los argumentos y de los diálogos, que la editorial Dolmen ha iniciado la publicación de sus dos recopilatorios editados hasta la fecha. Concretamente la colección en castellano se estrena con la aventura titulada La sombra sin cuerpo (1968) publicada entre los números 1602-1622 de la revista Le journal de Spirou y que luego será el decimosexto álbum de la serie.

Maurice Tillieux escribe doce álbumes de la colección, concretamente del número dieciséis (L’ombre sans corps) al veintisiete (Les pase-montagnes) para ser substituido en 1979 por Stephen Desberg. La serie perdurará hasta 1997, con diferentes equipos creativos y en 2019 el tándem formado por los hermanos Hincker – conocidos como Robber y Blutch – son los que publicarán en la revista de Dupuis una recreación personal de la serie titulada Tif et Tondu. Mais où est Kiki? que ha sido editada en álbum en el 2020.
Existe además una serie derivada que se titula Monsieur Choc, escrita por Stéphan Colman y dibujada por Éric Maltaite, de la que se han publicado tres álbumes, aquí editados por Norma. En este enlace tenéis una excelente reseña de este spin off a cargo del gran Alejandro Ugartondo.

Estos dos tomos recopilatorios de Dolmen Editorial, en concreto, contienen los siguientes álbumes de la serie:

Tomo 01:
L’ombre sans corps (1968) de Tillieux y Will. Editado en álbum por Dupuis en 1970
Tif et Tondu contre le Cobra (1969) de Tillieux y Will. Editado por Dupuis en 1971
Le roc maudit (1970) de Tillieux y Will. Editado en álbum por Dupuis en 1972
Tomo 02:
Sorti des abîmes (1971) de Tillieux y Will. Editado en álbum por Dupuis en 1972
Le scaphandrier mort (1973) de Tillieux y Will. Editado en álbum por Dupuis en 1974
Tif et Tondu à New York (1974) de Tillieux y Will. Editado por Dupuis en 1975

Que corresponden a los álbumes #16,17,18,19,21 y 23 de la colección regular. En tomos posteriores la editorial recopilará los dos álbumes que han quedado sorprendentemente en el tintero y también el resto de la producción de este equipo tan compenetrado que forman Maurice Tillieux y Will.

Argumentalmente, Tillieux sumerge a sus protagonistas en el thriller más desenfrenado. Son peripecias audaces que mezclan las persecuciones con el slapstick; son casos que aúnan el whodunnit con el hard-boiled más ortodoxo. Humor, aventura, misterio y violencia están mezclados con una enorme sabiduría y el conjunto rebosa un tono socarrón que nos remite inevitablemente a los mejores momentos de Gil Pupila. Todo esto sazonado por chistes malos, evidentemente escritos a sabiendas, en un curioso ejercicio de estilo que consigue hacernos reír con el humor malo.

Y por otra parte, si la colaboración de Maurice Rosy en la serie Tif et Tondu será especialmente recordada por la creación del villano recurrente Monsieur Choc; la de Maurice Tillieux lo será por la incorporación de la condesa Amélie d’Yeu, más conocida como Kiki. Este personaje secundario, que adquirirá un protagonismo análogo a los dos personajes de dan nombre a la colección, se caracteriza por su belleza, por su abundante fortuna económica y por un carácter valiente y decidido. En algunos momentos la carismática Kiki es víctima de chistes de evidente contenido machista, del todo inaceptables en nuestro días pero que no desentonan con otros proferidos por los protagonistas burlándose de la calvicie de Tif o las barbas de Tondu, por ejemplo. Es el resultado de un tono general plagado de humor grueso, que no entiende de susceptibilidades ni de normas establecidas por lo políticamente correcto. Y sin embargo, esto no nos ha de distraer del enorme avance que supuso la incorporación de un personaje como la condesa, económicamente independiente, con ideas propias y que a menudo toma la iniciativa sin esperar la opinión de los hombres implicados. La condesa Amélie d’Yeu es de la misma generación y está construida con la misma pasta que otras grandes protagonistas de la bd como Comanche o Laureline, por ejemplo.

Primera aparición de Kiki en el álbum Contra Cobra

Por último, refiriéndonos al apartado argumental de esta etapa de la serie, querríamos subrayar un hecho que puede pasar desapercibido para algunos lectores más jóvenes o despistados. En 1968, cuando Maurice Tillieux toma las riendas de esta serie, faltaban unos trece años para que la cadena generalista estadounidense NBC estrenara la serie televisiva Remington Steele, unos catorce para El coche fantástico o unos quince años para que la ABC presentara el primer capítulo de El equipo A y diecisiete para Luz de Luna
Si hacen un repaso de los argumentos de algunos de sus capítulos se darán cuenta de las similitudes que tienen con los aquí reseñados y, sobre todo, destaca la coincidencia en el tono general. Si a esto le añadimos la duplicación de ideas que tanto Georges Lucas como Steven Spielberg han cometido en sus filmes de obras como Valerian, Spirou y Fantasio o Gil Pupila, empezaremos a darnos cuenta de la enorme importancia que la bd de aquella época ha ejercido en la cultura audiovisual norteamericana de finales del siglo pasado. Lo apuntamos brevemente aquí para recordarlo a nuestros lectores y para situar en su adecuado contexto una obra como Tif et Tondu.

Ejemplos de la calidad artístico-narrativa de Will que podemos ver en estos dos tomos.

En el apartado gráfico, es donde la serie sorprende más. A primera vista el estilo de Will parece tosco, incluso descuidado. Pero a medida que uno se va concentrando en la trama, nota que va recibiendo la inestimable ayuda de este artista nacido en la localidad belga de Anthée, que nos va acompañando en toda la historia y nos va guiando de manera precisa, agradable y exacta por todos los vericuetos argumentales que el escritor de Huy (Bélgica) nos propone. Will parece poder dibujar cualquier cosa que los malvados y perversos guionistas le propongan; desde puertos brumosos de carácter británico, a selvas tropicales y laberínticas, desde la inmensa y amenazante profundidad del océano a los lúgubres castillos sajones de ambas lindes del Canal de la Mancha.
Se compara su estilo con el de Jijé más humorístico o mejor con el de Uderzo, pero a mí me parece un claro exponente de esta segunda división de la escuela clásica franco-belga que también podría incluir a figuras de tanto calado como Jean Tabary, Willy Lambil o el Peyo de Johan y Pirluit. Cuando además nos enteramos que monsieur Maltaite ayudó al gran Franquin a completar sus viñetas y que prácticamente toda una ciudad tan moderna y tan fashion como la del álbum Los piratas del silencio fue diseñada por el mismo, la admiración por su trabajo crece de una manera exponencial. Además, como hemos comentado hasta la saciedad, la narrativa de Will en estas seis historias constituye uno de los grandes atractivos de la recopilación.

La edición de estos dos tomos a cargo de Dolmen Editorial sigue los estándares de calidad que nos tiene acostumbrados la colección Fuera Borda. Los libros son en cartoné, tienen un tamaño adecuado están bien impresos y el papel es bueno. Cuentan, así mismo, con unos artículos explicativos muy interesantes y llenos de ilustraciones y ejemplos gráficos de la época de su publicación original. Constituyen una documentación indispensable que nos ayuda a conocer y a amar aún más está época gloriosa de la cultura europea y de la bd en particular. El precio de cada tomo es razonable.

Esta etapa de Tif y Tondu constituye una auténtica edad de oro de la serie. La perfecta compenetración entre los alocados argumentos de Maurice Tillieux y la destreza narrativa de Will nos permiten asistir a aventuras apasionantes y divertidas. La inclusión de un personaje femenino carismático y lleno de matices aumenta el interés y nos hace recomendar esta edición como una de las colecciones imprescindibles para los amantes del cómic franco-belga y para los buscadores de obras de calidad. El hecho de que aún falten dos tomos más de esta colaboración es un motivo de alegría que nos permite exclamar: ¡Qué siga la fiesta!

Salut!

Lo mejor

• La excelente compenetración entre Tillieux y Will.
• El humor único e inimitable del creador de Gil Pupila.
• Los detalles de ambientación de cada aventura.

Lo peor

• El salto cronológico de dos álbumes de la colección original.

Edición original: Tif et Tondu, l’intégrale. Sur la piste du crime y Tif et Tondu, l’intégrale. Enquêtes à travers le monde (Éditions Dupuis. Septiembre, 2007 y abril, 2010) Edición nacional/España: Tif y Tondu. Tras la pista del crimen y Tif y Tondu. Investigaciones a través del mundo. Dolmen Editorial. Diciembre,…
Guion - 9
Dibujo - 8
Interés - 8.5

8.5

Socarrón

Acertada recopilación de un clásico del comic europeo con argumentos emocionantes y divertidos con un arte detallista y muy eficaz

Vosotros puntuáis: 8.34 ( 12 votos)
10 Comments
Antiguos
Recientes
Inline Feedbacks
View all comments
Nippur
Nippur
Lector
15 abril, 2021 18:53

Gracias por la reseña. Es una serie para redescubrir. ¿Tienes idea si la etapa de Rosy y Will, más allá de su publicación en Francia, tiene alguna edición en inglés o italiano?

Nippur
Nippur
Lector
En respuesta a  Tristan Cardona
17 abril, 2021 1:20

Muchas gracias por tu respuesta tan precisa. Un gran abrazo.

Lono
Lono
Lector
16 abril, 2021 11:11

Es de esperar que cuando acabe la etapa con guiones de Tillieux, Dolmen siga con las de Rosy y Desberg. Yo creo que es cuestión de tiempo que acabe saliendo todo aquí…

Ignacio Yebra
Ignacio Yebra
Lector
16 abril, 2021 11:28

Como funcione como Casacas Azules me da un infarto porque el primero me ha gustado mucho.

Lono
Lono
Lector
En respuesta a  Ignacio Yebra
16 abril, 2021 12:59

Precisamente Casacas Azules parece que funciona bien, que van 14 tomos ya. Y por los comentarios que se ven por las redes y las reseñas positivas, creo que la gente está muy ilusionada con Tif y Tondu, así que no debería haber problemas en ir completando la colección. Crucemos los dedos por si acaso…

Ignacio Yebra
Ignacio Yebra
Lector
En respuesta a  Lono
16 abril, 2021 13:29

Por eso lo digo, por eso. Como me toque comprar otros 14 tomos de esta colección me da un síncope.

Lono
Lono
Lector
En respuesta a  Ignacio Yebra
16 abril, 2021 14:35

Ah, vale; no te había entendido. ¿Te gusta mucho pero no quieres que funcione y saquen mas tomos? Ya sé que supone más gasto, y más montaña de pendientes, pero me resulta curioso cómo lo enfocas; yo estoy deseando que funcione y saquen más…

Ignacio Yebra
Ignacio Yebra
Lector
En respuesta a  Tristan Cardona
17 abril, 2021 0:01

A mí me gustó mucho el segundo, me pareció que estaba a la altura de los mejores de Lambil, o casi.

El primero se me hizo más bola. Entendí que en su momento empezaran con el tercero y dejaran estos para más adelante.