The Shadow 1941: La astróloga de Hitler

Por
4
923
 
the-shadow-la-sombra-1941-la-astrologa-de-hitler

Edición original: The Shadow 1941: Hitler’s astrologer (Dynamite entertainment).
Edición nacional/ España: Planeta cómic.
Guión: Denny O’Neil.
Dibujo: Mike W. Kaluta.
Entintado: Russ Heath.
Color: Mark Chiarello, Nick Jainschigg, John Wellington.
Formato: Novela gráfica en tapa dura, 64 páginas.
Precio: 15, 95 Euros.

 

La Sombra (The Shadow) es un personaje creado en la década de los años 30 originalmente para la radio pero que consiguió sus máximas cotas de popularidad en otro medio: los pulp. Estas novelillas baratas de papel basto ofrecían aventuras y divertimento a menudo de dudoso gusto para la moral imperante de la época. Junto a otros personajes como Doc Savage, el Vengador o The Black Bat, la Sombra reinó en los pulp, contando con cientos de novelas, hasta el declive de dicho medio. Pero permaneció en el recuerdo de los aficionados. Después de todo, un personaje tan popular como el mismísimo Batman le debía mucha inspiración (de hecho, la historia del Detective Comics número 27, la primera aparición del hombre murciélago era un plagio bastante descarado de una novela de La Sombra), el propio Orson Wells llegó a ponerle voz en sus seriales radiofónicos, y contó con seriales cinematográficos y serie de televisión propia.

En los años 60, Archie comics recuperó al personaje para el medio que nos incumbe. Lo hizo con una curiosa visión muy adulterada y cercana a los superhéroes musculosos de trajes coloristas con los que poco tenía que ver el tétrico aunque teatral alter ego de Lamont Cranston. Aquello no funcionó y se convirtió en algo más bien anecdótico a recordar solamente en estos repasos a la longeva trayectoria del personaje.

En la década de los 70, cuando Marvel y DC buscaban nuevos géneros que explorar habiendo conquistado ya el superheroico, ambas probaron adquiriendo licencias de personajes del pulp. Y así, la casa de las ideas nos presentó series protagonizadas por Conan, por Doc Savage, o en las que el oponente era el maligno Fu-Manchú. Y DC puso a Denny O´Neil, su guionista estrella de aquellos momentos, a escribir nuevas historias de aquel oscuro personaje con sombrero de ala ancha, dos pistolas, capacidades hipnóticas y una postura respecto al crimen similar a la de Punisher. Aquella andadura de The Shadow quedó para la posteridad y será siempre recordada por los apenas cinco episodios en los que O’Neil colaboró con el artista Michael W Kaluta. Allí se alejaron de la versión camp de Archie comics, y recuperaron al terrible vigilante original que libraba a los ciudadanos del New York de los años 30 mediante métodos expeditivos y soltando macabras risotadas, ayudado de una legión de agentes a los que trataba casi como a esclavos. Sin embargo, una vez que ambos autores (primero Kaluta y luego O’Neil) abandonaron la serie, está cerró alcanzando solo las doce entregas a pesar de contar con otros autores como Frank Robbins y Michael Uslan (éste posteriormente productor de todas las películas de Batman que se han rodado desde entonces hasta la fecha).

Shadow 1

En los años ochenta, DC volvería a apostar por el personaje con una magnífica miniserie, que transcurría en aquella misma década escrita y dibujada por Howard Chaykin, redefiniendo al personaje para la época. Aquello dio lugar a una serie abierta, algo olvidada y a reivindicar, con guiones de Andy Helfer y dibujos de Bill Sienkiewicz y Kyle Baker. Posteriormente el personaje gozaría de otra colección regular dibujada por el fallecido Eduardo Barreto (The Shadow Strikes) en la que se volvían a contar aventuras suyas de los años 30.

Pero curiosamente, a pesar de ser DC quien editaba todo este material, en medio de todo esto, en 1988, apareció una novela gráfica de Marvel en la que O’Neil y Kaluta volvían a aunar esfuerzos ahora en la competencia para contarnos una historia de La Sombra situada en 1941. Es precisamente esta misma novela gráfica, reeditada y remasterizada en Estados Unidos por Dynamite Entertainment, de la que hoy vamos a hablar. Y es que, tras DC, las aventuras en cómic del personaje migraron a Dark Horse coincidiendo con la discreta pero muy disfrutable película que se dedicó al personaje en 1994. Allí Kaluta se reencontró con Kent Allard (según Chaykin el autentico nombre del personaje) guionizando varias miniseries y dibujando la adaptación de dicho film. Pero a pesar de todo, La Sombra no parecía acabar de cuajar en el cómic.

Sin embargo, en 2011 la mencionada Dynamite entertainment se hace con los derechos y va lanzando poco a poco una batería de miniseries, especiales y crossovers a cargo de gente tan reputada como Garth Ennis o Matt Wagner. Y como decíamos, deciden reeditar restaurada esta novela gráfica, esta curiosidad que publicó Marvel hace más de 25 años a cargo de su equipo creativo más recordado, brindando así a los lectores en castellano la oportunidad de por fin disfrutarla en su versión de editorial Planeta.

¿Y qué nos ofrece, entrando por fin en materia, La Astróloga de Hitler? Bueno, más que una clásica historia pulp de The Shadow aquí nos encontramos con un relato de espionaje de época -en el que La Sombra sólo es un elemento más- con importantes personajes históricos actuando de secundarios. En lugar de transcurrir en sus habituales años 30, entramos ya en la siguiente década, en 1941, con la segunda guerra mundial ya comenzada, pero en ése momento en el que ni Estados Unidos ni la Unión Soviética todavía participaban en el conflicto contra el eje. Precisamente los hechos de la historia aquí contada pretenden, dentro de la ficción, ser los que terminaron desencadenando que una de esas potencias se decidiese, o se viera obligada, a intervenir en la contienda.

1

O’Neil nos hace un fascinante retrato de esos años, con americanos por-nazis, algunos de ellos de ascendencia Irlandesa. Con las diversas interacciones entre los miembros de la cúpula del gobierno nazi, sus rivalidades, las fascinación de unos por el ocultismo, el desagrado de otros por ello y la instrumentalización de otros de toda esta circunstancia. La Sombra y sus agentes tendrán por tanto miras más altas que enfrentarse a criminales de a pie ni a villanos de folletín, y manipularán los destinos de naciones enteras, y por ende el del mundo en los siguientes años.

Se nota que la obra en cualquier caso es hija de su tiempo en varios aspectos. Por un lado, está la importancia que cobra Rudolf Hess, delegado del Reichsführer y amigo personal de Hitler. Hess había fallecido un año antes cumpliendo cadena perpetua en la prisión de Spandau, y es fácil deducir que a O’Neil probablemente se le ocurriese la idea de esta historia leyendo acerca de la vida del Nazi cuando se dio la noticia de su fallecimiento. Por otra parte, en 1988 continuaba la guerra fría iniciada en los 50, y es fácil ver esto en el juicio de valor y revelaciones que se hacen acerca del régimen soviético, presentándolos como una maldad potencialmente mayor que la Nazi. Ya sabemos que los alemanes, parece decirnos O’Neil, eran malignos en los años 30 y 40. Pero hay que denunciar que los comunistas, que siguen en vigor, son una amenaza incluso más perversa, da la impresión que es la moraleja.

Independientemente de todo esto, el guión está muy bien trabajado e hilado. Pero la estrella es sin duda Mike Kaluta, que con las tintas de nada menos que Russ Heath nos ofrece un trabajo apabullantemente sólido y sobrio, cosa que no lastra para nada las trepidantes escenas de acción. Estéticamente da la impresión de estar más ante un álbum europeo que ante un comic-book USA. Tal vez el tipo de color aplicado sea lo que más delata que esto no es así. Ignoro si son estos los colores originales de la novela gráfica Marvel o si al remasterizarla se ha introducido unos nuevos. Pero, siendo excelentes, tal vez no acaben de ser los adecuados para la obra, parecen demasiado modernos, por quejarnos de algo. Las pegas sin embargo, tal vez vengan más por el tema del precio. Escasas páginas parecen para casi dieciséis euros, a pesar de la tapa dura. Pero lo cierto es que se trata de una lectura densa y gratificante, alejada del decompresive storytelling predominante, y que da para tanto rato como otros tomos actuales de precios similares.

Entre este tomo y que Planeta anuncia la edición del Grendel Vs The Shadow, los seguidores del personaje estamos de enhorabuena. Quizá incluso mejoren las cosas y podamos ver por aquí esos episodios escritos por Garth Ennis y publicados por Dynamite en EEUU.

  Edición original: The Shadow 1941: Hitler's astrologer (Dynamite entertainment). Edición nacional/ España: Planeta cómic. Guión: Denny O'Neil. Dibujo: Mike W. Kaluta. Entintado: Russ Heath. Color: Mark Chiarello, Nick Jainschigg, John Wellington. Formato: Novela gráfica en tapa dura, 64 páginas. Precio: 15, 95 Euros.   La Sombra (The Shadow) es…
Guion - 8
Dibujo - 9
Interés - 8

8.3

Vosotros puntuáis: 7.42 ( 4 votos)
4 Comments
Antiguos
Recientes
Inline Feedbacks
View all comments
AlbierZot
AlbierZot
Lector
6 mayo, 2015 13:30

Sólo por la premisa y los autores ya resulta interesante, junto al personaje y su entorno para ir de cabeza y el desarrollo y resultado lo convierten en un imprescindible. En comparación algo más denso y romo que los tebeíllos del mismo tandem, pero igual de intensos y bonitos de ver: ¡Kaluta!
Aprovecho para abundar en la recomendación de la etapa Helfer -post Sienky- junto a Kyle Baker, una absoluta maravilla.

manolin
manolin
Lector
6 mayo, 2015 17:00

Lo de Helfer, Sienky, Beker, etc… fué la leche, en una época, segunda mitad de los 80, en que lo que más se llevaba en DC era las re-interpretaciones de viejos personajes, lo más rupturistas y radicales posibles ,…..pero sin embargo para mí La Sombra que me gusta es la de O,Neill y Kaluta, la “clásica”, vamos, la de esta Novela Gráfica que pienso adquirir en breve…

jaque
jaque
Lector
8 mayo, 2015 18:42

Me encanta la Sombra, me encanta O’Neil, me encanta Kaluta, hace falta añadir algo más. Gracias por la reseña Sergio, el último párrafo entra desde ya en mis plegarias.