Semillas de ansiedad

Por
1
2558
 

Edición original: Akita Shoten .
Edición nacional/ España: ECC Ediciones.
Guión: Masaaki Nakayama.
Dibujo: Masaaki Nakayama.
Formato: Tomo A5, rústica con sobrecubierta, 136 páginas en B/N.
Precio: 8’95 €.

 

Llega el verano y consigo el calor. Unos cuantos, aprovechan a combatir el bochorno remojados en la playa o en la piscina y otros buscan la sombra sorteando como pueden la calima infernal. Pero como en todo, hay soluciones dispares al mismo problema, y diferentes culturas han mostrado ser lo suficientemente imaginativas y efectivas en aportar soluciones a esto del calor. En los países árabes, el té negro es considerado un remedio para combatir los sofocos, de hecho, ha de tomarse caliente en pleno verano. En los países latinoamericanos, el uso del picante contra el calor está muy extendido, ya lo dice el refrán: “Los alimentos que calientan la boca, enfrían en cuerpo”. Y claro está, Japón es uno de esos países que también ha aportado salidas al problema. Para ellos la solución está en contar historias de terror, para así olvidarse del calor. De hecho, durante esta época, es muy común ver una programación muy extensa de películas de miedo en la televisión japonesa. Tradición que pudiera haberse adaptado del Kimodameshi, costumbre cuyo origen se ha perdido en la leyenda, pero que data del período Heian o del período Edo, según qué fuentes. Y precisamente, eso vamos a hacer, hablaros de este manga de terror para que se os quite un poco el calor.

Semillas de ansiedad, capítulos de la portada es el primero de los tres tomos de la saga de terror de microrrelatos, que ha sido recientemente editado por ECC Ediciones en su propuesta de ampliar su interesante y acertado catálogo de manga. El ejemplar lo abre un desplegable que sintetiza el inquietante contenido en una sola imagen, una entidad mirándote y desgarrando el papel, un primer aviso de lo que le espera al lector.

El tomo, se divide en cinco secciones que agrupan los diversos microrrelatos del autor según la temática. La escuela, el primero de lo bloques, recoge cuatro historias relacionadas con el mundo estudiantil, donde aquellos recovecos solitarios y extraños del centro educativo cobran un halo de misterio y extrañeza. En Te sigo…, segunda sección temática del manga, se relatan historias donde entidades acosan a nuestros protagonistas y se nos plantea la pregunta de cómo resolver la situación cuando sin darte cuenta invitas a algo a entrar tu psique. La siguiente sección se llama Visitantes, donde las entidades harán sentir inseguros a nuestros protagonistas en sus propias casas., y ni las puertas ni las ventanas cerradas podrán hacer mucho por impedir esa inoportuna visita. El siguiente bloque de microrrelatos lleva por título Sombras al borde del camino, donde el autor juega con los límites de la visión humana, describiendo esos momentos en los que se ven cosas extrañas por el rabillo del ojo y por miedo, no volvemos a mirar. Uno de los mejores y más interesantes puntos de partida para desarrollar una historia de terror. Por último, Cosas enigmáticas, que recoge cuatro relatos alejados del terror puro para transitar la senda de la extrañeza.

Semillas de ansiedad es una propuesta arriesgada que puede que no guste a todos. De primeras, las historias son microrrelatos, no exceden más de 3 o 4 páginas, anteponiendo el desarrollo de la historia para centrarse meramente en los momentos de terror, pequeños flashes donde los protagonistas se enfrentan a lo inexplicable, semillas que más tarde conectarán con el lector y su propio miedo irracional profundo. La estructura es muy parecida en cada uno de los relatos, cosa que puede llegar a aburrir y deslucir la gran atmósfera creada por el autor. Es tan poco el espacio que da el autor a la historia, que en el fondo es una recopilación de sustos y experiencias sobrenaturales inconexas. Las temáticas sobre las que se cimienta el manga son leyendas urbanas o historias sobrenaturales propias del folklore japonés que dan pie a un muy trabajado terror psicológico aún a expensas del tamaño de los relatos y del dibujo tan sencillo del autor, llegando a decir que es un excelente narrador de microrrelatos.

Su autor, Masaaki Nakayama nació el 16 de diciembre de 1966 en Asahikawa, en Hokkaidō, Japón. Se licenció en la Escuela de Arte y Diseño de Hokkaidō donde desarrollaría su potencial como mangaka. Muy pronto, llegarían los premios, lo que le dio la oportunidad de debutar en la edición especial de la revista Comic Morning con la publicación de Iihitonandakedo (1990). En 1993 empezó su primera serialización con Office Hokkyokusei, a través de la misma revista con la que debutó. Desde entonces, se especializaría en el terror dando como resultado este tomo del que estamos hablando, cuya fama trajo consigo, la adaptación de su obra en un live-action dirigido por Toshikazu Nagae (Paranormal Activity 2: Tokyo Night o Ghost System).

Semillas de ansiedad es una obra que me ha dejado frío, no se si porque no me ha gustado mucho o porque las escenas de miedo me hicieron olvidar el calor. Tengo sentimientos encontrados hacia la obra de Nakayama, y aunque reconozco que como narrador de microrrelatos de terror es excelente, no es un experimento narrativo que case demasiado conmigo. Y puede que ese sea el problema, que más que un manga sea un experimento.

  Edición original: Akita Shoten . Edición nacional/ España: ECC Ediciones. Guión: Masaaki Nakayama. Dibujo: Masaaki Nakayama. Formato: Tomo A5, rústica con sobrecubierta, 136 páginas en B/N. Precio: 8'95 €.   Llega el verano y consigo el calor. Unos cuantos, aprovechan a combatir el bochorno remojados en la playa o…
Guión - 6
Dibujo - 6.5
Interés - 7

6.5

Una propuesta arriesgada diferente a todo lo publicado hasta ahora en el ámbito del manga de terror.

Vosotros puntuáis: 9.26 ( 8 votos)
1 Comment
Antiguos
Recientes
Inline Feedbacks
View all comments
Jesús Játiva
12 junio, 2016 23:34

Muy de acuerdo contigo, Ken; no podría haberlo expresado mejor. Son microrrelatos interesantes y buenos, pero no van más allá de la anécdota y el escalofrío. Supongo que esa era la intención del autor, pero después de leer cuatro o cinco de estos, pierden la gracia. No me ha parecido un mal manga y tiene muchas virtudes (un dibujo muy bueno y una recreación del terror muy sutil y nada obvia), pero creo que la capacidad de sorprender se agota en seguida, y es una pena.