Ragnarök: El ultimo dios en pie.

Por
12
5593
 
untitled

Edición original: Ragnarök #’s 1-6 USA, IDW Publishing.
Edición nacional/ España: Panini Comics.
Guión: Walt Simonson.
Dibujo:Walt Simonson.
Color: Laura Martin.
Rotulación: John Workman.
Formato: Libro rústica, 160 páginas.
Precio: 18€.

 

Yo soy la tormenta… que ha vuelto desde la tumba.

Si se nos pregunta por alguna obra de Walt Simonson, es casi seguro que la primera que nos venga a la cabeza sea el Thor que realizó para Marvel en los años ochenta. Y la verdad es que es normal. Encargándose tanto del dibujo como del guión de una serie que llevaba tiempo sumida en una etapa mediocre, Simonson la devolvió a unas cotas que el dios del trueno no veía desde los tiempos de Stan Lee y Jack Kirby. Allí, entre otras muchas cosas, por ejemplo nos dio probablemente la escena más épica jamás aparecida en un cómic, para la cual solo necesitó a un villano caído en desgracia, unos M-16 y al ominoso puente del Gjallerbru. Junto a Frank Miller y John Byrne pasó a ser parte de esa triada de autores completos que redefinieron la Marvel de aquella década dando lugar a algunas de las obras más recordadas de la editorial y grabando a fuego sus nombres en el altar de las figuras más interesantes del medio.

Pero es injusto reducir su carrera a esas casi cincuenta entregas. Ya de niño apuntaba maneras, y hasta le publicaron un dibujo en el correo de los lectores del Magnus, Robot Fighter de Russ Manning. Tras estudiar Geología, a principios de los setenta se inscribió en la Escuela de diseño de Rhode Island, y su tesis para ésta consistió en una historieta de cincuenta páginas titulada Star Slammers. En ella ya dejaba claro que sus influencias no se limitaban a Kirby o Gil Kane, sino que incluyen a célebres autores europeos como Moebius, Druillet, Toppi, Mézieres o Jim Holdaway. Simonson volvería a esta obra en dos ocasiones durante las décadas siguientes: en una novela gráfica Marvel de 1983, y en una miniserie para Bravura, el sello que cocreó en los años noventa.

Antes de llegar a esos retornos, arrancó del todo como profesional ilustrando los guiones de Archie Goodwin para un serial de complemento en Detective Comics. Así, en Manhunter, reciclando un viejo personaje de la Golden Age y adelantándose en más de una década a posteriores modas del género como la clonación, los ninja y los poderes de curación regenerativa, empezó a ganar admiradores. Le interesaba la ciencia ficción además de los superhéroes, y trabajó en series como Star Wars y Battlestar Galáctica además de adaptar espectacularmente el Alien de Ridley Scott. Allí, gracias a John Workman descubrió la importancia de la rotulación en el cómic, y en toda su obra posterior ésta pasó a ser un elemento fundamental en la forma de plantear sus páginas.

Pero a pesar de ese gusto por la ciencia ficción tampoco ha descuidado el género superheroico. Aparte de su mencionada etapa con el miembro fundador de Los Vengadores que blande un martillo, tenemos por ejemplo a esos Factor-X a los que con su esposa Louise rescató de un rancio arranque; o esa veintena de números para los Cuatro Fantásticos en los que, por cierto, dibujó dinosaurios con plumas mucho antes de que fuese de cultura general que los lagartos prehistóricos las tenían. Y es que Simonson es un amante de la paleontología, hasta el punto de que su firma imita la forma de un dinosaurio. Tampoco olvidemos que se encargó de dibujar el especial que unió los caminos de los X-Men y Los Nuevos Titanes en 1982, cuando ambas series eran las que más vendían en sus respectivas editoriales. En sus páginas pudo juguetear con otras creaciones de Kirby, Los Nuevos Dioses, y mucho después, a finales del siglo pasado, demostró de nuevo con ellos en una soberbia serie de Orion que es de los pocos que saben tocar la obra del Rey y estar a la altura.

Hoy por hoy Simonson nos tiene embelesados con este Ragnarök del que hoy les vamos a hablar, donde ha aprovechado para reunirse con Thor, quien como él mismo ha declarado en múltiples ocasiones es su personaje favorito. Y por mucho que se suponga que ésta es otra versión distinta de la deidad de la mitología escandinava, no nos engaña: excepto por sus pocos reparos a la hora de matar a sus enemigos, su comportamiento es el del personaje de Marvel. Y Simonson sabe demasiado de ambas materias (la idiosincrasia del personaje de la Casa de las ideas y por contraste cómo era éste en los mitos originales) como para que estemos ante un error de interpretación de la figura del hijo de Odín. Así que estamos ante el reencuentro oficioso, fuera de aquella editorial y auspiciado por IDW, de un autor con su héroe predilecto. Y vaya que si se nota que tras años de darle vueltas a cómo llevar a cabo esta reunión, había ganas de hacerla bien.

2Layout 1Layout 1Layout 1Layout 1Layout 1Layout 17

Ragnarök tiene un título algo engañoso, ya que la acción se sitúa no durante, sino mucho después del apocalipsis de los dioses nórdicos. Los nueve mundos se encuentran devastados en estado anárquico tras aquella colosal batalla entre los habitantes de Asgard y sus enemigos jurados que tan funestas consecuencias tuvo para los primeros. No se trata del cosmos que los mitos escandinavos afirmaban que sobre las cenizas del antiguo florecería tras este arrasador evento, sino de un paisaje yermo dominado por trolls y demonios de fuego en el que sus moradores se esfuerzan por sobrevivir. Tampoco por tanto guarda mucha similitud con el Cuarto Mundo de Jack Kirby que Simonson tan bien conoce, a pesar de que el hecho de que la obra se abra de igual manera con una narración en prosa del Crepúsculo de los dioses nos pudiese hacer pensar que así fuese a ser.

En ese ominoso contexto, Brynja, una elfa negra (de las nativas de Svartalfheim, como por ejemplo Malekith, queremos decir) recibe el encargo de reunir a un grupo de asesinos para introducirse en Kliffborg, la fortaleza en el límite de los mundos y matar a un misterioso ser conocido como el Dios de piedra, que está allí aprisionado en solitario. Este no es sino el cadáver viviente del Dios del trueno, esperando para ser liberado, alzar su martillo Mjölnir, buscar a los responsables del Ragnarök y hacerles pagar por asolar los nueve mundos. Y por matar a todos aquellos a los que Thor amó.

Simonson da lo mejor de sí mismo aquí: espectaculares luchas propias del mejor cómic de superhéroes, una postapocalíptica y crepuscular ambientación de fantasía épica oscura, un uso intensivo de elementos de la mitología escandinava y unos muy ligeros toques de ciencia ficción. Todo ello con una soberbia narrativa que nos conduce a una lectura ágil en la que podemos además conmovernos con la tristeza de Thor, interesarnos por Brynna y su familia, o sorprendernos con secundarios como el troll Javokk.

Y qué decir del dibujo. Se ha hablado mucho últimamente de que Simonson había dado muestras de que su arte ya no estaba a la altura, como (por otra parte lógicamente, dada la edad de todos ellos) le ha pasado a sus compañeros de generación de autores completos de la Marvel de los ochenta. Pero aquí queda claro y meridiano que el creador de Star Slammers sigue en plena forma y que quizá en esos últimos trabajos tan flojos simplemente no había puesto ningún interés. Los extras que acompañan la historia en este tomo, donde podemos ver cruda la fuerza de sus lápices, dan fe de ello. Y no es que precisamente la excelente labor en el coloreado de Laura Martin los estropeen. Cabe también resaltar la labor del mencionado John Workman, compañero habitual de Simonson, en la rotulación, un arte que solemos pasar por alto pero que aquí es imposible de obviar y que se convierte en un elemento básico del maravilloso apartado gráfico.

Bravo, señor Simonson. Siga así, añadiendo todo aquello que sea necesario para que disfrute realizando esta obra tanto como se nota que está haciendo y trasmitiéndonos a los lectores ese goce. Incluso puede usted introducir dinosaurios, por extraño que pueda resultar, si realmente lo desea y así mantiene viva la pasión que se le nota en cada una de estas páginas: se ha ganado usted nuestra confianza y nos parece bien que haga lo que le plazca. Nosotros estaremos esperando cada entrega de esta obra.

  Edición original: Ragnarök #'s 1-6 USA, IDW Publishing. Edición nacional/ España: Panini Comics. Guión: Walt Simonson. Dibujo:Walt Simonson. Color: Laura Martin. Rotulación: John Workman. Formato: Libro rústica, 160 páginas. Precio: 18€.   Yo soy la tormenta… que ha vuelto desde la tumba. Si se nos pregunta por alguna obra…
Guión - 8.5
Dibujo - 9
Interés - 8.5

8.7

Vosotros puntuáis: 9.36 ( 12 votos)

12
Déjanos un comentario

Please Login to comment

Se prohíben las injurias y calumnias a cualquier persona o colectivo -ya sea por razón de raza, sexo, orientación sexual u opinión política-, esto incluye los mensajes que fomenten el odio por alguna de las razones anteriormente citadas; o conduzca a desviaciones del tema propuesto (off topics). Del mismo modo, queda prohibido el spam, trolleo, uso masivo de mayúsculas y enlaces de descarga, además de todo tipo de contenido ilegal. Los comentarios con más de un enlace precisarán ser aprobados por los moderadores.

Si quieres, puedes usar un avatar.

Puedes utilizar la etiqueta de spoiler: [spoiler] TEXTO [/spoiler]
7 Comment threads
5 Thread replies
2 Followers
 
Most reacted comment
Hottest comment thread
9 Comment authors
Sergio AguirreArturo PorrasIgverniImparcial EnmascaradoSith Recent comment authors
Recientes Antiguos
AlbierZot
Lector
AlbierZot

KRAAAAKAAAAKOOOOOOUMMMMMM!

Jose Maria Vicente
Autor

Ojalá IDW publicara más cómics como este y menos adaptaciones de otros medios. No se les da mal pero pueden hacer mucho más que historias de Star Trek y versiones descafeinadas del Juez Dredd.

BLUNTMAN
Lector
BLUNTMAN

De compra/lectura obligatoria.
Ademas huele a papel como los comics de antes…lo mejor que se ha editado este mes.

Imparcial Enmascarado
Lector
Imparcial Enmascarado

Tiene exactamente el mismo olor entre dulzón intenso y acre que tenían los Pocket de Ases de Bruguera, para los más viejos del lugar. Vamos, que ni cien magdalenas de Proust empapadas en té poseen ese poder evocador.
(y del dibujo ya ni hablamos… qué buenos ratos de lectura me va a dar este fin de semana)

hammanu
Lector
hammanu

Yo lo he comprado y lo tengo preparado para leer. Tiene una pinta estupenda a ver si se saca mas cosas de IDW y como comentan arriba no sea Star Trek o Dredd a la americana.
Estaria bien el Winter World de Chuck Dixon con un arte y guion mejor de lo que se publican en las dos grandes. Y al menos no has de leerte tropecientos croosovers para enterarte de algo

Sith
Lector
Sith

Compra obligada si las hay, pasan los años pero Simonson no pierde el talento tanto para escribir como para dibujar.

Y hablando de Simonson a ver si en algún momento ECC sigue los pasos de Panini cuando reedito su Thor y se digna a publicar su trabajo en Orion que es altamente recomendable.

Jose Maria Vicente
Autor

Firmaba por ello. Más si es una edición que respeta la original, no como la última que hay en los USA.

Sith
Lector
Sith

Habia escuchado comentarios muy criticos sobre lo que comentas, tanto de la forma en que publicaron la obra de Simonson como de Jack Kirby, quiero creer que cuando llegue el momento de su publicación los de ECC no cometeran esos errores.

Igverni
Lector

Gracias Sergio por la reseña.

Leer a Simonson ha sido una gozada. Es verdad, esta edición olia genial a papel impreso, me quede embelesado un par de minutos!!

Lo unico es que se me ha pasado volando y casi me supo a poco. Ojala siga con ganas de continuar esta historia durante muchos años, yo estaré seguro esperando para disfrutarlo.

Arturo Porras
Autor

Gran reseña Sergio de un pedazo de tebeo. Desde luego, veo el rendimiento de Simonson aquí y le veo preparado para acometer de nuevo un Thor en Marvel. O por lo menos es lo que he sentido al leerlo. Mucho , pero mucho mejor que la serie actual