Un policía en la Luna

Por
0
1421
 


Edición original: Mooncop, 2016, Drawn & Quarterly.
Edición nacional / España: Un Policía en la Luna. Colección Salamandra Graphic, Febrero 2017, Salamandra.
Guión, dibujo y tinta: Tom Gauld.
Formato: 96 páginas en bitono editadas en cartoné.
Precio: 17 €.

 

Tom Gauld es un tipo sutil. Juega en la liga de la comedia. Pero una comedia de pensamiento y sonrisa. Porque es un tipo sutil. Ya lo demostró en Goliat, su vuelta de tuerca del arte de la guerra y sobretodo en su recopilación de tiras de prensa Todo el mundo tiene envidia de mi mochila voladora, donde parodia el mundo de la literatura a través de enfrentarlo con las modas y los modos de los lectores actuales. Pero como el tipo cerebral que parece que es, la tristeza debe formar parte de su universo particular. Así, Un policía en la luna aún formando parte de sus mundos de acción, estos son la mirada paródica de conceptos de la ciencia-ficción y la desmitificación de situaciones sorprendentes, se aleja un poco de lo citado al pulsar el botón de cierta desazón en detrimento de la comedia. Hay alguna sonrisa aquí, pero resulta lastimera, porque en esta nueva obra, Gauld habla de conceptos tan rasposos como la pérdida, el abandono, la nostalgia y la inutilidad. Todo eso en poco más de noventa páginas, que se leen en un suspiro. Suspiros como los que lanza el protagonista de esta historia a la fría superficie del satélite terráqueo adonde ha ido a parar ya ni sabe por qué.

El caso es que la luna está colonizada. Pero lo que a priori parecía una buena idea ahora está resultando algo inútil. En un lugar donde casi todo el mundo está regresando a la Tierra, la vida de un policía es tan vertiginosa como buscar a un perro perdido o pelearse con la máquina expendedora de desayunos. Sí, las vistas son hermosas, casi nadie te molesta y la vida es sencilla. Pero la soledad en un animal social como el ser humano puede hacer mella en el alma como el peor de los cánceres. Y la rutina y el aburrimiento pueden matar. Pero, no obstante, cualquier lugar es bueno para encontrar el amor. Y no estar rodeado de una piara de imbéciles puede ser un bálsamo para vivir bien. Entre esas dos aguas navega nuestro poli lunar, que observa inmutable como su mundo se va vaciando, se va quedando obsoleto a nivel tecnológico. Pero algo le impide regresar. Incluso pidiendo un traslado, la luna, como un avatar de la serenidad, se va apoderando de él.

Como ya digo, Gauld habla de tristeza y desengaño con sus armas habituales. Ese estilo simple a medio camino entre Calpurnio y Ulf K. resulta sobrecogedor al mostrar esos paisajes lunares desérticos, esos locales vacíos, esas casas solitarias. No necesita más que la composición adecuada, el tiro de cámara correcto para transmitir la tristeza que asola al lugar y por consiguiente a su protagonista. No le hace falta tirar de grandes situaciones, ni de gags elaborados. Gauld habla de la pérdida y de lo que esta hace sobre nosotros. Pero no echarás una lágrima, ya que nuestro protagonista tampoco lo hace. Y es que ante tanta desazón existe una puerta abierta a la esperanza, la esperanza de adaptarse, de vivir con la añoranza, de lograr disfrutar de lo que nos rodea, siempre que lo hagamos bien acompañados.

Si quieres saber algo más de las obras de Gauld, ahí van un par de reseñas más:

Goliat

Todo el mundo tiene envidia de mi mochila voladora

  Edición original: Mooncop, 2016, Drawn & Quarterly. Edición nacional / España: Un Policía en la Luna. Colección Salamandra Graphic, Febrero 2017, Salamandra. Guión, dibujo y tinta: Tom Gauld. Formato: 96 páginas en bitono editadas en cartoné. Precio: 17 €.   Tom Gauld es un tipo sutil. Juega en la…
Guión - 7
Dibujo - 7
Interés - 7

7

Cautivador

Vosotros puntuáis: 7.86 ( 2 votos)
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments