Pluto 2

Por
1
476
 
Pluto_02_04

Edición original: Pluto Nº1 JAP
Edición nacional/ España: Planeta de Agostini
Guión: Naoki Urasawa, Osamu Tezuka
Dibujo: Naoki Urasawa, Osamu Tezuka
Formato: Tomo manga rústica de 210 páginas
Precio: 7,95€

 

A lo largo del segundo tomo de Pluto, nos enfrentaremos a tres hilos argumentales. Uno para Astroboy, otro para Gesicht y, el último para un nuevo personaje: Herácles. Empecemos.

Tras encontrar a Astroboy, al final del tomo anterior, Gesicht le invita a tomar algo en una cafetería. El agente de la Europol le explica los sucesos que han acaecido: la muerte de dos de los robots más poderosos del mundo. Dado que comparte con las demás víctimas, no solamente su extraordinario potencial, sino su participación en el 39º conflicto centro-asiático. Gesicht quiere protegerle de la inminente amenaza que se cierne sobre ellos. Astroboy es un robot con una asombrosa inteligencia artificial que le lleva a desear los juguetes de otros niños, disfrutar tomando un helado, emocionarse al salvar a un ser vivo, incluso de llorar. Esto pone en jaque a los sistemas de detección de robots. De hecho, el propio sistema de distinción de humanos de Gesicht no acaba de funcionar bien ante el niño robot.

La primera víctima de este tomo es un humano: Jun’Ichiro Tazaki uno de los legisladores que defendió la necesidad de crear la Ley Robótica Internacional por la cual se otorga a los robots los mismos derechos que a los hombres. Ranke, la primera víctima del tomo anterior, también era un defensor de los robots, por tanto podríamos deducir que estamos buscando a alguien enemistado con esta legislación. Además de con los siete robots más destacados del mundo. Dado que este asesinato se realiza en Japón, Astroboy ayudará a los inspectores Tawashi y Nakamura a analizar la escena del crimen. En un principio, los inspectores creían que el asesinato había sido cometido por un humano, pero Astroboy repara en un hecho: entre los escombros de la casa de la víctima hay dos tazas de té con su ración de membrillo. Según sus deducciones, la víctima y su acompañante estaban tomando un tentempié, mientras observaban el jardín. Pero, por alguna razón, Tazaki fue corriendo hacía su despacho dónde removió las tarjetas de visita que poseía hasta encontrar una: la del doctor Ochanomizu. Él, Tazaki y Ranke formaron parte de la llamada Comisión de Inspección Bora que se realizó durante el 39º conflicto centro-asiático. Por tanto, todos los miembros de esta comisión también están en peligro.

Duante este tomo se nos habla un poco del misterioso conflicto. Lo que hasta ahora sabemos es que el 39ª conflicto centro-asiático se inició por la lucha de poder entre dos países. Por una banda, el Imperio Persa era un régimen dictatorial que oprimía a humanos y robots, segándoles los derechos universales que las demás naciones les reconocían. El gobernador que controlaba todos los poderes del estado era el Rey Darío XIV. La locura de esté dictador consistía en invadir con brutales ofensivas militares a sus países vecinos para conseguir controlar toda Asia central. Pero, por otra banda, el Presidente Alexander de los Estados Unidos de Tracia estaba dispuesto a democratizar el Imperio Persa, obteniendo algo a cambio. Para ello, presentó a la Organización de las Naciones Unidas un documento: el Tratado de prohibición de la fabricación de robots de destrucción masiva. Tras la aprobación, Alexander acusó al Imperio Persa de poseer robots de estas características. Para comprobarlo, la ONU envió una comisión inspectora al Impero, la Comisión de Inspección Bora. Esta comisión jamás encontró los robots prohibidos, sólo indicios de que fueron creados por el profesor Goji. Pero sí que encontraron algo. En el subterráneo de una mezquita encontraron un vertedero para robots obsoletos. A raíz de este descubrimiento, estalló la guerra. Recordad que en el mundo de Pluto los robots tienen los mismos derechos que las personas. Por tanto, para un defensor de la ley robótica, una pila de robots obsoletos sería como un montón de cadáveres humanos para nosotros. En esta guerra participaron cómo mínimo 6 de los 7 robots capaces de convertirse en armas de destrucción masiva: Montblanc, North 2, Brand, Astroboy, Herácles y Gesicht.

El siguiente Robot al que Gesicht avisa del peligro que corre se llama Herácles. Es un luchador de pankration, como Brand, a quien conocimos en el tomo anterior. El gobierno griego acaba de construir una espectacular estatua a Herácles con su traje de pankration. A raíz de este hecho, se da una interesante reflexión acerca del ser humano. Una de las principales diferencias entre un hombre y una máquina es que nosotros olvidamos. Ellos no. Por esta razón, hacemos monumentos, esculturas, fotografías. Cosas que recuerden a las generaciones futuras, y a nosotros mismos, qué somos y de dónde venimos. En cambio, los robots tienen un chip de memoria donde se almacenan lo vivido de forma intacta. A su vez, esto hace que experimenten una especie de aprendizaje. Un proceso por el cual dejan de comportarse como lo había hecho hasta el momento, para mejorar sus actos y, en el caso de Herácles, ser más compasivo. En el de Astroboy, por ejemplo, llegar a disfrutar con la comida humana.

Pluto_02_02

La historia de Herácles y Astroboy se entrelaza cuando, Brand tras coger su traje de pankration y dirigirse a lo alto de un acantilado, contacta con ellos y Gesicht. Las ganas de vengar a su amigo Montblanc fueron superiores a la paciencia y prudencia que Gesicht le pidió en el tomo anterior. Los tres robots serán observadores pasivos de como el tornado que acompaña a la destrucción de Pluto engulle a Brand.

Pluto_02_03

Una de las virtudes de Pluto es que cada vez que se cierra un misterios y se abren otros. De este modo, la tensión argumentativa se mantiene constante a lo largo de los tomos. A la vez que el interés del lector. Esto es lo que sucede con el tercer hilo argumental de este tomo: el de Gesicht. O, mejor dicho, el de la memoria de Gesicht. El agente de la Europol ha olvidado que dos años atrás tuvo la intención de viajar con su mujer a Japón, pero que en el último momento cancelaron el viaje. Pero, recordemos lo que hemos comentado sobre de la memoria de los robots… Gesicht, preocupado e intrigado, le pregunta al Dr. Hoffman si en alguna ocasión han borrado o manipulado su chip de memoria. Hoffman dice que no, él no lo hizo, a él no le consta. Pero nosotros sabemos que él no sabe la verdad… Pero para descubrirla tendremos que esperar un poco más.

  Edición original: Pluto Nº1 JAP Edición nacional/ España: Planeta de Agostini Guión: Naoki Urasawa, Osamu Tezuka Dibujo: Naoki Urasawa, Osamu Tezuka Formato: Tomo manga rústica de 210 páginas Precio: 7,95€   A lo largo del segundo tomo de Pluto, nos enfrentaremos a tres hilos argumentales. Uno para Astroboy, otro…

Valoración

Guión - 10
Dibujo - 9
Interés - 9

9.3

Valoración

Vosotros puntuáis: 9.24 ( 3 votos)
1 Comment
Antiguos
Recientes
Inline Feedbacks
View all comments
Dr.Elpuma
Dr.Elpuma
Lector
8 julio, 2015 22:13

Buen manga, muy entretenido como casi todo lo que hace este señor para mi gusto.El título lleva a error y la foto no es del tomo 2.