Ping Pong

Por
2
1511
 
pingpong_portada

Edición original: Shogakukan.
Edición España: ECC Cómics.
Autor: Taiyô Matsumoto.
Traductor: Gabriel Álvarez Martínez.
Formato: Rústica con sobrecubierta. B/N 200 páginas.
Precio: 12,95€.

 

Parecía mentira hace tan solo unos pocos años que Taiyô Matsumoto fuera a volver de forma tan rotunda a las tiendas españolas y además con un material tan antiguo como Ping Pong. Si recordamos, Tekkon Kinkreet apareció publicado en español por Ediciones Glénat en 2007 en un solo volumen de casi 600 páginas. La publicación de este cómic venía precedida por el estreno reciente de una película de animación basada en ese mismo cómic y que tuvo bastante éxito. En 2009, la editorial se lanzaba con la obra más reciente de Matsumoto en aquel momento, Takemitsu Zamurai, con la que trabajaba con el guionista Issei Eifuki, un relato espectacular que tiene lugar en la era Edo y en la que Matsumoto utiliza un estilo de dibujo que recuerda a los ukiyo-e, al igual que ya hiciera Hinako Sugiura en su obra sobre Hokusai. Pero las ventas de esta obra en España no terminaron de cuajar. Tal vez se publicó demasiado pronto para que el lector de manga la apreciara (de hecho, fue una obra que tuvo más repercusión entre compradores de cómic en general y poca entre compradores de manga), y a partir de los primeros tomos, la publicación empezó a ralentizarse hasta llegar a un parón bastante grande que, por suerte y para sorpresa de la mayoría, se subsanó en 2012, cuando la editorial terminó de publicar la serie.

Podríamos abanderar a Matsumoto y su obra como uno más de los signos de vitalidad y recuperación que la industria del manga tiene en España: cómo en 2009, una obra compleja y tan distinta al resto de manga comercial como Takemitsu Zamurai apenas tenía ninguna viabilidad en España, y cómo en 2016 una obra de muy similar y de ese mismo calibre como Sunny no solo vende sino que es bien recibida en todo tipo de medios. Después de Sunny vino GoGo Monster, y ahora Ping Pong, la más reciente que hemos podido leer y esperemos que no la última. Esto nos demuestra, para empezar, que el mercado ha cambiado hacia un panorama en el que tienen cabida obras distintas que no necesitan el refuerzo de una serie o película de animación, que se sustentan por ellas solas: el número de lectores ha aumentado y el interés por el manga no se reduce únicamente a gente que lee solo manga.

pingpong_2

Ping Pong se publicó en la revista Big Comic Spirits en 1996, y fue la obra que catapultó a Taiyô Matsumoto a la fama. Su obra Tekkon Kinkreet, según sus propias palabras, fue muy costosa de producir y apenas recibió atención ninguna. Ping Pong cambió las cosas. Su editor le sugirió por aquella época (todos los datos los saco de esta entrevista) que probara con un manga deportivo, que estaban de moda y por lo tanto tenía más posibilidades de triunfar (Takehiko Inoue estaba publicando Slam Dunk; Naoki Urasawa acababa de terminar Yawara! y se encontraba dibujando Happy!; Hajime no Ippo llevaba varios años publicándose, etc.). Según comenta Matsumoto en esta otra entrevista, su intención era hacer un spokon como cualquier otro; es decir, crear una obra donde varios personajes se enfrentan a varias adversidades en un deporte concreto y luchan por mejorar. En este sentido, Matsumoto se amolda a las reglas del género y el resultado es ciertamente un spokon . Podríamos pensar que es algo atípico. Por supuesto, se aleja bastante de otros como Capitán Tsubasa, Slam Dunk o Hajime No Ippo en cuanto a tono, ritmo y estilo, pero lo cierto es que eso no significa nada. En Japón existe una variedad inmensa de spokones, y la particularidad de cada uno depende, al final, únicamente del estilo propio del autor. El problema es que en España los mangas deportivos no triunfan demasiado, y como consecuencia el número de mangas publicados es muy reducido. No solo eso, sino que todos los que se han publicado por aquí son del mismo estilo. Nuestra visión del género queda muy sesgada, y es normal que acabemos pensando que la obra de Matsumoto es que la es extraña, cuando en realidad es una pequeña muestra de otras posibles opciones de mangas deportivos que podemos encontrar en Japón.

Y es que el manga, en cierto modo, se estructura alrededor de un esquema mil veces visto: cuándo será el próximo partido, la preparación para tal, el partido, el resultado y las consecuencias del resultado en los personajes. No hay más. Nos encontramos ante la historia de Peko y Smile, dos amigos de la infancia que, por supuesto, son grandes jugadores de Ping Pong. En su odisea se encontraran con jugadores rivales, escuelas rivales, viejas leyendas y la frustración ante un enemigo imbatible, por mejorar y por la derrota. Matsumoto juega con las polaridades para mostrarnos todas las caras del mundo del tenis de mesa: Peko y Smile tiene dos personalidades totalmente opuestas, algo que se refleja, a su vez, en sus juegos, ofensivo uno y defensivo otro. Matsumoto, como en el resto de sus mangas, nos ofrece una historia pausada y reflexiva. Tenemos claros los objetivos de los protagonistas, pero también sus miedos y sus debilidades: la vitalidad y ambición de Peko, que es su mejor arma pero también su punto débil; la dejadez e inseguridad de Smile y sus dudas ante el Ping Pong.

pingpong_1

Pero este ritmo pausado contrasta con el desenfreno de los partidos: tanto la velocidad del juego como la velocidad de lectura. Matsumoto juega aquí deformando las viñetas y mostrando secuencias sin diálogos que se leen rapidísimo. Ayuda a construir el ambiente de los partidos utilizando técnicas muy típicas del manga deportivo: las poses molonas, los planos cercanos a la cara de los personajes, las líneas cinéticas, el uso de las onomatopeyas para crear velocidad o reducir el ritmo y la fuerza de los golpes. Lo que más me fascina es cómo Matsumoto cambia de enfoque en cada viñeta durante los partidos. Podemos ver una sola página con dos planos cercanos, uno desde arriba, otro desde abajo y otro centrado; dos lejanos, uno mostrando la trayectoria de la bola y otro mostrando a los dos personajes (página 98 del tomo 2). Y todo con ese dibujo tan característico suyo de líneas quebradas, a veces finas y a veces gruesas, que nos hace pensar tanto en la fortaleza de los personajes como en sus debilidades. Matsumoto muestra cómo es capaz de crear un manga comercial, amoldarse a las normas del spokon y aún así crear algo complejo.

  Edición original: Shogakukan. Edición España: ECC Cómics. Autor: Taiyô Matsumoto. Traductor: Gabriel Álvarez Martínez. Formato: Rústica con sobrecubierta. B/N 200 páginas. Precio: 12,95€.   Parecía mentira hace tan solo unos pocos años que Taiyô Matsumoto fuera a volver de forma tan rotunda a las tiendas españolas y además con…
Guión - 9
Narrativa - 9.5
Interés - 8.5

9

Ping Pong es un manga deportivo frenético y un retrato profundo del paso a la edad adulta y la ambición deportiva.

Vosotros puntuáis: 9.34 ( 3 votos)

2
Déjanos un comentario

Please Login to comment

Se prohíben las injurias y calumnias a cualquier persona o colectivo -ya sea por razón de raza, sexo, orientación sexual u opinión política-, esto incluye los mensajes que fomenten el odio por alguna de las razones anteriormente citadas; o conduzca a desviaciones del tema propuesto (off topics). Del mismo modo, queda prohibido el spam, trolleo, uso masivo de mayúsculas y enlaces de descarga, además de todo tipo de contenido ilegal. Los comentarios con más de un enlace precisarán ser aprobados por los moderadores.

Si quieres, puedes usar un avatar.

Puedes utilizar la etiqueta de spoiler: [spoiler] TEXTO [/spoiler]
2 Comment threads
0 Thread replies
0 Followers
 
Most reacted comment
Hottest comment thread
2 Comment authors
Jose Maria VicenteDreadstar_TFE Recent comment authors
Recientes Antiguos
Dreadstar_TFE
Lector
Dreadstar_TFE

Creo que sólo son 5 tomos, así que le daré una oportunidad al primero y si me gusta compraré los cuatro siguiente.

Ahora mismo me encantan estas series de menos de 10 tomos, que te permiten disfrutar de una obra con su principio, nudo y desenlace en poco tiempo, que es algo a agradecer en los tiempos que corren.

Jose Maria Vicente
Autor

Me la has vendido.