Los Libros de la Magia, de Neil Gaiman y VV.AA.

Por
2
4543

Edición original: dic. 1990/mar. 1991; Vertigo (DC Comics).
Edición España: jun. 2006; Planeta DeAgostini.
Guión: Neil Gaiman.
Dibujo: John Bolton, Charles Vess, Scott Hampton, Paul Johnson.
Entintado: John Bolton, Charles Vess, Scott Hampton, Paul Johnson.
Portadas: John Bolton, Charles Vess, Scott Hampton, Paul Johnson.
Color: John Bolton, Charles Vess, Scott Hampton, Paul Johnson.
Rotulista: Todd Klein.
Precio: 12,95 € (Rústica, 192 págs.).

Transcurridos catorce años desde su publicación como miniserie de cuatro números, Los Libros de La Magia fue reeditada el pasado mes de junio por Planeta DeAgostini Cómics en un único tomo recopilatorio. Y pese a no alcanzar las cotas de calidad de su indiscutible obra maestra (The Sandman), vale la pena echar la vista atrás y comentar los aspectos más destacados de la miniserie guionizada por Neil Gaiman.

SINOPSIS: ”Tim Hunter vive una existencia como la de cualquier otro joven inglés, hasta cuatro misteriosos personajes irrumpen en su vida. John Constantine, el Dr. Occult, el Fantasma Errante y Mister E. harán las veces de anfitriones en un revelador viaje iniciático por el mundo de la magia, tan sorprendente como aterrador. La intención última es que, quien está llamado a ser el mayor mago de la historia, decida si quiere que la magia forme parte de su vida”.

Partiendo de esta atractiva premisa inicial, Gaiman indaga en temas recurrentes en su abultada bibliografía (lo onírico, esotérico y fantástico) para presentar, recapitular y profundizar en la vertiente mágica del Universo DC, propiciando la aparición, con diversos grados de protagonismo, de múltiples personajes que a buen seguro resultarán familiares al lector versado en las colecciones de la Distinguida Competencia en general, y el sello Vertigo en particular. Durante este apasionante viaje, Hunter recibirá las oportunas explicaciones por parte de sus cuatro anfitriones, curtidos y versados en las artes místicas, aunque con caracteres contrapuestos: cuatro perspectivas casi antagónicas que proporcionarán tanto al lector como al protagonista una completa visión acerca de de las bondades, los misterios y peligros de un mundo tan cautivador como aterrador. Pero tan interesantes como los pasajes en los que el lector es testigo del descubrimiento de un nuevo plano de existencia por parte del joven Timothy, son el resto de secuencias, en las que John Constantine y compañía (jocosamente llamada por el propio Constantine “La Brigada de la Gabardina”) departen acerca de cómo afrontar lo que parece ser una trascendental y peliaguda tarea, haciendo ver al lector el importante papel que Hunter puede llegar a desempeñar en el futuro de la Humanidad.

Estos elementos argumentales son llevados a la práctica con mayor o menor fortuna por un imaginativo Neil Gaiman que, aunque parece poner todo su empeño en ello, no logra dotar a sus guiones de un ritmo ágil, sólido y consistente, necesario para mantener vivo el interés del lector durante las 192 páginas que componen esta historia. Probablemente pesa demasiado el hecho de pretender repasar y dotar de coherencia interna a todo el universo mágico de DC Comics en apenas 4 números de 48 páginas cada uno, tarea titánica que a buen seguro se habría desarrollado de forma más satisfactoria de haber contado con un mayor número de páginas. Sin embargo, más que pretender que se deduzca de estas palabras mi descontento con el resultado final, opino que en ese punto radica la razón última de que esta obra, en lugar de ser sobresaliente, alcance un (más que merecido) notable en mi baremo particular.

En cuanto al apartado gráfico, comentar que el trabajo realizado por Bolton, Vess, Hampton y Johnson es más que suficiente para justificar el desembolso de los casi 13 € que cuesta este tomo. Cada uno con su peculiar estilo, dan vida y forma a mundos pretéritos y futuros, mundos fantasiosos, crueles, alegres, esperanzadores, y deprimentes. Una variedad de planos de la realidad plasmados y reflejados por los autores de forma ejemplar, empleando técnicas y recursos que no hacen sino dotar al conjunto de la obra de una enriquecedora heterogeneidad que lejos de ser un mero artificio a modo de muestrario del talento de los artistas, está plenamente justificada, redundando en todo momento en beneficio de la historia.

En resumidas cuentas, un cómic que, pese a contar con pequeños altibajos en el interés y fluidez de la historia, suma más méritos que defectos, mostrándose como una lectura igualmente disfrutable de forma autónoma, o como precursora de la serie regular de John Ney Rieber, así como la miniserie Vida en Tiempos de Guerra. Seguiremos de cerca las andanzas de Tim Hunter.

Un saludo y hasta pronto! (eso espero)

Enlaces recomendados
  • Artículo de la Wikipedia anglosajona sobre la colección y su ficha en Comic Book Database. Además, web oficial de Neil Gaiman.
  • Los Libros de la Magia, de Neil Gaiman, dio lugar a una de las mayores –e irregulares– franquicias de la línea Vertigo. No sólo la mentada serie regular de John Ney Rieber (luego continuada por Peter Gross), que se extendió durante 75 números desde 1994 al 2000, sino también la continuación de ésta (la miniserie Names of Magic y la regular Hunter: The Age of Magic), diversos spin-off (como The Books of Faerie) y un intento por ofrecer una óptica más adulta del personaje (Books of Magick: Vida en tiempos de guerra).
2 Comments
Antiguos
Recientes
Inline Feedbacks
View all comments
R.Axel
R.Axel
Lector
12 julio, 2013 5:22

¿Alguien que haya leido esta mini y la JLD paradarme su opinión sobre la recuperación de Tim en el NUDC?

Reverend Dust
Lector
12 julio, 2013 8:17

No he leído esta mini pero sí la JLD: la presencia de Tim es anecdótica y no pasa de dos arcos (de momento) en los que tenía un mínimo de protagonismo en el primero y un papel más importante en el segundo.