La pre-historia del superhéroe (II)

Por
7
646

Pulpa n. 1. Una masa de materia suave, húmeda y sin forma.
2. Revista o libro de contenido oscuro e impreso, característicamente sobre papel no procesado.

American Heritage Dictionary
New College Edition

Así, con la traducción de la intro de Pulp Fiction comenzamos este nuevo artículo sobre la pre-historia del cómic de superhéroes contemporáneo. Si en el artículo anterior tratábamos a sus predecesores más antiguos, como fueron los penny dreadfuls y las dime novels, en éste trataremos a uno de los más cercanos, las novelas pulp.


El origen de este tipo de publicación se debe principalmente a motivos económicos. A finales del siglo XIX Frank Munsey se interesó por el mercado editorial norteamericano e ideó un nuevo formato de publicación. A pesar de que las dime novels seguían siendo el tipo de lectura preferido por los ciudadanos en lo que a historias de aventuras se refería, en 1882 Munsey publicó The Golden Argosy, la que es considerada la primera novela pulp. En este magazine se ofrecía el mismo tipo de historias que las dime novels pero en un tipo de papel más barato (pulpa de madera) y sin guillotinar, lo que abarataba considerablemente su coste. Este nuevo formato evolucionó a magazines de 128 páginas unidas por grapas o cola y los editores compensaron la calidad del papel incorporando portadas de mejor calidad y con impactantes ilustraciones a color. Los temas de estas primeras revistas pulp varaiban entre westerns, historias de detectives, guerras o aventura.


El primer héroe de las novelas pulp fue un viejo conocido de las dime novels, Nick Carter. En 1886 este detective fue el personaje bandera de la editorial Street & Smith y en sus aventuras se dedicaba principalmente a rescatar a hermosas jóvenes de las manos de gángsters, pervertidos y cultistas. La fama y éxito de Nick Carter fue tal que su periplo editorial, fuera en una encarnación o en otra, se prolongó hasta los años 60.
Interior de una novela pulp

Tarzán

Pero el gran protagonista de las novelas pulp a comienzos del siglo XX fue Tarzán. Creado por Edgar Rice Burroughs, su primera aparición data de 1912 en la publicación All Story bajo el título Tarzan of the Apes. Lejos de los personajes detectives, Tarzán es el joven heredero de los Greystoke, una familia aristocrática que termina perdida en la jungla después de un accidente. Tras la muerte de los padres, John es adoptado por Kala, una gorila cuyo hijo había fallecido. Burroughs presentó a Tarzán como un hombre idealizado, un salvaje noble limpio de la corrupción de la civilización. El éxito de esta primera novela fue inmediato y a ella la siguieron más de una veintena de relatos sobre la vida y aventuras del señor de la jungla.

Sin embargo, Burroughs es uno de esos autores que incluso después de muerto, se siguieron publicando historias bajo su firma. Tras su fallecimiento en 1950, aún pudieron ver la luz otras tres novelas escritas por el afamado autor. La última de ellas fue Tarzan: The Lost Adventure, publicada por Dark Horse Comics en 1995 y escrita por Joe R. Lasdale basándose en un relato inconcluso de Burroughs.


La fama de Tarzán traspasó el medio en el que fue creado y encontró nuevas cotas de éxito en el cine. Las adaptaciones cinematográficas superan el número de ochenta; desde los filmes mudos de 1918 hasta las famosas películas protagonizadas por el nadador olímpico Johnny Weismuller que comenzaron en 1932.

Como ocurre con todo personaje de gran éxito, es normal que surjan otros similares al original, y Tarzán no fue una excepción. Sin tener en cuenta las novelas no autorizadas provenientes de Israel o del Líbano durante los años 50, hubo editoriales que lanzaron publicaciones con su particular versión de Tarzán. Tal vez el caso más famoso sea el de Ka-Zar. Siguiendo la tradición del personaje de Burroughs, la compañía Manvis Publishing, propiedad de Martin Goodman, lanzó una novela pulp en 1936 bajo el título de Ka-Zar y con un niño llamado David Rand como protagonista. No obstante, esta publicación sólo duró tres números pero el concepto del personaje quedó grabado en la mente de Goodman para que años más tarde lo recuperase en Marvel Comics.

Los felices años 20

Buena parte de lo temas que se trataban en las novelas pulp de aquella época se debía al clima que se había instaurado en el estrato social norteamericano. Con el fin de la Primera Guerra Mundial en 1918, surgieron en EEUU las primeras manifestaciones de liberalismo que desembocaron en la Jazz Age. Sin embargo, el conservadurismo aún imperante en aquella sociedad intentó limitar, mediante leyes, los deseos liberales de una parte de la población americana. Ejemplo de ello fue la Ley Seca de 1919, que prohibía la venta de alcohol. No obstante, la represión encontró su válvula de escape en medios como la música, el alcohol ilegal, el juego y las novelas pulp, entre otros. Lo prohibido, lo ilegal, lo siniestro y lo morboso tuvieron su hueco en los magazines pulp.


A la estela de Nick Carter y Tarzan surgieron más editoriales y otras novelas pulp que también tuvieron éxito entre los lectores norteamericanos. La propia Street & Smith lanzó Detective Story Magazine en 1915, título que obtuvo tanto éxito que consiguió una publicación propia semanal. Mientras que en 1920 debutó en Popular Publications la novela pulp Black Mask. Creada por el periodista H.L. Mencken, la intención con esta revista no era sólo ofrecer historias de detectives sino también de aventuras, amor, misterio y todo lo relacionado con lo oculto. Aquí vieron la luz personajes como el detective Race Williams y la novela El Halcón Maltés.

En el próximo artículo seguiremos tratando las novelas pulp y por qué sus protagonistas adquirieron poderes.

Fuente: Our Gods Wear Spandex.

7 Comments
Antiguos
Recientes
Inline Feedbacks
View all comments
El Asombroso Espaiderman
El Asombroso Espaiderman
Lector
9 abril, 2012 16:04

 Buen artículo, un poco pequeño pero muy informativo.

KOJI
KOJI
9 abril, 2012 20:25

Ka-zar the great con su pelico corto nah! para ka-zar el de Buscema.

Manel
Manel
9 abril, 2012 21:53

Me encantan estos artículos. Sigue con ellos por favor.
Por cierto, he estado mirando tu fuente (Our gods wear spandex) y me lo he comprado en ebook. Muy interesante, sí señor!
Gracias por la recomendación.

samanosuke
9 abril, 2012 22:47

Black Mask, la cuna del hard boiled, y donde se empezó a gestar el genio malogrado de Dashiel Hammett. Mucho deben las mejores obras de Brubaker y Aaron a esa revista y a esta época.

Sputnik
Sputnik
Lector
10 abril, 2012 1:43

Mola. Ojalá en el siguiente artículo se dediquen algunas líneas a dilucidar de qué coño hablamos exactamente cuando hablamos de “género pulp”. Porque no cabe duda de que es un género fácilmente distinguible, pero sus características propias son tan ambiguas y sus temáticas son tantas y diferentes (pulp de detectives, pulp de ciencia ficción, superhéroes pulp, héroes cinmerios pulp, aventureros de la jungla pulp…) que se hace difícil establecer qué es exactamente “una historia pulp”.

Elvis
Elvis
Lector
10 abril, 2012 10:36

Esa si que fué una época con charme! Gran articulo por cierto

Thor-El
Thor-El
11 abril, 2012 2:06

Realmente apasionantes esta serie de articulos pienso estar muy pendiente de los siguientes, muchas gracias por el trabajo que estais haciendo