La Cosa del Pantano. Recuperando al mito. (+ Entrevista a Jesús Saiz)

Por
21
863

Los monstruos venden. Su naturaleza trágica inspira a los lectores y enciende la empatía hacia personajes que se alejan del arquetipo de héroe. Ejemplo de ellos son las películas desarrolladas por la Universal donde explotaban a toda una batería de monstruos (Drácula, Frankenstein, la Criatura del Lago Negro, la momia, el hombre lobo…) con el fin de provocar miedo en los espectadores, pero también pena por las vidas que están condenados a sufrir. Bajo su deformidad, su maldad, si es que la hay, subyace una profunda desafección por si mismos al anhelar aquello que nosotros damos por sentado: la humanidad.

Dentro de esta línea de personajes atrapados en sí mismos debemos volver la vista a diciembre de 1942. Ese mes Harry Stein y el artista Mort Leav crean a Heap un montículo verde con forma humana que aparece en la serie Fighters Air Comics número 3 como personaje invitado. No sería hasta el año 1946 cuando el personaje gane suficiente relevancia como para poder aparecer regularmente en la colección AirBoy Comics. Desapareció en 1952 y no volveríamos a ver una nueva versión de este personaje hasta que Eclipse puso en marcha en 1986 una nueva colección de AirBoy con Heap como secundario.

SkywaldHeap

Por tanto si nos preguntamos que fue antes, ¿el huevo o la gallina? Debemos responder que antes que La Cosa del Pantano o el Hombre Cosa, estuvo Heap como germen precursor del arquetipo que tan buenos resultados le dieron posteriormente a Marvel y DC.

La Cosa del Pantano fue creada el año 1971, el mismo que vio la luz el Hombre Cosa de Marvel, donde casualidades de la vida Gerry Conway (cocreador del Hombre cosa junto con Roy Thomas para Marvel) era compañero de piso de Len Wein (cocreador junto con Berni Wrightson de La Cosa del Pantano para DC) y que terminaría debutando un par de semanas después que la creación Marvel, aunque sería La Cosa del Pantano la que conseguiría cosechar un mayor éxito y continuidad dentro de los comics.

La historia primigenia que Wein y Wrightson crearon se alejaba de lo que todos conocemos actualmente. Su publicación en el número 92 de la serie House of Secrets, correspondiente a julio de 1971, nos presenta a Alex Olsen y está ambientada a principios del siglo XX, donde era asesinado por su enemigo Damian Ridge con el propósito de casarse con Linda, la mujer de Alex. Con una premisa tan simple la historia fue un éxito rotundo que llevó a DC Comics a ofrecer a los autores la realización de una serie regular, oferta que ambos rechazaron.

Swthing01

Pasaría un año antes de que los autores se plantearan en serio retomar a La Cosa del Pantano para lanzar una nueva serie regular de la misma. Lejos de retomar lo planteado en el número 92 de la serie House Of Secrets, ambos plantean un nuevo escenario y trasladan la acción a la época actual donde el científico Alec Holland muere a manos de Míster E mientras investiga una formula bioregeneradora basada en la vida vegetal. Holland arde vivo empapado en su propia fórmula y huye por el dolor fuera del laboratorio hasta caer muerto en la aguas del pantano. Pero lejos de morir renace de nuevo como el monstruo de los pantanos conocido como La Cosa del Pantano.

La serie regular que arrancó en 1972 se prolongó hasta 1976 y se presentaron personajes tan importantes como Abigail, Anton Arcane o Gregory, fundamentales a la hora de cimentar el propio universo personal del protagonista. Tras 23 números la serie cerró la historia con Alec Holland volviendo a su forma humana y retomando sus investigaciones allí donde las dejó cuando fue dado por muerto.

La segunda serie de la Cosa del Pantano llego a los kioscos en 1982 motivada, principalmente, por el estreno de la película dirigida por Wes Craven. Con Martin Pasko y Dan Mishkin como autores y Lein Wein como editor, la serie llega al kiosco con el título de la Saga de la Cosa del Pantano y se ignora por completo el final de la anterior serie para retomar la figura trágica y de leyenda del monstruo de los pantanos de Louisiana. La serie languidecía lentamente y perdía, mes a mes, lectores que no terminaban de sentirse atraídos por esta vuelta a los orígenes. Sería la aparición de Alan Moore la que propiciaría el cambio que la serie necesitaba y con sus tramas innovadoras y atrevidas (no en vano en un solo número tira por tierra todo cuanto se daba por sentado del personaje) escribiría una etapa para la historia que terminaría en el número 64.

La historia que lo cambia todo.
La historia que lo cambia todo.

Tras la marcha de Moore en el número 65 llega Rick Veitch que seguiría en la colección hasta el número 87, abandonando la serie al negarse DC a publicar el número 88 en el que aparecía Jesucristo. Ante esta negativa por parte de DC, los guionistas Neil Gaiman y Jaime Delano (iban a encargarse de la serie a razón de arcos argumentales de seis números cada uno) se niegan a hacerse cargo de la colección en apoyo a Rich Veitch.

Swamp_Thing_Vol_2_70

La serie sufrió entonces un parón mientras se buscaba un nuevo escritor y es entonces cuando aparece Doug Wheeler que se encarga de dar forma a los números 88 al 109. Suya es la idea de dar un hijo a la pareja compuesta por Abigail y Alec Holland y la creación de un nuevo avatar del gris. Un trabajo que cumple pero no es capaz de levantar pasiones entre los aficionados.

Comienza un periodo de alta rotación de equipos creativos que no hacen ningún favor a la colección y DC decide traer como escritor a una novelista de terror, Nacy A. Collins, que retuerce al personaje para llevarlo de nuevo a un momento pre Alan Moore y hunde sus garras con fuerza en el género de terror al resucitar a Anton Arcane, al tiempo que centraba las aventuras de la criatura en temas ecologistas.

SwampThing134

En el número 140, tras escribir Collins del número 110 al 138, llega a la colección Grant Morrison y ayudado por un desconocido Mark Millar. La serie había sido desprovista por Collins del su status quo y Morrrison aprovecha para llevar a al personaje al mundo más onírico desdoblando al monstruo en sus dos facetas, la humana y la planta. Es entonces , en el número 144, cuando Millar toma el relevo del escocés y comienza una ambiciosa historia de 25 partes que lleva a la Cosa del Pantano a enfrentarse con numerosas fuerzas elementales para terminar la serie en el número 171 convertido en el amo total y absoluto de todas las fuerzas elementales del planeta.

Swamp_Thing_Vol_2_143

Cerrado el volumen 2, DC pone en marcha el volumen 3 de manos del guionista Brian K. Vaughan, del que recientemente ECC ha terminado de editar en nuestro país su etapa y cuyas reseñas podéis leer en Zona Negativa. Vaughan centra la atención en la hija de la Cosa del Pantano y durante 20 números ignora por completo lo planteado por Millar, al no poseer ni rastro de los poderes casi divinos que le concedió al finalizar su etapa.

2198083-18

El volumen 4 da comienzo en 2004 y llegara a constar de 29 números donde el guionista Andy Diggle es el encargado de arrancar la serie con su primer arco argumental de seis números, seguido de Will Pfeifer (excelente escritor y guionista al cual debemos la excelente serie Hero) que se encargó de los números 7-8 y Joshua Dysart que es el responsable de rematar este volumen escribiendo del número 9 al 29. La serie se canceló por sus bajas ventas y en ella Allec Holland es devuelto a sus orígenes como elemental de la tierra.

Y llegamos al volumen 5 en 2011 donde DC pone en marcha la nueva serie de este personaje que de una forma u otra siempre ha estado presente en el Universo DC de forma casi ininterrumpida desde su creación. El encargado de guiar la colección es Scott Snyder (esta vez lo he escrito bien) que centra su trabajo en dotar a la serie de un tono oscuro y tenebroso, que recuerda al tono marcado por Moore, pero que ni por asomo se acerca a la perfección con la que el inglés detalla y relata las andanzas de Allec Holland. Lastrada por un cruce con Animal Man y una saga excesivamente larga, Mundo Putrefacto, la etapa de Snyder no pasa de ser correcta en medio del despliegue de pirotecnia que DC tiene en marcha con sus nuevas 52 colecciones.

Antes de continuar es preciso matizar que la serie nunca más alcanzaría el mismo nivel marcado por Moore y su sombra se proyectaría con efectos funestos durante años en todos los guionistas que han trabajado con el personaje en un momento u otro. La influencia o el terrible peso que el guionista de Northampton ejerce sobre sus sucesores se nota de manera incesante y lastra el trabajo de excelentes profesionales del medio que no terminan de encontrar su voz con el personaje… hasta la llegada de Charles Soule.

Charles Soule es un guionista atípico. Su formación empieza en la Universidad de Pensilvania donde se licencia en Estudios de Oriente Medio y Asia, con especial énfasis en China, para posteriormente licenciarse en derecho en la Universidad de Columbia.

charles

A día de hoy ejerce como abogado en Nueva York especialista en derecho corporativo y temas de inmigración, pero diversificando su actividad a partir de 2009 con la escritura de su primera novela gráfica, Strongman, que tiene una secuela editada en 2014 y que le animó a publicar varias obras cuyos derechos le pertenecen. Otros trabajos en esta misma línea son Strange Attractors, donde dos genios matemáticos aplican a la ciudad de Nueva York la teoría de complejidad (trata a las organizaciones y empresas como colecciones de estrategias y estructuras). Con la editorial Oni Press está publicando actualmente una serie denominada Carta 44 que no es sino un thriller político de ciencia ficción ambientado en el mundo real, donde se ha enviado a un grupo de astronautas a investigar una anomalía en el cinturón de asteroides. También ha publicado en Image y Marvel acaba de ficharlo para que escriba varias series entre las que destacan los Inhumanos, Hulka y la muerte de Lobezno. En cuanto a sus trabajos en DC Comics destacan las series Superman / Wonder Woman, Red Lanterns y la que aquí estamos tratando: La Cosa del Pantano.

Soule llega a la colección tras la marcha de Snyder en el número 19. La serie no acababa de arrancar y necesitaba de un cambio, un nuevo punto de inflexión, como ocurriera en 1982, capaz de insuflar aire fresco y personalidad a un personaje que necesitaba alejarse urgentemente de la sombra de Moore. Aquí es donde precisamente Solue demuestra valor al encarar su trabajo con energía y sin dejarse eclipsar por nadie. Hace suyo al personaje, le da un enfoque a medio camino entre lo superhéroico y lo terrorífico, haciendo que evolucione y crea para ello una serie de nuevos conceptos que le permiten retorcer lo que ya sabíamos del Alec Holland, con el fin de llevarlo más allá de lo que hasta ahora había ido.

Sus historias, aparentemente sencillas, encierran más lecturas de la que uno a primera vista puede entrever. Se reflexiona sobre su papel como avatar del verde y lo que ello implica al tener que asumir una responsabilidad enorme para alguien, Alec Holland, que debe aprender a ser algo del que todos hablan pero nadie comprende. Para ello acierta de lleno al crear una serie de secundarios que apoyan tan orgánicamente a la historia que terminan por ser tan relevantes como la propia Cosa del Pantano. Mientras, no le tiembla el pulso y encara un claro homenaje al número que un día escribiera Alan Moore y que lo cambió todo.

Soule, además, tiene la suerte de estar apoyado por un dibujante de trazo exquisito, original, innovador y capaz de plasmar con la fuerza que se merece todo cuanto Soule desarrolla con su prosa. Estamos hablando de Jesús Saiz.

Saiz se forjó en un fanzine denominado Farenhait 451 en la ciudad de Zaragoza, aunque nació en Albacete en el año 1973. Uno de sus primeros trabajos fue para Ediciones Camaleón con la serie Azoth, pasando a centrar toda su actividad en la ilustración de portadas para la editorial Planeta en la que sus lápices embellecerían colecciones tan relevantes como Adolf, Buda, Conan o Star Wars. Durante este período compartiría estudio con David López, antiguo integrante del fanzine.

Su salto al mercado norteamericano llega en 2001 con series de bajo perfil como Midnight o Mass, para llegar más tarde a dibujar Manhunter, Omac , Jaque Mate, Brave and The Bold, JLA, Legado… para entrar de lleno en los Nuevos 52 donde sus lápices pudieron verse en series como Beowulf o Pájaros de Presa, para dar el salto a la colección en la que se cumplía uno de los sueños de su vida, dibujar a La Cosa del Pantano.

the-story-of-beowulf

Una labor que está desempeñando extraordinariamente bien al ser capaz de llevar a un nuevo nivel su estilo y capacidad para el diseño en el que es sin lugar a dudas su mejor trabajo hasta la fecha. Su Cosa es contundente, maciza, robusta, al tiempo que frágil. Sus diseños de los avatares pasados son sencillamente espectaculares y su capacidad para dibujar el verde abruma. Su trazo limpio, su línea clara y la plasticidad que es capaz de plasmar en sus viñetas terminan por elevar a esta colección al altar de las actuales colecciones en curso de DC.

Hace tiempo, en marzo de 2013, aquí mismo en Zona Negativa se entrevistó a Jesús Saiz. Hoy, dos años más tarde volvemos a hacerlo para preguntarle por su trabajo en la Cosa del Pantano y así poder cerrar ese círculo que quedó abierto cuando al despedirse le deseábamos suerte en el que iba a ser su nuevo proyecto dentro de DC: La Cosa del Pantano.

La entrevista se realizó en el Salón del Cómic de Zaragoza y aunque breve, no pudimos disponer de más tiempo, sí que permite hacernos una mejor idea de cómo este dibujante encaró una serie que ha conseguido quitarse de encima la sombra de Moore.

Entrevista Jesús Saiz

628987_1

ZN: Primero quiero agradecerte que nos hagas un hueco en tu agenda para nosotros. En la anterior entrevista nos quedamos justo cuando ibas a dar el salto a La Cosa del Pantano y nos gustaría continuar desde ahí. Nuestro primer disparo va sobre el guionista de la serie. ¿Cómo es trabajar con Soule?

Jesús Saiz: No tengo una relación muy estrecha con los guionistas. Soy un dibujante lento y necesito muchas horas para poder dibujar como yo quiero, por lo que tengo un agente que se encarga de ese diálogo más estrecho y directo con el guionista, ya que no me gusta decir a la gente como deben hacer su trabajo ni que me digan cómo debo hacer el mío. Con Soule todo el proceso ha ido perfectamente engrasado y siempre que me llegaba un guion suyo me quedaba absolutamente encantado. Me gusta mucho, pero mucho lo que está haciendo. Todos sus guiones son un reto. El aceptaba perfectamente mis cambios o mis cosas más personales. Total libertad, no solo con Soule, sino también con los editores… imagino que porque ya no vendía mucho la colección. Sin lugar a dudas mi mejor experiencia hasta el momento.

ZN:Soule se marcha a Marvel. ¿Quién va a sustituirlo?

JS: No está claro que la serie continúe más allá de la marcha de Soule. Debe ser la segunda o la tercera que menos vende. Así que se puede decir que en el número 40 acabará. Soule entró con una propuesta de tres arcos muy definidos, el pasado, el presente y el futuro, que en conjunto queda muy coherente al disponer del tiempo necesario para poder desarrollarlos adecuadamente.

ZN: ¿Seguirás en DC?

JS: Sí, está ya hablado, pero aquí debemos mantener todavía el Off Record. Pero sí, sigo en DC y en una colección de las nuevas tras Convergence. Una serie donde voy a poder soltarme a todos los niveles por las posibilidades que me brinda el concepto que en ella se va a desarrollar. Pero como de esto no podemos hablar…

ZN: Entre tus trabajos antes de la Cosa del Pantano estuvo Beowulf.

JS: Sí, cierto. Y hasta La Cosa del Pantano fue el trabajo que más me gustó hacer.

ZN: Veo que tu último trabajo es el que más te gusta hacer.

JS: No, no siempre, pero en el caso de estos dos últimos sí que se puede decir con contundencia.

ZN: Se trataba de un complemento de la serie Amatista.

JS: Sí, está claro que era lo más bajo donde uno puede estar, pero que más estaba disfrutando, aunque creativamente es lo que más me gustaba.

ZN: Volviendo a la Cosa del Pantano, ¿te has inspirado en alguno de los anteriores diseños del personaje?

JS: Paquette hizo de esta serie la seña de identidad con sus viñetas muy ornamentadas, que a mí nunca me han gustado, cuando lo que yo recordaba más era el trabajo de textura y lo orgánico que era todo con los lápices de Bissette. Si es un tebeo sobre plantas y no se percibe la maravilla de las plantas es que algo falla.

Bisette demostrando su talento.
Bisette demostrando su talento.

ZN: Tus dibujos muestran una clara intencionalidad de que lo orgánico sea un personaje más.

JS: Claro. De nada sirve si en el guion pone que algo debe ser maravilloso si luego no se percibe como tal. Comentabas antes que mi Cosa era más monstruosa, pero aunque esa era mi intención, no he sabido hacerla como yo quería. Fueron apareciendo los demás avatares con un fuerte ejercicio de diseño que se van reinventando a lo largo de la serie.

Soule sí que me comentó por qué Alec Holland toma la forma que toma, tan alejada del resto de los anteriores avatares. Alec vive en un mundo de superhéroes y por tanto inconscientemente asume un aspecto más heroico para su forma física. Por lo que al final me quedó más humano de lo que quería, cuando buscaba añadir barro y troncos, pero leía los guiones y me daba cuenta de que hacía falta mucho talento para hacerle justicia. He hecho lo que he podido pero considero que no he llegado.

SwampThing27e

ZN: ¿Te entintas a ti mismo?

JS: Sí. Trabajé en tiempos con Palmiotti pero no me siento cómodo. Un trazo o un grosor no adecuado en un parpado pueden cambiar toda una expresión. No soy un buen entintador, ya que mi trazo no es muy atractivo, pero soy muy obsesivo con esto.

ZN: ¿Te acompaña Javier Pina en la colección por tu lentitud?

JZ: Sí, yo pacté con los editores seis semanas por número. Un número sale cada cuatro, por lo que hace falta alguien que rellene. Yo empecé complementado a Kano y al irse llegó Javier Pina que trabaja a mi lado, con un estilo muy similar al mío. Tanto que podemos intercambiarlas para terminarlas.

ZN: Muchas gracias por dedicarnos algo de tu tiempo.

JS: Gracias a vosotros.

21
Déjanos un comentario

Please Login to comment
11 Comment threads
10 Thread replies
0 Followers
 
Most reacted comment
Hottest comment thread
9 Comment authors
MikiArusomespinpeDayKnightLaurel Kent Recent comment authors
  Subscribe  
Recientes Antiguos
Notifícame
Swamp Thing
Lector
Swamp Thing

Gran personaje. Lástima que en España no hayan publicado demasiado sobre él. A parte de las etapas de Wein/Wrightson, Moore, Pasko (sólo 10 grapas), Millar/Morrison, K. Vaughan y la última versión New 52, no parece que haya afán de publicar mucho más.

billyboy
Lector
billyboy

Jesus Saiz sigue en DC,eso es muy bueno,lastima de su lentitud,pero mientras tenga un buen escudero todo bien.

Sergio Aguirre
Autor

Paso por aquí para reivindicar aquella etapa de Morrison y un primerizo Millar con Swampy y a preguntar dos dudas: Tengo entendido que entre el final de su primera serie de los setenta y el comienzo de la segunda en los ochenta, se puedo ver a un Alec Holland con su humanidad restaurada en episodios de los Challengers de lo Desconocido, en los cuales se transformaba de vez en cuando en su monstruoso alter ego como si fuese un Bruce Banner cualquiera ¿Es esto cierto? ¿En qué revista aparecieron tales episodios, de no tratarse de un leyenda urbana?

Mi otra cuestión es sobre lo dicho aquí acerca de Will Pfeifer (un autor a cuya reivindicación también me adhiero plenamente): ¿Que papel jugó en Crisis de Identidad? Pensé que la idea también partiría de Brad Meltzer.

Muchas gracias, excelente artículo, Gustavo!!!

Sergio Aguirre
Autor

Y enhorabuena por la entrevista a Jesús, un tío al que admiro desde aquello que publicó en los noventa ¿Azoth se llamaba?. Andreyko y él se marcaron una serie de Manhunter que era una auténtica delicia.

Miki
Lector
Miki

No es leyenda urbana, Conway, ejerciendo de guionista invitado, le devolvió la humanidad en el penúltimo número de su primera serie (la que empezaron Wein y Wrightson) y luego se lo llevó a los Challengers of the unknown cuando resucitó la colección de éstos a finales de los 70 y allí se lo quedó hasta que se la cerraron (que no tardaron mucho, estamos en la primera época de la implosión deceita). Creo recordar que Holland se chutaba su biofórmula y volvía a ser la cosa del pantano, pero no me hagas mucho caso en esto, que es una información que no he contrastado porque sé que los tebeos existen pero no he podido leerlos.

Laurel Kent
Lector
Laurel Kent

¿Habéis leído «It» de Theodore Sturgeon de 1940?

http://en.wikipedia.org/wiki/It!_%28short_story%29

Laurel Kent
Lector
Laurel Kent
Lector
Sergio Aguirre
Autor

Que bueno, Laurel, desconocía totalmente la existencia de este relato. Está claro cual es el padre directo de todos estos fangosos monstruos.

Laurel Kent
Lector
Laurel Kent

De nada…

DayKnight
Lector
DayKnight

Impecable artículo. Gracias!

mespinpe
Lector
mespinpe

Pues yo me paso aquí para pedir la etapa de Rick Veitch de una vez, leches. Que ya planeta pometió que se publicaría justo después de los 3 tomazos de Moore y con el cambio de editorial a ECC si te he visto no me acuerdo. No entiendo que se hayan publicado antes la de Millar/Morrison y, muy especialmente la de Vaughan que no tiene ni la mitad de relumbrón que la de Veich. La verdad es que lo de Veitch en nuestro país es para mirárselo. Ya no vamos a pedir cosas más recientes como Army@love, que tiene pintaza o Can´t get no…

Sergio Aguirre
Autor

Toda la razón, mespinpe. Me apunto también a esta reivindicación.

Aruso
Lector
Aruso

Tengo ganas de leer la etapa de Rick Veitch. No sabía ese asunto de que se había ido por temas editoriales. Y encima Gaiman y Delano que iban a ocuparse de la serie tambien se fueron por culpa de esto. Buff vaya oportunidad perdida para Swampy, podríamos haber disfrutado de unos números más de grandeza tras Moore…

mespinpe
Lector
mespinpe

En teoría los números de Veitch son “unos números más de grandeza tras Moore”, pero como no los he leído no lo puedo asegurar. Pero vamos, que es el autor de El Uno, Bratpack, Maximortal o Indigo Sunset, no creo que cuando le cayó el manto de Moore allá por el 87/88 hiciese una mediocridad.

Aruso
Lector
Aruso

Si, a eso me refería. Veitch me parece el sustituto perfecto para la etapa de Moore (a falta de leer sus números) pero dura poco y encima se pierde la oportunidad de que gente como Gaiman o Delano escriban tambien a Swampy. Por eso digo que se perdió una gran oportunidad de una gran continuación a la etapa Moore, porque lo que vino después se quedó entre digno y directamente mediocre.

mespinpe
Lector
mespinpe

Cierto. Fue una pena que la serie que empezó vértigo se fuese disolviendo así. Y eso que la etapa Millar no está mal, pero…