Jack Kirby – Centenario

Con este tomo se rinde un digno homenaje a Jack Kirby, rescatando muchas de sus creaciones en una serie de especiales publicado en USA durante el mes de agosto de 2017.

Por
0
1666
 

Edición original:The New Gods Special núm. 1 USA, The Newsboy Legion and the Boy Commandos Special núm. 1 USA, The Sandman Special núm. 1 USA, The Manhunter Special núm. 1 USA, Darkseid Special núm. 1 USA, The Black Racer and Shilo Norman Special núm. 1 USA (one-shots) .
Edición nacional/ España:ECC Ediciones.
Guión: Dan Jurgens, Dan DiDio, Howard Chaykin, Keith Giffen, Mark Evanier, Mark Buckingham, Paul Levitz, Reginald Hudlin, Sam Humphries, Shane Davis, Steve Orlando, Walter Simonson. Dibujo:Denys Cowan, Howard Chaykin, Jon Bogdanove, Mark Buckingham, Michelle Delecki, Phil Hester, Rick Leonardi, Ryan Benjamin, Scott Kolins, Shane Davis, Steve Rude, Walter Simonson.
Entintado: Michelle Delecki, Dan Green, Ande Parks, Bill Siemkiewicz, Richard Friend.
Color: Laura Martin. Alex Sinclair, Wil Quintana, Madpencil, Steve Buccellato, John Kalisz, Chris Sotomayor, Dave McCaig, Dave Stewart, Jeromy Cox.
Formato:Cartoné, 192 págs. A color.
Precio:19,50 euros.

 

El año pasado fue el centenario del nacimiento de Jack Kirby y se celebró en DC Comics publicando, durante el mes de agosto, una serie de especiales que recogían muchas de las creaciones que el rey aportó al Universo DC. Paralelamente también se puso en marcha una maxiserie de 12 números dedicada a Kamandi con lo que los aficionados pudimos recuperar historias de Darkseid, Mr. Miracle, Kalibak, Sandman, Manhunter, La Legión de Repartidores, Orion, la Abuela Bondad, Desaad, Lashina, Stompa, Loca Harriet, el Corredor Negro, Demon, Omac… Una lista interminable de personajes, mundos y por qué no, universos con los que Kirby dejó su impronta en DC.

ECC recopila todos esos especiales en un solo tomo y nos trae la esencia de Jack Kirby a través de la interpretación de autores tan relevantes como, Davis, Simonson, Levitz, Cowan, Giffen… para conformar un especial que sirve de cierre (a falta de la publicación del segundo tomo de Kamandi) de la celebración del centenario de nacimiento de Kirby en España. Con el Cuarto Mundo adecuadamente publicado en cuatro exquisitos tomos, este especial y la maxiserie de Kamandi, los aficionados a Kirby de DC podemos darnos por satisfechos en cuanto a obras que sirvan para recordar a uno de los más importantes creadores del cómic norteamericano.

Hablar de este tomo implica hablar de varios tonos, enfoques y por tanto resultados finales. Hay números de todo tipo y cada uno logra captar la esencia, el sabor a Jack Kirby, pero solo algunos consiguen destacar de verdad. Veamos que podemos encontrar globalmente en este tomo y que especiales brillan por encima de los demás.

Si hablamos de conjunto, este tomo da lo que todo aficionado a las creaciones del Rey puede esperar. Sin embargo, no llega a emocionar, pues las historias son, en muchos casos, anodinas, incluso encorsetadas, centrándose en rescatar la visión de Jack Kirby, cuando eso es virtualmente imposible. Esa autoimpuesta carga acaba por lastrar al conjunto que se resiente en demasía, provocando un todo muy irregular.

Si analizamos por separado cada especial el resultado es más satisfactorio.

Empezamos con Orion, el temperamental hijo de Darkseid, que se ve inmerso en una aventura en la que tiene que detener las ansias de protagonismo de Kalibak. Aquí, Shane Davis, ejerce de autor completo y se centra en la caracterización de Orion, en como dentro de su ser bulle la rabia, la sangre de Darkseid, mostrando esa dualidad en la que se encuentra el personaje. Una dualidad a la que ha de hacer frente de forma constante si de verdad desea alejarse de la sombra de su padre. Davis construye una historia simple en cuanto a lo que se nos cuenta, pero que le sirve de vehículo para poder mostrarnos las mencionadas dos caras de Orion. Un relato entretenido, pero que no acaba de despertar demasiadas emociones.

Acompañando a este número se encarta también una historia corta con Simonson a los mandos, donde Orion vuelve a ser el protagonista y cuyo principal aliciente es el dibujo de Simonson sin mucho más que añadir a nivel argumental.

Inmediatamente después entra en escena Howard Chaykin que firma una historia en la que se cruzan los caminos de la Legión de Repartidores y el Comando Juvenil, que centra su atención en la caza de las células nazis escondidas en territorio americano. Chaykin realiza una historia algo enrevesada en la que busca dar espacio a cada uno de los miembros de estos dos grupos de jóvenes, mientras intenta reflexionar sobre aspectos sociales intrínsecos a la época. El trabajo de Chaykin es mucho más elaborado que el de Davis, logrando una historia densa que sí que es capaz de captar la esencia del momento y de los personajes, por lo que el sabor dulzón de Kirby se percibe en cada página.

El ritmo no se detiene y cuando se deja atrás a los repartidores y al Comando Juvenil, nos adentramos en el mundo onírico del Sandman (con el aspecto de los años setenta), nada que ver con el personaje de Gaiman en lo visual y en desarrollo, pero en la esencia guarda ciertas similitudes al ser también el encargado de velar por los sueños de la humanidad. Los autores de este número son Dan Jurgnes y Jon Bogdanove, viejos conocidos de la franquicia de Superman durante los años noventa, que unen sus talentos para plasmar una de las historias, que en realidad son dos, más kirbianas de todo el tomo. Jurgens escribe desde el cariño y el más sincero y sentido homenaje unas tramas en las que Sandman, nuestro justiciero del sueño, ha de velar por la integridad de un niño muy especial y un anciano cuyo recuerdo están empezando a olvidar sus familiares. Dos historias escritas para emocionar y golpear al lector pues ambas tienen dos finales muy emotivos y sorprendentes. De lo mejor del tomo.

Seguimos pasando páginas y le llega el turno a Manhunter, que no es una creación propiamente dicha de Jack Kirby, sino un personaje al que Jack Kirby, con la ayuda de Joe Simon, revitalizó, dotándole de una nueva apariencia más heroica. Hay que recordar que Kirby estuvo trabajando en dos ocasiones en DC Comics. La primera tuvo lugar en 1941 cuando tanto Kirby como Simon recalaron en DC, abandonando Timely, para trabajar en series como la citada Manhunter, Sandman… creando además las series tituladas Newsboy Legion y Boy Commandos (con representación en este tomo como ya hemos podido ver). Esta circunstancia los convirtió en superestrellas, pudiendo disfrutar de sus nombres resaltados en las portadas con el fin de aumentar las ventas.

Los encargados de dar forma a esta historia de Manhunter son Keith Giffen y Dan Didio, que centran su atención en contarnos como su protagonista es censurado por Sandman (cuyo aspecto visual responde a su caracterización de 1941) por sus métodos tan violentos. La historia no es sino un ir y venir de frases grandilocuentes, poco naturales, aderezadas con una sucesión de puñetazos, saltos, quiebros y patadas, que tan solo nos dejan claro que el personaje no dudaba en hacer lo que fuera necesario para imponer la justicia, porque sin duda alguna, por encima de todo, es un Manhunter.

Como complemento tenemos a Demon, una pequeña historia escrita por Sam Humphries e ilustrada por Steve Rude, centrada en la maldición de Etrigan y Jason Blood, que ven como por separado poco o nada pueden aportar al mundo al que han de hacer frente. Una aventura correcta que sí capta muy bien ese drama que implica tener que compartir tu existencia con un demonio en el interior.

Y llegamos a los dos últimos especiales, los mejores junto con Sandman, dedicados el primero a la figura de Darkseid y el segundo a la del Corredor Negro y a Mr. Miracle (Shilo).

En cuanto al de Darkseid, escrito por Mark Evanier e ilustrado por Scott Kolins, se centra en mostrarnos la esencia del mal, del poder y el control del déspota gobernador de Apokolips. Evanier puede ser considerado uno de los más importantes estudiosos del cómic de Estados Unidos y uno de los que mejor conoce a la figura de Kirby. Su trabajo es ejemplar, pues en cada página se puede sentir donde se esconde la esencia del poder absoluto de Darkseid. Evanier logra mantener la tensión y el interés gracias al control que hace del tempo y el talento que demuestra a la hora de caracterizar al personaje conductor de toda la historia. Una elegante lección de conocimiento de los personajes que hace de este número algo muy especial.

Como historia de complemento tenemos a OMAC, el ejército de un solo hombre que ha de hacer frente a una historia que trata sobre la amistad y la soledad de este personaje tan particular que creó Jack Kirby. Paul Levitz firma una aventura que permite conocer todos los conceptos desarrollados en este apocalíptico mundo que rodea a OMAC, siendo el encargado de darle forma visual un exquisito Phil Hester.

Y acabamos con la llegada de la muerte, el heraldo que anuncia el fallecimiento de un dios y que, con su peculiar aspecto, vestido con una armadura de color rojo, amarillo y azul, surca los cielos en esquíes, con su capa amarilla ondeando al viento. Nos referimos al Corredor Negro. Escribe Reginald Hudlin y dibuja el intenso Denys Cowan, que firman un número donde vamos a poder conocer el oscuro origen del Corredor Negro. Estamos frente a una historia muy oscura, de agresivo planteamiento, intensa en todo momento, donde la vida de Mr. Miracle está en juego y en la que el Corredor juega un papel determinante. Un número que destila Jack Kirby por los cuatro costados, pues Hudlin entiende a la perfección el drama interno y la psicología que se esconde tras el portador de la muerte en el Cuarto Mundo.

Un especial que rinde un más que digno homenaje a Jack Kirby y que logra satisfacer puntualmente al lector dado el crisol de enfoques y estilos que en el se dan la mano. El resultado global es irregular, algo normal en este tipo de obras, pero que se debe saber perdonar por el placer que esconden en su interior pequeñas perlas de brillantes colores y extrañas aventuras.

  Edición original:The New Gods Special núm. 1 USA, The Newsboy Legion and the Boy Commandos Special núm. 1 USA, The Sandman Special núm. 1 USA, The Manhunter Special núm. 1 USA, Darkseid Special núm. 1 USA, The Black Racer and Shilo Norman Special núm. 1 USA (one-shots) . Edición…
Guion - 6
Dibujo - 8
Interés - 6

6.7

Irregular

El tomo se muestra irregular por la propia concepción que tiene, ya que encarta varios números sueltos, con obras e historias muy dispares, con autores más o menos inspirados, que hacen que globalmente no quede todo cohesionado.

Vosotros puntuáis: 8.54 ( 3 votos)

Déjanos un comentario

Please Login to comment