Infinity 8 vol. 2 Regreso al Führer

Heil

Por
0
932

 

Edición original:Infinity 8 vol. 2 Retour vers le Führer FRA, Rue de Sèvres
Edición nacional/ España:Dibbuks
Guión:Lewis Trondheim y Olivier Vatine
Dibujo:Olivier Vatine
Color:Olivier Vatine
Formato:Cartoné, 96 Páginas
Precio:20€

 

Son muy majos, pero el nazismo no es lo mío.

Regreso al Führer es el segundo álbum de Infinity 8 tras Amor y cadáveres. Este segundo número es el único que realizan en su totalidad los creadores de la serie Lewis Trondheim y Olivier Vatine. En el resto Trondheim ha escrito la trama general y coescribe cada álbum con otro autor y Vatine se encarga del diseño gráfico de toda la serie dejando el dibujo en manos de otros autores. Es el segundo álbum de la serie que Dibbuks saca este año, la idea es sacar dos al año, así que finalizaría en 2021.

Lewis Trondheim es un historietista francés nacido en 1964. En 1990 se convierte en uno de los fundadores de L’Association. Es uno de los autores más prolíficos de Francia, ya sea como autor completo o como guionista. En su carrera ha tocado todo tipo de géneros, desde el biográfico en series como Lapinot (Planeta), Las Amapolas de Irak (Astiberri), Las pequeñeces de Lewis Trondheim (Sins Entido) o Mis Circunstancias (Astiberri) pasando por la fantasía de la La Mazmorra (Norma), la aventura en La isla de Borbón 1730 (Ponent Mon) o el western de Texas Cowboys (Norma) por citar alguna de sus obras más destacadas. Es Caballero de Artes y Letras en 2005 y Gran Premio de Angoulême en 2006.

Olivier Vatine es un historietista francés nacido en 1959. Debutó en el cómic en 1984 en la revista Circus. En sus primeros años colaboró con el guionista Thierry Cailleteau en distintas series hasta que dieron el salto a la fama con la serie Aquablue (Yermo) de la que dibujó el primer ciclo argumental de 4 cuatro álbumes. Por esta serie obtuvo el Alph-Art jeunesse del festival de Angoulême en 1989. Después dio el salto al mercado americano, ilustrando los guiones de Mike Baron de la adaptación al cómic del segundo libro de la Trilogía de Dawn (Planeta), perteneciente al mundo expandido de Star Wars. Además empiza su carrera como guionista, aunque la mayoría de su obra como guionista permanece inédita en nuestro país. En 2012 tras finalizar su colaboración en Cixi (Yermo) un spin-off del universo de Troy, adaptó la novela de Stefan Wul Niourk (Yermo) en tres álbumes. Este segundo número de Infinity 8 es su último trabajo publicado como dibujante hasta el momento, como guionista este año ha publicado La mort vivante que cuenta con dibujo del portugués Alberto Varanda. Casi toda su carrera está ligada a la ciencia-ficción y a la aventura.

La capacidad del capitán de la Infinity 8 de viajar en el tiempo hace que cada nuevo álbum sea una historia completa y se pueda leer de manera independiente. Cada una de las historias de la serie parten de un suceso común, la Infinity 8 debe detenerse al encontrarse con un obstáculo sin identificar en su viaje. A partir de ese momento las historias cambian, aunque siempre se envía a una agente para investigar. En este caso se trata de Stella Moonkicker, una agente borde y adicta a las redes sociales. Antes de su salida se encontrará con unos peculiares seguidores del nazismo. Junto a ellos, descubrirá en las ruinas que obstaculizan la nave la cabeza de Adolf Hitler. Este hecho será el desencadenante de la historia ya que al revivir tratará de hacerse con el control de la Infinity 8 y que sea la cabeza de playa para el nuevo Reich.

Como en el anterior álbum los homenajes a la space-opera pulp de los cincuenta están también presentes aunque son menos importantes. Siguen presentes las constantes del género: naves espaciales, héroes con escafandra, misterios espaciales… pero aquí se le unen los robots retro y los nazis espaciales. Como en el anterior, el héroe de gran mandíbula, fuerte, arrogante, pendenciero e independiente que no acepta ordenes de sus superiores es sustituido por una mujer de las mismas características. Aunque se le añade una adicción a las redes sociales que sirve para ironizar sobre la dependencia que han creado en la sociedad.

Regreso al Führer es una aventura de ciencia-ficción trepidante donde la acción sucede sin parar. Además está mezclada con un sentido del humor más bien negro con mucha mala baba, políticamente incorrecto y una carga irónica que está presente en cada página. Trodheim y Vatine aprovechan para reírse de la ideología del nazismo, exponiendo la estupidez de sus argumentos. Vuelcan toda su ironía en el personaje de Hitler, un señor que parecía ridículo pero acabó llevando al mundo al desastre. El mismo abismo al que nos enfrentamos ahora, con unos líderes que comparten la peligrosa estulticia del líder nazi. Pero no solo critican al nazismo, también a las religiones, en particular al judaísmo que no sale muy bien parado. Y es que no es bueno que nadie pretenda controlar lo que pensamos, da igual que lo vista de fe o lo envuelva con una bandera.

Vatine es un dibujante de amplia experiencia en el cómic, con una larga carrera y un estilo consolidado. El anterior álbum era un homenaje a la obra de Wally Wood, algo que también está presente pero no es tan obvio, ya que a diferencia de Bertail su estilo poco tiene que ver con el de Wood. Aunque son dos dibujante diferentes, al compartir los diseños y la estructura narrativa hace que la obra mantenga unas constantes y una coherencia que la hacen reconocible. La estructura de página está formada por tres tiras aunque no es algo escrito en piedra y se lo saltan cuando es necesario. El color mantiene el espíritu del pulp y está compuesto por colores primarios y brillantes. Los personajes son dinámicos y expresivos y las escenas de acción están muy bien resueltas. La mayor pega es la ausencia de fondos en casi toda la obra, algo que casa con la simplificación del trazo de Vatine con respecto a otras obras suyas en las que estaba mejor. La comparación con el tomo anterior, con un Bertail a un gran nivel hace que salga perdiendo.

La edición de Dibbuks es muy buena, con buena reproducción y papel, además de un diseño muy bonito. El tomo se complementa con varias páginas de bocetos sobre la creación de la obra. El año que viene veremos el trabajo en la serie de autores como Fabien Vehlmann, Olivier Balez, Kris y Martin Trystram.

Regreso al Führer es un festival de locura pulp, donde la aventura y la diversión esconden una feroz crítica al totalitarismo, no solo nazi sino de cualquier tipo. Trodheim y Vatine conjugan a la perfección el humor y la aventura con robots nazis. Un álbum que supera al anterior con una propuesta que es algo más que un homenaje al pulp, algo que esperemos sea una constante de la serie.

  Edición original:Infinity 8 vol. 2 Retour vers le Führer FRA, Rue de Sèvres Edición nacional/ España:Dibbuks Guión:Lewis Trondheim y Olivier Vatine Dibujo:Olivier Vatine Color:Olivier Vatine Formato:Cartoné, 96 Páginas Precio:20€   Son muy majos, pero el nazismo no es lo mío. Regreso al Führer es el segundo álbum de Infinity…
Guión - 8
Dibujo - 7
Interés - 8

7.7

Pulp

Trodheim y Vatine encierran debajo de un homenaje a la space-opera pulp más loca, una mordaz crítica a los totalitarismos.

Vosotros puntuáis: 7.8 ( 3 votos)
Artículo anteriorXerxes. La caída de la Casa de Darío y el ascenso de Alejandro 1-5
Artículo siguienteHeroes Comic Con Madrid 2018 – Entrevista a Pere Perez
Nacido en Barakaldo en 1977 donde sigo viviendo. Descubrí los cómics en una librería de barrio con Tintin, Asterix, SuperLopez y los personajes de Ibáñez. En 1989 descubrí los superheroes de la mano de Stern y Buscema con el numero 73 de la edición de Forum de Los Vengadores. A estas lecturas se fueron incorporando la novela gráfica y el manga, de los cuales, a diferencia de los superheroes, nunca me cansé. Todavía sueño con ser agente Espacio-Temporal y de Planetary, con visitar mundos de fantasía con el señor T., Philemon, Lord Morfeo, Arale y Thor. Viajar con Reed, Ben, Susan y Johnny al futuro y pasear por el cuartel de la Legión. Recorrer la antigua Roma con Alix y una cantimplora de poción mágica. Buscar Mú, perderme en un viaje al corazón de la tormenta, contemplar el Olmo del Cáucaso mientras paseo por un Barrio Lejano leyendo El almanaque de mi padre. Conseguir beber la sangre del Fénix. Leer, al fin, algún articulo de Tintín y de Fantasio sin que me molesten los absurdos inventos de Gastón. Perderme por las murallas de Samaris, mientras de la pirámide flotante de los inmortales cae John Difool. Enamorado de la chica de los ojos rojos y de Adele. Y cabalgar hacia el amanecer con Buddy Longway, Red Dust y el teniente Blueberry. Con un poco de humo azul en los labios...

Déjanos un comentario

Please Login to comment
  Subscribe  
Notifícame