Aquablue. El planeta azul

Por
5
2086
 
Portada_Aquablue_planeta_azul

Edición original: Aquablue integrale 1 (Delcourt).
Edición nacional/ España: Diciembre 2015 (Yermo Ediciones).
Guión: Thierry Cailleteau.
Dibujo: Olivier Vatine, Ciro Tota..
Color: Christophe Araldi, Isabelle Rabarot, Florence Breton.
Formato: Cartoné 248 págs.
Precio: 43,00€.

 

Yermo Ediciones amplía su catálogo de obras de ciencia ficción con un título clásico del género, Aquablue de Thierry Cailleteau, una serie veterana en el mercado francés que combina elementos como la defensa del medio ambiente, la crítica al colonialismo económico y la acción más trepidante. un cocktail de puro entretenimiento cuyo primer ciclo de cinco álbumes está recogido en este volumen integral.

La serie Aquablue apareció en Francia en 1988 y desde entonces ha cosechado un éxito considerable estando todavía en curso tras la publicación de 15 álbumes. La serie se basa en una premisa clásica del género de ciencia ficción como es la presentación de un planeta diferente a la Tierra, en este caso el Aquablue del título, con un ecosistema extraño con reglas propias, criaturas prodigiosas y su propia raza nativa en el que se desarrolla un conflicto entre agentes externos al planeta y la vida autóctona. Un ejemplo paradigmático de este tipo de obras lo tendríamos en el Dune de Frank Herbert. A esta premisa, Cailleteau le suma la del arquetipo del niño salvaje criado por una raza que no es la suya para construir a su protagonista, Nao, dejando claro que su propuesta va por derroteros más populares y cercanos al pulp que no a complejas elucubraciones humanistas al estilo de otras obras similares como podrían ser el Aldebarán de Leo o El ciclo de Cyann de François Bourgeon.

La historia comienza con el naufragio de una nave espacial del que sólo habrá un superviviente, Nao, un niño pequeño que quedará al cuidado de su robot nodriza hasta que acaba llegando al planeta acuático Aquablue, donde será adoptado por los nativos que lo criarán como uno más de los suyos. La paz en el planeta se verá alterada con la llegada de una misión de la Tierra que viene a explotar los recursos naturales del planeta sin importar las consecuencias que esto pueda tener para la vida indígena. Nao y el resto de habitantes del planeta deberán hacer frente a un invasor que les supera en fuerza y para ello tendrán que recurrir a los secretos que oculta el planeta y a unos cuantos aliados humanos que también están en contra de la política colonial de la Tierra.

Lo primero que llama la atención de la propuesta de Cailleteau es que no pierde el tiempo en plantear el escenario y nos muestra el origen de su protagonista, la naturaleza del planeta y la llegada del conflicto con los humanos de una forma ágil y directa. Para ello recurre a bastantes tópicos del género pero consigue meter al lector de lleno en la acción que se desata de forma frenética ya en la segunda mitad del primer álbum del ciclo. La misma fórmula aplicará al resto de álbumes en los que una introducción de la situación dará pie a múltiples enfrentamientos y a trepidantes momentos de acción. Esto hace que haya momentos excesivamente expositivos con abundancia de largos diálogos pero lo bueno es que estos momentos son breves y lo que prima son los combates tanto espaciales como por tierra, mar y aire, la aventura y el descubrimiento de las maravillas que esconde el planeta.

En el desarrollo de los personajes hay bastantes clichés y el autor tira mucho de arquetipos, desde el protagonista, elegido por el planeta para ser su campeón y salvador, hasta unos villanos muy malos que no despiertan ningún tipo de empatía, pasando por el inevitable secundario cómico en forma de robot dicharachero. Lo bueno es que la obra es consciente de las limitaciones de su planteamiento y no pretende engañar a nadie intentando ser algo que no es. De la misma forma tampoco oculta sus influencias y es fácil reconocer elementos “prestados” de la saga Star Wars (esa nave Stromboli que parece la gemela del Halcón Milenario) o del Aliens de James Cameron (esta última referencia es especialmente significativa porque en la película Avatar, también de Cameron, podemos encontrar unas cuantas coincidencias con lo que se presenta en Aquablue en lo que podría ser un caso de referencia circular).

En el apartado gráfico tenemos a Olivier Vatine, que se encarga de los cuatro primero álbumes, y a Ciro Tota, quien es responsable del dibujo del quinto. Ninguno de los dos son dibujantes sobresalientes y tienen algunas carencias en cuanto a anatomía pero su trabajo es muy efectivo y destaca en los diseños tanto en los de los habitantes de Aquablue y su civilización basada en el mar como en el diseño de la abundante maquinaria espacial y bélica que aparece en el relato. También resulta brillante la concepción y planificación de las escenas de acción con secuencias espectaculares y planos muy logrados que hacen pensar que esta historia quedaría de fábula en la gran pantalla y con unos buenos efectos especiales.

Como curiosidad, mencionar que esta serie empezó a publicarla Planeta deAgostini en el 96 pero la dejó colgada en la tercera entrega por lo que esta edición integral ofrece la oportunidad de leer de forma íntegra todo el primer ciclo de la serie. La edición incluye como extra bocetos de los artistas para el diseño de personajes y de las portadas de las ediciones especiales. Sin duda alguna se trata de una buena adición a la oferta de ciencia ficción de Yermo Ediciones y una recomendación para todos aquellos amantes de la versión más lúdica y entretenida del género.

  Edición original: Aquablue integrale 1 (Delcourt). Edición nacional/ España: Diciembre 2015 (Yermo Ediciones). Guión: Thierry Cailleteau. Dibujo: Olivier Vatine, Ciro Tota.. Color: Christophe Araldi, Isabelle Rabarot, Florence Breton. Formato: Cartoné 248 págs. Precio: 43,00€.   Yermo Ediciones amplía su catálogo de obras de ciencia ficción con un título clásico…

Valoración

Guión - 7.5
Dibujo - 7
Interés - 7.5

7.3

Entretenido

Clásico del cómic de ciencia ficción francés que destaca por su propuesta desenfadada y repleta de acción

Vosotros puntuáis: Be the first one !
5 Comments
Antiguos
Recientes
Inline Feedbacks
View all comments
sibaix
sibaix
Lector
26 marzo, 2016 18:33

Solo leo BD pero veo que tenéis dos varas de medir en cuanto al dibujo, cuando es superheroes las puntuaciones están subidas cosa que no veo que pase con la BD, como si se le pidiera más nivel a un cómic Europeo, lo digo porque veo cada puntuación de 8 en dibujos que no llegan al 5 y en Aquablue le ponéis un 7 que creo que es correcto pero claro si lo comparamos con las otras puntuaciones pues como que habría que ponerle un 9.
Yo el problema que le veo a Aquablue es que el dibujo es irregular no es homogéneo sobre todo en caras y personajes, pero en cambio hay dibujos de 9 sobre todo en ambientación, naves, criaturas.Estoy bastante de acuerdo con la critica en general, otra cosa es la vara de medir cuando es un cómic de superheroes.

sibaix
sibaix
Lector
En respuesta a  Alejandro Ugartondo
28 marzo, 2016 10:32

Yo también tengo curiosidad, de hecho si apoyo la colección es para ver si llegamos a esa etapa donde el dibujo me parece más que interesante con un estilo que le va a la serie como anillo al dedo.

batlander
batlander
Lector
En respuesta a  sibaix
28 marzo, 2016 17:45

Pues a mi me parece razonables ser mas exigente con el album europeo que con el comic americano. Aunque parezcan la mismas cosa, en general (siempre hay excepciones) son productos diferentes en mi opionion, por su manera de producirlos. No es mo mismo 48 paginas al año de BD que 240 de americano.

Para ponerlo mas claro diria que el comic americano es una hamburguesa y el frances un solomillo. Y a la hora de valorarlos lo haces diferente.

sibaix
sibaix
Lector
En respuesta a  batlander
30 marzo, 2016 10:25

Que tiene que ver la velocidad con el tocino, un dibujo es malo se tarde un año o un mes, entonces la salida mensual de las grapas justifica que el dibuje sea malo, pues entonces paso de las grapas.