I am a Hero 4

Por
2
883
 
I_am_a_hero_4_portada

Edición original: I am a Hero Nº 4 JAP
Edición nacional/ España: Norma Editorial
Guión: Kengo Hanazawa
Dibujo: Kengo Hanazawa
Formato: Tomo manga rústica de 240 páginas
Precio:8,5€

 

La historia del pensamiento está plagada de reflexiones en torno a la vida y la muerte. ¿Cómo vivir y morir?, ¿por qué?, ¿de qué manera?, ¿con qué objetivo? Son algunas de las preguntas que intentan ser contestadas. Y jamás lo consiguen. La literatura (también si se presenta en forma de viñeta) es una de las artes que ha fagocitado esta problemática. Hay producciones culturales que nos animan a revolucionar nuestras vidas. En cambio, otras historias nos invitan a parar el tiempo. Contemplar las pequeñas miserias que nos rodean y aceptar lo maravilloso de la vida.

Pero las historias postapocalípticas mezclan ambas posibilidades. Tras la destrucción de la humanidad, el tiempo se detiene en un caos constante. De repente, la tediosa rutina que ahogaba a los protagonistas, resulta ser una fuente de tranquilidad, comodidad y felicidad. La única manera de sobrevivir es cambiar drásticamente. Encontrar al “yo” más salvaje y proyectarlo al nuevo mundo. Cuando Hideo desenfunda la escopeta por primera vez, su “yo” más salvaje aparece en escena. Nuestro protagonista está más cerca de superar sus miedos, sus inseguridades. De convertirse en un héroe. Pero junto a esta evolución aparece una preocupación: ¿están vivas las personas que le atacan?

Esta preocupación es un elemento típico y repetitivo de todas las historias de zombis. Pero en I am a Hero se complica un poco más. Después de que Hiromi y Hideo se conozcan en la espesura del Fuji, encuentran un suicida ahorcado. Este se ha convertido en muerto viviente e intenta atacarles… o no. La nueva compañera de nuestro protagonista observa detenidamente los movimientos del atacante. No les quiere atacar, sino que les pide algo. Hiromi le acerca una fotografía familiar enmarcada. Ante el asombro de Hideo, el ataque cesa. ¿Puede ser que Kengo Hanazawa no limite sus criaturas devoradoras de humanos al típico cliché zombi? De momento no hay respuesta para la que sin duda es la mayor incógnita que el autor nos está planteando.

Una de las escenas más gores de este cuarto volumen.
Una de las escenas más gores de este cuarto volumen.

Hiromi es una estudiante de instituto que está pasando las vacaciones de la Golden Week en una excursión escolar. Es una joven buena e ingenua a la que sus compañeras de clase engañan para realizar una prueba de valor. Gracias a esto, Hiromi, a diferencia de sus compañeras, sobrevivirá a la infección. En uno de los flashback de este tomo, Hiromi habla de los grupos de música que le gustan. A diferencia de otros manga dónde estas cuestiones se resuelven con nombres inventados, el autor nos da una selección de grupos reales: SoutaiseiRiron, 9mm, Andymori, Asian Kung-Fu Generation, Happy End, Takao Kisugi, Quruli, Kamattechan. Hemos enlazado un vídeo de cada grupo para aquellos que tengáis curiosidad.

Durante los tres primeros tomos Kengo Hanazawa desarrolla algunos elementos metaliterarios sobre su concepción del manga. Dado que este tomo gira en torno de Hiromi, creo que es interesante hablar de uno de ellos. Cuando Hideo muestra su story book a su editor, este le comenta que su principal problema es cómo concibe a los protagonistas. La cuestión reside en que los protagonistas permanecen en un segundo plano respecto a la acción. Pero Hideo defiende que esto no es un error, sino que forma parte de su modo de entender cómo debe ser el manga. Una historia de personas reales dónde el protagonista es uno más entre la masa de personajes secundarios. Dejadme suponer que esta defensa corresponde a lo que el propio Hanazawa cree. De hecho, en I am a Hero podemos ver muchos momentos en que Hideo, en lugar de ser el causante de los acontecimientos, es el hilo conductor de estos. Algo me dice que Hiromi será la máxima expresión de esta manera de entender la narración, ya lo veremos.

Volvamos a nuestro tomo. En él, nuestros protagonistas encuentran una zona con cobertura, después de cuatro tomos en los cuales los móviles eran pisapapeles, puesto que no tenían ni señal ni batería. A través del servicio de televisión del móvil de Hiromi, descubrimos que los organismos gubernamentales están nombrando a la infección: Fallo Multiorgánico y Alteración de Personalidad con Carácter Sociopático. En realidad, una descripción para no llamar a las cosas por su nombre. También descubriremos que la infección tiene un alcance internacional, siendo la Organización Mundial de la Salud la encargada de gestionar las investigaciones sobre ella. Las recomendaciones de prevención se limitan a invitar a la población a no acudir a aglomeraciones, mantenerse alejado de los hospitales y encerrarse en casa para evitar la propagación de la enfermedad. Pero por desgracia, estos consejos llegan tarde para nuestros protagonistas…

Artículo escrito por Mónica Rex.

Artículo anteriorRumbo a Convergencia: Wonder Woman
Artículo siguiente#ZNCine – Tráiler final de Pixels
(Barcelona, 1990). Licenciada en Filosofía y graduada en Medicina. Entré en el mundo del manga gracias al boom del anime de finales de los años noventa con series como Utena, la chica revolucionaria, Evangelion y Cowboy Bebop. Después de leer a Tezuka, Taniguchi y Urasawa, salté a la lectura del cómic de cualquier procedencia, género y estilo. Recientemente, me he volcado en el mundo del podcasting medio que me permite explorar nuevas formas de divulgación. Fui jurado de los XXV Premios Manga Barcelona organizador por Ficomic. Mi máxima: las buenas historias son aquellas que dejan huella en el alma del lector.
2 Comments
Antiguos
Recientes
Inline Feedbacks
View all comments
Jesús Játiva
20 mayo, 2015 20:37

¡Bienvenida, Mónica! Me ha gustado mucho la reseña.

Raúl López
Admin
21 mayo, 2015 8:32

Bienvenida Monica y excelente reseña, lo cierto es que voy a ritmo lento de lectura con esta serie, ando terminando el sexto tomo, pero me tiene absolutamente atrapado, y el dibujo de Kengo es sencillamente brilltante. Lo dicho enhorabuena por la reseña!