Hay algo matando niños 4, de James Tynion IV, Werther Dell’edera y Miquel Muerto

Con el nuevo tomo de Hay algo matando niños Tynion, Dell'Edera y Muerto nos llevan al origen de Erica Slaughter. Aquí os dejamos nuestras impresiones.

Por
2
2275

Edición original: Something is killing the children 16-20 USA (BOOM! Studios)
Edición nacional/España: Hay algo matando niños 4 (Planeta Cómic, 2022)
Guion: James Tynion IV
Dibujo: Werther Dell’Edera
Color: Miquel Muerto
Traducción: Nacho Bentz
Editor: Eric Harburn
Formato: Tapa dura. 152 páginas. 17,95€

Orígenes y explicaciones

Tres tomos hicieron falta, más de un año de grapas mensuales, para acabar con el primer arco argumental de Hay algo matando niños y… ¿Ahora qué? Básicamente se puede resumir en dos palabras: orígenes y explicaciones. La recta final de la anterior historia hacía crecer el mundo de esta serie, con un gremio de cazadores más grande de lo que se pensaba y un mundo más extraño aún de lo que podía parecer.

Además de ese halo de misterio que suele rodear a personajes como Erica Slaughter y las preguntas habituales como ¿de dónde vienen los monstruos? tenemos a la organización, sus pañuelos de colores o los inquietantes muñecos que los acompañan, así como pequeñas referencias a otros miembros de la casa Slaughter. Todo este aparentemente rico mundo, de que se dice muy poco, puede ser una trama larga a desvelar en las muchas siguientes entregas, o al menos es lo que muchos autores suelen hacer. No es el caso, Tynion y Dell’Edera se lanzan con una cuarta entrega destinada a satisfacer nuestra curiosidad desvelando multitud de detalles, hasta el punto de dedicar páginas enteras a contarnos cómo funciona esta misteriosa organización mientras nos revelan el origen de Erica sin tapujos.

Quien espere sorpresas o algo diferente no lo va a tener, Hay algo matando niños no es el sumun de la originalidad precisamente, pero está tan bien narrada que no importa. Tampoco creo que sea esa su intención, estamos ante una versión cruel, oscura y bestia de la ya clásica Buffy Cazavampiros y cualquiera con ojos lo puede ver, pero creando personajes que pretenden distanciarse de ello y adquiriendo un tono totalmente distinto. Independientemente que se pueda parecer más o menos, de momento, en lo que gana es en la narrativa. El manejo de los tiempos de Tynion y Dell’Edera roza la perfección.

Estamos en una de esas historias en las que sabemos perfectamente qué va a pasar, sabemos en qué contexto y sabemos el final, aún así deseamos que nos lo cuenten y los autores conocen el momento preciso para hacerlo. Es curioso que ante la falta de originalidad su punto fuerte sea la narrativa y sus tiempos, hasta el punto que nos deja de importar que nuestra imaginación adelante a la obra, para disfrutar de los oscuros dibujos de Dell’edera y las magníficas ambientaciones de Miquel Muerto, con el añadido de que en esta ocasión tenemos más partes de día, lo que ofrece un buen contraste.

Es un tomo que funciona muy bien por las habilidades de Tynion y de Dell’edera, que llama la atención gracias a lo directo que es, a no andarse por las ramas con argumentos secundarios de relleno para mantener el interés dando solo pedacitos de la principal. Parece que a los autores les interesa más seguir adelante que mirar al pasado del personaje, siendo este tomo un pequeño descanso entre historias en el que se quitan de encima la obligatoria, y repetida hasta la saciedad, explicación del origen del personaje. Pero es que además lo hacen de una manera sensacional, consiguiendo transmitir las emociones de los personajes y dándonos una lectura ágil con todos los elementos dispuestos para gustar. El origen de Erica, su llegada a la casa Slaughter, su muñeco… todo lo que queríamos saber en cinco capítulos. Ahora queda por ver si es verdad que la historia tiene interés una vez pasados esos dos puntos (presentación y origen), aunque antes de un quinto tomo deberíamos leer el primer tomo de su spin-off, House of Slaughter, que Planeta ha anunciado para principios de 2023.

Sea como sea a día de hoy se puede decir, y más tras su paseo por los premios Eisner, que Hay algo matando niños es una lectura maravillosa que no duda en alzarse entre lo mejor del cómic indie actual.

Reseña del primer tomo de Hay algo matando niños
Reseña del segundo tomo de Hay algo matando niños
Reseña del tercer tomo de Hay algo matando niños

Lo mejor

• Es una historia cautivadora por su sencillez.
• La narrativa y los tiempos, donde los autores demuestran un manejo impresionante.
• La casa Slaughter cada día es más atractiva.

Lo peor

• No es muy original, pero las historias de orígenes rara vez lo son.

Edición original: Something is killing the children 16-20 USA (BOOM! Studios) Edición nacional/España: Hay algo matando niños 4 (Planeta Cómic, 2022) Guion: James Tynion IV Dibujo: Werther Dell’Edera Color: Miquel Muerto Traducción: Nacho Bentz Editor: Eric Harburn Formato: Tapa dura. 152 páginas. 17,95€ Orígenes y explicaciones Tres tomos hicieron falta,…
Guión - 8.4
Dibujo - 8.7
Interés - 9

8.7

Tynion, Dell'Edera y Muerto nos muestran el origen de Erica con una historia sencilla pero muy bien ejecutada.

Vosotros puntuáis: 8.7 ( 10 votos)
2 Comments
Antiguos
Recientes
Inline Feedbacks
View all comments
MateoG
MateoG
Lector
27 octubre, 2022 23:31

No recuerdo si lo habéis mencionado en las reseñas de los números precedentes, pero ¿qué opináis de las dobles páginas continuas? La verdad es que me sorprenden cada vez y me pierden un poco (aparte de que parte del arte se pierde en el pliege del número). Es una decisión bastante curiosa por parte de sus autores y se repite de forma sistemática. Aparte de eso, la serie funciona como un tiro, engancha que da gusto, aún sospechando que, seguramente, bajará el nivel en un momento u otro.