Guía de la Aniquilación. Episodio VI

Por y
0
1214

Cuaderno de Bitácora.

Duele llegar al final de algo. No por lo que supone una despedida, sino por lo que dejamos atrás. Esta guía se ha hecho con mucho cariño, y con la dedicación de tres personas, tres compañeros, tres hermanos de armas en una guerra cósmica en la que razas diversas y seres de inconmensurable poder han puesto en jaque a la humanidad y al Universo Marvel por entero.

Han sido seis extensas entregas de una guía en la cual se ha pretendido contextualizar uno de los mejores momentos en el status cósmico del Universo Marvel. Intentando que nuevos lectores puedan tener un conocimiento más o menos amplio del pasado de muchos relevantes personajes, y que los más veteranos les bastase un recuerdo, se plantaron estas semillas por parte de Arturo Porras. De la mano de este maestro, Miguel Ángel Crespo dio rienda suelta a su maravillosa imaginación en un fanfic de envergadura que también acaba aquí.

Mi labor fue muy de historiador, aunque en los momentos que pude desaté la locura con puntuales visiones creativas de aspectos muy concretos.

Los tres estamos contentos con el resultado, y sobre todo por lo bien que hemos trabajado en equipo. Cada uno su parte, y cada parte siendo un todo.

Somos conscientes de lo abrumador que puede llegar a ser una serialización de esta envergadura, casi son 40.000 palabras, 70 páginas en formato Word. Pero lo que tenemos entre manos lo merece. El trabajo de Keith Giffen, Dan Abnett, Andy Lanning, Jim Starlin, recogidos en este titánico serial por parte de Panini Cómics es una de sus mejores decisiones editoriales. Conocer esta zona cósmica y periodo de la historia Marvel es imprescindible.

Esta despedida es un hasta luego, puesto que proyectos como éstos se abren cada dos por tres en otras partes que Marvel Comics, de la mano de Panini, nos ofrece.

Creo que mi compañero Miguel Ángel estará de acuerdo en dedicar este final a Arturo, un mentor, un amigo y un ejemplo a seguir. Da gusto hablar con él como mente enciclopédica e histórica que es. Por lo demás os dejamos de nuevo con las siguientes entradas de esta Guía de la Aniquilación:

Menú descarga:

LA GUÍA

Invasión Secreta
Y entonces dos grandes imperios decidieron enfrentarse
Los Aniquiladores y el Imperativo Thanos, la consecuencia inevitable.
Bonus: Memorias de un superviviente de la Aniquilación

Invasión Secreta

Richard Rider había salvado la galaxia. No fue el único, pero se erigió como adalid de la resistencia ante una devastadora oleada de enemigos provenientes de la Zona Negativa. Mientras el Universo se jugaba la existencia, nuestros héroes se partían la cara entre sí; amigos de toda la vida, familiares y aliados de antaño que ahora eran enemigos. Es curioso como el propio Nova recrimina esta situación, incomprensible a todas luces.

Ante el ataque de los Phalanx, la Tierra una vez más no puede ayudar. A toro pasado Nova vuelve a la Tierra, y encuentra algo que no esperaba.

Mientras respondía a una llamada de socorro, Nova fue emboscado por Skrulls. Se las arregló para derrotarlos pero no estaba preparado para enfrentarse a su antiguo aliado, KI’rt. Kl’rt aliado en la Oleada Aniquiladora finalmente ayuda a Nova a derrotar a sus atacantes. Gracias a él, Nova se entera de la invasión Skrull en su planeta natal.

Lo primero con lo que uno debe familiarizarse al entrar en Invasión Secreta es con la raza alienígena conocida como Skrulls. Esta raza alienígena apareció por primera vez en Fantastic Four vol. 1 #2 y fueron creados por Stan Lee y Jack Kirby. Todos los Skrulls poseen la capacidad de cambiar de forma a una variedad de formas humanoides y animales, que es de donde proviene gran parte del conflicto en Invasión Secreta.

Pero no adelantemos acontecimientos. Hace incontables milenios, los Skrulls eran una raza en gran parte pacífica que prosperaba con el comercio y el comercio interestelar. Un grupo de comerciantes Skrull viajó al planeta Hala donde se encontraron con representantes de dos especies nativas, los Kree y los Cotati. Inseguros de si los pacíficos Cotati o los belicosos Kree eran más adecuados como socios comerciales, los Skrulls propusieron una contienda amistosa. Los Cotati emergieron como los ganadores, pero los Kree se negaron a aceptar su pérdida eliminando a los Skrull y Cotati. En este acto nace la base en la que se sustentó el reciente evento Imperio y lógicamente fue el detonante de la guerra Kree/Skrull.

¿Por qué los Skrulls muestran interés en la Tierra? En algún momento, los Skrulls decidieron que nuestro planeta era un objetivo. Si bien a lo largo de los años se encontraron con diversos superhéroes que truncarán de manera directa su conquista. Importante la palabra “directa”. Los Cuatro Fantásticos fueron su muro infranqueable, junto con los Vengadores. Con los años, ls situación se calentó de forma que prendió fuego a un enconado enfrentamiento. Ronan el Acusador arrebató el control del Imperio Kree a la Inteligencia Suprema y reavivó las llamas de la guerra. Después de ser atacados por las fuerzas de Ronan, los Skrulls viajan a la Tierra y secuestran al Capitán Marvel. Los Vengadores viajan a la Galaxia de Andrómeda con la esperanza de rescatarle. Tras una serie de feroces batallas, la Inteligencia Suprema pone fin al conflicto evitando una catástrofe bélica sin precedentes (Avengers vol.1 #89-97).

Tony Stark decide ser proactivo, puesto que es la primera vez que los héroes Marvel se ven inmersos en una situación de semejante calibre a nivel interplanetario. Decide por ello formar los Illuminati junto con Mr. Fantástico, Profesor Charles Xavier, Doctor Extraño, Namor y Rayo Negro. La primera tarea de los Illuminati fue viajar a Tarnax IV y presentar una demostración de fuerza al emperador Skrull. Este es el momento clave para del devenir de Invasión Secreta y el primer y gran error (no será el último) de este grupo. El plan no salió como se esperaba, los Illuminati fueron capturados y estudiados por científicos de Skrull. La Tierra pasará a covertirse en un objetivo principal en la agenda de Skrull. La suerte está de la mano de un jugador, y en este caso las cartas le vienen bien dadas a la Tierra. Tarnax IV se convierte en comida de Galactus. El Imperio Skrull cae en el caos y desorden abosluto. Sin hogar y sin líder quedan sumidos en la anarquía. Las verdaderas semillas de la invasión se plantan aquí. Ciertos textos religiosos Skrull proclamaban que la Tierra era el verdadero y propio hogar de los Skrulls. Para volver a ponerse en pie los humanos tendrían que ser eliminados.

Ahora volvemos a hacer memoria y debemos recordar el momento en el que nos encontramos en el Universo Marvel. La comunidad de superheroes está en un estado de desorden total después de la Guerra Civil. Los héroes que se niegan a registrar sus poderes e identidades con el gobierno se han visto obligados a esconderse. La desconfianza y la enemistad mutuas han obligado a los Illuminati a separarse. El momento de la invasión nunca ha sido más oportuno.

Los Skrulls han ido reemplazando silenciosamente a los humanos, tanto superhéroes como figuras públicas importantes, con agentes de Skrulls durante años. Vista la situación de debilidad de la comunidad de superhéroes, intensifican su plan.

Los Vengadores Secretos permanecen ocultos después de la conclusión de la Guerra Civil. Doctor Extraño, Luke Cage, Lobezno, Spider-Woman, Puño de Hierro y Spiderman están todavía asimilando la muerte de El Capitán América. Ojo de Halcón que había muerto en Avengers Vol.1 #502 es revivido por la Bruja Escarlata durante Dinastía de M y decide unirse a su antiguo grupo. Ronin, nueva identidad de Clint Barton, es capturado por La Mano bajo el gobierno de Elektra. Los Nuevos Vengadores van a rescatarlo y al final de la batalla, descubren que el cadáver de Elektra es el de una Skrull. Casi de inmediato, los Vengadores comprenden la enormidad de lo que tienen delante. El equipo rápidamente comienza a fragmentarse. La desconfianza se adueña de los héroes Marvel.

La invasión se va acelerando de manera imparable. Cada vez más personajes se revelan como Skrulls con la inevitable reflexión: ¿en quién confiarías?.

Entonces, ¿la amenaza de los Skrulls fue tan grande como se pretendía? Si bien es cierto que los Skrulls estaban en ese momento en mínimos, puesto que su imperio había sido diezmado durante la Oleada Aniquiladora, no podemos negar que en ese momento representaban una enorme amenaza. Sus habilidades de cambiar de forma los hace muy difíciles de detectar. Incluso parecían haber ganado la habilidad de enmascarar sus verdaderas identidades por completo frente a Lobezno y Daredevil; incluso la magia del Doctor Extraño no pudo detectarlos. Los poderes mentales del profesor Xavier tampoco fueron efectivos y por ello los Skrulls resultaban indetectables. Para mayor dificultad a la hora de ser detectados, consiguieron gracias al programa Super-Skrull, otorgar a los suplantadores los poderes y habilidades de aquellos que sustituían.

La invasión Skrull de la Tierra se estuvo gestándose en las obras desde el final de la Guerra Kree / Skrull. Debido a esa amenaza de los arrogantes Illuminati los Skrulls nos pusieron en su punto de mira. Los Skrulls pudieron clonar réplicas exactas de los seis Illuminati, replicando no solo sus poderes sino también sus recuerdos. A medida que su imperio caía en el caos, el proyecto siguió de manera paralela y clandestina a las órdenes de la emperatriz Veranke. Había que dar con el sistema que permitiese la infiltración de agentes durmientes entre los héroes y personalidades relevantes de la humanidad. Usando el cerebro de Reed Richards dieron el en clavo. Ya hemos dicho que la manera fue con la creación de Skrulls con poderes idénticos a los que suplantarían. Además, se hicieron indetectables y se infiltraron en nuestra sociedad. La propia Veranke se disfrazó de Spiderwoman y se marchó para iniciar la fase final de los preparativos. Los Skrulls se quedaron al margen y vieron cómo Civil War y el regreso de Hulk con ganas de venganza contra los Iluminati (nuevamente son los culpables de World War Hulk) dejaban a los héroes de nuestro mundo en una situación delicada y con la sombra de la incertidumbre y desconfianza entre ellos. Civil War y la Guerra Mundial Hulk devastaban a la comunidad sobrehumana. Nick Furia (el de toda la vida) se marcha de S.H.I.E.L.D. y ello es un problema para los cambiaformas.

En los últimos meses, el bueno de Nicholas había estado formando un equipo encubierto los Guerreros Secretos. La ventaja táctica es potente; los Skrulls no conocen y no han desarrollado contramedidas para sus integrantes.


Finalmente, se da la señal para comenzar la invasión. Los Vengadores son atraídos a la Tierra Salvaje. El Edificio Baxter es absorbido por la Zona Negativa. Reed es hecho prisionero. La Iniciativa responde a una fuerza de invasión masiva en Nueva York con un estrepitoso fracaso. Stark Tech la tecnología de Iron Man, que impulsa la mayor parte de la tecnología del mundo, es atacada por un virus y se apaga. S.H.I.E.L.D. y S.W.O.R.D son inutilizadas.

La situación no puede ser peor para los humanos y desde luego para la comunidad superheróica. Si bien no todo puede estar atado en una invasión a gran escala como ésta y surgen los primeros reductos y cédulas anti Skrull. Pantera Negra y Masacre plantan cara con éxito; la Patrulla-X consiguen victorias, así como el recién formado MI: 13. Los Guerreros Secretos de Nick Furia comienzan su propia campaña de guerra de guerrillas. Las cosas empiezan a no pintar bien para los ejércitos de Veranke.

Gracias a la liberación de Reed Richards, éste consigue desarrollar un mecanismo que revela a los impostores Skrull, lo cual aboca a que empiezan a descubrirse con facilidad a los impostores, distinguiendo ya a amigos y enemigos.


Nueva York es el punto de convergencia de la batalla final. A la Iniciativa se une la lista completa de Vengadores, los Guerreros Secretos, los Thunderbolts e incluso los recién llegados como el Capitán América y Thor. El regreso del Dios del Trueno se venía gestando ya desde que apareciese una replica artificial en Civil War, y esta saga supone tener un potente aliado que pondrá el marcador a favor de los héroes.

Lamentablemente este evento resultó una frustración en cuanto a las expectativas que había generado. Veníamos de Dinastía de M y de Civil War y creímos que esta Invasión seguiría la estela trazada. Realmente no fue un mal evento, para nada, pero se fue difuminando y se alargó sobremanera en muchas colecciones lo cual comenzó a cansar a los lectores. La idea era muy buena, sinceramente, pero el desarrollo al modo Bendis fue un lastre que abocó a un final nada impactante, aunque nos dejó como legado el maravilloso reinado Oscuro.

Marvel y DC tienen la mala costumbre de que con cada final de evento se plantan las semillas del siguiente, y cuando acabamos de uno empezamos otro. En este caso el hijo legítimo fue Dark Reign o Reinado Oscuro. Este status para todo el Universo Marvel supuso una época de grises muy bien tratada donde la desconfianza pondrá en jaque a la sociedad en un status de totalitarismo.


Y entonces dos grandes imperios decidieron enfrentarse

Después de Invasión Secreta, Rayo Negro, Rey de los Inhumanos, dejó la Tierra con su gente para cumplir su destino: liderar el Imperio Kree. Para ganar la aceptación de la gente concertará un matrimonio entre Crystal y Ronan el Acusador. Mientras tanto, Lilandra Majestrix del Imperio Shi’ar es derrocada por Vulcano. Empieza un reinado basado en el terror y el miedo que este líder desata en el Imperio. Será el inició de una campaña belicosa para controlar el universo.


Durante el ataque furtivo en la boda concertada, la Guardia Imperial de los Shi’ar secuestra a su exlíder Lilandra, que estaba en Hala en busca de asilo. Este ataque iniciará la guerra Shi’ar-Kree, también conocida como la Guerra de los Reyes.

Vulcano comenzó a usar dispositivos para destruir planetas de inmediato, armas capaces de provocar cantidades increíbles de muerte y destrucción. Mientras tanto, los Inhumanos idean un plan para que los Starjammers rescaten a Lilandra y de esta forma reponerla en el trono, acabando con el reinado del terror de Vulcano. Gladiador cambia su apoyo, volviendo su lealtad a su otrora líder, y los Guardianes de la Galaxia intervienen en el rescate. Si bien Lilandra es asesinada.

A la vista del fracaso evidente en la misión, los Inhumanos lanzan su plan de contingencia: un dispositivo conocido como T-Bomb que expondría a los Shi’ar a las Nieblas Terrígenas y, por lo tanto, los convertiría en Inhumanos también. De esta forma siendo todos congéneres y hermanos cesarían las hostilidades. Finalmente, ambos líderes se enfrentan con el desenlace que todos conocemos. Ambos tendrán una continuidad diferente, por un lado, Rayo Negro en los Cuatro Fantásticos de Jonathan Hickman, y curiosamente Vulcano en la Patrulla-X del mismo guionista años después.

Los Shi’ar acaban rindiéndose dejando a los Inhumanos al mando de los Imperios Kree y Shi’ar con Medusa como reina.

Guerra de Reyes es quizás una de las consecuencias más positivas de lo que supuso Invasión Secreta. El evento orquestado por Brian Michael Bendis nos dejó un poco fríos. Sí que fue positivo que derivase en Reinado Oscuro que fue un periodo convulso en Marvel Comics y muy destacable. Pero en lo que a la faceta cósmica nos ocupa Guerra de Reyes continuó con la estela de calidad que se había fraguado con Aniquilación. De hecho, la miniserie introductoria del evento cósmico resaltó sus vínculos con la trama de los Skrull infiltrados, y la historia incluso comenzó en un especial de Secret Invasion: War of Kings.

Sin embargo, Guerra de Reyes va por su camino, esencialmente se trata de una ópera espacial épica, la historia de una guerra interestelar con componentes de contenido político. De nuevo Dan Abnett y Andy Lanning dan una lección de cómo contra una historia con ingenio y soltura.

Hasta la fecha ambos guionistas no habían entrado dentro de los límites del Imperio Shi´ar. Esta raza alienígena, tenía su importancia y propia parcela dentro de la franquicia mutante. Este imperio había sido ampliamente desarrollado desde los tiempos de Chris Claremont de una manera amplia y por qué no, soberbia en muchos casos. Chris Claremont, Ed Brubaker o incluso Grant Morrison ya nos habían contado su historia de los Shi´ar. El intento de contar una nueva historia dentro de este manido recurso galáctico podía ser un poco cansado y denostado. Pero aquí destacó de nuevo la habilidad de Abnett y Lanning contando una historia dentro del ámbito político de este imperio, y consiguiendo acercarnos a personajes como Gladiador, de manera que los hicieron cercanos.

Por otro lado, ambos autores consiguieron restaurar la importancia de un gran personaje, Rayo Negro. Al igual que con Nova que se convierte en un gran héroe, Peter Quill que será sacado del baúl de los recuerdos, entre otros, será este evento un punto de inflexión para el monarca de los Inhumanos, y de su pueblo.

Otro de los aspectos que juegan a favor de Guerra de Reyes es sin duda la tragedia. Desde la tragedia de la invasión inhumana del espacio de Kree hasta el intento de Lilandra de “restaurar la autoridad legal”, todo se siente abocado a la condenación y que tendrá consecuencias devastadoras.

En esencia, Guerra de Reyes es la historia de una minoría victimizada que decide defender su propio derecho y, al hacerlo, trastorna la política cósmica. Los Inhumanos son un pueblo victimizado en el Universo Marvel. No olvidemos que originalmente fueron definidos como experimentos desechados de una raza alienígena, y luego repetidamente golpeados y humillados. Han sido marginados, se han tenido que exiliar y son tratados como monstruos. Antes de que Marvel Comics se volviese loca y optase por dejar en segundo plano a los mutantes poniendo por delante a los Inhumanos, Dan Abnett y Andy Lanning ya supieron contra de manera sublime esta situación. “Los Inhumanos ya no van a ser víctimas”, declara Crystal en un momento, adoptando una política distinta, denominemos pasivo-agresiva.


El Imperio Shi’ar se verá controlado por Vulcano, el hermano perdido Summers. Este personaje vino de la mano de la etapa de Ed Brubaker en la cabecera mutante, y desde luego no tiene el buen fondo de sus otros hermanos, arrastrando una terrible ira y deseo de venganza contra los Shi´ar, a los cuales culpa de su situación y de los años que vivió alejado de su familia. Acabará derrocando a Lilandra y convirtiéndose en su líder. La invasión del espacio Kree por Vulcano durante el matrimonio real de Ronan y Crystal se convierte en una emboscada orquestada para atacar de la forma más rápida al imperio Kree. Este ataque supone el desencadenante de un torbellino de violencia y lucha por el poder.

Guerra de Reyes supuso un éxito, uno de los mejores crossovers dentro de esta vertiente cósmica, continuando con la estela iniciada en Aniquilación.

Llegados a este punto, ¿quién es Vulcano? Tenemos que partir de la miniserie X-Men: Deadly Genesis Vol 1. Esta miniserie formó parte de la aportación a la mitología mutante por parte de Ed Brubaker el cual venía de una etapa memorable a los guiones del centinela de la libertad. En un ejercicio de retro continuidad consiguió dos cosas, poner rostro a ese hermano perdido de los Summers, y demostrarnos de nuevo que Charles Xavier es un personaje cuyos medios justifican sus fines. Sin saberlo, existió otra alineación de mutantes previa a los cinco conocidos, y entre ellos se encontraba Gabriel Summers. Durante años se creyó que Krakoa dejó escapar a Scott Summers para traer más mutantes de los que alimentarse, y fue derrotado por la Segunda Generación de la Patrulla-X. Bueno pues no fue así. Xavier había realizado un intento previo de rescate utilizando un equipo de jóvenes que Moira había estado entrenando. La historia de Gabriel Summers comenzó en el mundo del trono Shi’ar, como el hijo nonato de Christopher y Katherine Summers. Katherine Summers estaba embarazada cuando D’Ken secuestró a los Summers. Cristopher escapó, pero D’Ken mató a Katherine como represalia. Gabriel fue apartado del cuerpo de su fallecida madre e introducido en un acelerador de incubación con la finalidad de convertirlo en un esclavo. Enviado a la Tierra para convertirse en esclavo de Davan Shakari, enlace del Emperador en la Tierra, escapó para ser encontrado por Moira MacTaggert con pocos o ningún recuerdo de quién era o de dónde venía. Ella lo tomó como su pupilo y lo instruyó en el uso de su inmenso poder.

El joven equipo dirigido por Gabriel, formado por los mutantes Petra, Dominio y Darwin, fueron rápidamente derrotados, aunque consiguieron que Cíclope se liberase. Aparentemente todos los integrantes de esta alineación murieron. Xavier borró cualquier recuerdo de su hermano Gabriel para evitar que sufriese. En realidad, lo que ocurrió es que Darwin había absorbido a Petra y Domicio después de su muerte, convirtiéndose en energía se fusionó con Vulcano. Ambos quedaron en suspendida en las profundidades de la isla.

Y legó el día en que la Bruja Escarlata dijo “no more mutants”. Este estallido de poder hizo que Gabriel despertase, y lleno de ira y con deseos de venganza fue en busca de Charles. En el camino mató (injustamente en mi opinión) a Banshee. Tras las oportunas tortas de rigor, y con la mente de Darwin en su interior, finalmente Vulcano es conocedor de su tragedia y deja la Tierra, buscando destruir el Imperio Shi’ar. Scott muy enfadado con su mentor, como no puede ser menos, exigió a Xavier dejar la escuela. Xavier reunió un equipo para perseguir a Gabriel, compuesto por Darwin, Rachel, Rondador Nocturno, Polaris, Caos y Sendero de Guerra.

En las páginas de la Patrulla-X (Uncanny X-Men vol. 1 #475-486) Ed Brubaker continúa con su historia, sentadas ya las bases en X-Men: Deadly Genesis. Vulcano llega a Chandilar lleno de furia y se enfrenta a Gladiador, el cual no solo para su ataque, sino que lo mutila quitándole un de sus ojos. D’ken (hermano de Lilandra) libera a Gabriel y este a su vez a Pájaro de Guerra, de la cual se enamora. A pesar sus intenciones eran hostiles hacia los Shi’ar, parece que Gabriel ha hecho migas con D´Ken aunque finalmente mata a éste y le arrebata la corona proclamándose líder de los Shi’ar.

Cuando parece que finalmente Gabriel conseguirá su venganza contra Charles, Darwin salva al mentor de los mutantes y ambos son llevados a la nave de los Starjammers. Vulcano luchará contra su hermano Alex el cual es abrumado, y salvado in extremis por Polaris. Lorna casi mata a su “cuñado” pero Pájaro de Guerra lo impide. La tragedia se masca en el devenir de la trama y finalmente Corsario es asesinado por su enloquecido hijo.

Ya en la miniserie X-Men: Emperor Vulcan, ahora con guiones de Christopher Yost, la guerra civil entre las fuerzas de Vulcano y los leales a Lilandra continua su curso. Liderados por Kaos y los Starjammers, las fuerzas de Lilandra van ganando adeptos y victorias puesto que los Shi’ar, contrariamente a las expectativas de Vulcano, no estaban contentos con un extraño como su gobernante. Con la consiguiente batalla de la Guardia Imperial, los Starjammers y la Patrulla-X, Vulcano pidió una tregua a sus hermanos. Después que Alex fuese arrojado al sol, y pleno de poder, se enfrenta a Gabriel, si bien la Guardia Imperial toma como rehenes a los Starjammers amenazando con matarlos si Kaos no cedía.

Vulcano se erige como ese líder que llevará al Imperio Shi’ar a su antigua gloria, quedándonos a las puertas de Choque de Reyes.


Los Aniquiladores y el Imperativo Thanos, la consecuencia inevitable

Esta poderosa alineación se reunió por primera vez en The Thanos Imperative: Devastation one-shot (enero de 2011). Como no podía ser menos de la mano de Dan Abnett y Andy Lanning.

Los personajes principales integrantes de este grupo son algunos de los personajes más poderosos del Universo Marvel. Lo cierto es que todos tienen sus propias responsabilidades, por lo que la amenaza que se debía plantear debía de ser lo suficientemente impactante como para merecer su atención inmediata. Ninguno de los integrantes renunciará a sus responsabilidades. Gladiador seguirá siendo el gobernante del Imperio Shi’Ar, a título de ejemplo.


Sin embargo, en el pasado, cuando Star-Lord forma los Guardianes de la Galaxia, vio esta necesidad imperiosa de un equipo altamente cualificado, si bien la gente estaba demasiado ocupada y tenía su propia agenda. Así que los Guardianes que reunió eran comparativamente de bajo nivel, molones pero no muy poderosos. Salvaron la galaxia en varias ocasiones pero a un coste altísimo. Este es el fundamento de crear los Aniquiladores, y su nombre proviene de esa primera oleada que supuso pone patas arriba el universo Marvel conocido.

Estamos ante las consecuencias de Guerra de Reyes y Reino de Reyes. A causa del épico y terrible enfrentamiento entre Vulcano y Rayo Negro, se abre una brecha de un maltrecho Universo ya débil desde que las huestes de Annihilus marcasen el inico de lo que podemos llamar una novela río cósmica. A causa de esa ruptura se abre un acceso al Cancerverso. Un lugar donde contrapartidas de numerosos personajes del Universo se había convertido en seres sedientos de la esencia de la vida, a cambio del don de la vida eterna otorgada por deidades oscuras. Entre estos héroes el Capitán Mar-Vell líder de los vengadores, que nunca pereció por el cáncer, se erigen como una nueva amenaza.

Ante semejante amenaza Nova eligió a Estela Plateada, Quasar (Wendell Vaughn), Bill Rayos Beta, Gladiador y Ronan el acusador para que lo acompañaran. Una suerte de Vengadores Cósmicos.

Como paso previo en The Thanos Imperative: Ignition, nos encontramos a un Thanos que ha vuelto a la vida. La Iglesia Universal de la Verdad tenía en su posesión un capullo en el que creían que Adam Warlock estaba dentro. El capullo eclosiona con la ayuda de Phyla, ahora Avatar de la Muerte. Thanos es liberado para ostentar su antiguo puesto y eso significa quitárselo a Phyla. Los Guardianes de la Galaxia se reúnen para intentar detenerlo, pero es demasiado poderoso. Adam Warlock, el cual agotado a nivel psíquico debido a la agonía causada por las innumerables muertes ocasionadas en la Guerra de Aniquilación, vio que Thanos era necesario para mantener el equilibrio cósmico y lo metió en uno de sus capullos.

Magus que había detonado varios planetas abre aún más la Falla, liberando definitivamente el Cancerverso y es entonces cuando los Guardianes se dan cuenta de que necesitan a Thanos. Thanos, el Avatar de la Muerte, puede cambiar las cosas en Cancerverso. De ahí ese equilibrio en el que Adam Warlock sentía que debía jugar el Titan Loco dentro de esta enorme partida de ajedrez.

Los primeros embates fueron recibidos por una flota Kree-Shi’ar comandada por la Reina Medusa. La flota es masacrada de manera abrumadora por los invasores, lo que obligó a Medusa a enviar una llamada de socorro. Llegaron refuerzos y la flota llegó a incluir naves estelares de cien culturas interestelares. Fue una invasión que hizo que la Guerra de Aniquilación pareciera una pelea de niños. Entre los invasores estaba su líder, Lord Mar-Vell. Poco después, junto a los aliados se unirán Galactus y los Celestiales.

Thanos es importante puesto que forma parte del destino final de esta partida cósmica. Thanos acaba enfrentándose a Mar-Vell de una manera sorprendente cuanto menos, pero propia de la naturaleza de su ser. El Titán Loco Thanos hace una jugada esquiva, un movimiento que deja a Lord Mar-vell con Thanos a sus pies. El Titán afirma que quiere que Mar-vell le dé lo que anhela, que es la muerte. Thanos se inclina ante él y dice “Te daré todo lo que quieras a cambio … “. Cuando Lord Mar-Vell comienza el sacrificio de Thanos, aparece la Muerte, pero no se lleva a Thanos. Es ese momento en el que Mar-Vell se da cuenta de que el Titán Loco lo engañó para que dejara entrar a la Muerte en Cancerverso. Su presencia comienza a matar dicho universo y esta versión oscura de nuestro Capitán Marvel es eliminado por La Muerte.

Thanos enfurecido o más bien despechado por su amor, enloquece y serán Nova y Starlord los que deban permanecer conteniendo a Thanos el tiempo suficiente para que el Cancerverso se colapse sobre él.


Tras la destrucción del Cancerverso Cosmo comenzó a viajar por el Universo en busca de aquellos a quienes Nova había llevado a la batalla contra Lord Mar-Vell con la esperanza de lograr finalmente el sueño de Star-Lord, crear una especie de Vengadores Cósmicos. La idea que venía de la mano con esta afiliación era una suerte de recurso in extremis ante una situación que pusiera en peligro el Universo.

Tenemos que tener en cuenta que veníamos de amenazas que habían supuesto pérdidas incuantificables a nivel personal y desde luego en recursos económicos y materiales. La gota que colmó el vaso fue la invasión procedente del Cancerverso. Cosmo trata de cumplir el sueño de su difunto amigo Peter Quill de crear un equipo proactivo para detener estas grandes amenazas.

Pero ¿quién es Cosmo?, lo hemos mencionado varias veces y puede que el lector desconozca de quién hablamos. Cosmo es la versión de la perrita Laika. Cosmo se trata de un perro soviético telepático. El personaje fue creado por Dan Abnett y Andy Lanning y apareció por primera vez en Nova vol. 4 #8. Será el reclutador de aquellos héroes más poderosos que él conoce: Quasar, Ronan, Gladiador, Bill Rayos Beta, y Estela Plateada. Todos ellos con su inmenso poder y en muchos casos con un ego como un planeta serán reticentes en un principio a unir su fuerza. Tras verse obligados a luchar de la mano contra Blastaar formaran este poderoso grupo junto con Ikon, un Caballero Espacial, el cual necesita de su ayuda para proteger su planeta del Doctor Dredd.

Las aventuras de este poderoso grupo realmente se desarrollan en dos miniseries. La primera de ellas se centra en el enfrentamiento en defensa de los Caballeros del Espacio contra los Fantasmas. Una segunda miniserie, Annihilators: Earthfall, publicada entre noviembre 2011 y febrero 2012 nos traen el típico enfrentamiento debido a una confusión con los Vengadores, para acto seguido enfrentarse unidos contra la Iglesia Universal y su mesías, Magus.


Memorias de un superviviente de la aniquilación

Bitácora del Capitán Galen-Rel
Entrada 46002.01
Autorización HALA0164

Me siento viejo. Soy una reliquia de otro tiempo; un tiempo más sencillo. Cuando era un cadete me enseñaron a matar a los Skrull, a obedecer a los Acusadores y a honrar al Supremor. Entonces sabíamos bien quiénes eran nuestros enemigos y cuál era nuestra causa. Mi padre entregó su vida en una de las numerosas escaramuzas de la Guerra Kree-Skrull. Mi hermano mayor murió en acto de servicio durante la Guerra Kree-Shi’ar. Yo estuve a punto de caer ante la Oleada Aniquiladora en la desolada superficie de Daedalus 5. Pero sobreviví. Sobreviví a la Primera Guerra de la Aniquilación y a las infernales hordas de Annihilus. Sobreviví a la Segunda Guerra de la Aniquilación y a la conquista de la Falange. Sobreviví a la Guerra de Reyes que hizo rugir los cielos. Sobreviví incluso al regreso de Thanos y al embate del Cancerverso.

Soy un superviviente… pero con frecuencia pienso que debería haber muerto en Daedalus 5. Al menos mi muerte habría tenido algún sentido.

¿Qué he logrado con mi vida, después de todo? He sobrevivido a las mayores calamidades del universo… ¿Y para qué? ¿Qué diferencia he marcado?

Todo aquello en lo que creía, todo aquello que me enseñaron en la academia… ¡Mentiras, nada más! Los Skrull, nuestros ancestrales enemigos, los que mataron a mi padre… hoy son nuestros mejores aliados. Hoy no soy un soldado Kree. ¡Soy un soldado de la Alianza Kree-Skrull! El Supremor, la Inteligencia Suprema, la suma de la sabiduría colectiva de nuestra civilización… ¿Cuántas veces ha conspirado contra su propio pueblo? ¿Cuántas veces nos ha traicionado? Hoy no sirvo al Supremor. ¡Sirvo al Emperador Dorrek VIII, un híbrido Kree-Skrull! ¡Su piel es verde!

¿Qué universo es este en el que vivo? ¡Ya no lo entiendo!

Durante la Primera Guerra de la Aniquilación serví como soldado en el Frente Unido comandado por el Nova Richard Rider. Honré la destrucción del Cuerpo Nova y el sacrificio de Quasar. Miré desafiante a los ojos de los insectos extradimensionales de la Oleada Aniquiladora. Vi luchar al infame Drax el Destructor. Contemplé la implacable danza de Gamora, la mujer más letal del universo. Estuve a pocos metros de los antiguos Heraldos de Galactus. Llegué a ver a Estela Plateada a lo lejos, un relámpago metálico surcando la negrura del espacio. ¡Hasta llegué a ver al Devorador de Mundos, Galactus! ¡Y sobreviví para contarlo!

Durante la Segunda Guerra de la Aniquilación estaba destinado en un puesto remoto cuando la Falange infectó nuestros sistemas por culpa del das’t Starlord. Pasé la mayor parte del conflicto luchando contra mis hermanos y hermanas, contra jóvenes soldados Kree que habían sido infectados por esa repugnante plaga tecno-orgánica. Murieron a mis manos. Todos acabaron muriendo a mis manos. Pero sobreviví para contarlo. No supe nada de la inteligencia artificial Ultrón, ni del supuesto mesías Adam Warlock, ni del sacrificio de la sacerdotisa conocida como Dragón Lunar. Mi guerra fue otra; una más personal, más cruel. Pero sobreviví, claro que sobreviví.

Cuando los Skrull lanzaron su Invasión Secreta, se me ordenó permanecer a la espera. El mando Kree decidió dejar que los pieles verdes se buscasen su propia condenación. Ya convertido en capitán, sentado en el puente de mi nave estelar, condecorado por haber sobrevivido a dos aniquilaciones y con toda una tripulación de joven carne de cañón bajo mis órdenes, no hice nada. Dejé que los héroes de Sol-III se ocupasen del problema, pese a que debía mi vida precisamente a los héroes de Sol-III que lucharon en las Guerras de la Aniquilación. Y sobreviví de nuevo, claro. Sin levantar un dedo siquiera.

Pasó el tiempo. La inhumana Crystal y mi admirado Ronan el Acusador se unieron en matrimonio. El Rey Rayo Negro cargó sobre sus hombros la misión de liderar al Imperio Kree. Lilandra Neramani, la Majestrix Shi’ar, fue depuesta por un mutante enloquecido llamado Vulcano. Empezó la Guerra de Reyes. El Rey Rayo Negro y el Emperador Vulcano lucharon en el vacío como dioses furibundos. La armada Kree se enfrentó a las fuerzas Shi’ar y mi nave estuvo en la batalla en uno de los frentes, lejos de la ira de los reyes. Y sobreviví. Aquello fue sorprendentemente rutinario para mí.

El Reino de Reyes llegó y pasó. La Reina Medusa ocupó el trono Kree tras la desaparición de Rayo Negro, mientras que el antiguo pretor de la Guardia Imperial Shi’ar, Gladiador, se convirtió en Majestor tras el asesinato de Lilandra. Nuevas alianzas se forjaron. Nuevos enemigos aparecieron. Nuevas guerras se libraron. Sobreviví. Y no sentí nada.

La Iglesia Universal de la Verdad, el Magus, el regreso del Titán Loco, el nuevo Avatar de la Muerte, un Mar-Vell retorcido, el Cancerverso… Pasó el tiempo y pronto estalló otra guerra cósmica que yo observé desde la seguridad del puente de mi nave estelar. Sobreviví. Y no sentí nada.

No entiendo este universo plagado de monstruos… y como no lo entiendo ya no me importa. Yo tampoco le importo a él; estoy seguro.

A menudo vuelvo a Daedalus 5. Vuelvo a notar el tacto de la tierra reseca pegaba a mis manos ensangrentadas. Vuelvo a oler la peste de los fluidos internos de los bichos cuando sus cuerpos reventaban. Vuelvo a oír el coro infernal de gritos aterrorizados, rugidos de rabia y aullidos de muerte. Vuelvo a sentir el cuerpo de En-Vokk a mi lado; mi amigo, mi hermano, el único ser al que he querido de verdad, que dio su vida por mí.

Tendría que haber muerto con él.

Pienso en el futuro y me veo envejecer en un universo impasible que se escapa a mi comprensión. Veo que mi futura muerte no tendrá sentido. No será una resistencia heroica contra una amenaza imparable de otra dimensión, desde luego. Recuerdo el sacrificio del Nova Richard Rider y del das’t Starlord para frenar a Thanos y evitar que el Cancerverso nos consumiese a todos. Mi muerte no será así. Yo no fui el héroe que derrotó a Annihilus, ni a la Falange, ni al Emperador Vulcano, ni al Mar-Vell corrupto del Cancerverso, ni a Thanos. ¿Quién soy yo sino un mero superviviente anónimo? Otros muchos han muerto para que yo pueda vivir hasta contar esta historia.

Me siento viejo. Me adoctrinaron en el odio cuando era un muchacho; ahora lo sé. Me hicieron creer que el pueblo Kree era superior y que el universo era nuestro por derecho. Me hicieron odiar a los Skrull y desear su destrucción. Me hicieron odiar a todo lo que no fuera un Kree de piel azul. Lo cierto es que nuestro cacareado Imperio no ha hecho nada más que odiar. Mi padre dio su vida por el odio. Mi hermano dio su vida por el odio. Pero hoy ese odio ya no tiene sentido. Las Guerras de la Aniquilación han pasado y, aunque estoy convencido de que tarde o temprano acabará llegando la Última Aniquilación, el cosmos ha pasado página. Ha llegado un nuevo día para mi pueblo.

Yo también deseo pasar página. Yo también deseo que la luz de ese nuevo día me ilumine.

A menudo vuelvo a Daedalus 5. Pienso en el sacrificio de En-Vokk. Pienso en el Frente Unido: seres de todo el cosmos luchando mano a mano ante una muerte segura, independientemente de su origen, del color de su piel o de sus odios ancestrales. Pienso en los héroes de Sol-III que nos guiaron. Pienso en lo que sentí entonces, cuando aún podía sentir algo. Si hubiese muerto en Daedalus 5 mi muerte habría tenido sentido. Quiero recuperar esa sensación. Quiero que mi vida… y mi muerte… tengan sentido.

Hoy he tomado una decisión. He decidido despojarme del odio. He decidido despojarme de la culpa. Se acabó la Alianza Kree-Skrull. Se acabó sentarme en el puesto de mando de mi nave estelar y dejar que otros luchen por mí. He sido un superviviente, pero he vivido una muerte en vida. Sólo cuando luché en las trincheras, rodeado de fatalidad y desesperanza, me sentí realmente vivo.

Hoy he tomado una decisión. Hoy elijo vivir; no porque una serie de casualidades cósmicas me permitan sobrevivir a las grandes catástrofes que asolan periódicamente nuestra existencia, sino porque realmente deseo vivir. Realmente lo deseo.

Hoy renuncio a mi nombre. Renuncio a mi rango y a los honores que se me han concedido. Renuncio a mi nave estelar y a mi tripulación. Renuncio al viejo Imperio y a todo lo que me enseñó. Renuncio a ser un Kree. A partir de hoy seré un vagabundo anónimo que recorrerá el universo ayudando a todo el que pueda, sea cual sea su mundo de origen o el color de su piel. Ayudaré a construir un universo mejor para los que vengan detrás de mí. Desafiaré al destino creyendo que todos podemos cambiar y ser mejores. Me reiré ante el rostro de los demonios que nos acechan teniendo esperanza.

Hoy vuelvo a las trincheras.

Hoy me siento joven de nuevo.

Seleccionar archivos de la bitácora:

Entrada 44531.05
Entrada 44621.05
Entrada 44801.05
Entrada 45894.07
Entrada 45910.08
Entrada 46002.01

Clave de encriptación: PAMA568REL

Borrar archivos [ADVERTENCIA: ESTA ACCIÓN NO SE PUEDE DESHACER]

Aceptar

Archivos borrados


Créditos

Confección y desarrollo de la guía por Juanjo Carrascón.
Idea original y redacción de las “Memorias de un superviviente de la Aniquilación” por Miguel Ángel Crespo.
Editado y corregido por Arturo Porras.

0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments