GodHead Act. 2: Historia y análisis

Por y
6
494

El Crossover más importante de la etapa de Robert Venditti y Van Jensen al frente de la franquicia estelar de DC Comics alcanza su meridiano. Os recordamos que se trata de un evento de 3 meses donde todas y cada una de las series relacionadas con Green Lantern muestran sus cartas y se enfrentan a una amenaza tan grave como es la de unos Nuevos Dioses desatados que harán todo lo posible por conseguir todo el poder del espectro emocional del universo con el fin que justifica su existencia: destruir a Darkseid de una vez por todas. Si en el primer acto los Nuevos Dioses robaban algunos de los anillos a sus portadores, logrando un arma capaz de destruir y “corregir” planetas enteros, ahora parece que la amenaza va más allá y los distintos cuerpos de linternas deberán hacer frente de forma unida a estos poderosos seres que amenazan la existencia de multiverso en su afán por detener a su némesis. ¿Juntos? Eso habrá que verlo…

La historia

Los Nuevos Dioses amenazan la existencia del universo en pos de su lucha personal contra Darkseid. Han robado casi todos los anillos del espectro emocional y se han dado cuenta de que les falta el más poderoso de todos: el blanco. ¿Conseguirán su objetivo? ¿Cuál será la reacción de los distintos espectros emocionales?

Robert Venditti nos trae un Black Hand con más humor negro
Robert Venditti nos trae un Black Hand con más humor negro

Green Lantern

Los Green Lantern, tras haber descubierto su incapacidad de hacer frente a la amenaza que suponen los Nuevos Dioses, deciden que hay que unirse al resto de cuerpos estelares. ¿El primer paso? Como no, los Sinestro Corps que en el primer acto consiguieron contener un ataque de los Nuevos Dioses. Mientras descubren, a través de los Nuevos Guardianes, que Kyle Rayner ha estado vivo todo este tiempo antes de atravesar el portal hacia Nueva Génesis, Hal Jordan y Sinestro deberñan negociar una alianza, no sin los típicos roces entre ambos. Con la alianza pendiente de un hilo, Hal Jordan se irá a la tierra en búsqueda de un aliado inesperado: Mano Negra y sus Black Lanterns. Sinestro, por su parte, guiará a ambos cuerpos al universo de antimateria para salvaguardarse de posibles ataques futuros.

Green Lantern Corps

El único cuerpo que se ha librado hasta ahora del ataque de los Nuevos Dioses son las Zafiros Estelares. A sabiendas de eso y del inminente ataque, John Stewart y los suyosdeciden ir en ayuda de las zamarronas que en ese momento están siendo atacadas. Gracias a las armas de los armeros de Qward, lograrán resistir el ataque e incluir a las Zafiros Estelares en su amalgama de aliados. ¿Es el amor la única fuente de poder capaz de resistir ante los Nuevos Dioses? Parece ser que sí, a juzgar por el abrazo que John Stewart da a la luz morada, poniéndose uno de los anillos morados y pasando a formar parte de las Zafiros Estelares antes de un nuevo ataque frente a los Nuevos Dioses.

Green Lantern New Guardians

Carol Ferris y Kyle Rayner atravesaron en el primer acto el portal hacia Nueva Genesis bajo la promesa del Alto Padre de una alianza. Sin embargo, pronto saldrán a la luz las verdaderas intenciones del líder de los Nuevos Dioses: robar el anillo blanco pues contiene todo el pdoer necesario para formar el arma definitiva con la que destruir a Darkseid. En una batalla claramente desnivelada, un Kyle Rayner sin anillo y una Carol Ferris impotente se enfrentarán a su enemigo sin éxito, siendo finalmente desterrados a la superficie devastada del planeta Génesis y sin una forma directa de salir de ahí. ¿Conseguirán escapar?

Como aprendimos en Mortal Kombat, no siempre el Orden es bueno...
Como aprendimos en Mortal Kombat, no siempre el Orden es bueno...

Red Lanterns

El Green Lantern intenta disuadir al Red Lantern, pero cuando Guy explica todo lo que ha sufrido desde que lleva el anillo rojo, Simon decide no dejarlo morir sólo. Por ello, Baz y Gardner se van a ver a Cyborg, para que les abra un portal a Nueva Génesis. Después de un pique entre Vic y Simon, y dejar a B’dg de protector de la Tierra, finalmente obtienen lo que desean… salvo por el hecho, que interrumpen a Malhedron en la cama, quien expresaba sus serias dudas sobre si el Highfather es realmente distinto a Darkseid. Eso provoca OTRA paliza y, AGAIN, evitar la muerte por interrupción del Highfather. Aunque ahora el dúo no escapará, y serán interrogados como los seres mortales que son.

Sinestro

Thaal Sinestro sigue fascinado por Bekka. Incluso ahora la está siguiendo, para ver como actúa frente a los enemigos. La Nueva Diosa cree que están jugando, y por lo tanto son una panda de niños, pero el Yellow Lantern opina lo contrario. Tras este intercambio, decide prestarle algo de atención a John Stewart. Mientras tanto, Soranik Natu se ve repudiada tanto por compañeros Green Lantern como miembros de los Sinestro Corps. Sinestro tienta a Bekka con un anillo amarillo, mientras John Stewart, molesto por las palabras de Thaal decide no esperar a Hal y tomar la iniciativa. Lo que hubiera sido una buena idea… de no haber sido traicionados por la tribu Indigo, aliándose estos con los Nuevos Dioses.

Espacio de opinión

Es hora de opinar. ¿Qué nos ha parecido este segundo acto de GodHead? ¿Está a la altura de las expectativas?

El imperio no contraataca, por Tomás Martínez

Valoración:

Tras la asombrosa presentación que supuso el primer arco, el segundo supone un pinchazo en toda regla. Salvo el magnífico capítulo de Green Lantern Corps, donde además de acción y trascendencia contamos con el arte del dibujante titular –un genial como siempre Bernard Chang– el resto de capítulos se mueven entre la intrascedencia, el relleno y el fill in. Da la impresión de que, y a tenor del posible final que pueda tener esto, este segundo mes sobra completamente del evento. Que Kyle Rayner iba a ser traicionado por el Alto Padre y ser despojado de su anillo blanco era algo vox populi que además está contado de forma lenta y artificialmente alargada en el número de New Guardians. La negociación entre Hal Jordan y Sinestro es totalmente artificial –aunque bien dibujada por Francis Portela–, nos dice lo mismo que todas las veces que estos dos personajes terminan hablando juntos y si bien es un punto importante, no entiendo el por qué no se ha contado en el primer acto, si con un par de páginas daba de sobra. Tampoco se libran los pseudo-héroes, siendo especialmente irritable el número de Red Lanterns donde incluso dejan un par de hojas para repasar toda la trayectoria de Guy Gardner desde que se convirtió en Red Lantern. O qué decir del número de Sinestro donde si no hubiera salido a la luz no hubiera pasado absolutamente nada –la batalla trifulca a modo pelea de instituto entre Green Lanterns y Sinestro Corps roza el ridículo y se extiende en más de la mitad del cómic–.

El ataque a las Zamarronas supondrá un punto de inflexión
El ataque a las Zamarronas supondrá un punto de inflexión

Uno hubiera esperado en este segundo acto mayor trascendencia y, sobre todo avance, pero todo se queda paralizado en pos de la conclusión en el tercer acto. La amenaza ya estaba fijada de antemano y nada aporta ya este segundo acto que no sepamos ya en torno a Los Nuevos Dioses, que siguen en sus trece. También un giro en los acontecimientos, donde Los Nuevos Dioses se plantearan su postura o, no se, un tercer elemento desconocido que aportara riqueza al conjunto. Muchas cosas se podrían haber hecho y al final todo ha quedado en nada. Al evento, forzado hasta la extenuación, parece que le ha sobrado un mes. ¿Tendrá el tercer acto la fuerza del primero? A juzgar por el cambio de épica entre los dos primeros, esperemos por el bien de la salud de los linternas que sí.

O todos a una o esto no se gana, por Jordi Molinari

Valoración:

Empecemos con la pregunta clave: ¿ha mejorado la cosa en el Acto II con respecto al Acto I? Si y no. Si en varios sentidos, primero tener a Francis Portela en Green Lantern ya es de por si una mejora visual. También tenemos a Ethan Van Sciver con la ayuda de Gerarlo Borges en Sinestro, lo cual no desequilibra negativamente la balanza, por la pérdida de Dale Eaglesham – próxima destinación: Secret Six post-Convergence -. También vemos un poco más las distintas personalidades de los Nuevos Dioses. Especialmente remarcable la posición de Malhedron, donde ponen en duda al actual Highfather, muy alejado de las versiones clásicas, y más cercano que nunca al propio Darkseid. Y con él, enlazamos la parte negativa. Y es que en este Acto II, se nota más que el crossover va a 3 velocidades distintas. Claramente, las 2 series que marcan los tempos son el Green Lantern: New Guardians de Justin Jordan – quien finalizará su etapa al llegar al parón de Convergence – y el Sinestro de Cullen Bunn. Esto no es extraño, puesto que el crossover claramente bebe de la serie de Kyle Rayner, y que se necesita potenciar al máximo la serie de Thaal.

Luego, tenemos el Green Lantern de Robert Venditti y el Green Lantern Corps de Van Jensen. Hacen de pegamento de las tramas, lo cual en parte ya está bien. Quizás más con la serie protagonizada por John Stewart, pero por la propia naturaleza de los protagonistas. En cambio, Hal Jordan decide que ya está bien de liderar, y actúa más como el Hal de toda la vida, sudando de las órdenes de los Guardianes Templarios e ir a reclutar a Black Hand a la causa. Total, si tengo una alianza hecha con Sinestro, ¿que peor se pueden poner las cosas? Al menos vemos avanzando la trama en su serie, no como en el Red Lanterns de Charles Soule. Ya sea porque vaya con el piloto automático ante su inminente salida de la serie, el escritor se preocupa lo justo para seguir dentro del crossover, y se centra en seguir el guión que llevaba siguiendo desde su llegada a la serie. Quizás nos sorprenderá en el Acto III, pero dado como ha estado escribiendo estos 2 primeros números, más por Malhedron que por el dúo Lantern protagonista. Así que el Acto II no es malo, objetivamente podría ser en global mejor aún que el Acto I. Pero no es lo suficientemente mejor, esperaba aún más, una curva constante ascendente. Pese a esto, sigo con confianza de que el Acto III será no sólo el mejor acto de todos, sino que nos dará un final más que satisfactorio. Pero se lo tendrán que currar, podemos llegar a tolerarlo en el acto intermedio, pero ahora tendrán que darlo todo. Tanto los Lanterns como los equipos creativos. O sino, llamaremos a Darkseid para que aprendan.

Sólo Sinestro podría tentar a una Nueva Diosa...
Sólo Sinestro podría tentar a una Nueva Diosa...
6 Comments
Antiguos
Recientes
Inline Feedbacks
View all comments
Terrific Lines
Terrific Lines
Lector
8 diciembre, 2014 20:10

Coincido con Tomás Martínez en que este Acto II tiene demasiado relleno. A mi la historia en general me está gustando (la idea alrededor de los New Gods queriendo hacerse con el control de los anillos/ecuación de la vida me sigue pareciendo muy buena y sus consecuencias muy interesantes), pero en este Acto II la trama ha evolucionado muy poco o prácticamente nada. Especialmente graciosos han sido los números de Red Lanterns y Sinestro, donde los personajes se pasan 2/3 del cómic preparando una batalla contra algún New God que luego dura 2 páginas… Como si fuera un sketch del Saturday Night Live…

Diomedes
Diomedes
9 diciembre, 2014 1:36

Yo es que con la pereza que me producen los Osos Amorosos….estee el Espectro Multicolor, no puedo.

Mr. X
Mr. X
Lector
9 diciembre, 2014 7:38

Como en todos los eventos, la parte intermedia se hace larga. Eso sí, en cuanto ha aparecido Black Hand se ha hecho el dueño de la función.

Milk on Mars?
Milk on Mars?
Lector
9 diciembre, 2014 20:11

Hola, soy nuevo comentando y, bueno, realmente solo queria decir eso, no pude evitarlo. Ahora con respecto al acto II:

Como ya dijo Tomás, esta parte se siente alargada, poco se cuenta, y parte de lo que cuenta no impresiona como deberia, pero una cosa que he notado es que el mejor número, el Green Lantern Corps, es el que menos protagonismo le da a un nuevo Dios, quizás lo que los guionistas realmente quieren hacer es trabajar con estos y por eso estan descuidando la parte linternida de la trama, pero no nos dicen nada con los Nuevos Dioses que no nos hubieran dicho antes, y, al final, el único que tuvo clara sus ideas fue Van Jensen, pero esto es solo especulación así que puede que no sea cierto.
Aún así le sigo tengo esperanzas al final de este evento, ojala el climax este a la altura del potencial que tiene.

Milk on Mars?
Milk on Mars?
Lector
10 diciembre, 2014 7:11

Sobre lo de profundizar en los Nuevos Dioses, estan siendo un tanto redundantes con Hightfather, y en menor medida con Orion, en sus apariciones no nos dicen mucho más de lo que ya sabiamos de ellos, aunque es cierto que para desconocedores, se agradece lo de Malhedron y Bekka.
Ah, y el siguiente evento será de Stewart volviendose el nuevo White Lantern, ya va en camino.