GO INDIE! Guía de lectura de Ed Brubaker y Sean Phillips

Ahora que Panini Cómics está publicando todas sus obras, os presentamos un nuevo Go Indie!, una guía de lectura de los trabajos de Ed Brubaker y Sean Phillips.

GO INDIE! es una sección de Zona Negativa en la que recopilamos todos los artículos que se escriben sobre el cómic independiente norteamericano. Con ellos queremos reflejar los distintos productos que se ofrecen desde otras editoriales, que irán desde conocidas franquicias hasta cómic de autor. En ellos hablaremos de colecciones o personajes que nos parecen relevantes por algún motivo, algunas veces será por su calidad, otras por su fama o por su importancia en el medio.

En ocasiones se unen dos autores con la capacidad de complementarse perfectamente, dos mentes que se conjugan muy bien teniendo claro cuál es su objetivo, dos personas que por separado ya eran buenos y juntos encuentran la grandeza. Cuando esto ocurre su resultado suele ser una obra magnífica destinada a ser recordada por años, pero lo que es más raro que ocurra es que esta unión se dé durante muchos años, sacando obras sin parar y que todas ellas continúen con ese sello de calidad que tenían al principio, o incluso mejorarlas. Más raro todavía es que, además de todo esto, tengan éxito con lo que hacen y que esto sean cómics de creación propia donde las reglas las ponen ellos. Así es, lo de Ed Brubaker y Sean Phillips no es normal.

Estos dos artistas llevan ya un buen puñado de años trabajando juntos, se conocieron en DC, se fueron a Marvel y ahora tienen Image como su casa. Sin prisa pero sin pausa, todos los años vemos una o varias obras suyas, la mayoría en formato grapa, con su correspondiente recopilatorio posterior, pero últimamente utilizando más el formato novela gráfica con historias completas. Todas ellas absolutamente recomendables. Por ello vamos a presentaros una guía de lectura sobre todos los trabajos que hicieron juntos, para que el lector que se interese tenga acceso fácil a la información sobre sus obras y aprovechando que Panini está editando muchas de ellas en estos últimos meses.

Pero antes veamos un poco quiénes son y cómo empezaron, comenzando con el que más tiempo lleva trabajando en el mundo del cómic, el guionista Ed Brubaker, que gana a su compañero en ser el primero en publicar por muy poco y con cosas apenas conocidas en editoriales como Blackthorne, Slave Labor o Caliber, que además dibujaba él. Es llamativo porque durante los noventa apenas trabaja en el cómic, lo único interesante son unas pequeñas historias que realiza para el Dark Horse Presents, una de las cuales le sirve para ser nominado a un premio Eisner, y algo para las antologías de Vertigo. Podemos decir que es esta última la que le da el empujón, pero donde realmente Brubaker salta a lo más alto es cuando se empieza a ocupar de las historias de Batman en los primeros años de los 2000, tanto en las series del murciélago como las impresionantes Catwoman y Gotham Central, co-escrita con Greg Rucka. Obviando sus trabajos con Phillips, de los que hablamos más abajo, el guionista ha tenido otros dos grandes hitos en la historia del cómic norteamericano, solo que esta vez en Marvel. Una es la etapa del Capitán América, considerada una de las mejores del personaje y en la que creó al Soldado de Invierno, y otra es su trabajo en Daredevil, ambas cien por cien recomendables y que dan cuenta de las grandes capacidades del guionista. Además de sus obras para las dos grandes y de las que realiza junto a Sean Phillips está bien destacar Velvet, un cómic editado en Image que realiza junto a Steve Epting y que sigue esa línea noir tan marcada en las obras que hoy vamos a tratar.

Por su parte Sean Phillips es un autor británico, nacido en 1966, que comienza su carrera en 1988 de una manera por la que hemos conocido a muchos autores de su país, con las revistas que se publicaban en esta época, en este caso con Crisis, pero luego saltará al mgazine del Juez Dredd y a 2000 A.D., con Warren Ellis como guionista. Pero hay una curiosidad y es que entre ambas ya pisó los Estados Unidos al ser el dibujante de una de las últimas historias de la etapa de Jamie Delano en Hellblazer. Sin embargo Phillips seguirá pegado a esas revistas durante la década de los noventa, no regresa a DC hasta finales de la misma, con La Escena del Crimen, donde precisamente conoce a Brubaker, aunque tardarán aún unos años en formar equipo de verdad. Su entrada en Wildstorm se da por medio de los WildCATS, como dibujante de la etapa de Joe Casey. El sello de DC vuelve a contar con él en 2003 para una serie muy diferente y considerada entre lo mejor de Wildstorm, Sleeper. De ahí en adelante cada vez hace menos trabajos de encargo, alguna cosa suelta en Marvel o BOOM! Studios, para centrarse en Criminal y todo lo que vendrá después.

Lo cierto es que los dos han tenido carreras muy interesantes, pero es desde el momento en que se unen cuando surgen esas obras que recordaremos durante años. ¿Cuáles?, la respuesta a continuación.

Guía de lectura

La escena del crimen

Empezar la guía con La Escena del Crimen es un poco tramposo porque en realidad el dibujante no es Sean Phillips, sino Michael Lark. Pero es cierto que Phillips realiza las labores de entintado de los números dos al cuatro de esta serie limitada y, por tanto, es el primer trabajo en el que coinciden los dos. Además el estilo de la obra encaja muy bien con lo que los dos autores realizarán después, así que se puede tomar este cómic como una previa a lo que está por venir y el principio de una impresionante relación.

Michael Lark es otro dibujante cuya carrera ha estado muy unida a la de Ed Brubaker. El artista ahora conocido por su inmenso trabajo en Lazarus, junto a Greg Rucka, coincidió con Brubaker en series como Daredevil, Capitán América o Gotham Central, lo que significa unos cuantos años de trabajo en común y en obras memorables. Es cierto que el Lark que encontramos aquí no es como el que hace ahora Lazarus, tiene un estilo menos detallado y se notan los acabados de Phillips, para mejor. Pero ya nos deja claro que puede ser alguien a tener en cuenta y la narración la maneja a la perfección.

La Escena del Crimen es una obra originalmente editada por Vertigo (DC Comics) pero que ha sido reeditada por Image, lugar en el que los tres autores implicados están sacando sus obras en la actualidad. Esto se debe a que, aunque está hecha en una editorial dependiente, en su contrato entraba la posesión sobre los derechos de la obra, lo cual indica ya que es un trabajo muy personal del que ninguno de ellos se ha querido desprender. En España la última edición corre a cargo de Planeta Cómics, en tapa dura y de un tamaño que encaja con el del resto de las obras de Brubaker y Phillips, por lo que quedará bien en la estantería. Aunque lo que realmente encaja a la perfección es ese tono de género negro actual que marcará la carrera de ambos autores.

Como buen noir todo se basa en una investigación, en este caso vemos a Jack, un detective privado que tiene buenos contactos gracias a que su tío es famoso por ser fotógrafo de escenas de crímenes. Una chica asesinada, una secta disfrazada de hippies y diversos problemas familiares lo van a llevar a investigar por las zonas más sórdidas de su ciudad. La Escena del Crimen es una obra muy auténtica, que desprende todo aquello que nos gusta de Brubaker y Phillips, solo que con otro dibujante. Además de la sobrada demostración de calidad, es un buen inicio para en el mundo de estos dos autores en la época en la que el género negro estaba volviendo a arrancar en Estados Unidos.

Año: 1999/2000
Editorial USA original: DC Comics (Vertigo)
Editorial USA actual: Image Comics
Editorial Española: Planeta
Formato: Tomo tapa dura. Edición de lujo. 128 páginas. 16,95€
Contiene: Scene of the crime #1-4

Sleeper

Brubaker era una guionista en alza tras La Escena del Crimen. No solo se fijaron en él los editores de las colecciones de Batman, sino también los mandamases de Wildstorm, Jim Lee y Scott Dunbier, quienes le invitaron a enviar propuestas para una miniserie. Tan impresionados quedaron con las ideas de Brubaker para una serie titulada Point Blank y protagonizada por Grifter, el antihéroe por antonomasia del universo Wildstorm, que Dunbier le pidió propuestas para otra serie más. Solo unos segundos tardó el guionista en idear el argumento de Sleeper y comunicárselo a la editorial. Faltaba un dibujante, pero todos los implicados en el proyecto compartían la misma opinión: ese dibujante debía ser Sean Phillips.

En Point Blank, Brubaker había resucitado a Tao, el villano más inteligente del universo Wildstorm, y puesto en coma a John Lynch, el espía más astuto del universo Wildstorm. En el transcurso de la serie se revelaba que Lynch había sido capaz de infiltrar a uno de sus espías en la organización secreta de Tao. Ese hombre, Holden Carver, estaba destinado a morir salvando a Grifter, el protagonista de la miniserie. Pero Brubaker decidió cambiar su destino. En vez de morir, al concluir la miniserie Carver se quedaba atrapado dentro la organización de Tao, sin ninguna posibilidad de huir, ya que Lynch, en coma, era la única persona consciente de su verdadera naturaleza. ¿Qué cabe hacer ante esta situación? ¿Continuar la misión o entregarse a la tentación del mal? Esa es la historia de Sleeper, continuación indirecta de Point Blank y uno de los mejores cómics de Wildstorm.

Era la primera serie regular en la que trabajaban junto Brubaker y Phillips, además de contar con una alto grado de libertad creativa, pero nadie lo diría vistos los resultados. Desde las primeras páginas es evidente la sintonía entre la prosa y el dibujo; parece la creación de una sola persona, una persona con una visión única y singular, no el fruto de una colaboración entre dos autores que viven en diferentes continentes. Emocionante e impactante, el periplo de Holden Carver en el submundo del crimen superhumano es un gran cómic de espías que atrapa al lector de principio a fina, una historia tan inolvidable como impredecible. Lectura obligatoria para cualquier lector interesado en el género.

Para la mayoría de autores Sleeper sería su obra cumbre, pero no para Brubaker y Phillips. Para ellos no es más que el comienzo de una fructífera colaboración que ha deparado cómics del mismo calibre o mejores, así como una valiosa lección. Pese a estar agradecidos por la oportunidad que se les concedió, se dieron cuenta de que no querían ceder los derechos de sus ideas a una editorial. Querían ser dueños de sus creaciones y eso solo sería posible bajo el modelo creator-owned.

Año: 2003/2005
Editorial USA original: DC Comics (Wildstorm)
Editorial USA actual: DC Comics (Black Label)
Editorial Española: ECC
Formato: Edición Integral. 656 páginas. 51,50€
Contiene: Sleeper: Season One #1-12 USA, Sleeper: Season Two #1-12 USA, Sleeper: d’état USA

Criminal (Marvel/Icon)

Y llegamos a la que posiblemente sea la obra más gigantesca de estos dos autores, tanto por extensión como, sobre todo, por ambición. Con Criminal, Brubaker y Phillips no crearon solo un cómic, sino un universo entero, repleto de callejones de mala muerte por explorar, y personajes grises a los que odiar y amar a la vez.

Los dos primeros volúmenes de Criminal, merecedores de dos premios Eisner, se publicaron originalmente en formato grapa desde el año 2006 hasta el 2011 en el sello Icon de Marvel Comics. Todos esos números acabarían recopilados en 6 tomos, separados por arcos argumentales y, más tarde, también en 2 ediciones integrales con diversos extras. En 2014, la serie se reeditó de la mano de Image Comics. Durante los años siguientes, se publicaron dos nuevas historias que más tarde se recopilarían en un séptimo tomo. En 2017, se publicó Mis héroes siempre han sido yonquis, un relato autoconclusivo que, pese a no constar oficialmente como el octavo tomo de la serie, se enmarca en el mismo universo. Finalmente, en 2019, comenzó la publicación del tercer volumen de la serie, que concluyó en enero de 2020 con 12 nuevos números en total.

Panini Cómics editó Criminal por primera vez en España en 2008, con la edición de 6 tomos, pero 5 años después publicó los dos tomos integrales, quizá los más sencillos de obtener hoy en día. Sin embargo, en 2018 se retomó el primer formato de edición para lanzar el séptimo tomo que, como en su edición original norteamericana, no está incluido en los integrales. A estas publicaciones les siguen las de Mis héroes siempre han sido yonquis y el volumen tres de la serie, pero dado que sus ediciones están un poco más separadas, hablaremos de ellas más abajo.

Pasando a la obra en sí, el esqueleto principal de Criminal es una brillante conjunción de historias noir que, pese a no seguir un orden cronológico, guardan relación entre sí de un modo bastante innovador e interesante. Su división en pequeños arcos argumentales la convierte en un plato perfecto tanto para quien desee degustar un buen relato de género aislado como para aquellos que se suban al carro de la serie completa, quienes se verán recompensados por la genialidad de su interconexión. Una interconexión de la que, como acabamos de comentar, seguiremos hablando dentro de unos pocos apartados.

Año: 2006/2010
Editorial USA original: Marvel Comics (Icon)
Editorial USA actual: Image Comics
Editorial Española: Panini Comics
Tomo: Criminal Integral Volumen 1
Formato: Edición integral. 432 páginas. 40€
Contiene: Criminal #1-10 y Criminal Vol.2 #1-3
Tomo: Criminal Integral Volumen 2
Formato: Edición integral. 432 páginas. 40€
Contiene: Criminal v2 #4-7, Criminal: The Sinners #1-5 y Criminal: The Last of the Innocent #1-4
Tomo: Criminal 7: Mal Momento, Mal lugar
Formato: Tomo tapa dura. 112 páginas. 15€
Contiene: Criminal Special Edition One Shots #1-2

Incógnito

Si por algo se caracteriza la obra de Brubaker y Phillips es por la cantidad de perdedores que protagonizan sus historias. En el caso de Incógnito, el genio de Maryland da la vuelta a la tortilla poniendo en primera línea a un antiguo supervillano en horas bajas. Zack Aniquilante mezclaba sus recuerdos haciendo el mal con un presente cuya vida como testigo protegido mataba de aburrimiento.

El cómic fue lanzado en dos volúmenes. El primero de ellos titulado Incógnito, mientras que el último y definitivo fue bautizado como Malas Influencias. Afortunadamente para nosotros, Panini Comics (con su sello Evolution) publicó un fantástico integral que cuenta con jugoso material extra.

Incógnito es un canto de amor a las historias pulp. A lo largo de la trama iremos conociendo a diversos personajes que ejercen el mal y se caracterizan por ser a cada cual más estrambótico. Así pues, el pasado de Zack deberá despejarse si este quiere saber su verdad. Una verdad cargada de muertes, laboratorios, superpoderes procedentes del espacio o doctores locos. La acción predomina en todo momento, si bien Brubaker utiliza varias perlas de humor (negro, eso así) que no acostumbra.

La difusa línea entre el mal y el bien es el escenario sobre el que deberá pisar un Aniquilante que carga con una mochila emocional muy pesada. En definitiva, Incognito toma como referencia las novelas populares seriadas que aparecían en revistas durante los años veinte y treinta. El propio Bru ha reconocido que Malas influencias está plagada de huevos de Pascua que esconden guiños y referencias a cómics y literatura popular de hace tiempo. Si ya el ejercicio de leer Incógnito es divertidísimo, lo cierto es que este es un aliciente más para acercarnos a su lectura o relectura (si es que ya has tenido la suerte de leerlo).

Sean Phillips hace un trabajo extraordinario con su peculiar estilo pero saliéndose un poco de la tangente puesto que tiene la oportunidad de ser menos realista que en obras comentadas en este mismo artículo. Val Staples (nada que ver con Vlad Tepes) colorea las ilustraciones de Phillips mimetizándose con él en cada una de las páginas. Puede que Incógnito no tenga el peso de Criminal o The Fade Out, pero adentrarse en el mundo de Zack Aniquilante es tan magnético que en el momento que pruebes su añeja construcción querrás saber más y más sobre este particular mundo.

Año: 2008/2011
Editorial USA: Marvel Cómics (Icon)
Editorial Española: Panini Cómics
Formato: Edición Integral. 368 páginas. 35€
Contiene: Incognito #1-6 e Incognito: Bad Influences #1-5 USA

Fatale

fatale Luego de años dedicados a los superhéroes y al policial entre DC y Marvel (y Vertigo, Widlstorm y Icon), la dupla decidió en 2012 dar un giro a su carrera autoral y editorial firmando un acuerdo para publicar por primera vez en Image Comics, sello que por entonces celebraba su 20º aniversario por todo lo alto. Este sería otro hito para Brubaker y Phillips ya que al finalizar la publicación de su primer trabajo con la editorial independiente dos años después la dupla se mudaría por completo a esta casa reeditando Criminal y lanzando todos sus futuros trabajos bajo la gran I.

Asimismo, con Fatale se adentraron en el horror sobrenatural rindiendo homenaje a otro gran género del pulp con notorias influencias lovecraftianas. Esto, claro está, sin dejar de lado sus señas autorales fieles al noir. De hecho, como lo hace obvio el título de la serie, la protagonista de toda esta historia es un arquetipo de femme fatale pero combinado con maldiciones, ocultismo, magia negra, poderes sobrehumanos, seres con tentáculos y dioses primigenios.

En el desarrollo de la serie, además se permiten ambientar las historias en diferentes épocas, comenzando en un presente que se conecta de inmediato con la década del ‘50, para luego ubicarse en el final de la de 1970 (y con un guiño al mundo cinematográfico que desarrollarían poco después en The Fade Out), dar un paseo histórico con capítulos autoconclusivos desde la Edad Media a la Segunda Guerra Mundial, ubicándose en el siguiente arco en los 90s marcados por el grunge y concluir de vuelta en el presente.

Este gran abanico temporal de la colección es posible por el hecho de que la protagonista no envejece, sumado a otros elementos místicos de la historia que es mejor descubrir en la lectura. Con este recurso los autores abordan no solo diferentes contextos temporales sino también escenarios y desarrollan excelentes personajes para cada uno, haciendo gala de su capacidad creativa, involucrándonos en todos las entregas de la saga y haciéndonos testigos de cómo esta mujer fatal afecta la vida de todos los hombres con los que la cruza su destino, a la vez que intenta dar final a una batalla cósmica milenaria. Porque aunque cada arco argumental aborda su propia historia, los cinco volúmenes enlazan una trama mayor que tiene como puntapié inicial la muerte de un famoso escritor del cual su sobrino (y único heredero) encuentra inédito su primer manuscrito, desatando un conflicto de un alcance que no podía imaginar con esta misteriosa mujer en el centro de todo.

Y consigo, Fatale desató a su vez el siguiente contrato de la dupla Brubaker-Phillips con Image Comics que brindaría muchos más cómics bajo esta editorial, siempre a la altura de lo que se espera de ellos.

Año: 2012/2014
Editorial USA: Image Comics
Editorial Española: Panini Cómics
Tomo: Fatale Integral 1
Formato: Edición Integral. 312 páginas. 26€
Contiene: Fatale #1-10
Tomo: Fatale Integral 2
Formato: Edición Integral. 432 páginas. 34€
Contiene: Fatale #11-24

The Fade Out

¿Qué tendrá el Hollywood de los años 40 para que le siente tan bien el género negro? Tanto monta, monta tanto, Ed Brubaker y Sean Phillips se sumergen en el mundo del séptimo arte para contarnos una historia que destapa el lado más oscuro de las estrellas. Una célebre actriz que aparece muerta, el comienzo de la caza de brujas o turbios asuntos del pasado se fusionarán en una trama tan inmersiva como apasionante.

En el comienzo de este maravilloso cómic nos presentan una necesaria guía de personajes que nos ayudará a no perdernos en el laberíntico viaje a la perdición que realiza su protagonista: Charlie Parish, guionista que se codea con la flor y nata del gran estudio Victory Street Pictures. Como no podía ser de otra forma en este tipo de obra, Charlie es un ser atormentado que, tras volver de la Segunda Guerra Mundial, no volvió a ser el mismo. Es por esto que, además de Gil Mason (compañero de fatigas que le ayuda a escribir los libretos), su principal aliado lo encuentra en el alcohol. Las grandes fiestas o los grandes estrenos siempre están repletos de galanes, estrellas en ciernes, directores de cine y matones de tres al cuarto.

Hollywood es magnético, atractivo… y peligroso. Brubaker derriba la fachada cual decorado de plató para mostrarnos las miserias de una industria que funciona como si fuese la Cosa Nostra. La corrupción embadurna cada centímetro cuadrado de La Ciudad de Los Ángeles y resulta sencillo empatizar con viejos diablos como Parish. La autodestrucción como única defensa en una vorágine tan tóxica que parece imposible sobrevivir conservando el alma.

Phillips realiza un trabajo encomiable consiguiendo una experiencia enteramente cinematográfica. Las miradas o las emociones que se atisban en los primeros planos son solo algunas de las perlas que el dibujante británico plasma en este lienzo en movimiento reconvertido, en el mismo día de su publicación, en un clásico básico.

En esta ocasión, la eterna pareja está acompañada por Elizabeth Breitweiser al color y lo cierto es que la exprofesora de arte está a la altura de estos dos grandes titanes. California es el escenario en esta historia de crimen sin, posible, castigo. Los autores se toman la licencia de incluir a Clark Gable como secundario de lujo (no es más que un mero cameo) que sirve como cordón umbilical entre nuestra realidad y esta tremenda ficción. ¡Qué grande es el cine!

Año: 2014/2015
Editorial USA: Image Comics
Editorial Española: Panini Cómics
Formato: Edición Integral. 400 páginas. 40€
Contiene: The Fade Out #1-12

Kill or be killed

Después de The Fade Out, el nivel quedó muy alto para lo siguiente que se trajeran entre manos Phillips y Brubaker, pero hay gente que no sabe aflojar el pie del pedal. Kill or Be Killed sería el título de la nueva serie de la pareja, y con la perspectiva que otorga el poder contemplarla ya finalizada, podemos decir que estamos ante uno de los trabajos más inspirados de la dupla noir, y lo curioso es que, como siempre, parecen volver a hacer lo mismo, pero con un toque distinto.

Dylan es un joven depresivo sin ilusión por la vida, lo que lo lleva a tratar de suicidarse. Algo de lo que, mientras se precipita desde la azotea de su edificio, se arrepiente profundamente. Sin embargo, tras sobrevivir milagrosamente a la caída, comienza a experimentar visiones. ¿O no lo son? Un ser demoníaco que dice ser el Diablo le comunica que escuchó su súplica por vivir, pero que a cambio y para saldar su deuda, deberá entregarle un alma cada mes si no quiere perecer irremediablemente. Aferrado a la vida, Dylan decide entonces cumplir con su pena segando las vidas de asesinos, criminales y demás seres indeseables sin los que el mundo será un mundo mejor.

Kill or Be Killed es un ejemplo más de cómo Brubaker y Phillips son incapaces de dejar de lado el noir a la hora de contar una historia, a la vez que un ejemplo más de que se les da de maravilla. Los autores realizan en esta serie una magnífica deconstrucción del mito del enmascarado que sale a las calles a impartir la justicia que la ley no es capaz de lograr, una especie de homenaje a los superhéroes pero sumido en un registro en el que los autores se sienten como pez en el agua. Sus dosis de horror sobrenatural le aportan frescos chispazos de imprevisibilidad a la trama, pero la serie se distingue fundamentalmente por abordar ese icono del justiciero con realismo, crudeza y sin prisas, con el pulso necesario para que en todo momento se mantenga una plausibilidad razonable que acentúa la vulnerabilidad de su protagonista. El equipo logra así una mezcolanza brillante que se sitúa entre los mejores trabajos de la dupla criminal.

Año: 2016/2018
Editorial USA: Image Comics
Editorial Española: Panini Cómics
Formato: Tomo tapa dura. En publicación (3 editados de 4). 16€, 19,95€ y 16€ respectivamente
Contiene: Kill or be killed #1-4 (1), #5-10 (2), #11-14 (3) y #15-20 (4)

Bad Weekend (Criminal)

Aunque Bad Weekend se compone de los números 2 y 3 del tercer volumen de Criminal, está editada como un tomo independiente porque no guarda relación con Cruel Summer, el gran arco argumental que abarcan el resto de números de dicho volumen. Como añadido para esta edición en tomo, se incluyeron nuevas escenas que no aparecían en las dos grapas originales.

Dicho esto, Bad Weekend está protagonizada por Hal Crane, el demoledor retrato que aquí se compone de una vieja gloria de la industria del cómic norteamericano y la animación. Como es de esperar, Crane no se corresponde directamente con un autor de cómic concreto que haya existido de verdad. No obstante, sí que se pueden percibir con claridad elementos extraídos de leyendas del medio tales como Gil Kane, Alex Toth o Stan Drake. Los rasgos físicos, la personalidad y las anécdotas inspiradas en la realidad contribuyen a hacer de Hal Crane un personaje tridimensional y creíble; claro que tampoco es que Brubaker y Phillips necesiten esa ayuda extra para conseguir idear personajes fascinantes. Muestra de ello son dos de los personajes que acompañarán a Crane en su pequeña aventura, actores recurrentes en otras entregas del universo Criminal que aquí vuelven a hacer acto de presencia para deleite de los lectores más acérrimos.

Como bien describe el título de la obra, en Bad Weekend, Hal Crane se enfrentará a un fin de semana la mar de duro en el que una invitación a una convención fuera de su ciudad será el comienzo de un viaje oscuro hacia su pasado y las propias entrañas del medio. Las particularidades y temores de una figura mítica convertida en un viejo cascarrabias servirán para cimentar un relato interesante, divertido y muy humano en donde las bases de Criminal perviven bajo la luz de una trama ácida que no se corta a la hora señalar algunas de las sombras de la industria del cómic.

Año:2019
Editorial USA: Image Comics
Editorial Española: Panini Cómics
Formato: Tomo tapa dura. 72 páginas. 15€
Contiene: Criminal (2019) #2-3 con material adicional

Mis héroes siempre han sido yonquis (Criminal)

Mis héroes siempre han sido yonquis, el octavo tomo no oficial del universo de Criminal y ganador de un Eisner en la categoría de mejor álbum gráfico en 2019, es uno de los arcos argumentales que más se beneficia de la interconexión existente entre los distintos tomos de la serie. Por orden de publicación original, se sitúa entre el séptimo tomo de Criminal y Bad Weekend. Se puede leer de forma independiente, claro, como cualquier otro tomo de la serie, pero esta es una historia que desata su máximo potencial cuando se conoce de primera mano el pasado de su protagonista. Más concretamente, y para quien quiera documentarse concretamente para este tomo, el trasfondo mencionado se encuentra en la primera historia de Criminal, titulada Cobarde.

En Mis héroes siempre han sido yonquis se nos narra la historia de Ellie, una adolescente que idealiza a los drogadictos desde pequeña. Su obsesión la ha llevado a terminar en una clínica de rehabilitación, pero no está mostrando la evolución que le gustaría a los médicos encargados de atenderla. Es más, Ellie no parece dispuesta a superar su adicción con las drogas porque, para empezar, no lo considera un problema. A lo largo de las páginas de este relato, conoceremos el punto de vista de una joven idealista cuya apasionada alma nos lleva de una referencia musical a otra mientras reflexiona sobre su pasado y su visión general del mundo, en una historia que no requiere pero sí agradece sobremanera que se recurra a tales menciones musicales para acompañarla a modo de banda sonora. Por si alguien gusta, os facilitamos el enlace a una lista de reproducción de Spotify donde se recogen las numerosas canciones citadas.

Eso sí, que la sinopsis no os engañe a primera vista. Esto sigue siendo un relato del universo Criminal, por lo que nada es lo que parece. El peligro se esconde a la vuelta de cada esquina y las actitudes idealistas no tienen cabida durante mucho tiempo.

Año: 2019
Editorial USA: Image Comics
Editorial Española: Panini Cómics
Formato: Tomo tapa dura. 72 páginas. 13€
Contiene: My Heroes Have Always Been Junkies OGN

Cruel Summer (Criminal)

El grueso del tercer volumen de la serie Criminal estará disponible en el mercado español a partir de este 26 de agosto en este tomo titulado Cruel Summer, donde se recogen los 9 números correspondientes a su último arco argumental. Esto quiere decir que los números 2, 3 y 4 de la edición en grapa norteamericana no se encuentran incluidos aquí. El 2 y el 3 son los que conforman Bad Weekend, el tomo independiente del que os hablamos solo unos párrafos más arriba, pero el número 4 es un eslabón solitario, un relato independiente publicado originalmente como parte del tercer volumen y que, al menos por ahora, no ha encontrado su lugar en ninguna edición española, por lo que permanece inédito.

La trama de esta historia se centra en Teeg Lawless, un viejo conocido de la serie cuya vida da un vuelco radical tras un inesperado suceso; aunque, lejos de dejar a un lado sus peores hábitos, ahora Teeg planea dar el mayor golpe de su carrera. Entre tanto, su hijo Ricky y los amigos de este empiezan a adentrarse en el mismo sendero oscuro que lleva conduciendo a Teeg hacia una inevitable autodestrucción. Algunas cosas cambian; otras, no tanto.

Cruel Summer supone la culminación de la épica noir intergeneracional a la que Brubaker y Phillips llevan años dando forma. Se trata del arco argumental más extenso de toda la serie y, en él, los dogmas que la han convertido en una imprescindible se ponen de manifiesto con más fuerza que nunca.

Como en todas las series del universo Criminal, la infancia juega un papel central entre los temas que trata la obra. Los personajes viven inmersos en los recuerdos de sus infancias como épocas más sencillas y felices. Las pocas almas en pena que no viven consumidas por el pasado supeditan sus vidas a fantasías futuras que probablemente nunca se cumplirán. En realidad, el gran antagonista de Criminal, es el presente, del que todos prefieren huir por miedo a lo que puedan encontrar en él si deciden afrontarlo.

Y por supuesto, la ejecución de Brubaker y Phillips es impecable. Los dos autores vuelven a demostrar que su éxito no es fruto de la suerte con un despliegue de maestría narrativa que no ha hecho más que intensificarse desde las primeras entregas de Criminal. En palabras de Frank Miller sobre la obra de este legendario dúo: “El texto y la imagen colaboran con la armonía de los amantes”.

Año:2019/2020
Editorial USA: Image Comics
Editorial Española: Panini
Contiene: Criminal (2019) #1 y 5-12

Pulp

Una obra de Ed Brubaker y Sean Phillips titulada Pulp se siente como una redundancia. Prácticamente toda su bibliografía bebe de las historias de las revistas pulp de la primera mitad del siglo XX, pero en esta novela gráfica la referencia se hace lo más explícita posible. El protagonista es Max Winters, un viejo escritor de historias para una revista en la década de 1930 cobrando 5 centavos de dólar por palabra en donde narra las desventuras de un forajido del Salvaje Oeste. Además, en el devenir de la narración de Brubaker y Phillips, su historia se irá combinando y confundiendo con la del personaje de ficción dentro de la ficción que leemos.

En efecto, estamos ante un juego metanarrativo de parte de la dupla que aquí homenajeamos, en donde por capas nos van introduciendo en historias dentro de historias como un juego de muñecas rusas. De esta manera, el mismo Max Winters se convierte en el protagonista de una historia como las que él escribe pero en el mundo al borde de la Segunda Guerra Mundial sumido en el avance del nazismo sobre toda la sociedad occidental, lo cual incluye una porción de la población norteamericana (en particular, de Nueva York). Con ello, la dupla autoral elabora también un trabajo comparativo entre las historias pulp ambientadas en esa época y las del Oeste de fines del siglo XIX, con sus diferencias y sus similitudes, marcadas por la violencia y el fatal destino del cual estos héroes no pueden huir.

Calificaría Pulp como una obra maestra de Ed Brubaker y Sean Phillips si no fuera por el hecho de que han recibido ya el título de maestros por trabajos previos. No obstante, sin dudas es un cómic realizado con toda su maestría, condensando en pocas páginas los temas, tópicos y personajes que han desarrollado a lo largo de toda su carrera. Sin lugar a dudas tienen todavía mucho para dar pero con este libro alcanzan una síntesis muy difícil de conseguir, lo cual lo convierte en una gran manera de conocer todo de ellos en una lectura fbreve.

Año: 2020
Editorial USA: Image Comics
Editorial Española: Panini Cómics
Formato: Tomo tapa dura. 72 páginas. 15€
Contiene: Pulp OGN

Reckless

Temerario es su nombre. Tras abandonar el FBI a consecuencia de un accidente en acto de servicio, Ethan Reckless se gana la vida ayudando a la gente a resolver problemas. Si conoces su número y tienes dinero suficiente, se encargará de poner solución a tus asuntos. Incluso si no tienes un duro, si tu problema le cae en gracia, se ocupará de él sin esperar nada a cambio. Ethan sufre de unos horribles dolores de cabeza y un acuciante insomnio debido a las secuelas de su accidente, y solo se le alivian con la sensación de paz que le deja ayudar a alguien que lo necesita. Justo como esa mujer que acaba de ponerse en contacto con su ayudante, una a la que Ethan conoce de otros tiempos más turbulentos y que podría hacerle bajar la guardia.

Con este argumento da inicio Reckless, la última de las creaciones de Phillips y Brubaker. La pareja creativa parece sentirse muy cómoda trabajando con la novela gráfica como formato, y tras Pulp se han sumergido en toda una saga de historias episódicas con las que, según palabras de Brubaker, por una vez querían olvidarse de los indeseables y criminales y contar las aventuras de un héroe, alguien que ayuda a los demás desinteresadamente. Aunque por supuesto, no podía materializarse de una forma que no fuera un noir. ¡Si es que no pueden evitarlo! La dupla cae en lo mismo de siempre, y lo hace tan bien como siempre, con la inestimable colaboración de Jacob Phillips, hijo de Sean, asentado ya como colorista del equipo. Reckless es una obra con sabor clásico y un protagonista carismático del que podremos disfrutar de muchas aventuras: hasta la fecha se han publicado dos volúmenes, Reckless y Friend of the Devil. El tercero, titulado Destroy All Monsters, está anunciado para el mes de octubre, y Brubaker ya ha comentado en su newsletter que se encuentra trabajando en el guion de una cuarta y una quinta entrega. Sin duda, a Phillibaker le queda cuerda para rato.

Año: 2020/2021
Editorial USA: Image Comics
Editorial Española: Inédito
Contiene (Tomo 1): Reckless OGN
Contiene (Tomo 2): Friend of the devil: A Reckless book HC

OTROS ARTÍCULOS GO INDIE!

Ciencia Oscura, de principios y finales

Cómo The Woods juega con las expectativas

Queen & Country, los espías de Greg Rucka

Harrow County, de Cullen Bunn y Tyler Crook

Artículo anterior#ZNCine – Las noticias de la semana #4 Junio 2021
Artículo siguienteWTF! Marvel España #23
Nacido en 1979 en Avilés y actualmente residiendo en Castro-Urdiales, soy licenciado en Filosofía con Máster en Gestión Cultural, durante un tiempo me dediqué a la crítica musical y ahora me toca con el mundo del cómic, mis dos grandes aficiones. Empecé leyendo en casa de mi primo a finales de los 80, poco después ya me convertí en un comprador compulsivo. Mis comienzos fueron con Daredevil y las colecciones de X-Men pero pronto pasé a Spiderman, Poderes Cósmicos, Vengadores, Image, todo Wildstorm, Vertigo... no hago ascos a ninguna buena historia venga de donde venga.
Nací en Barcelona (1996) y me aficioné pronto al cómic de superhéroes. Lecturas como el Spider-Man de Lee y Romita, Superman de Joe Kelly, y el Thor de Jack Kirby dejaron una profunda huella en mí. Desde entonces, leo demasiados cómics de todos los géneros posibles.
Nací al mundo del cómic siendo muy chico con un viejo tomo recopilatorio de Ediciones Zinco de la Legión de Super-Héroes, que era el del crossover con Superman que contaba la historia del Superboy del Universo de Bolsillo y demás, una trama muy intrincada que no entendí del todo hasta varios años después. Aún así, fue una buena introducción al Universo DC y todas sus complejidades. Con los años, los gustos e intereses se esparcieron, haciendo que luego de un largo tiempo de hablar sobre DC Comics, hoy me ocupe de otros menesteres del enorme mundo del cómic.
Bilbao (1982). Licenciado en Sociología. Soy, desde que tengo uso de razón, un amante empedernido del Cine gracias a Hitchcock y Kubrick. Criado en Corleone, visité la puerta de Tannhäuser como tripulante de la nave Nostromo. Tras una breve etapa en Tatooine y Mordor decidí regresar a Twin Peaks, desde donde disfruto de mis otras pasiones: los cómics, la música y los videojuegos.
Madrileño desde 1991, en los estudios me fui por los números mientras en casa me quedaba con las letras. Me crie pidiendo al Círculo de Lectores con mi madre y oyendo a mi padre hablar de Marvel, siempre con una peli de Disney en bucle. Fui niño con Mortadelo, adolescente con Spider-Man y adulto con Garth Ennis. Intento descubrir una cosa nueva cada día, y vivo con la ilusión de guionizar un cómic, escribir un libro y tocar un instrumento, aunque al final suela quedarme viendo vídeos de gatos. En mis otros ratos libres participo en un podcast de cine, pero esa es otra historia.
Nací en 1999 en Almería. Desde ese momento, las historias han dado color a mi vida en todas sus variantes y formatos. De tal disfrute surgieron mis ganas de profundizar en los entresijos de la narrativa y el lenguaje; unas ganas que no han hecho más que intensificarse día tras día. Disfruto de toda clase de cómics, con especial fijación por lo original y raruno.
5 Comments
Antiguos
Recientes
Inline Feedbacks
View all comments
Justiciero Desmesurado
Justiciero Desmesurado
Lector
28 junio, 2021 15:37

Buen repaso. De lo que he leído todo me parece bueno. La más reciente fue “Kill or be Killed” que me tuvo enganchadísimo.
 
Ais, ojalá les dieran a estos o a Greg Rucka Amazing Spiderman.

Eddie Brock
Eddie Brock
Lector
28 junio, 2021 18:22

De lo publicado en España me falta The Fade Out.
Me da que es mas homenaje al cine de epoca que historia detectivesca en si.

Esfingo
Esfingo
Lector
28 junio, 2021 21:08

Merecen la pena los spinoff (llamémosles así aunque no lo sean) de Criminal ¿Merecen la pena? Es que se me hacen caros.

Johnny99
Johnny99
Lector
En respuesta a  Esfingo
28 junio, 2021 21:20

En mi opinión, si, si, si y mil veces si. Son grandes por si mismos

Esfingo
Esfingo
Lector
En respuesta a  Johnny99
29 junio, 2021 16:59

La respuesta que no quería escuchar.
Ja ja ja
Gracias