Fallece Raoul Cauvin, guionista de la serie Casacas Azules

Ha sido la editorial Dupuis - en la que colaboró toda su carrera – la que ha anunciado esta mañana de viernes la muerte de uno de sus autores más prolíficos y fieles.

Por y
3
802

Nos acaba de dejar uno de los guionistas más reconocidos, fecundos y divertidos de la bande dessinée más popular. Raoul Cauvin (1938-2021) anunció hace un año que se retiraba de la escritura debido a un cáncer incurable, el mismo que ha acabado por abatirle.

Raoul Cauvin dibujado por Walthéry.

En su comunicado, Éditions Dupuis señala: “Su imaginación, la calidad de sus diálogos y su oficio al servicio de la narrativa (que detallaba de manera precisa a sus dibujantes) lo conectaron de manera directa con el público generalista, que lo percibía como un autor tremendamente próximo. Fue un artesano de la bande dessinée popular, pero de gran calidad”.
(…)
Desde hace más de sesenta años formaba parte del entorno cotidiano de los empleados de la editorial Dupuis que se muestran extremadamente consternados por su partida, tras una larga enfermedad. Cada uno conserva un recuerdo, un momento compartido o nos relata una anécdota con Cauvin que fue una persona de una amabilidad y cortesía extremas”.

Sus series más conocidas como Casacas Azules, Les Femmes en Blanc o Cédric le consagraron como un maestro del humor amable, ingenioso y siempre sorprendente. Su producción fue monumental y se calcula que ha llegado a vender más de cincuenta millones de álbumes entre todas sus obras, convocando a lectores de varias generaciones. En su serie humorística Pauvre Lampil se retrata a sí mismo de manera incisiva y lúcida junto a su inseparable colaborador, el dibujante Willy Lambil.

Willy Lambil junto a Raoul Cauvin (ambos en el centro)

Raoul Cauvin (1938) nació en Antoing, en Bélgica.
Estudia litografía publicitaria y empieza trabajando en diferentes empleos hasta que en 1960 entra a trabajar en la editorial Dupuis como dibujante de cuadrículas de crucigramas. Más tarde se reconvierte como cámara en la sección audiovisual de la editorial y empieza a escribir algunos guiones para los cortometrajes animados, ya que su futuro como dibujante se presenta muy negro. En 1964 publica su primera historia corta dibujada por Charles Degotte. El propio Charles Dupuis lo promociona a guionista de la revista Le journal de Spirou para que se encargue de los mini-récits, unas series de gags, a veces con personajes fijos, que ocupan las páginas centrales del semanario juvenil. Con la artista Claire Bretécher realiza la serie Les naufragés y con Carlos Roque y Serge Gennaux, Arthur et Léopold o Loryfiand et Chifmol, respectivamente. En 1968 crea Les Tuniques Bleues (Casacas Azules) junto al dibujante Louis Salvérius, una serie que le acompañará durante toda su carrera, tras la prematura muerte de Salverius colaborando con el dibujante Willy Lambil.

Cauvin, escritor de una sola editorial, publica con Dupuis otras series propias como: Câline et Calebasse (1969-1978), dibujada por Mazel, que después se tituló también Les Mousquetaires, o Mirliton (1970-1975) con el arte de Raymond Macherot y Erwin Drèze; Sammy (1970-2009) una serie de cuarenta álbumes, inicialmente con el artista Berck al dibujo hasta su retirada en el álbum 32, cuando tomó el testigo Jean Pol; L’agent 212 (1975-2020), con el dibujante Daniel Kox y de la que se han publicado treinta álbumes; Pauvre Lampil (1977-1995) dibujada por su inseparable Willy Lambil, también Les Femmes en Blanc (1986-2020), con arte de Philippe Bercovici que ha alcanzado los cuarenta álbumes o Cédric (1986-2021) que realizaba junto al dibujante Laudec pseudónimo de (Tony de Luca) y que ha alcanzado la cifra de cuarenta y un álbumes en este año que empezamos. El principal tropiezo en su carrera fue la corta etapa que estuvo a cargo de Spirou y Fantasio, junto al dibujante Nic (Nicolas Broca), un encargo que se prolongó solo durante tres álbumes y que cesó abruptamente en 1983 por decisión unilateral de la editorial. Raoul Cauvin anunció su retirada profesional el año pasado cediendo el testigo de Les Tuniques Bleues a sus colegas Caroline Roque y Bertrand Escaich que firman bajo el pseudónimo de Beka.
En España, parte de su obra está siendo recuperada por Dolmen Editorial en su colección Fuera Borda.

Nos ha dejado uno de los pilares literarios de la bande dessinée más comercial del siglo pasado y de este que estamos transitando.
Nuestro pésame más emocionado a sus familiares, amigos y colegas de profesión.

D.E.P. maestro.

Algunos artículos publicados de la obra de Raoul Cauvin:
Reseña de Casacas Azules 1973-1975 de Javier Agrafojo, publicada por Dolmen.
Reseña de Casacas Azules 1992-1994 por Diego García, editada por Dolmen.
Reseña de Casacas Azules 1968-1971 a cargo de Tristan Cardona. Edita Dolmen.
Reseña de Pobre Lampil. Integral 01 a cargo de Tristan Cardona, editado por Dolmen.

Artículo anteriorPrimavera para Madrid, de Magius
Artículo siguienteSupervisor: El Disparador Rubicón
Nací en mayo del 68 en París. Viví toda mi infancia en Menorca. Ahora soy de Barcelona. Trabajo como reportero de informativos de TV. Leo cómics desde siempre y no podría vivir sin: Tte. Blueberry, The Spirit, Locas, Gil Pupila, Los profesionales, Mort Cinder, Rip Kirby, El eternauta, Comanche, Conan the barbarian, Monster, Spirou de Franquin, Prince Valiant, Los Escorpiones del Desierto, Tintín, todo Johnny Craig de EC… Mi grupo es la Velvet Underground, soy muy de Los Planetas, Pink Floyd, Adrià Puntí y Sigur Ros. Me encanta el blues. Leo básicamente Serie Negra, sé preparar café y entiendo de fútbol.
Nacido en Barakaldo en 1977 donde sigo viviendo. Descubrí los cómics en una librería de barrio con Tintin, Asterix, SuperLopez y los personajes de Ibáñez. En 1989 descubrí los superheroes de la mano de Stern y Buscema con el numero 73 de la edición de Forum de Los Vengadores. A estas lecturas se fueron incorporando la novela gráfica y el manga, de los cuales, a diferencia de los superheroes, nunca me cansé. Todavía sueño con ser agente Espacio-Temporal y de Planetary, con visitar mundos de fantasía con el señor T., Philemon, Lord Morfeo, Arale y Thor. Viajar con Reed, Ben, Susan y Johnny al futuro y pasear por el cuartel de la Legión. Recorrer la antigua Roma con Alix y una cantimplora de poción mágica. Buscar Mú, perderme en un viaje al corazón de la tormenta, contemplar el Olmo del Cáucaso mientras paseo por un Barrio Lejano leyendo El almanaque de mi padre. Conseguir beber la sangre del Fénix. Leer, al fin, algún articulo de Tintín y de Fantasio sin que me molesten los absurdos inventos de Gastón. Perderme por las murallas de Samaris, mientras de la pirámide flotante de los inmortales cae John Difool. Enamorado de la chica de los ojos rojos y de Adele. Y cabalgar hacia el amanecer con Buddy Longway, Red Dust y el teniente Blueberry. Con un poco de humo azul en los labios...
3 Comments
Antiguos
Recientes
Inline Feedbacks
View all comments
Alejandro Ugartondo
Autor
20 agosto, 2021 14:00

Descanse en paz maestro. No solo se ha ido un gran profesional de la BD sino una gran persona. Cuando anunció en su blog que su cáncer era terminal, recibió muchas muestras de apoyo pero también muchas condolencias y él mismo se encargó de animar con humor a todos sus seguidores.

Nippur
Nippur
Lector
20 agosto, 2021 22:39

Una gran tristeza. Otro grande que perdemos. Su obra es el aliciente para sobrellevar este tipo de pérdidas

Ignacio Yebra
Ignacio Yebra
Lector
21 agosto, 2021 18:40

Una pena que la mayor parte de su producción siga inédita en nuestro país. Especialmente doloroso, desde mi punto de vista, es el caso de Sammy, un cómic en el que el nivel de Cauvin no desmerece en absoluto el que llegó a alcanzar en Casacas Azules. A ver si Dolmen se animara…

Un guionista excelente y una pérdida irreparable. DEP.