Evento Marvel: La Era de Hombre-X: Omega, noviembre

Llegamos al final de La Era de Hombre-X, último especial que cierra el evento mutante publicado por Panini Cómics y hoy hablamos de él.

Por
2
1584

Y llegó el final, se acaba un evento así como finaliza una etapa dentro del mundo de los mutantes y ¿qué tal ha sido?. De la etapa de Matthew Rosenberg ya hemos hablado largo y tendido, tanto en las anteriores entradas sobre este evento como en las reseñas de mi compañero Juanjo Carrascon, así que olvidemos eso y centrémonos solo en lo que aquí toca, La era de Hombre-X. Seis series de cinco capítulos cada una y dos números especiales son los que compusieron este nuevo mundo donde los mutantes eran la única población existente, haciendo que cada una de esas colecciones nos ofrecieran un punto de vista diferente tocando temas distintos. La variedad fue la bandera de este evento, recapitulando un poco, teníamos La Maravillosa Patrulla-X, con los escritores principales del evento narrando las aventuras del grupo principal de este particular mundo, El Asombroso Rondador Nocturno, ofreciendo la visión de Kurt, Next Gen, sobre los más jóvenes mutantes, Apocalipsis y los X-Tractos, con los supuestos villanos de la historia, Prisionero-X donde se contaba la vida de los disidentes en la cárcel, y X-Tremistas, con la policía moral que vigilaba que los mutantes no estableciesen lazos entre ellos. La calidad media era bastante aceptable, con algunas, como las dos últimas mencionadas, que sobresalían no solo dentro del evento sino entre lo que se ha escrito sobre los X-Men en los últimos años, haciendo que el balance sea bastante positivo.

Tras descubrirse en todas esas series que este no era el mundo real y que X-Man estaba detrás de todo, solo quedaba este especial Omega con la resolución, dando lugar a un cómic normal, sin mucho gancho, que da el final esperado, sin sorpresas, sin chicha ni limoná, que demuestra que el camino es lo interesante y la resolución en una historia de este tipo, no es más que un apunte final en el que no se desarrolla nada y se aporta poco. No es que fallen los autores, tanto guión como dibujo son muy correctos, es simplemente que a nada que se hayan leído eventos ya nos sabemos el final, un final que, al terminar con una etapa dejando todo listo para el siguiente guionista, no ofrece ningún tipo de cambio en los personajes. Un final muy marcado por la editorial. Los diálogos siguen siendo buenos, Lonnie Nadler y Zack Thompson son capaces de demostrar, en todas sus obras, que saben escribir muy bien, la historia estaba muy trabajada y a los personajes los han ido tratando muy bien dentro de la serie de La Maravillosa Patrulla-X, pero su trabajo aquí es simplemente hacer un resumen con alguna explicación sobre el mundo que Nate Grey había creado.

Lo mejor de todo es que los guionistas conocen bien a los personajes, el ejemplo de Espejismo es claro, es uno de los pocos mutantes que estaban en ambos planos, lo que aquí se explica diciendo que la Moonstar de este mundo no es la real, sin embargo han sabido dotarla de su personalidad infinitamente mejor de lo que se estaba haciendo en la Patrulla-X de Rosenberg. Tratan también muy bien los reencuentros, con especial mención de Lobezna y Gabby, además, con muy pocas palabras, reflejan muy bien esas diferentes opiniones sobre este mundo que se habían gestado en las otras series, y eso hace que el cómic tenga páginas interesantes.

La parte del dibujo recae en esta ocasión sobre Simone Buofantino, que ya había pasado por otras series de Marvel, aunque no se ha visto mucho de su dibujo, y su resultado es bueno, pero dista del estupendo trabajo que realizara Ramón Rosanas, le falta el toque especial que le había dado este autor al especial Alfa que abrió el evento el pasado mes de junio en España.

El cómic se divide en tres partes, el principio es un resumen con cosas explicadas de lo que ocurría en las series, así se rompe eso que se decía al principio de que las miniseries no eran necesarias, no, no si te hacen un resumen de ellas, los lectores no somos tontos y sabemos entender lo que ocurre en una historia de este tipo sin leer los tie-ins, pero la calidad estaba en ellos y ahora se ve que el grueso de la historia también, eso lo demuestra este último número con una mera y rápida resolución. En esta primera parte se cuenta la verdad sobre Nate Grey, él crea este mundo no como una realidad alternativa sino como “otro plano de existencia”, algo similar a lo que hiciera el cristal M’Kraan al generar la Era de Apocalipsis, evento en que se quiere basar este.

La segunda parte es la gran pelea que se da en este tipo de historias, aquí se gana porque la acción la lleva el dibujo pero lo interesante está en los diálogos, es cierto que no se desarrolla tanto como hicieran, bastante bien, los otros autores en sus respectivas series, pero los autores saben sintetizar todas las posturas en muy pocas páginas, es decir, lo importante es ver como los diferentes personajes se confrontan con sus palabras y no con sus poderes.

Por último está la resolución, el momento en que Nate se rinde, da la semilla de la vida que le había ayudado a crear ese mundo y los mutantes vuelven a su mundo. Si bien esta parte es muy normal, muy típica en este tipo de eventos, tiene algún detalle que hace que mejore, concretamente la parte en la que Magneto se queda con esa semilla para destruirla al salir del mundo, siendo él el último, pero decide no hacerlo, explicando a Nate que, aunque si es cierto que un mundo carente de sentimientos no funciona, se siente agradecido por poder haber vivido brevemente en su mundo soñado, un lugar donde los mutantes se imponen y viven en paz. Eso sí, de esta forma la editorial deja la puerta abierta a que se pueda volver a este mundo, como suele pasar con este tipo de productos.

Así que, a pesar de que este número resulta algo monótono y tiene un fuerte carácter de resumen/resolución sencilla, los autores demuestran conocer bien la parcela de los mutantes, un sitio donde las relaciones siempre han sido lo principal, una especie de metalenguaje con el que se pretende hablar de la esencia de la historia de la Patrulla-X. Un evento más pero muy bien trabajado.

2
Déjanos un comentario

Please Login to comment

Se prohíben las injurias y calumnias a cualquier persona o colectivo -ya sea por razón de raza, sexo, orientación sexual u opinión política-, esto incluye los mensajes que fomenten el odio por alguna de las razones anteriormente citadas; o conduzca a desviaciones del tema propuesto (off topics). Del mismo modo, queda prohibido el spam, trolleo, uso masivo de mayúsculas y enlaces de descarga, además de todo tipo de contenido ilegal. Los comentarios con más de un enlace precisarán ser aprobados por los moderadores.

Si quieres, puedes usar un avatar.

Puedes utilizar la etiqueta de spoiler: [spoiler] TEXTO [/spoiler]
1 Comment threads
1 Thread replies
0 Followers
 
Most reacted comment
Hottest comment thread
2 Comment authors
Igor Álvarez MuñizMr. Cesar Recent comment authors
Recientes Antiguos
Mr. Cesar
Lector

El evento en sí no me ha gustado, máxime comprando sólo el Alfa y el Omega como he hecho yo (en algún sitio leí que no hacía falta comprar el resto de series para enterarte). No quería “picar” otra vez con un evento Marvel, pero me intrigaba lo que podía dar de sí el invento de Lonnie Nadler y Zack Thompson, por lo que pasé de comprar las minis.

Finalmente, en tu crónica lo resumes muy bien, Igor: “es más interesante el camino que la resolución” (algo como lo que sucede con Héroes en Crisis) y ciertamente yo he pasado del camino y así me he quedado en la resolución: 🙁